Pimientos rellenos de risotto de pollo y jamón, SAL terminado... ¡Y VACACIONES!


Bueno,bueno, bueno... ¡vaya semanita llevo!.
Parece que siempre pasa lo mismo cuando uno se va de vacaciones: "casualmente" todo se complica mucho más de lo previsto, tienes líos en el trabajo, mil historias que corren "una prisa tremenda", surgen problemas de todo tipo... Yo no sé por qué será, pero lo llevo comprobando desde hace muchos años.
En fin, tomémonos las cosas con filosofía, y vamos por partes:


1)LA RECETA:
Hace unos meses, La Cucina del Topino (blog estupendo, no dejéis de visitarlo) publicó una receta de pimientos rellenos de risotto de tomate. Y me quedé con la copla.

Sí, sí, ya sé lo que me vais a decir: OTRA VEZ  cosas rellenas, OTROS pimientos, y OTRA VEZ arroz, jajajaja. Soy pelín monotemática, lo reconozco, pero es que me encanta rellenar, el arroz me lo comería "en la calva de un tiñoso" como dicen por ahí, y los pimientos están riquísimos.
Como quería que el plato fuera "completito", para tomarlo como plato único (si acaso, con un entrante suavecito), decidí cambiar el ingrediente del risotto para hacerlo más contundente.
Quería hacer el risotto en la Thermomix, y me inspiré en uno que publicó Goizalde (tuneado, "of course", jajaja).
Asi que no me enrollo más, y os dejo la recetita, no sin antes recomendaros que, si os gustan los pimientos, la probéis, porque están realmente buenísimos.


Ingredientes:
4 pimientos rojos, más bien grandecitos 
125 gramos de pechuga de pollo 
75 gramos de jamón ibérico en taquitos 
1/2 tomate 
1 cebolla mediana 
1 diente de ajo 
50 gramos de pimiento rojo 
1/2 cubilete de vino blanco 
1 cubilete de aceite de oliva virgen 
250 gramos de arroz 
500 gramos de caldo de pollo (o de agua y una pastilla de caldo) 
100 gramos de Crema Ligera Puleva (sirve también nata líquida, o leche evaporada) 
100 gramos de queso rallado (mejor parmesano) 
Sal, pimienta, aceite para los pimientos, orégano y albahaca.


Preparación:
Primero, precalentamos el horno a 200º.
Preparamos el risotto:
Ponemos en el vaso de la Thermomix los 50 gramos de pimiento rojo, el diente de ajo, el tomate y la cebolla, y picamos durante 20 segundos a velocidad 4-5. Comprobamos que está todo bien picadito, añadimos el aceite, y programamos 15 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara (OJO: puede ser necesario que a mitad de rehogado le bajemos la temperatura a 90º, para que no se pegue el vaso).
Añadimos el pollo, picado en cubitos pequeños, y el jamón, y rehogamos 2 minutos, temperatura Varoma, vel. cuchara con giro a la izquierda.
Agregamos el arroz, la pimienta, la sal y las hierbas, y rehogamos 1 minuto, Varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Echamos el vino, y programamos 1 minuto, Varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Ahora, agregamos el caldo o el agua con la pastilla, y programamos 12 minutos, Varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Cuando pare la máquina, comprobamos si el arroz está hecho por si hubiera que dejarlo algún minuto más... aunque no conviene que quede demasiado hecho, porque va a ir al horno.
En el último momento, agregamos la crema de leche y el queso y mezclamos con la espátula. Tiene que quedar un pelín más líquido que el risotto "normal", porque después se resecará algo al asarse.

Mientras tanto, vamos preparando los pimientos: los lavamos, les cortamos la parte de arriba formando una tapita, quitamos bien las semillas y las pielecillas blancas, lavamos por dentro y dejamos escurrir boca abajo. Después, colocamos en una bandeja de horno sobre papel de aluminio (las "tapas" también), los salpimentamos por dentro, echamos un chorrito de aceite y dejamos que se hagan 15 minutos.

Sacamos la fuente del horno, y rellenamos los pimientos con el risotto, los colocamos en una fuente refractaria, tapamos cad
a uno con su "tapa", echamos un chorrito de aceite por encima, y al horno durante 20 minutos.




2) EL PUNTO DE CRUZ: "SAL QUILT SAMPLER VI".... ¡TERMINADO!




¡Aleluya!. Creí que no me daría tiempo, por todos los líos que estoy teniendo estos días, pero aquí lo tenéis. Ha quedado chulísimo, en mi opinión.
Ahora sólo queda llevarlo a enmarcar, ya os lo enseñaré.


Y 3) ¡VACACIONEEEEESSSSS!.


Es para mí motivo de alegría y satisfacción, como diría el Rey, jajajaja.... comunicaros que, después de todo el verano (salvo 1 semanita) currando... ¡ME VOY DE VACACIONES 2 SEMANAS!. Andaré por aquí...










No creo que pueda conectarme demasiado, así que me despido de todos vosotros hasta la vuelta. Como me marcho el sábado, intentaré comentar en vuestros blogs antes de irme.
Un beso grande a todos, y hasta prontito.









MERLUZA AL CAVA CON SETAS Y GAMBAS





Ya, ya sé que me repito más que el ajo y que soy muy cansina.... pero estoy más liada que la pata de un romano. La semana que viene NOS VAMOS DE VACACIONES (¡¡¡Por fiiiinnnnn!!!), y quiero dejar, dentro de lo posible, todo bien organizado en el trabajo. 
Además, tengo pendiente acabar los dos SAL del punto de cruz, que terminan casualmente este mes, y no me gusta dejar cosas atrasadas. Van bien, pero en uno de ellos me queda lo peor: no sé si voy a necesitar lupa o telescopio, jajaja...
Así que ando sin parar, para arriba y para abajo... Pero, bueno, ya sólo queda una semanita... aunque me da que descansar, lo que se dice descansar, sólo lo voy a hacer los 3 últimos días del viaje. Eso sí, la desconexión no me la quita nadie, jejeje.
Bueno, después del dulce de la semana pasada, hoy toca pescadito. Es curioso cómo un pequeño toque convierte una receta sencillita en un plato delicioso, como esta merluza.
Yo la he hecho con pescado fresco (bueno, congelado previamente por el anisakis "dels collons" motivos sanitarios). Pero también puede quedar estupenda con una buena merluza congelada.
Y creo que es una buena idea para dar salida a esa media botellita de cava o champagne que se nos ha quedado abierta después de una celebración, o a la botellita pequeña que nos han regalado con alguna compra y que nunca terminamos de abrir porque es demasiado chica para que llegue para todos, jejeje...


Aquí os la dejo. Voy a dar un paseo por vuestros blogs, y a descansar, que ya es hora. Espero que os guste:


INGREDIENTES (Para 4 personas "normales", o 3 con mucha hambre):
4 rodajas o lomos de merluza
150 gramos de gambas peladas, o gambones.
Un puñado de setas (yo utilicé boletus deshidratados, que dejé rehidratando previamente un ratito)
1 botellita de cava (tamaño Benjamín). Si nos ha sobrado cava de una cena, esta receta es muy buena para aprovecharlo (harían falta unos 150-200 cl)
Perejil fresco picado
1 cebolla blanca mediana
Aceite de oliva
Sal
Pimienta
Una cucharadita de postre (colmada) de Maizena
Un poquito de caldo (de pescado o verduras) o agua (puede servir la de rehidratar las setas)
Si no usamos caldo, añadiremos una cucharadita de concentrado de verduras, o media pastilla de caldo (de verduras o pescado, aunque yo uso siempre de verduras).
Opcional: dos o tres tomates secos.


PREPARACIÓN:
Si usamos setas deshidratadas, las rehidratamos previamente (junto con los tomates secos, en su caso). Podemos acelerar el proceso metiéndolas en el microondas, con el agua, en una jarrita o recipiente tapado, durante 3-4 minuto a 800 w.
Salpimentamos las rodajas o lomos de merluza. 
Picamos la cebolla finita, y la ponemos a rehogar en una cazuela de barro, a fuego medio, con el aceite de oliva, hasta que quede transparente. Entonces, añadimos las setas troceadas (y escurridas), y, en su caso, los tomates picaditos y le damos unas vueltecitas.
Colocamos la merluza en la cazuela, para que se vaya haciendo, agregamos el cava, más un vasito de agua (yo usé un poquito de la de rehidratar las setas), una cucharadita rasa de sal, y el perejil. Cuando se haya calentado un poco, retiramos un cacito de caldo, y en él disolvemos la cucharadita de maizena, añadiéndola a la cazuela y moviendo bien.
Vamos dejando que se haga a fuego lento, moviendo de vez en cuando la cazuela.
Cuando pasen unos 10 minutos, damos la vuelta a las rodajas de merluza, para que se hagan por el otro lado, y agregamos las gambas. Probamos el punto de sal, y dejamos cocer unos 10-15 minutos hasta que estén hechas, y la salsa se haya reducido un poco. No conviene excederse en el tiempo de cocción, para que no quede estropajoso el pescado.

Tarta de galletas "de toda la vida"... o "Fondant,1-Morguix, 0"



Siempre que veo las maravillosas tartas fondant que publicáis algunos en vuestros blogs o en foros de cocina, me quedo con la boca abierta ante tanto arte... Pero, la verdad, nunca había pensado en hacer una. ¿Por qué?. Pues por muchas razones:
-No me gusta el sabor del fondant, lo encuentro muy empalagoso.
-Me considero absolutamente incapacitada para dibujar y modelar Hello Kittys, castillos, Mickeys, sujetadores de encaje, Bobs Esponja, escudos futbolísticos, ni nada de nada. Yo soy de esas personas a las que nadie quería en su equipo cuando había que jugar al "Pictionary", jajajaja.... En realidad, mi única habilidad manual es el punto de cruz.
-Me da pena la "trabajaera" que supone hacer semejantes tartas para que, en muchos casos (ella ya sabe por quién lo digo, aunque lo he visto hacer otras muchas veces), la gente coja, retire el fondant y se coma "lo de dentro", ¡pa darles con el mazo!
-El fondant preparado... bueno, pues lo puedo intentar manejar, como una masa o una plastilina. Pero hacer (y manejar) fondant de nubes me parece obra de chinos.
-Con diabéticos en casa, el fondant no es el menú más adecuado... y, que yo sepa, todavía no se ha inventado el "fondant sin azúcar".
Por todos estos motivos, jamás se me había pasado por la imaginación hacer una tarta fondant. Pero este año, con la fiebre del Mundial, vi cosas tan chulas... que se me ocurrió que por qué no le hacía una tarta de la camiseta de la Selección Española al hijo de unos amigos (y vecinos) nuestros, para celebrar su cumpleaños.
"No puede ser tan difícil"-me dije-. "Total: bizcochos sí sabes hacer; cremas de relleno o cobertura, también. La cuestión es, simplemente, hacer una plantilla de la camiseta, comprar el fondant hecho, y extenderlo... después le das forma, modelas los detallitos, y listo de papeles". Sí, ¡tururú!.
Me vi todas las tartas del subforo de Mundorecetas. Me empapé blogs como el de Mery, el de Sugarmur, el de Mariló-Edel... Me tragué tutoriales en Youtube. Y, nada, me armé de valor. Fui a una tienda estupenda en Alicante, compré lo necesario... ¡y al toro!.
Os cuento por partes, para que os riáis:
*Día anterior: Me preparo con antelación un riquísimo almíbar, para tenerlo bien fresquito, guardadito en la nevera, y listo para usar al día siguiente. Hasta ahí, bien.
*Día "D":
-1ª fase: EL BIZCOCHO: Hago uno de chocolate buenísimo que prepara Atina, a primera hora, antes de ir a trabajar, para que a la hora adecuada esté perfecto. Estupendo bizcocho del que ya os pondré la receta, porque, junto con el almíbar, fue lo único que salió bien, jajaja.
-2ª fase: ELABORACIÓN DE LA "SWISS MERINGUE BUTTERCREAM". Y primer error: no hice caso a Sugarmur y no compré las claras pasteurizadas por falta de tiempo. "Total, ¿qué más da?"-pensé-"Separaré las yemas y las claras, "y au" (como dicen por aquí, que viene a ser un equivalente de "y a correr"). 
Crasísimo error: alguna imperceptible gota de yema se mezcló con las claras, a pesar de todos mis cuidados, y aquello no se montaba "ni pa atrás".... ¡horroroso!.
El tiempo apremia.... ya es tarde para escaparse a comprar claras al Mercadona o Carrefour... "Bueno, pues haré una Nocilla en la Thermomix, para relleno y cobertura"-me dije-. ¡En qué hora, Señor... si es que el que no sabe es peor que el que no ve!.
Segundo (y garrafal) error: la Nocilla estaba riquísima, sí... pero pegajosa como la madre que la trajo, la condenada. 
-3ª fase: CORTE DEL BIZCOCHO
Con un cuchillo jamonero, conseguimos cortarlo en dos mitades con casi total perfección. 
Ahora, vamos a recortar la plantilla de la camiseta... ¡estupenda!.
Me pongo a calar con el almíbar el bizcocho, y a extender el relleno... y entonces es cuando me doy cuenta de que la crema es tan pegajosa que, al extenderla, se lleva medio bizcocho por delante. Desesperación total... sigo extendiendo como buenamente puedo, y le pido al "pinche de cocina" que coloque encima la otra parte del bizcocho. Al cogerlo.... se parte en 2.
Intentamos arreglarlo como podemos, tratando de cubrir el desperfecto con la crema. Es peor el remedio que la enfermedad: la Nocilla arrastra las migas del bizcocho en todas direcciones, nosotros nos manchamos de crema hasta las orejas, aquello no queda liso ni de casualidad....
Y el tiempo apremia cada vez más. Y yo había prometido al chiquillo que le haría una tarta de chocolate para su cumple.... Y a mí no se me iba de la cabeza ese bonito pasodoble que dice "Manolete, Manolete, si no sabes torear, ¿pa qué te metes?", jajaja... (Ahora me río, pero en ese momento, no me reía ná de ná).
Había que buscar una solución. Y pensé en una tarta de galletas, que es uno de esos postres que siempre uno recuerda de cuando era pequeñito.
La idea que hubiera querido poner en práctica es la de una "tarta campo de fútbol", por seguir en la línea deportiva. Pero el señor Murphy había hecho horas extras ese día... y sólo quedaban galletas redondas. Por lo tanto, opté por el modelo "portugués" de tarta de galletas.


Hacía tiempo que tenía copiada una de Alegna (a la que, por cierto, se le echa muchísimo de menos). Pero llevaba crema de café, así que la tuneé: primero, porque iban a consumirla niños, y, segundo, porque el homenajeado podría llamarse perfectamente "Paquito el Chocolatero" (aunque, como veis en la tarta, no se llama así, jajaja): ¡todo lo quiere de chocolate!.


Y, sin más, después de este rollo patatero, paso a poneros la receta. Debo decir que igual fue una bendición que se rompiera la tarta fondant, porque de ésta de galletas no quedaron ni las migas (y, encima, al día siguiente se comieron los restos de la tarta fondant, que andaban por casa, jajaja).
Un beso a todos.
¡Ah, y perdonadme que no os haya contestado personalmente en mi blog!. He tenido una semana un poquito complicada en todos los aspectos. 
Así que después pasaré a ver vuestros blogs, porque me parece que ya va a ser imposible contestar a todo el mundo en los mensajes anteriores.


INGREDIENTES:
2 paquetes de galletas María
1 vaso de leche para remojar las galletas, y unos 100 cl más para la crema
1 cucharadita de esencia de vainilla
150 gramos de mantequilla (o margarina)
175 gramos de azúcar glas
1 yema de huevo
2 cucharadas de cacao en polvo
PREPARACIÓN
Para el azúcar glas: ponemos el azúcar en la Thermomix, cuidando de que el vaso esté bien seco, y pulverizamos 20 segundos a velocidad máxima (9 o 10, según el modelo).
Añadimos la mantequilla blandita en trozos, y programamos 30 segundos a velocidad 4-5.
Agregamos el cacao, los 100 cl. de leche y la yema, y batimos 30 segundos más, a la misma velocidad. Comprobamos que está todo bien mezclado.
En un plato hondo, ponemos el vaso de leche y la esencia de vainilla, y vamos mojando bien las galletas. Las vamos colocando sobre la fuente en que vayamos a servirla, dándole forma de flor, y cubrimos cada capa de galletas con crema. Al final, cubrimos bien toda la tarta y decoramos al gusto (con fideos de chocolate o de colores, coco rallado...).
Metemos en la nevera al menos durante unas horas antes de tomarla. 



¡Ah!. Al final, el fondant me sirvió para poner el nombre y el número!. Menos da una piedra, jajaja.

Mousse de chocolate cocida





Pues eso, que hace mucho tiempo que no os pongo recetillas dulces, y que ya va siendo hora, jajaja.
Y, por supuesto, lleva "tuneo para diabéticos", aunque os pondré las dos versiones. Y también daré dos formas de prepararla: con Thermomix, y a la manera tradicional.
Esta receta se la he copieteado a Boir (no es la primera vez que le copio, que hace unas cosas riquísimas). Mía es la adaptación "sin azúcar".
Debo deciros que la he hecho 2 veces, con y sin tuneo, y está deliciosa. Una receta muy "peligrosa", ¡no puedes parar de comerla!. Y no dejan ni las migas: la última vez que la preparé, para una comida con amigos, los niños "rebañaban" la fuente con cucharilla, jajaja.
Aquí la decoré con alguna almendrita y con chocolate rallado. Otros días, le he puesto cacao en polvo, y he adornado todo el borde con Maltesers blancos... aunque, en ese caso, hay que tener cuidado, porque las bolitas tienden a rodar por la superficie de la tarta.
Altamente recomendable (eso sí: engorda mucho, tanto en su versión con azúcar como en la de diabéticos).
Las fotos no me gustan nada de nada. Voy a tener que aplicarme con la fotografía gastronómica (a ver si hablo con Nieves y se me pega algo de ella, jajaja). Pero es que me inflo a hacer fotos y más fotos, y nada, que no le hacen justicia ni de casualidad, ¡qué rabia me da!.
Y menos mal que ahora, con las digitales, uno puede hacer mil fotos sin gastarse un duro... no quiero ni imaginar lo que sería esto en la época de los carretes, jajajaja....
No es una receta fácil de desmoldar, así que os recomiendo que la hagáis en un molde o fuente adecuado para presentar en la mesa, o con un aro de emplatar.

Ingredientes:

(PARA UN MOLDE DE 20 CMS DE DIÁMETRO) 

180 grs. chocolate sin leche-o chocolate Valor sin azúcar 
25 grs. mantequilla 
6 huevos (o 5 de tamaño XL) 
15 grs. azúcar en polvo, para batir con las yemas (o 1 cucharada y 1/2 de edulcorante Canderel en polvo) 
10 grs. azúcar en polvo, para batir con las claras (o 2 cucharadas de Canderel) 
Cacao en polvo (con o sin azúcar) para espolvorear 
Para adornar: bolas de chocolate (tipo Maltesers, Conguitos M&M's...), almendras, nueces, coco rallado... al gusto.
Preparación:
Derretir el chocolate junto con la mantequilla al baño maría.
Batir las yemas con el azúcar (o edulcorante) hasta obtener una mezcla blanquecina. (En la Thermomix, programad 3 minutos, 37º, velocidad 3 y 1/2, y mariposa en las cuchillas)
Mezclar con el chocolate (quedará muy espeso). En Thermomix, mezclar poco a poco, sin quitar la mariposa, en velocidad 3, sin temperatura.
Batir las claras, agregar el azúcar o edulcorante, y seguir batiendo hasta tenerlas a punto de nieve. En Thermomix, programad 6 minutos, velocidad 3 y 1/2, con la mariposa.
Añadir un poco de la mezcla de claras al chocolate, mezclar bien para que vaya quedando más manejable e incorporar el resto de claras. (En Thermomix, programad velocidad 2, sin tiempo)
Engrasar un molde, verter la mezcla y cocer en horno precalentado a 150º durante 30-35 minutos. Queda una textura entre mousse y bizcocho.

Mero en salsa de pimientos

Hoy, a pesar de ser sábado, voy con un pelín de prisa. 
¿Decía yo que se habían acabado las saliditas veraniegas?. Grave error por mi parte, jajaja: hoy tenemos también una comida fuera.
En parte, me apetecería quedarme tranquila en casa a descansar... pero, por otro lado, después llegarán los días de invierno, que se hacen muy largos (a pesar de que aquí no es muy duro, la gente parece que pierde las ganas de salir). Y entonces, echaremos de menos estas comidas al aire libre, así que ahora hay que aprovechar y disfrutar.
Después os contestaré en la entrada anterior (procuro hacerlo siempre, aunque tarde, jajaja). Y me pasaré por vuestros blogs. Pero antes de irme quiero dejaros esta recetilla. 
A diferencia de la anterior, ésta no es nada laboriosa de hacer, queda riquísima, y se puede hacer con cualquier pescado de carne un poquito firme. Yo la preparo en cazuela de barro, que parece que da un sabor especial a este tipo de guisos. 
Y se puede dejar hecha con un poco de antelación, y calentar unos minutos en la cazuela antes de servir.
Espero que os guste.


INGREDIENTES:

Mero en tacos o en filetes (unos 3/4 de kg o 1 kg)
2 pimientos rojos 
1 cebolla grande
Vino blanco (utilicé Jerez)
Sal y pimienta
1/2 pastillita de caldo de pescado o verduras
Harina
Aceite de oliva
Agua
3 patatas medianas.

PREPARACIÓN:

Cortamos el mero en trozos no demasiado grandes (si no está ya troceado), salpimentamos, los pasamos por harina y los freímos ligeramente por ambos lados, en,aceite de oliva. Los sacamos, y reservamos (yo los pongo a escurrir en papel de cocina, para eliminar el exceso de grasa).
Aparte, cocemos las patatas con su piel. Podemos hacerlas en el microondas, envueltas en papel film y pinchadas varias veces para que no estallen (unos 4-5 minutos a 800 w, depende del tamaño) o cocerlas en agua, o al vapor. Las dejamos enfriar un poco, las pelamos y cortamos en cuadritos, y reservamos.
Cortamos en juliana finita la cebolla y el pimiento. Yo lo he hecho en la Thermomix, 5 segundos a velocidad 5, pero podéis hacerlo a mano o con una picadora. 

Y los rehogamos en aceite de oliva, en una cazuela de barro, a fuego suave, hasta que queden las verduras blanditas.
Entonces, añadimos 1 vasito de vino blanco, media pastilla de caldo de pescado o verduras, y un vaso de agua (viene a ser unos 100 cl de vino y 200 de agua), removemos bien, y dejamos cocer. Cuando hierva, añadimos 1 cucharadita de harina, disuelta en agua caliente o un poquito de la salsa. Mezclamos bien, y dejamos cocer a fuego suave unos 15-20 minutos, removiendo de vez en cuando.
Agregamos el mero y las patatas, y dejamos cocer 10 minutos (no más, porque se resecaría el pescado).

Moussaka


Ya os dije que, cuando empezaran a aflojar un pelín los calores, pondría cositas más elaboradas... Y lo prometido es deuda: aunque todavía sigue haciendo calor, los días se van acortando, los niños vuelven al colegio, y parece que ya va siendo hora de ir retomando el ritmo "medio normal"
Esto es una copia total y absoluta de la moussaka que EnLaLuna preparó para "su gran cena griega", como ella la llamó. Desde que leí la receta, dije "Esto es pa mí", porque me encanta todo. Me quedé enamoradita de la receta. 
Pero necesitaba tiempo para prepararla, cosa que no he tenido hasta estos últimos días, entre mudanzas, okupas, trabajo, calores y demás historietas, jajaja.
Debo advertiros que no es precisamente "light", aunque sí bastante más ligera que las típicas "moussakas" con bechamel que estamos acostumbrados a consumir por estas tierras. Cuenta EnLaLuna que encontró esta receta en un libro llamado "La Cocina Mediterránea Clásica", de Sarah Woodward (y que desde ya me pongo a buscar por las librerías virtuales), que intenta rescatar las recetas originales de las distintas cocinas autóctonas. O sea, que ésta, más o menos, debe de ser la receta auténtica griega, y lo que nos venden por estas tierras es una versión, digamos, "adaptada", que se parece a la verdadera moussaka aproximadamente lo que la de Telepizza a la pizza napolitana, jajaja.
No sé si será exactamente así o no... pero doy fe de que es absolutamente deliciosa, ¡la mejor que he comido en mi vida!. Resulta un plato contundente, aunque ya os he comentado que no tan pesado como cabría esperar. Eso sí, lo recomiendo como plato único, a lo sumo acompañado de un "mini-picoteo" previo (picoteo ligerito, por supuesto), porque llena.
Para adelantar, la carne se puede preparar el día anterior.
Tenéis tres opciones: o carne de cordero, o de pollo o de ternera. Yo la he hecho con ternera y con pollo, y casi me gusta más con pollo. Por cierto: que alguno de los que la comió no daba crédito a que fuera carne de pollo.
Con las cantidades que os doy tenéis para 6-8 raciones, incluso más si preparáis una cena con más cosillas para picar y servís raciones menores. Cunde mucho.
Como suele pasar con los platos salados, y más aún en los tipo lasaña, las fotos no le hacen ninguna justicia (véase la muestra), aunque hice lo que pude, jajaja.

Aquí la tenéis.


INGREDIENTES:
1 Kg de berenjenas
Sal
Para el relleno:
2 cebollas blancas picadas
Aceite de oliva
750 gr carne de pollo, ternera o cordero picada
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de pimienta inglesa molida
Pimienta negra (Yo utilicé el molinillo "5 pimientas",  y puse una cucharadita y media, en lugar de estas dos pimientas)
1/4 l de vino tinto
1 kg  de tomates de pera pelados, troceados y sin semillas (o una lata de tomate triturado de 1 kg, que es lo que yo puse)
1 cucharadita de tomate concentrado (si no tenéis, usad ketchup)
1 cucharadita de miel
4 cucharadas de perejil fresco picado
1 cucharada de orégano
125 ml de caldo de cordero o pollo (si no tenéis, poned la misma cantidad de agua, y 1/2 pastillita de caldo de carne o pollo)
Para la salsa o cobertura:
125 gramos de requesón o queso Quark
100 gramos de queso Feta
1/2 litro de leche entera o semidesnatada
3 huevos grandes y 3 yemas (yo le puse 4 huevos grandes y 1 yema)
60 gramos de pan rallado
Nuez moscada
60 gramos de queso parmesano rallado


PREPARACIÓN:
Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en rodajas finitas, como de 1/2 cm. Las ponemos en un plato o bandeja con sal para que pierdan el sabor amargo, con precaución de no dejarlas más de 1/2 hora para que no se salen en exceso.  Después las volvemos a lavar para que suelten el exceso de sal, y las secamos bien.
Ahora, podemos hacer 2 cosas:
a)Freír las berenjenas, escurriéndolas después muy bien y poniéndolas en papel de cocina para que suelten el exceso de grasa.
b)Hacerlas en el microondas, con una gotita de aceite, en una fuente tapada, y programando de 3 en 3 minutos a 800 w, removiendo cada vez que se pare el micro, hasta que estén cocidas. Yo las hago así.
Una vez hechas (fritas o en el micro) las reservamos.
Picamos las cebollas y las pochamos o rehogamos a fuego suave en 3 cucharadas de aceite, utilizando una sartén honda. Tienen que quedar blanditas y transparentes, pero no dorarse.
Una vez hechas las cebollas, subimos el fuego y agregamos la carne, las especias y la sal. Rehogamos a fuego fuerte unos 5 minutos, removiendo sin parar, hasta que se dore la carne.
Echamos el vino en la sartén y dejamos hervir durante 5 minutos. Añadimos los tomates, el kétchup y la miel, bajamos el fuego y dejamos que se vaya haciendo, sin tapar, durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando.
Agregamos el caldo, el orégano y el perejil, y dejamos cocer a fuego medio durante 30 minutos, hasta que el líquido se haya reducido bastante (tiene que ir quedando el relleno con una consistencia bastante más espesita).
Mientras tanto, vamos preparando la crema de queso. Yo la hago en Thermomix, como EnLaLuna: pongo en el vaso la leche, el requesón o quark y el queso feta, agrego los huevos y la nuez moscada, y mezclo unos segundos a velocidad 3 y 1/2, pongo la mariposa en las cuchillas, y programo 90º, 30 minutos, velocidad 3 y 1/2. El tiempo es aproximado, voy comprobando cómo va la textura de vez en cuando, porque debe quedar espesita.
Sin Thermomix: Mezclamos con la batidora la leche y los quesos, agregamos los huevos y la nuez moscada, batimos bien, y calentamos la mezcla al baño María durante unos 15-20 minutos, removiendo sin parar, hasta que vaya espesando, con cuidado de que no hierva para que no se cuaje el huevo.
Precalentamos el horno a 180º.
En una fuente de horno grande y profunda, vamos montando el plato:  colocamos en el fondo una capa de berenjena, encima una capa de carne, y después una capa de queso. Ponemos otra vez una capa de berenjena, encima la carne, de nuevo berenjena, y terminamos ya con el queso.  Espolvoreamos con el pan rallado y el parmesano, y horneamos durante una hora.


¡Que lo disfrutéis! (Gracias, EnLaLuna).

Como siempre, después os contesto en el post anterior, y me paso por vuestros blogs. Es lo que tiene eso de andar "como geisha por arrozal", que diria Wivith, jajaja.


NOTA PARA LAS AFICIONADAS AL PUNTO DE CRUZ:
Como más de una me habéis preguntado por el cortador de hilos o cutter de DMC en forma de medallón que os enseñé en la entrada anterior, aquí os dejo una serie de enlaces donde podéis comprarlo por internet:
1,2,3, Stitch
Todopuntodecruz
Sew and So
Espero que os sea útil.





Punto de cruz: mis avances con los SAL


Os lo digo en serio: necesito unas vacaciones, jajaja. Es que me va pillando el toro por dondequiera que voy... menos mal que el trabajo lo llevo al día,  porque esto es un no parar.  Y no me quejo, porque, al fin y al cabo, a mí no me toca ir a comprar uniformes, pelearme con los de las librerías porque no hay forma de que reciban el libro de inglés de 3º de primaria, cambiar "Cortycoles", y todas esas cosas, jajaja.... 


Afortunadamente, poco a poco se va dejando atrás el ritmo de las vacaciones: eso de estar hasta las tantas de palique metidos en la piscina, las cenitas y comidas en casa de unos y otros... cosas muy agradables todas, pero muy complicadas de compaginar con la "vida laboral", aunque ésta en verano se lleve más relajadamente. 


Pero, como me queda poco para las vacaciones, no puedo dormirme en los laureles, porque hay que dejar un montón de cosas preparadas para cuando estemos fuera. Encima, como soy así de espabilada, el pasaporte me había caducado el año pasado, y me he visto negra para renovarlo dentro de plazo, porque en esta ocasión necesito visado para viajar. La verdad es que, con esto de la Unión Europea, nos hemos acostumbrado a la comodidad de movernos libremente por un montón de países, y se nos olvidan aquellos tiempos en los que había que ir con pasaporte hasta a Portugal, o, al menos, con DNI. Y no están tan lejos: cuando yo me fui a vivir a Extremadura, en el año 91, todavía tenías que pasar la aduana y enseñar el DNI para entrar a Portugal, y algunos puestos fronterizos cerraban al ponerse el sol... lo cual daba lugar a interesantes carreras automovilísticas por las fabulosas carreteras portuguesas de aquellos años, si alargabas un poco la visita turística de la tarde o la comida y se te olvidaba mirar el reloj, jajaja...


Con tantas historias, al final no sólo se te acumula el trabajo, sino también el ocio. Tengo un montón de recetas pendientes de subir al blog, y con el punto de cruz también me había pillado no el toro, sino una manada de toros, jajaja.  Así que vamos al lío, y os voy poniendo las cositas... bueno, el "Carrelage" no os lo enseño, porque he hecho muy poquito, ya que se va a venir conmigo a "conocer mundo", jajaja. 
Sí,  yo siempre he hecho punto de cruz en los aviones, y, aunque actualmente no dejan llevar tijeras a bordo, hay otros sistemas para cortar los hilos, muy prácticos, como éste:


Este cúter está autorizado en los aviones, porque no tiene punta. Además, parece un medallón: te lo puedes colgar de un cordón o una cadenita, y a correr. 


Bueno, las labores:


1)MSALSAMPLER-5º OBJETIVO.

(Podéis verlo en este blog)
Me ha encantado bordar este objetivo, porque dieron "libertad de elección" entre un montón de esquemas propuestos. Y ha sido curiosísimo, porque todas las que estamos haciendo este SAL hemos elegido cosas muy diferentes: ningún bordado se parece en nada al otro. Así que queda muy original.
Ya sólo faltan 2 objetivos.  Pero voy con prisas en éste y en el otro SAL, porque acaban a finales de septiembre, y yo me marcho el 2 de octubre... Espero acabar a tiempo.
Aquí podéis ver la labor entera:

Por cierto: viendo las presentaciones de todas las labores del "MSALSAMPLER" me da hasta vergüenza: tengo la labor más arrugada de todo el SAL, jajajaja. Siempre he sido un desastre con las telas que se arrugan.


2)QUILT SAMPLER VI (SAL)
(Podéis verlo en este blog)
Es el que habéis visto en la cabecera de la entrada.... la verdad es que cada vez me gusta más cómo queda. 
Lo llevaba adelantadísimo a finales de agosto... peeeeero... la última semana vinieron mis padres, y hacer punto de cruz con mi madre al lado es misión imposible (sí, ya sé que se lo vais a contar, pero me da igual,jajajaja).
En este caso, queda un solo objetivo, que también acabará el 30 de septiembre.
Si os fijáis en la foto, es para matarme: intento hacer una foto "artística", con su tijerita, su bobinita de hilo, y todas esas cosas.... ¡y me sale la sombra del cordón de la cámara, jajajaja!. 
Aunque le he puesto el "Morguix", encima, se sigue viendo.


3)Y UN INFILTRADO.
Ante la dificultad de hacer alguna labor medianamente complicada con mi madre dándome palique, opté por dedicarme a bordar este babero.
Tiene destinatario-a.... pero hasta aquí puedo leer, jajaja. Aún le queda tiempo para recibirlo, con más cositas que se irán uniendo.
Tengo que deciros que, a pesar de lo fácil que es este esquemita, con todo y con eso me confundía, jajajaja....


Bueno, os dejo. Voy a ver si me da tiempo de visitar vuestros blogs. 


Un besote.

Patatas rellenas veraniegas


Hoy os traigo una recetilla fácil y rápida, porque (para variar) voy como p... por rastrojo a la carrera.  Después os contestaré a vuestros comentarios en la entrada anterior, y me daré una vueltecilla por vuestros blogs.
Pensaba yo ir cambiando ya los menús, y sustituir gradualmente los platos fresquitos y cómodos por cosas más elaboradillas... Pero sigue haciendo calor, aunque decían que iban a bajar las temperaturas... con lo cual, continuamos (al menos por aquí) con el mismo tipo de cocina. Con la excepción del arroz, siguen sin apetecerme los platos "de cuchara", las preparaciones largas en el horno, y las excesivas complicaciones. Todo se andará, y ya llegará el tiempo frío con sus platos apropiados y sus días más "caseros".
No quiero decir nada, porque esta tierra es zona de "gota fría", y en septiembre solemos tener, inevitablemente, una semana de lluvias atroces, de éstas que salen en los Telediarios, con las calles anegadas, y con esos cauces, que durante el resto del año ves secos, a punto de desbordarse....  Aquí, o no llueve, o salimos en barca,  así que, de momento, disfrutemos del sol y del buen tiempo.
Como ya os he comentado muchas veces, aquí en casa somos muy "patateros". Y la ventaja que tiene la patata es que pega con todo, y que admite mil preparaciones: frías, calientes, fáciles, elaboradas, más o menos calóricas... Además, suele gustar a casi todo el mundo... otra cosa es que no guste "el acompañamiento" de las patatas, pero la patata en sí suele tener mucha aceptación: la verdad es que no recuerdo a nadie que no le gusten.


Esta receta surge de una "emergencia cocinil": iba a preparar un pastel de verduras, y al sacar las zanahorias, me encontré con que la mayoría estaban podridas. Cosa normal, con los calores que tuvimos la semana pasada (por lo visto, se batieron récords históricos en la zona).  Era domingo, y, aunque las tiendas abren en verano, no tenía ninguna gana de irme a buscar zanahorias. ¿Solución?. Calentarse un poquito la cabeza (pero muy poquito, ya veis que este verano, en general, estoy en "modo simple ON"... y, a grandes males, grandes remedios.  
Quedan muy suaves y agradables de comer. Un plato de lo más sencillo, pero muy socorrido. Espero que os guste.


Ingredientes:
4 patatas medianas (a ser posible, de forma más o menos igualita)
6 palitos de cangrejo
1 lata de atún en aceite
3-4 cucharadas de mayonesa
Aceitunas rellenas de anchoa
Sal.




Preparación:
Cocemos las patatas con sal. Previamente, las habremos lavado muy bien, porque se comen con piel.
Cuando estén cocidas, las partimos por la mitad, dejamos enfriar, y vaciamos con cuidado.
Ponemos en el vaso de la Thermomix la pulpa de las patatas, los palitos, el atún bien escurrido, aceitunas al gusto (yo le he puesto 5 ó 6), y la mayonesa, y trituramos 6 segundos a velocidad 3 y 1/2 en la THX 21, o 4 y 1/2 en la 31.
Con esta mezcla, rellenamos las patatas. Decoramos con una rodajita de aceituna, y metemos en la nevera a refrigerar. Consumir fresquitas.

SIN THERMOMIX: Habría que aplastar la patata con un tenedor hasta que quedara casi como un puré (o pasarla por el pasapuré), después picaríamos muy finitos todos los restantes ingredientes, y lo mezclaríamos todo a mano con la mayonesa. 



P.D.: ¡Impresionante documento! (como decía José Mª García). Blogger no me ha partido la entrada por la mitad, ni me pide la contraseña, ni me dice que no existo, ni me ha hecho nada raro esta vez. ¡Milagrooooo! (toquemos madera, no se vaya a "escacharrar" de nuevo).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...