Pez espada encebollado


El pez espada ataca de nuevo... ¡qué se le va a hacer, es uno de mis pescados favoritos!. Además, en esta zona tiene una excelente calidad, así que aprovechamos para comerlo con frecuencia.
Pero, como ya os he comentado otras veces, me aburro de la tradicional preparación "a la plancha", así que voy probando distintas variantes. No es un pescado que requiera mucha cocción, porque tiende a resecarse, pero con esta cebolla os aseguro que queda jugosísimo.

INGREDIENTES:
(Para 2 personas)
2 filetes de pez espada (unos 400 gramos)
2 cebollas pequeñas o 1 mediana
2 dientes de ajo
1/2 vasito de Jerez seco
1/2 vasito de agua
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra
1/2 pastilla de caldo de pescado o verduras
(Opcional: 1 cucharadita de maizena).

PREPARACIÓN:
Salpimentamos el pescado y partimos los filetes en varios trozos.
Picamos la cebolla en cuadritos pequeños, y los ajos en laminitas o trocitos pequeños.
Y la rehogamos a fuego medio-suave con un chorreón de aceite de oliva, en una sartén honda.

Aquí ya podemos ver cómo se va empezando a quedar más transparente...

Cuando ya esté pochada, agregamos el pescado, y le damos una vueltecita por cada lado, para que se selle.

Añadimos el vino, y dejamos 1 minuto que se evapore el alcohol.
Y agregamos el agua y la media pastilla de caldo desmenuzada.

Dejamos unos 5-10 minutos, hasta que la salsa se reduzca.
NOTA: Si la salsa quedara un poco líquida a vuestro gusto, a media cocción podéis deshacer una cucharadita de maizena en una cucharada o dos de salsa, añadirla a la sartén y mezclar bien.
Rectificamos de sal, y servimos enseguida.
Espero que os guste

SAL "El Hilo Rojo": Objetivo de octubre


Sí, sí, es el objetivo de octubre, a pesar de las fechas en que estamos. En esta ocasión, por motivos que todos conocéis, no pude terminar el cuadrito dentro de plazo...  Y, después, quise terminar el pañito que ya os enseñé, para poder enviarlo.
Pero, bueno, aunque con retraso, ya está aquí. Y he de decir que, esta vez, el motivo me ha encantado, tan otoñal, y con ese colorido tan adecuado.
Y tan claro, no como en otras ocasiones, en las que no conseguía saber lo que estaba bordando hasta casi tenerlo terminado, jajaja...

Vista general del bordado... Ya casi no merece la pena ni ponerle el macro a la cámara cuando vas a fotografiarlo, jejeje.

Es preferible ir haciendo planos parciales, para poder apreciar mejor los detalles...

Esta es una imagen de la parte inicial...

Bueno, voy a ver si consigo dar un buen impulso a los dos objetivos que quedan, para intentar terminar el bordado dentro de plazo: antes de que acabe diciembre de 2011. Después, a enmarcarlo, y a buscarle un sitio adecuado.
Un besote, y feliz fin de semana a todos.

Pisto de calabacín (Thermomix)


Después de tanto empacho "prenavideño", ya veis: ahora, otra vez verduritas y cosas simples, jejeje...
Siempre me encantó el pisto, pero nunca había probado a hacerlo en Thermomix. Y el resultado me ha convencido mucho: es comodísimo, no se mancha nada, y se concentran los sabores. Muy rico.
La receta que he seguido es la del libro "Imprescindible para su Cocina", pero con mis mini-tuneos. Para empezar, no le pongo más de 70 gramos de aceite, como mucho (a veces, incluso sólo 50) para reducir un poco las grasas.
Lo demás, son pequeños detallitos.

INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
2 pimientos rojos medianos (unos 200 gramos)
1 pimiento verde italiano (grandecito, de unos 150 gramos)
300 gramos de calabacín (3 calabacines medianos).
1 cebolla grandecita (unos 200 gramos)
500 gramos de tomate natural rallado, o pelado y troceado
Un puñadito de hierbas provenzales
70 gramos de aceite de oliva
Sal
Pimienta
1/2 pastilla de caldo de verduras, o una cucharada rasa de concentrado de verduras
OPCIONAL: Huevos batidos para cuajar con el pisto, o 1 huevo frito por persona.

PREPARACIÓN:
Troceamos el calabacín, y lo picamos en la Thermomix durante 3 segundos a velocidad 4.  Comprobamos que no queden trozos demasiado grandes sin partir.
Sacamos el calabacín a un bol, ponemos en el vaso los pimientos y cebolla troceados, y picamos durante 4 segundos, velocidad 4. Comprobamos el corte también, agregamos los calabacines y el aceite, y programamos 15 minutos, Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Ahora añadiremos el tomate, las hierbas, la sal, la pimienta y la pastilla de caldo, y programamos 20 minutos, Varoma, velocidad cuchara y giro a la izquierda. Ponemos el cestillo sobre la tapa, para que no salpique.
Está incluso más rico de un día para otro.

Podemos tomarlo así, tal y como sale del vaso. O batir 3 huevos, verter el pisto en una sartén honda o cazuela baja, agregar los huevos y remover hasta que se cuaje. En mi casa siempre se ha tomado así, y el otro día, enredando por internet, descubrí que esta forma de preparación, por lo visto, se llama "pisto a la bilbaina"...  Normal que se comiera así en casa, siendo mi madre de Bilbao, jajaja,  pero hasta hace poco no tenía ni idea de que se llamara así el "invento".
El punto de cuajado, a vuestro gusto.
Aquí, sin huevo batido...

Y aquí, con él:

También podemos acompañarlo con un huevo frito por persona, o con arroz blanco.
Y es una estupenda guarnición para carnes a la plancha y pescados.
Además, congela muy bien (mejor no ponerle el huevo, en ese caso, y añadírselo cuando se vaya a consumir).
¡Que lo disfrutéis!.

Tarta de yogur y chocolate al microondas


Otra vez he vuelto a tunearme a mí misma...
Y llevaba tiempo queriendo hacerlo, en concreto, con esta receta. Porque la subí al blog en sus primeros tiempos y... ¡madre del amor hermoso, qué foto!.
Con lo rica y sencilla que es... pero ver esa foto quita las ganas de comer a cualquiera, jajaja.
Pero quería probar a hacerla con chocolate porque, en su día, cuando la publiqué en el foro en el que participaba, algunas personas me dijeron que podría ser una buena idea. Y sí lo es, sí...
Es una de esas típicas recetas que vienen estupendamente cuando se quiere tomar algo dulce y no se tiene mucho tiempo de andar en la cocina. Eso sí, está más rica fría, así que os recomiendo esperar un ratito a que se enfríe o meterla un tiempo en la nevera.
Según vuestro gusto... o vuestras necesidades dietéticas, podréis prepararla en forma más o menos ligera. Si la queréis "light" del todo, utilizad 4 yogures naturales desnatados y edulcorados; si no os importan tanto las calorías, usad 4 yogures griegos, que le dan mayor cremosidad.
Yo suelo optar por el camino del medio, que es donde dicen que está la virtud, jejeje: 2 griegos y 2 desnatados edulcorados. Y está muy buena.
Digo lo mismo que en la otra tarta: sabe a yogur, pero esta vez a yogur de chocolate...
En cuanto a la cantidad de canela: a vuestro gusto. Quizá el punto adecuado sea un pellizquito, pero podéis añadirle una cucharadita, o nada en absoluto, según vuestra afición "canelera".
Bueno... ¡vamos al grano!.
Aquí, sin desmoldar... ¡las prisas por hacer la foto, jejeje!.

INGREDIENTES:
4 yogures naturales (yo utilizo 2 yogures desnatados edulcorados, y 2 yogures griegos)
4 huevos
2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (utilizo la marca "Valor")
2 cucharadas de edulcorante líquido o 50 gramos de tagatosa
2 rebanadas de pan de molde sin corteza (uso pan integral)
1 cucharadita de maizena
Canela al gusto (opcional)

PREPARACIÓN:
Batimos con la Thermomix o batidora todos los ingredientes, hasta que quede una mezcla homogénea (En Thermomix, programaremos un minuto a velocidad 4).
La masa saldrá muy líquida, no os preocupéis.
Vertemos en un molde apto para microondas (no demasiado grande; el que yo uso mide 21 cms de diámetro)...

... y programamos 13 o 14 minutos a 800 w. Comprobaremos si está cuajada pinchando con un palillo.
Dejamos enfriar antes de desmoldar (pero, en caliente, pasamos un cuchillo de punta redonda por los bordes para que después desmolde mejor).
Servimos fría, sola o decorada con cacao o canela espolvoreada, o con nata montada (por supuesto, en este caso ya no sería "light" la tarta, jejeje).
EDITO: El molde no se engrasa (no me hizo falta). Simplemente, pasé un cuchillo de punta redonda por todo el borde nada más sacarla del micro, para despegarla de las paredes del molde, y después la desmoldé en frío. Y quedó perfecta.
Espero que os guste.

Recopilación de ideas para Navidad (IV-dulces y postres)


Y, por fin, llegamos al final de este recopilatorio con las recetas más esperadas por casi todo el mundo... salvo por los raros como yo, que preferimos "lo salado", jejeje...
Este apartado es necesariamente más breve que los anteriores: en esta casa, por distintos motivos, no podemos abusar del dulce... aunque, de vez en cuando, nos demos un pequeño "homenaje".
No sólo se incluyen dulces navideños (en realidad, dulces típicamente navideños tengo muy pocos en el blog... con un diabético en casa, no me queda otra). También podréis ver alguna tarta o pudding dulce, muy adecuado para estas fiestas, por si os apetece hacer un pequeño "cambio" entre los turrones, mazapanes y similares.
Ya sabéis que aquí no encontraréis tartas elaboradísimas, ni con una presentación espectacular. Veréis recetas sencillas, para los que no tienen mucho tiempo o no se atreven a hacer cosas más complicadas. Eso sí, os aseguro que todas están muy, muy ricas...
Y empezamos...

*Y lo hacemos con un dulce tradicional, delicioso... y muy sencillo de hacer: unas mantecadas de almendra.

*Algo menos tradicional, pero igualmente delicioso, es este pudding de chocolate y canela.

*No puede faltar el turrón... esta vez, de coco.

*Estos vasitos de tres chocolates gustan a todo el mundo, son sencillos, y tienen una bonita presentación.

*Seguimos con el coco (¿se nota que me gusta mucho?). Esta vez, unas ricas sultanas de coco.

*¿Una tarta fácil, rica, que gusta a casi todos y que podemos tener congelada con antelación?. Aquí tenéis esta tarta de tiramisú.

*Estas trufas de chocolate, mascarpone y coco son siempre un exitazo...

*Pero lo que triunfa siempre, siempre, siempre.... es este lingote de chocolate.

*Estos pastelitos de yogur son muy fáciles y ricos... el perfecto acompañamiento mientras tomamos café. Y una buena alternativa a los dulces tradicionales, si queremos cambiar un poquito...

*Chocolate y queso: ¿os gusta esta combinación?. Entonces, este "Chocolate Cheesecake" os encantará.

*Un bizcocho diferente, entre pastel y bizcocho: el bizcocho de coco y piña.

*Esta tarta es suave, nada empalagosa, ideal para compensar el exceso dulce tan característico de los postres navideños. Una tarta de uvas con dos versiones: con y sin azúcar.

*Si os gustan las tartas de queso, os recomiendo ésta. Mi decoración, ya veis, es un pelín lamentable. Pero Belén me copió esta tarta, la decoró... ¿y a que cambia la cosa?.

*Y este letuario de naranja podemos tomarlo solo, o como acompañamiento de pasteles o mousse de chocolate.

*Otra tarta de queso y chocolate, muy rica y suave, que más de una Nochebuena se ha hecho en mi casa...

*Finalmente, si queréis un postre suave, delicado, y no demasiado pesado, os recomiendo este "kuchen" sin base de mascarpone y cerezas (si no las encontráis frescas, podéis usarlas confitadas... bien escurridas, eso sí.).

Bueno, espero que os haya gustado este sencillo recopilatorio.
Y que os haya sido útil para apuntar algunas ideas.
Un beso a todos, y feliz semana.

Recopilación de ideas para Navidad (III)


Continuamos con la tercera parte de la recopilación navideña. Esta vez "la cosa" va de segundos platos.
No es necesario recordar cómo anda la situación económica, por desgracia. Por eso, nos vienen bien los platos "resultones", ricos, y que no nos cuesten un ojo de la cara.
A mí siempre me han parecido una barbaridad las cantidades que nos cobran en fechas navideñas por alimentos como el besugo, el pavo o las angulas, y que muchas veces pagamos religiosamente a pesar del abuso, simplemente porque "es tradición" comerlos.
Yo prefiero comerme cualquier otro plato rico y asequible, y dejar esos otros alimentos "tradicionalmente navideños" para otras fechas en que su precio sea más razonable. Pero, por supuesto, respeto muchísimo a quienes quieren mantener esas tradiciones a toda costa (y nunca mejor dicho, jejeje).
En mi casa siempre hemos sido un poco "anárquicos" para eso de los platos típicos navideños. El besugo al horno era un plato tradicional, pero cuando los precios empezaron a dispararse de forma desorbitada, optamos por otras variantes más económicas e igual de ricas.
Y, en cuanto al pavo, hubo un intento, hace muchos años, de introducirlo en el menú. Todavía me río al acordarme. Mi padre se empeñó en que quería pavo relleno, y, como mi madre es muy buena cocinera pero muy vaga... pues el marrón pavil recayó sobre mí. Preparé un relleno riquísimo, bañé al pavo en toda suerte de licores y líquidos "ablandadores", le inyecté esos licores... pero, o algo hice mal, o nos había tocado el pavo más duro de España, ¡madre del amor hermoso, lo que tardó en cocinarse aquello!.
Al final, después de varias horas de tortura, la carne quedó regular, y el personal se comía el relleno y la salsa nada más, jajaja. Y yo dije "Nunca mais", cosa que he cumplido a rajatabla (y de esto hace más de 20 años).

En fin, después de este "bonito" rollo macabeo, pasemos al recopilatorio...
Aviso: hay fotos penosas. Sed indulgentes conmigo: algunas son de la primera etapa del blog  (siempre es un consuelo comprobar que algo SÍ he progresado en materia fotográfica, jajaja).

CARNES y PESCADOS
*Hablábamos de platos asequibles y ricos... Pues aquí tenéis este rollo de carne relleno. Barato, sencillo... y delicioso.
Y, con el relleno, queda muy "aparente", además de admitir los más variados tuneos...
En la propia receta tenéis varias opciones salseras...

*Y este rollo italiano también es barato... y garantía de éxito en la mesa. Buenísimo, de verdad...


* Un solomillo Wellington queda bien en cualquier celebración. Éste tiene una salsa riquísima:

*Este solomillo de ternera a la mostaza es una auténtica delicia, y la carne queda de lo más tierno. Probadlo en cualquiera de sus dos versiones: con y sin miel.

*¿Preferís un plato frío, tipo fiambre?. Probad la galantina de pollo al Varoma.  (¡qué foto, por Dios bendito!, ¡qué penita, con lo rica que está!)

*Siempre que he hecho este solomillo ibérico relleno de queso y patéha "triunfado". Y a todos los que lo han probado les encanta.

*¿Sois de los que prefieren un pescado al horno en Navidad?. Si tenéis ocasión, probad la lechola al horno: tiene un precio asequible, y está riquísima.

*Aquí tenéis un delicioso lomo de cerdo relleno de tortilla, piquillos y queso, que podemos tomar frío o caliente...
¡Ah, y con una salsa riquísima!.

*Otra receta que admite las dos opciones, caliente y fría: un pastel-fiambre de carne con aceitunas, setas y jamón:

*Un delicioso (y sencillísimo) solomillo de cerdo a la mostaza:

*Y otro solomillo de cerdo, esta vez relleno de paté y jamón.

*Volvamos al pescado, ¿os apetece un rape al horno con gambas?.

*Y ahora, os traigo un solomillo de ternera al horno en salsa:

*Un lomo de cerdo ibérico con cebollas caramelizadas y champiñones.

*Otro pastel-fiambre, esta vez de ternera, jamón y pollo.

*Y otro lomo relleno "en horizontal" (o vertical, según se mire,jajaja).

*Y, si no andáis sobrados de tiempo y tenéis una olla rápida, probad este solomillo de cerdo ibérico al laurel.  Hacedlo el día anterior o por la mañana, y calentadlo a la hora de comerlo. Acompañadlo con un puré de manzana o patata... y disfrutad.

(Continuará... con los postres y dulces).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...