* "Chocolate Cheesecake"... para diabéticos (y no diabéticos)






Desde que de pequeñita me mandaban allí en verano a estudiar, siempre me parecieron maravillosos los dulces ingleses (sobre lo salado, por lo menos en mi experiencia infantil, me reservo mi opinión, ¡qué cosas nos hacían comer, Señor!).
De hecho, el primer verano que pase allí volví a España como una auténtica foca, tanto es así que mis padres casi no me reconocieron en el aeropuerto, jejejeje.
Así que, a veces, investigo en páginas inglesas a ver qué recetas encuentro. Y el otro día, en la página de Waitrose (una cadena inglesa de supermercados), di con esta receta de “Chocolate Cheesecake” (o sea, “pastel de queso y chocolate”). ¡Los dos dulces que más me gustan, tarta de queso y chocolate, juntos!.
Pero, como ya sabéis que tengo diabético en casa (y, además, fanático del chocolate, el pobre), pues no me iba a hacer yo una tarta para comérmela sola y que el otro pobre me mire con desesperación, así que me dije: ¿por qué no la tuneas para diabéticos?. Y dicho y hecho.
La primera cuestión era adaptar la temperatura del horno. La receta original dice 180º, pero yo la preparé a 170º.
Después, viene el tema de sustituir el azúcar. Utilicé, la primera vez, sacarina líquida (Natreen), unos 6 chorritos. Pero probadlo antes de verter la mezcla en el molde. Es conveniente que esté un pelín más dulce de lo habitual, porque ya sabéis que la sacarina al calentarse pierde poder endulzante. 

Si usáis Sugarsol, se puede poner la misma cantidad que la receta indicaba para el azúcar (125 gramos de azúcar moreno de caña).
Y, con tagatosa (que es lo que he usado en ocasiones posteriores), habría que poner la mitad de cantidad que la indicada para el azúcar, o un poquillo más, si os gusta más dulce. Yo lo hago así, porque aquí el personal diabético es muy dulcero, jejeje...
Tercer punto: ¡Ojo a los moldes desmontables!. A veces no encajan bien del todo, y eso hace que “rezumen” por debajo y se salga la crema de la tarta. A mí me ocurrió, y tuve que colocarle la lámina de Silpat debajo, para que no se saliera demasiado.
Alegna me dio el consejo de forrarlo con papel de aluminio, y la segunda vez que preparé la tarta, así lo hice. Y fue la solución perfecta, ¡gracias, guapísima!
Y cuarto punto: Es mejor hacerla de un día para otro, porque como está más rica es bien fría de la nevera.


A disfrutarlo, que os gustará... Os pongo también las cantidades en azúcar y el tipo de galletas de la receta original, para los que no seáis diabéticos.

INGREDIENTES:
200 gramos de galletas aptas para diabéticos. Yo he utilizado las cookies con trocitos de chocolate “Special Line” (de El Corte Inglés). Y la receta original lleva un paquete de 200 gramos de cookies .
50 gramos de mantequilla.
150 gramos de chocolate con leche sin azúcar (o chocolate negro, según los gustos)
750 gramos de queso mascarpone
Sacarina líquida al gusto (la receta original lleva 125 gramos de azúcar moreno de caña), o 75 gramos de tagatosa, o 125 de Sugarsol)
2 cucharadas soperas de Maizena
3 huevos grandes
Cacao en polvo y una onza de chocolate sin azúcar para decorar.





PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 170º.
Ponemos las galletas troceadas en el vaso de la Thermomix y damos varios golpes de turbo hasta que estén trituradas. Añadimos la mantequilla en trocitos y programamos 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3. Comprobamos si está deshecha toda la mantequilla, y si no lo está programamos 30 segundos más (misma temperatura y velocidad).
Forramos con esta mezcla un molde desmontable de 23 cms de diámetro, y lo metemos a la nevera durante 5-10 minutos.
Lavamos y secamos perfectamente el vaso de la Thermomix. Ponemos el chocolate en trozos, y programamos 10 segundos a velocidad máxima. Después, se programan 4 minutos, temperatura 37º y velocidad 3. Añadimos el mascarpone, la sacarina y la maizena, y mezclamos durante 4 minutos a velocidad 3, sin temperatura.
Agregamos los huevos, y mezclamos 30 segundos, velocidad 2. Probamos el punto de dulce por si hubiera que añadir más sacarina, y terminamos de uniformizar la mezcla con la espátula.
Sacamos el molde de la nevera y vertemos la crema de queso y chocolate sobre las galletas.
Metemos al horno durante 55-60 minutos (no importa que no se haya terminado de cuajar del todo la tarta, se cuajará cuando se enfríe.
Apagar el horno, abrir la puerta, y no sacar la tarta de dentro hasta que no se haya enfriado del todo. Meter entonces en la nevera varias horas (mejor hacerla la noche antes) hasta que esté bien fría.
Decorar con cacao en polvo y virutas de chocolate (rallamos la onza con un rallador de agujeros gordos). Yo lo espolvoreé también con sacarina en polvo.
Servir sola o con nata. (los diabéticos, sin nata o con nata endulzada con sacarina).




Sin Thermomix: trituramos las galletas metiéndolas en una bolsa de plástico y aplastándolas con el rodillo, o bien con una trituradora. Fundimos el chocolate al baño María y dejamos enfriar un poquito.
Ponemos el queso, el azúcar o sacarina y la Maizena en un bol grande y batimos con batidora eléctrica hasta que esté suave y bien mezclado. Añadimos el chocolate y los huevos, mezclamos bien y vertemos la mezcla en las galletas. Lo demás, es igual.

25 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...