Croquetas de gambas


Llevamos unas cuantas entradas en las que todos los platos se preparan a la manera tradicional (para que luego digan que los que tenemos Thermomix no sabemos cocinar, jajajaja). Lo cierto es que, a quienes nos gusta la cocina, nos da igual cocinar de una forma que de otra; aunque, lógicamente, aprovechemos las facilidades que la tecnología nos proporciona.
Una de las cosas que sigo haciendo como siempre se hicieron en mi casa son las croquetas. Sé y reconozco que en Thermomix quedan muy bien, pero qué le vamos a hacer, una es de piñón fijo, jajaja... y, como a mí me salen ricas, no me ha apetecido cambiar.
Habrá pocas cosas que me gusten más que unas croquetas (que unas croquetas buenas, aclaro... porque las "industriales" no puedo con ellas). Y las de gambas son de mis favoritas, aunque aquí en casa tienen más aceptación las de jamón (¡panda de carnívoros!).
Con esta receta participo en "El Recetario Mañoso" de abril. El tema es "Recetas de Cuaresma".
Así que vamos con el paso a paso "tradicional":
INGREDIENTES:
80-100 gramos de gambas peladas
1 huevo cocido
4 cucharadas de harina
4 cucharadas de maizena
(También pueden hacerse solamente con harina)
Entre 3/4 y 1 litro de leche (entera o semidesnatada)
Sal y pimienta (o 1/2 pastilla de caldo de verduras o pescado)
Nuez moscada
Aceite de oliva virgen extra
Para rebozar: huevo batido y pan rallado.
A mí me gusta utilizar pan rallado crujiente (podéis usar pan rallado japonés, pan cracker Santa Rita o de otras marcas...). Pero hay quien prefiere el pan rallado finito tradicional.
PREPARACIÓN:
Picamos y reservamos el huevo cocido.
Picamos las gambas en trocitos (pequeños, pero que se noten). Y las salteamos a fuego medio en una cucharadita de aceite. No hace falta que se hagan demasiado (ya cocerán con la masa).

Añadimos el huevo picado.

Ahora iremos agregando la maizena y la harina, poco a poco, removiendo bien para que se mezcle todo.

Dejamos rehogar unos minutos, removiendo de vez en cuando, para que se tueste la harina. Y al final, añadimos, en su caso, la pastilla de caldo desmenuzada (si optamos por la sal y la pimienta, las agregaremos al mismo tiempo que la leche)

Y entonces, iremos añadiendo la leche, poco a poco, sin parar de remover.


La masa empezará a estar hecha cuando se separe de las paredes de la sartén...

... en ese momento, añadiremos la nuez moscada rallada, dejaremos cocer uno o dos minutos (sin dejar de remover), y retiramos del fuego.
Extendemos la masa sobre un plato liso o una fuente, para que se vaya enfriando.
Ahora tenemos un peligro, en mi caso: el grave riesgo de que nos zampemos la masa cruda. A mí, de pequeña, me echaban de la cocina, porque me podía comer la fuente entera, jajaja...

Dejamos enfriar al menos una hora (mejor más tiempo). Formamos las croquetas, y las rebozamos en huevo batido y pan rallado.
Las freímos en abundante aceite caliente. Que no humee demasiado, porque se arrebatarían... pero tampoco dejéis que baje excesivamente la temperatura porque no se freirían bien. Por eso, es mejor hacer poca cantidad en cada tanda, con bastante aceite y en sartén profunda.
Aquí puse poco aceite: es mejor que las cubra casi enteras (después de la foto tuve que añadir, jajaja).

Las sacamos a un plato con papel absorbente de cocina, para que escurran el exceso de aceite... y a comer.
(Con alguna, me "despisté" un pelín al freírla, y quedó un poco "morenita", jajaja)
O también las podéis tomar templadas o frías, que a mucha gente le gustan más...
Espero que os gusten. Feliz fin de semana a todos.

57 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...