Pollo en salsa de limón con aceitunas y patatas


Iba a poner algo relleno, pero, como dentro de unos días le tocará su turno al "Pimiento del Mes", con permiso de la autoridad competente y si el tiempo no lo impide... pues he decidido traeros una receta riquísima y "diferente" de pollo.
El origen de esta receta está en otra publicada creo que en la revista "Mía", pero, para variar, la tuneé bien tuneada, jajaja. Llevaba un montón de limones, no recuerdo ahora si 3 o 4, y me dio miedo que quedara demasiado "cítrica". Y, aunque yo me como los limones crudos desde chica, y mi marido es murciano (lo que significa que le echa limón a todo alimento que se encuentre, jajaja), decidí reducir la cantidad.
Creo que no me equivoqué, porque le da un toque muy rico a la salsa, sin que resulte excesivamente ácida.
También llevaba pasas la receta, pero no tenía. Como al caballero tampoco le hacen demasiada gracia, pues sin pasas, jejeje.

INGREDIENTES:
(4 personas)
2 patatas grandecitas
3 pechugas de pollo, bien limpias y troceadas.
1 o 2 (a vuestro gusto) cucharaditas colmadas de especias Ras El Hanout (de venta en Carrefour y tiendas árabes)
60 gramos de aceitunas verdes
2 dientes de ajo
1/2 limón
1/2 cucharadita de pimentón agridulce o picante
Aceite de oliva virgen extra
1 pastilla de caldo de verduras o pollo (o 1 cucharada de concentrado de verduras)
1/4 de l de agua o caldo de pollo (en este último caso, no utilizar la pastilla o concentrado)
Opcional (si fuera necesario espesar la salsa) 1 cucharadita colmada de Maizena
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Pelamos las patatas, las cortamos en cuadritos, y las cocemos. Yo lo hice en el microondas, en una olla de vapor, programando de 3 en 3 minutos a 800 w (no suelen tardar más de 9 minutos, pero depende del tipo de patata).

Picamos el ajo, y lo rehogamos, en una cazuela o sartén honda, con un chorreón de aceite de oliva (que no se queme).

Salpimentamos el pollo, y lo rehogamos unos minutos.

Agregamos el Ras-El-Hanout, removemos bien, y rehogamos durante unos minutos.

Ahora añadiremos las aceitunas y el limón cortado en rodajitas (o medias rodajitas) finas, y le damos unas vueltecitas (también durante 3-4 minutos).

Después pondremos las patatas y  el pimentón, y también lo rehogaremos un poquito (un minuto más o menos, para que no se queme el pimentón).

Agregamos el caldo o el agua (con pastilla o concentrado de caldo), tapamos, y dejamos cocer a fuego medio durante 20-25 minutos (los últimos minutos, destapamos la cazuela para que se vaya reduciendo la salsa).

Si nos parece que la salsa no quedó suficientemente espesa, retiraremos unas cucharadas a un vasito, y ahí disolveremos 1 cucharadita colmada de maizena, agregándola después a la cazuela y dejando que cueza.
Podemos servir al momento, o preparar con antelación.

Espero que os guste.

Arroz con guisantes, gambas y jamón (Thermomix)


Hace tiempo que no os traía uno de esos arrocitos tan ricos que se preparan en la Thermomix.
Y, aprovechando que pude conseguir guisantes frescos (¡y deliciosos!), me decidí a usarlos para el arroz, porque, a mi juicio, le dan un toque especial.
Por supuesto, podéis hacerlo con guisantes congelados  si no los encontráis frescos... pero saldrá un pelín peor, qué le vamos a hacer.
Lo que no os recomiendo en absoluto es usar guisantes de lata (no los puedo soportar, encuentro que se les cambia completamente la textura, el color y el sabor).
Como siempre os comento, el sofrito básico (en este caso, toda la preparación hasta el momento de añadir el arroz y los guisantes) lo podéis dejar hecho la noche anterior, o prepararlo a primera hora de la mañana. Entonces, a la hora de comer, bastaría con que lo calentarais 1 minuto o 2 en la Thermomix, y después podéis continuar con los pasos siguientes de la receta.

INGREDIENTES:
1 cebolla mediana
1 zanahoria
80 gramos de jamón iberico en taquitos
50 gramos de pechuga de pavo en taquitos
150 gramos de gambas
200 gramos de arroz bomba
80 gramos de guisantes frescos
1 pastilla de caldo de verduras o 1 cucharada de concentrado de verduras
30 gramos de aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharadita de pimentón dulce o agridulce
Sal
740 gramos de agua o caldo de verduras (en este último caso, suprimir el concentrado o pastilla de caldo)
Pimienta

PREPARACIÓN:
Poner en el vaso la cebolla y la zanahoria peladas y troceadas. Picamos 5 segundos a velocidad 5. Agregamos el aceite, bajamos lo que se haya quedado en los bordes del vaso, y programamos 9 minutos, Varoma, velocidad 3.
Añadimos el jamón y el pavo y programamos 3 minutos, 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Añadimos el pimentón, y programamos 1 minuto, 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Ahora agregamos el arroz y los guisantes, programando 1 minuto,misma velocidad y temperatura.
Agregaremos el caldo o agua, la pimienta, la sal (mejor que pongáis poca, que el jamón ya lleva sal), y programamos 14 minutos, 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda. Cuando falten 4 minutos, añadimos las gambas peladas.
Para que nos quede más seco, verteremos el arroz en el cestillo, dejando que escurra el exceso de líquido en un bol, y después lo pasaremos a la fuente de servir.

Espero que os guste.
P.D. Y espero también no haberos molestado con mi entrada anterior sobre la verificación de palabras. Quería, simplemente, dejar constancia de lo cansino que resulta cuando tenemos poco tiempo y queremos visitar muchos blogs.
Por supuesto, cada uno decide cómo quiere que funcione su blog. Pero también sé que hay mucha gente que acaba de abrirlo hace relativamente poco tiempo, y ni siquiera es consciente de que tiene activada la verificación. Por eso, para quienes quieren quitarla y no saben cómo hacerlo, hice mi "minitutorial".
¡Feliz fin de semana para todos!.

Albóndigas turcas



Esta estupenda receta se la copié a Mafalda, de Mundorecetas, hace mil años, con los tuneos habituales en mí, por supuesto... La publiqué en una de las primeras entradas de este blog, pero he decidido reeditarla por dos razones:
-La primera: están tan buenas, que las hemos repetido montones de veces. La cebolla picada o rallada hace que la carne salga jugosísima, tierna y sabrosa, con el horneado nos ahorramos las calorías "de más" que implica el freír las albóndigas; y, encima, congelan estupendamente. Eso sí: congelan bien con el puré de patatas DE SOBRE, que ya sabéis que es mi perdición, y uno de mis "vicios inconfesables", jajaja. Con el casero no sé yo si se obtendrían los mismos resultados al congelar, ya que la patata siempre cambia su textura.
-Y la segunda, que me da pena que se quede en el fondo del blog, perdida en el baúl de los recuerdos, porque en aquellos tiempos no me visitaba ni San Pedro, jajaja... Aproveché para hacerle fotos mejores, y aquí os la traigo de nuevo.
Un consejillo: Pedid que os pasen la carne picada DOS VECES por la máquina de picar. Se nota mucho la diferencia: quedan las albóndigas más finas y más jugosas.

INGREDIENTES:

1 kg. de carne de ternera blanca picada
2 tazas de pan rallado (yo puse 5 cucharadas)
2 cebollas pequeñas, o dos o tres cebolletas grandes.
1 huevo
Un puñado grande de perejil fresco picado.
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra (yo le pongo la mezcla del molinillo de 5 pimientas)
Para el puré:
1 paquete de puré de patatas.
Leche
Agua
Mantequilla
O, si lo hacéis casero, preparadlo a vuestro gusto. Que quede con un espesor "normal", ni muy líquido, ni tan denso como para un brazo de gitano de puré.



PREPARACIÓN:
Mezclamos en un bol la carne picada con el pan rallado, la cebolla rallada o picada muy finita, el huevo sin batir, el perejil picado, sal y pimienta. Amasamos bien para que se mezcle todo.
La cebolla podemos rallarla con un rallador de agujeros grandes, o bien picarla junto con el perejil en la Thermomix, durante 5-10 segundos, velocidad 5.
Dejamos reposar la mezcla durante 20 minutos, y volvemos a amasar un poquito.
Precalentamos el horno a 180º.
Vamos cogiendo pedazos de la masa, más o menos del tamaño de un huevo, y los amasamos formando bolas. Las colocamos en una fuente de horno pintada con un poco de aceite, o sobre papel de horno o una lámina de silicona, las aplastamos un poquito y les hacemos a cada una un agujero profundo en el centro, formando pequeños cuencos. En cada hueco, echamos unas gotitas de aceite de oliva.
Metemos la fuente en el horno, y cocemos las albóndigas hasta que estén medio hechas, unos 10 minutos.
Mientras se hornean, preparamos el puré de patata, según las instrucciones del paquete, con leche, mantequilla, agua, sal y pimienta. (Si sois menos frikis que yo y preferís el puré casero, hacedlo como tengáis por costumbre).
Sacamos del horno la fuente con las albóndigas, y rellenamos los huecos que habíamos formado con el puré de patatas. Queda más bonito si metemos el puré en una manga pastelera y nos ayudamos con ella para rellenar las albóndigas.
Volver a meter la fuente en el horno hasta que el puré empiece a dorarse (unos 10-15 minutos, depende de los hornos).
Acompañar con una ensalada fresquita (tomates, pepinos y queso blanco o feta, por ejemplo, aliñados con aceite y vinagre o con salsa de yogur)
PARA DIABÉTICOS: Pueden comer estas albóndigas, aunque no deben abusar del puré de patata.


Espero que os gusten.
Por cierto, y cambiando de tema, ¿habéis visto que ahora, en vez de una, aparecen DOS palabras de verificación?.
Y, muchas veces, se ven fatal, con lo cual, te toca repetir tres o cuatro veces las palabrejas para poder comentar.
Y encima te dice que "demuestres que no eres un robot", ¡les daba con un palo a los de Blogger, jajaja!.
Bueno, y esta mañana me han dado "la puntilla" cuando entro a un blog a dejar un comentario, y, encima, me llaman "fea". Sí, sí, jajajaja. Como lo leéis:

Hablando en serio, vamos para atrás, como los cangrejos. Verdaderamente, se te quitan las ganas de dejar un comentario si te ponen tantas trabas.
Si lo que os da miedo es que se os llene el blog de comentarios "spam", o de anuncios de Viagra, Rolex falsos, o enlaces porno, no os preocupéis. Os aseguro que el filtro de Blogger es muy potente (en esto, sí que funciona bien, al menos hasta ahora). Si moderáis los comentarios, no hay ningún problema: en caso de recibir spam, se reporta a Blogger, y asunto concluido.
Y, si os agobia mucho, podéis también impedir que se hagan comentarios anónimos.
Puede que no sepáis como quitar la dichosa verificación de comentarios. Para ello, os traigo esta sencilla explicación gráfica:
1) Entramos en nuestro blog, y pinchamos en la pestaña "Configuración":

2)Una vez que se abre la pantalla de Configuración, pincharemos en la pestaña de "Comentarios":


3)Y ahora, cuando se abra la pantalla de "Comentarios", sólo nos queda seguir estos sencillos pasos:
En el apartado titulado ¿Mostrar verificación de la palabra para comentarios?, marcamos la casilla "No".
Pinchamos después en "Guardar configuración", y... ¡YA TÁ!.



Espero que os haya sido útil.
Un besote.

San Jacobo ("Cachopo") de ternera


Merece la pena hacer los "San Jacobos" caseros: quedan deliciosos, podemos ponerles el relleno que nos dé la gana, sabemos "lo que llevan dentro"... y tampoco es que den demasiado trabajo.
La carne sale jugosa y tierna.
En este caso, he seguido los consejos de Belén, que nunca fallan (si no conocéis su blog, ya estáis tardando en visitarlo).
Eso sí, he tardado en publicar esta receta porque no había forma humana de hacer a los dichosos "cachopos" o "san jacobos" una foto medio decente. Ya sabéis que yo soy partidaria de no obsesionarnos con el tema de las fotos, y que siempre he defendido que lo importante de un blog de cocina es que las recetas sean buenas y estén explicadas con claridad. Y que, aunque pienso que debe cuidarse la estética, y poco a poco procuro ir aprendiendo y mejorando en fotografía, también creo que no debemos llevar las cosas a extremos que nos impidan disfrutar del plato y de la cocina.
Pero es que con estos filetes la cosa ya pasaba de castaño oscuro. Unas veces, el rebozado parecía blanco, otras grisáceo. A veces daba la impresión de que se habían quemado; en otras ocasiones, ni siquiera se apreciaba con claridad qué era exactamente lo que estaba fotografiando.... En cualquier caso, eran unas fotos que incitaban a cualquier cosa menos a probar el plato, jajaja. Horribles.
Tampoco es que ahora sean unas imágenes candidatas a ganar el premio "Photo España" o el Pulitzer de fotografía, jajaja... Pero, al menos, no dan ganas de cerrar el blog y salir pitando hacia el restaurante más cercano, creo yo.
Os gustarán, seguro. Animaos a probarlos.

INGREDIENTES:
1 ó 2 filetes de ternera por persona (según tamaño... y hambre, por supuesto, jejeje)
El relleno "habitual" consiste en una loncha de jamón de York y otra de queso, pero podemos variarlo según gustos: variar los tipos de queso, utilizar jamón ibérico, o foie, o añadir una rodajita de tomate, previamente "pasada" por la sartén, o unos champiñones laminados y salteados, o pimientos asados en tiras... ¡las posibilidades son muchísimas!.
Harina y huevo batido para rebozar
Sal.
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
Extendemos los filetes, y si es necesario los aplanamos un poquito con un mazo de carne. Quitamos las telillas de los bordes para que no pierdan la forma al freírse.

Los filetes más adecuados son los de cadera, tapa o babilla. Es importante utilizar una carne de buena calidad.
Ponemos encima el relleno elegido.

Y los doblamos, procurando que el relleno quede cubierto por la carne.

También podemos utilizar 2 filetes más pequeños, y cubrir uno con otro.
Los rebozamos pasándolos por harina y huevo batido. Belén aconseja no salar la carne para que no encoja demasiado ni se reseque, sino añadir la sal al huevo batido.

Los freímos en aceite caliente hasta que estén dorados.

Los dejamos que escurran sobre papel de cocina...
¡Y a comer!

Espero que os gusten.
P.D.: Ya he podido comprobar en la entrada anterior que la "invasión de UFOS"  no es un problema exclusivamente mío, jajaja...

Luchando contra los UFOS...


No, no... ni me he vuelto loca del todo, ni nos han invadido los extraterrestres, jajaja.
Creo que alguna vez ya os lo he contado, pero en los blogs de manualidades de habla inglesa llaman "UFO" a todo aquel trabajo que se ha empezado con mucha ilusión, pero que, por diversos motivos (falta de tiempo, exceso de trabajo, desencanto posterior o manía compulsiva de empezar cosas sin terminar ninguna) se eterniza en nuestros cajones o cestas de labores, y no vemos el día de terminarlo...
"UFO" en inglés son las iniciales de "UnFinished Object", es decir, objeto inacabado. Y estas iniciales coniciden con las de "Unidentified Flying Object" (o sea, Objeto Volador No Identificado).
A mí me encanta empezar nuevos proyectos, y, además, tengo el problema de ser "culo veo, culo quiero", jajaja. Por mí, estaría todos los días empezando cositas nuevas de ganchillo, punto de cruz... Y suelo acabarlas, pero hay algunas que se han quedado durmiendo el sueño de los justos, "flotando" por el universo de las labores inacabadas... Me da mucha rabia, pero ahí están, muertas de risa las pobres.
Así que este año he decidido declarar la guerra a los UFOS, y me he comprometido conmigo misma a no empezar nada hasta que, al menos, haya terminado una cosa de las 500.000 que tengo empezadas. Aunque después me líe con regalos, compromisos y demás, estoy decidida a intentar cumplirlo. De "UFOS", pasarán a ser "WIP'S", o sea, "Work in Progress"... y esperemos que progresen adecuadamente, jejeje.

Por lo tanto, aquí tenéis el primer Objeto Volador No Identificado Trabajo en Marcha de 2012:


Es un esquema muy gracioso, que me regaló mi marido en kit hace 2 años. Lo empecé con ilusión, pero le cogí manía por una chorrada: resulta que el kit viene con los hilos colocaditos en dos tiras, pero no indican la numeración de los hilos, sino sólo el simbolito correspondiente y el tono ("Azul verdoso muy claro", "Gris piedra medio", y cosas así). Sé que son DMC, pero no llevan número.
Y me sentó muy mal. Entiendo que no quieran que les copien el esquema, pero nos complican la vida a los que ya lo hemos comprado, si por casualidad se nos acaban los hilos que proporciona el kit, que no es precisamente barato. Además, si les quieren copiar, lo van a hacer de todas maneras (no hay nada que no se solucione con una carta de colores fiable). A veces la gente exagera un poquito en su intento de luchar contra la pirateria, me parece a mí...
Así que el pobre cuarto de baño se quedó en un cajón, sin culpa de nada. Pero he decidido darle una nueva oportunidad. Como el esquema es facilito, me lo llevaré a los viajes, junto con el ganchillo. Espero terminarlo prontito.

Seguiremos informando, jejeje...
Un beso, y feliz fin de semana.
P.D. ¿No os pasa a vosotros que no conseguís sacaros de la cabeza una canción, aunque la aborrezcáis con toda vuestra alma?. Pues eso me pasa a mí con ESTO
Hasta el mismísimo gorro estoy, ¡LA ODIO!... pero no me la puedo quitar de la cabeza, jajaja.

Calamares rellenos (olla rápida y versión tradicional)


Bueno, y después de haber dejado pasar la celebración de San Valentín con una romántica fabada asturiana en mi blog,jejejeje...continuamos rellenando cosas, como siempre.
Llevaba tiempo con ganas de hacer unos calamares rellenos, pero no encontraba nunca el momento (la receta es muy sencilla, pero un poquito laboriosa). Por fin, un domingo me decidí, y me puse manos a la obra.
Os aseguro que la trabajera merece la pena. Buenísimos.
Y no me enrollo más, que la receta tiene muchas explicaciones y una no quiere hacerse pesada, jejeje. Al grano:
INGREDIENTES:
Para 4-6 personas
Calamares (4 grandecitos, o 6 medianos)
1 cebolla grande
80 gramos de jamón ibérico en tiritas o daditos pequeños
80 gramos de champiñones Portobello
2 huevos duros
1 pimiento verde
1 tomate mediano rallado
2 dientes de ajo
1 vasito de Jerez
2 vasitos de agua o caldo (del tamaño de los de vino)
Si usamos agua: 1 pastilla de caldo de pescado o verduras, o una cucharada sopera de concentrado de verduras
1 cucharadita de pimentón dulce
Sal y pimienta
Aceite de oliva (virgen extra)
Opcional: una cucharada de Maizena.

PREPARACIÓN:
Previamente, limpiaremos los calamares (o pediremos que lo hagan en la pescadería, y que nos den también las patas y aletas para el relleno)
A) EL RELLENO:
Cocer huevos, pelar, picar y reservar.
Picar patas y aletas del calamar.
Trocear las setas en daditos pequeños.
Picar en juliana muy finita unos 75 gramos de cebolla, y un diente de ajo. Pochamos en una sartén honda, con un chorreón de aceite.
Agregamos el jamón y las patas del calamar. Y dejamos que se vayan cocinando durante unos 5 minutos.
Agregamos las setas. Rehogamos unos minutos.
Salpimentamos (poca sal), y retiramos del fuego. Añadimos el huevo duro picado, y mezclamos bien.
Rellenamos los calamares, con cuidado de que no se rompan (vamos empujando poco a poco el relleno hacia abajo).

Y los cerramos con un palillo o dos, según tamaño.
Si son pequeños, podemos darles la vuelta como el dedo de un guante, así se cerrarán solos, sin necesidad de palillo. Pero los grandes se pueden romper al darles la vuelta.
Reservamos los calamares.

2)SALSA:
Picamos en juliana muy finita el resto de la cebolla y un diente de ajo, y ponemos a rehogar a fuego medio-suave en la propia olla donde vamos a cocinar los calamares.
Cuando empiece a estar transparente, añadimos el pimiento verde cortado en cuadritos muy pequeños, y dejamos pochar unos 5 minutos.
Añadimos el tomate rallado, y rehogamos unos 5 minutos.
Si nos ha sobrado relleno, lo añadimos a la salsa.

(Aquí, si vamos a cocinarlos a la manera tradicional, podemos agregar la cucharada de Maizena, removiendo bien, y dejando que se cocine 1-2 minutos.
Si vamos a hacerlos en la olla a presión, no recomiendo que la añadamos, porque, si no la disolvemos después muy bien, corremos el riesgo de que se nos agarre el guiso en la olla. En este caso, es preferible esperar a que termine la cocción; y, si vemos que la salsa, a nuestro juicio, está algo líquida, entonces cogeremos un cacito de salsa caliente, disolveremos en él la Maizena, y la agregaremos a la salsa, dejando cocer unos minutos).
Añadimos el pimentón, y mezclamos rápidamente (el pimentón tiende a quemarse). Agregamos el vino, y dejamos cocer un minuto.
Colocamos en la olla los calamares, con cuidado. Y ahora añadiremos el caldo (o el agua con la pastilla o concentrado). No tiene que cubrirlos.
Mezclamos bien todo (para evitar que se pegue). Y, si los hacemos en olla rápida, cerramos la olla y contamos 10 minutos desde que salgan todas las rayitas. Después, dejamos que la olla pierda la presión ella sola, antes de abrirla.
Si los cocinamos de manera tradicional, dejaremos que se cuezan durante unos 30 minutos, a fuego lento, hasta que los calamares estén tiernos. No descuidéis demasiado la olla para que no se agarren.
Servimos acompañados de arroz basmati, o de patatas (fritas en cuadritos, cocidas, a lo pobre, o de la forma que más os gusten).
Podemos presentarlos enteros, o cortarlos en rodajitas, con cuidado de que no se salga el relleno.

¡A disfrutar!.


Que tengáis un buen día.Un beso a todos.

Solomillo de ternera a la mostaza


Hoy os traigo este solomillo de ternera a la mostaza. ¡Qué cosa más deliciosa, os lo recomiendo de corazón!.
La receta original (que encontré en el foro de Mundorecetas, pero no recuerdo el nombre del forero que la publicó) era con miel y mostaza, pero…con diabético en casa, no queda más remedio que proceder al tuneo.
He utilizado un solomillo de retinto extremeño, que es de las mejores carnes de vaca que tenemos en España (y mira que las hay buenas). Pero podéis utilizar, como es lógico, cualquier tipo de ternera.
Además de rico, es sencillo: sólo hay que preocuparse de dar la vuelta a la carne, y ya está.

NOTA: Para quien le interese saber cómo era la receta original, os contaré que primero se le ponía la mostaza, se metía media hora por un lado y media por otro, después se untaba bien con miel y se asaba 20 minutos por un lado y 20 por otro, tapada también. Y a la salsa no se le añadía la nata líquida (la miel suaviza mucho el fuerte sabor de la mostaza) 

INGREDIENTES:
1 solomillo de ternera de 1 kg-1 kg y ½.
Mostaza
Sal
Pimienta
Hierbas provenzales (o tomillo, romero, u otras que os gusten)
1 bote pequeño de nata líquida baja en grasas (crema ligera Puleva), o una botellita de leche Ideal (170-180 gramos)
Agua.
Patatas para guarnición.

PREPARACIÓN:
Sazonar el solomillo con la sal, pimienta y las hierbas. Untar por todos los lados con la mostaza, que quede bien cubierto.
Poner en una fuente de horno con tapa, o un tupper especial para asados, o una fuente normal cubierta con papel de aluminio. Es importante que la fuente esté cubierta para que se recoja todo el jugo que suelta y no se reseque.
Sin precalentar el horno, meter a 180-200º durante 50 min- 1 hora; cuando transcurra este tiempo, abrimos la fuente, damos la vuelta a la carne, y la volvemos a tapar, y la asamos durante 1 hora más.
Al mismo tiempo que se asa la carne, asamos unas patatas con piel, lavadas y envueltas en papel de aluminio. Comprobar periódicamente el punto de las patatas, porque, normalmente, se harán mucho antes que la carne.
Sacamos la carne, raspamos bien la fuente para que se mezcle la mostaza con lo que ha soltado el solomillo al asarse, y lo mezclamos con la nata líquida y medio vasito de agua, o sólo con el agua. Reservamos. Y, si queremos, podemos triturar la salsa o pasarla por el chino.
Si vamos a comerla inmediatamente (aunque debe enfriarse un poco antes de cortarla para que no se rompa), ponemos la salsita en una sartén y dejamos reducir un poco.
Si la hemos preparado de un día para otro, la cortamos en rodajas cuando se enfríe, y la calentamos junto con la salsa y las patatas cortadas en rodajas (con o sin piel)
Que lo disfrutéis.









Fabada asturiana


Bueno, pues llegó la hora de presentaros el "homenaje" que nos dimos la semana pasada.
Debo deciros que yo no soy precisamente una loca de las alubias; pues bien: estas fabes son una auténtica delicia. Se deshacen en la boca, cremosas, suaves, ...
¿El secreto?. Pues, en primer lugar, contar con ingredientes de primera calidad. No sirve cualquier alubia blanca; es necesario utilizar "fabes de la granja", (pinchad en el nombre para saber más).
Y, en segundo lugar... ¡paciencia, hermanos!. La fabada requiere grandes dosis de paciencia. No porque sea un plato laboriosísimo de preparar, sino porque necesita una cocción lenta.  La clave está en "darle su tiempo" y no pretender apresurarnos: la espera merecerá la pena, seguro. Hay que aprovechar una tarde que vayamos a estar tranquilos en casa... o levantarnos tempranito,jejeje.
Yo, en estos casos, no tuneo ni improviso con las recetas: hay que acudir a las fuentes fiables. Y Belén es una de las fuentes más fiables que conozco, además de ser asturiana, así que doble motivo para copiarle, sin alterar una coma.
Eso sí:  la mía está: a)Un pelín más caldosa que la suya, porque en esta santa casa les gustan los guisos algo caldosos. Y b)Un pelín más roja que la suya, porque le puse mucha morcilla.  En cualquier caso, fue un triunfo absoluto y rotundo ... aunque después me tocó andar 6 kms a una temperatura de 1 grado (lo cual, para Alicante y a las 4 de la tarde, es una "rasca" de altísima consideración) para bajar la comida, jajaja.
No hice como algunos amigos asturianos, que rematan la "faena" con un arrocito con leche de postre, porque entonces, más que andar, nos habría tocado rodar.
Sin más rollos macabeos, paso a transcribiros la receta, tal y como la hace Belén. No falla, os lo aseguro.

INGREDIENTES:


150 gramos de fabes por persona (pesadas en seco)
1 morcilla asturiana de cebolla
1 trozo de lacón curado
1 trozo de panceta salada
1 chorizo
1 trozo de tocino salado
1 cucharadita de pimentón dulce (rasa)
Aceite de oliva virgen extra.
Unas hebras de azafrán
Sal (si es necesario; yo no le puse)


PREPARACIÓN:
Lavamos las fabas debajo del grifo, y las ponemos en remojo. Dependiendo de si las fabas son más o menos antiguas, requerirán más o menos remojo, pero nunca menos de 12 horas. Es preferible que el agua sea blanda (así que, en mi caso, dada la "magnífica" calidad del agua alicantina, compré una garrafa de agua mineral de la baratita, que la ocasión lo merecía, jejeje).
Aumentan mucho de tamaño, casi lo llegan a duplicar, así que ponedlas en un bol grande, y bien cubiertas de agua.


Pondremos, aparte, a remojo el lacón, panceta y tocino.


Para hacerlas, necesitaremos una olla alta. En ella, pondremos les fabes, sacándolas del remojo; añadiremos el pimentón, y un buen chorro de aceite.  


Cogemos la olla por las asas, y volteamos las fabas hasta que estén bien impregnadas del aceite. Con esto, conseguiremos que no se despellejen y que las fabas queden mantecosas, enteras y con la piel suave.
Ahora añadimos a la olla el lacón, la morcilla, la panceta y el tocino (el chorizo lo vamos a desgrasar, cocer aparte, y  añadir después). 


Cubriremos con el agua de remojar las fabas y ponemos a fuego vivo hasta que hiervan.


Dejaremos que hierva fuerte durante 10 minutos, y, entonces, añadimos un vaso de agua fría para cortar el hervor (esto se llama "asustar les fabes").


Espumamos, bajamos el fuego, y dejamos cocinar a fuego lento.
Nunca deben de quedar sin estar cubiertas de agua; si se secan, añadiremos agua a temperatura ambiente por los bordes (no sobre las fabas directamente).
Es importante tener en cuenta que NO HAY QUE REMOVERLAS EN NINGÚN MOMENTO. Las dejamos cocer durante dos horas-dos horas y media, y, para probar el punto de cocción, sacamos una.
Cuando vayan estando hechas, ponemos el chorizo desgrasado y el azafrán, y rectificamos de sal si fuera necesario. Y dejamos cocer durante media hora más a fuego mínimo.
Para desgrasar el chorizo, lo pinchamos con un palillo por varios lados...


...y lo envolvemos en papel o servilletas de cocina, poniendo dos o tres capas de papel (que tendrán que absorber la grasa).


Y lo pondremos en el microondas, a 800 w de potencia, durante 2 minutos-2 minutos y medio. 


Después retiramos el papel, limpiamos los chorizos del exceso de grasa, y ya los tendremos listos para usar. 


Y la grasa en el papelito, no en el guiso (ni, después, en nuestras barrigas, jejeje).


Volviendo a la fabada: cuando termine la cocción, necesitará reposo. Podemos hacerla de un día para otro, o dejarla reposar unas dos o tres horas antes de consumirla.
Las carnes (el "compango") pueden servirse con las fabas o en una fuente aparte.
¡A disfrutar! (Mil gracias, Belén).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...