-Espinacas gratinadas con gambas y queso (receta portuguesa).


En primer lugar, ¡FELIZ AÑO NUEVO a todos!.
Y, como supongo que estaréis, a estas alturas, hartitos de pavos, turrones, uvas, vinos, cavas, champanes y menús navideños, pues yo, en mi línea habitual, recibo el año con una receta sencilla y "normal". Que nos vendrá bien a todos, después de la resaca y el empacho, jejeje.
Hay que ver cómo somos: he estado dudando si publicaba o no esta receta, sólo porque las fotos, a mi juicio, han quedado HORRIBLES.
Pero al final me decidí a subirla, porque el plato es sencillísimo y riquísimo, que, en definitiva, es lo que importa. ¿Que están feas?. Pues, como decían en "La Bella y la Bestia", la belleza está en el interior, jajaja....
Y de verdad que está en el interior: con esta receta, consigo que mi marido (reconocido "anti-verde" donde los haya) coma espinacas encantadísimo de la vida. Y, encima, dice que está "exquisito".
Este plato lo probé por primera vez en Portugal. Creo que ya he comentado alguna vez que viví 17 años en Extremadura, a 7 kilómetros de la frontera portuguesa. Con lo cual, rara era la semana en la que no cruzábamos a Portugal al menos dos o tres veces.  Soy una auténtica enamorada de Portugal en general, y de su gastronomía en particular.
Y, concretamente, la primera vez que las comí fue en un restaurante llamado "A Bolota", de un pueblo llamado Terrugem, el año ¡1992!. Anda que no ha llovido desde entonces...
Bueno, pues un día, enredando por internet, encontré la receta en un blog portugués cuyo nombre no recuerdo. La verdad es que estaba explicada "en plan abuela": de esas recetas que dicen algo así como "cueces las gambas, las espinacas, mezclas todo, y al horno",  y punto pelota...
Así que me quedé más o menos con la copla, y la hice a mi leal saber y entender, jejeje.
Y salió muuuuy rica. Es una auténtica pena que las fotos no le hagan la más mínima justicia, pero la verdad es que no es un plato fotogénico.
Pero el sabor es de lujo.
Por lo tanto, vamos con el paso a paso.

INGREDIENTES 
(Para 4-5 personas)
500 gramos de espinacas.
150 gramos de gambas
1 sobre de crema de marisco (yo utilicé un sobre de crema de langosta Knorr)
2 cucharaditas (de postre) colmadas de mantequilla
1 bote (175 gramos) de Crema Ligera Puleva (o nata líquida).
Sal
Queso rallado para gratinar

PREPARACIÓN:
Cocemos las espinacas y las trituramos, después de escurrirlas muy bien. Las reservamos.
Ponemos a hervir agua con sal, dejamos hervir unos minutos, echamos a la cazuela las gambas, y contamos 1 minuto desde que empiece de nuevo a hervir el agua.

Sacamos las gambas y las reservamos.

Dejamos en el fuego el agua de cocer las gambas, y, mientras las vamos pelando, agregamos las cabezas y las colas al agua, para que vayan cociendo.

Reservamos las gambas peladas.

En un cazo, fundimos la mantequilla.

Vamos agregando poco a poco la crema de marisco, removiendo bien para que no queden grumos...

Cuando esté bien mezclado, agregamos también el caldo de cocer el marisco, bien colado para que no nos caigan restos de caparazones (unos 300 cl, quizá un poquito más. Yo agregué el equivalente a 3 cazos de servir la sopa).

Añadimos también la crema o nata líquida...

Y dejamos que se cueza un poquito.
Después, en un bol, mezclamos las espinacas, la crema y las gambas.


Colocamos las espinacas en una fuente, espolvoreamos generosamente con el queso rallado...

... y horneamos unos 25 minutos a 180º, hasta que el queso se funda y se gratine.

¡Espero que os guste!.
NOTA: Por "causas técnicas", "El Pimiento del Mes" de enero de 2012 retrasa su publicación hasta las próximas semanas.
¿Que qué causas técnicas son esas?. Pues que estos días tengo en casa una "okupa" que, desde pequeñita, puede zamparse con toda tranquilidad un tataki de atún, unas manitas de cerdo o unas cocochas de merluza. Más de un camarero o dueño de restaurante se ha quedado "pasmao" cuando veía a una preadolescente que no pedía pizza ni pasta, sino un platazo de rabo de toro, y encima no dejaba ni rastro.
Peeero.... tiene dos "odios gastronómicos" conocidos: la naranja y los pimientos. Así que toca esperar. Paciencia, hermanos, jejeje...
Un beso a todos.

43 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...