Punto de cruz y ganchillo: estado de la cuestión. Y unas pequeñas reflexiones blogueriles


¿Os pensabais que ya no hacía ni ganchillo ni punto de cruz?.
Pues no, jejeje...  Craso error. Lo que pasa es que, como me meto en 200 berenjenales, las cosas avanzan más despacio. Pero no quiero terminar este mes de junio sin dejaros un testimonio de mis labores del mes:

*Este babero tiene ya a su destinatario entre nosotros: nació el 24 de junio a las 12 de la noche, así que un poco brujo sí que va a ser ese niño, jejeje.

Primer plano del oso:


*Muchos grannys*, miles de grannys, todos los grannys del mundo:
(Para quien no lo sepa: * "Granny"= Cuadradito de ganchillo, que se une con unos cuantos de sus "congéneres" para formar distintas labores, y cuyo nombre, supongo yo, deriva de que era una de las típicas labores de las abuelas -"grannys" o "grannies" en inglés).

Pero, a pesar de todos los que hay, aún me queda un porrón de ellos. Y todavía no sé cómo los uniré, jajaja. Cada cosa a su tiempo, que con este calor no está la cosa para unir cuadrados de lana...

*El cuarto de baño avanza a pasos agigantados... ¡Ya no queda casi nada!. Sólo falta la bañera, y poco más.
Así que ya tengo otras cosillas en perspectiva. Seguiremos informando...


*Como había pocos "cuadrados de la abuela"... decidí empezar un proyecto que vi en el blog "Buscando Comienzos", el "MEGAGRANNY GIGANTE"...

Se supone que hay que dar al menos 100 "pasadas" (100 vueltas). Yo llevo muy poquitas, pero, de momento, la cosa irá despacio (insisto: demasiado calor para tejer con las rodillas tapaditas por la manta, jajaja).

*Y quiero que veáis mi "Hilo Rojo" colgado ya.

Sed benevolentes conmigo: está en una escalera, y es complicadillo de inmortalizar, jajaja.

*Bueno, y antes de despedirme, aquí os dejo mi pequeña reflexión.
Estas últimas semanas, nos hemos encontrado con otro de esos casos de blogs de "copia-pega". Sí, esos blogs de ¿cocina? elaborados a base de "escamotear" (por decirlo finamente) fotos de otros blogs o páginas gastronómicas, recortarles la marca de agua, y colocarlas en sus entradas. A veces, también copian las recetas.
Otras, ponen  una receta, y encasquetan una foto que tiene una lejana relación con el contenido. Por ejemplo, ponen una foto de unos buñuelos de yuca en una receta de buñuelos de queso. Con lo cual, además de mentir, pueden inducir a engaño a los (escasos, afortunadamente) incautos que, confiando en lo que ven, se decidan a preparar una receta que nada tiene que ver con lo que muestran.
En este caso, la jeta del dueño o dueña de ese blog (al que me vais a permitir que no nombre aquí, no quiero darle más publicidad), ha sido de quedarse con la boca abierta. Aquí os pongo una pequeña lista de los blogs y páginas a los que ha tenido la desfachatez de copiar (y a los que SÍ voy a dar publicidad, porque ellos sí lo merecen, no los plagiarios jetas):
Toñi, Belén,  Canecositas, Asopaipas, Cocinerando, Gastronomía y Cia., Canal Cocina, Entre Ollas Anda el Fuego, Con Delantal, Canyada Recetas, "La Cocina es Imaginación", "La Manzana dulce de Eva", "Sonia L'Exquisit", "El Aderezo", "Vinos y Recetas", "El Mandila",  "Los fogones de Chus"... y me dejo bastantes. Aparte de copiar también a las páginas de Pescanova, El Corte Inglés, Juan Mari Arzak,Conservas Serrats...

Como veis, no se ha cortado un pelo. Y, después de ser cazada, esta persona continuó publicando fotos y recetas ajenas sin inmutarse... pero, ¡amigo!, había ido demasiado lejos, había topado con "pesos pesados" del mundo gastronómico, que se han puesto en contacto con ella (ellos, y, en algún caso, su abogado). Y, por lo visto, le ha entrado el canguelo y está borrando fotos, además de proporcionar unas excusas que no se cree ni el gato.
Siempre que surgen estas historias, aparece alguien diciendo que de qué nos quejamos, que todo lo que está en internet es ya susceptible de ser copiado, y que para qué abrimos un blog si no queremos que nos copien. Pues mirad, sí, y no.
Evidentemente, a todos nos encanta que copien nuestras recetas; de lo contrario, tendríamos un blog cerrado, o un cuaderno de notas. Pero una cosa es copiar, y otra muy diferente apropiarse de contenido y fotos sin hacer siquiera una referencia a su autor verdadero, o sin al menos advertir de que la foto no es suya sino que la han sacado de la red. Evidentemente, ninguno estamos inventando, a estas alturas, la receta del gazpacho, del bizcocho de yogur, o las cookies de trocitos de chocolate, o la fabada asturiana. Casi todo está inventado. Pero un poquito de ética y estilo siempre son de agradecer, y si hemos copiado la versión de una persona, o nos hemos llevado una foto suya, pues habrá que decirlo, y, en el caso de las fotos, incluso sería conveniente pedir permiso, me parece.
Yo copio. Copio como una descosida. Copio a mi madre, a mi abuela, a mis vecinas, a amigas de toda la vida, a amigos recientes, amigos de Facebook, de los foros, de los blogs... Copio de los libros, de las revistas, de la red. Pero, a)Lo digo. Y b) Hago mis propias fotos, mejores o peores (las antiguas son de pena), pero MIS fotos.
Y hay otra cosa. ¿Qué sentido tiene engañar así a la gente, y engañarse a uno mismo?. ¿De qué sirve, por ejemplo, que yo mañana me haga un blog de patchwork a base de fotos ideales de la muerte y tutoriales sacados de la red, si no sabría casi ni coger la aguja?. ¿Qué consigo con eso?.  ¿Soy mejor que los demás por montarme una película?.
Pues, igualmente, ¿para qué quiero una receta y una foto ajenas?. ¿Me convierto en Arzak por apropiarme una foto suya?. No, ¿verdad?.
Y, por favor, no se me hable de que esos blogs son simplemente un recopilatorio de cosas de la red que les gustan, porque para recopilar no hace falta abrirse un blog: va guardando uno las entradas en marcadores, y punto pelota. O se hace un archivo en su propio ordenador, y a correr.
Por otra parte, hay fotos y recetas que SÍ tienen derechos de autor. Así que cuidadín, cuidadín con pasarnos de listos.
Sé que decir esto es ser la voz que clama en el desierto, y que, aunque cierren ese blog, mañana surgirán 500 que hagan lo mismo. Pero me quedo muy a gusto diciéndoles a todos ellos que, en realidad, son dignos de lástima. Da mucha pena ver gente tan cutre.
En fin... ya me he enrollado más de lo que es costumbre en mí (que ya es decir). Así que disfrutad del fin de semana, y, si os vais de vacaciones en julio, disfrutad más todavía).
Un beso a todos.

Tarta de queso "de siempre"


No sé que tendrán las tartas de queso (y las de manzana), pero la verdad es que me gustan TODAS: con horno, sin horno, con quesos de untar, con quesos más "potentes", con base de galletas, con bizcocho, sin base...
Probaría casi todas las que veo en vuestros blogs, lo malo es que la lista de "pendientes" crece ya hasta límites incontrolables, jajaja.
Esta es una tarta de queso de las de "toda la vida": fácil de hacer, cremosa y consistente a la vez.
Yo tenía la receta desde hace un montón de años, aunque la he ido "aligerando" y adaptando a diabéticos.
Como veis, la he "pinchado" con un arte que no se puede aguantar, jajaja.

Tenía un "cake tester" (nombre pijo e inglés para designar un pinchito finito que sirve para comprobar si el pastel está cocido, y que lleva en la parte de arriba una plaquita redonda on su nombre...). Pero lo perdí en la mudanza, o alguien lo tiró al cubo de la basura por error... y le he tenido que meter un "brochetazo" a la pobre tarta, jajaja... Qué poco "glamú" tengo.
Pero, bueno, la tarta está deliciosísima, a pesar de esa pequeña "perforación". Así que aquí tenéis la receta.

INGREDIENTES:
350 gramos de queso Philadelphia
1 yogur desnatado edulcorado (podéis cambiarlo por uno griego, pero sale cremosísima también con el desnatado)
1 bote de Crema Ligera Puleva (175 gramos)
4 cucharadas de maizena
3 huevos grandecitos
5 cucharadas colmadas de tagatosa (o bien 8 de azúcar molida).
Mantequilla y harina para engrasar el molde (la palabra correcta sería "encamisar" el molde, cosa que desconocía por completo y aprendí gracias a Belén)

PREPARACIÓN:
Batimos bien el queso con la crema y el yogur, hasta que quede una mezcla homogénea (En Thermomix, programamos 1 minuto a velocidad 3).
Sin dejar de batir (en Thermomix, mantenemos la máquina a velocidad 3), incorporamos la maizena, el edulcorante o azúcar, y después los huevos uno a uno.

Volcaremos esta mezcla en un molde desmontable de 20 cms de diámetro, previamente engrasado y enharinado.
Como ya he tenido más de una experiencia desagradable con los moldes desmontables que no encajan bien y dejan escapar la masa, yo siempre tengo la precaución de "envolverlo" un poco con papel de aluminio, cubriendo la parte por donde podría salirse. Así:

Apretaremos bien el papel en torno a la juntura del molde, y así, en el caso de que se escapara algo de masa antes de cuajarse, la cantidad sería mínima, porque la frenaría el aluminio, y ni "guarreamos" el horno ni nos quedamos sin medio pastel.
Precalentamos el horno a 170º, y horneamos la tarta entre 40 y 45 minutos (según hornos, puede necesitarse un poco menos, pero el mío es más lento que el caballo del malo).
Yo siempre le pongo calor por abajo los primeros 15 minutos, y después ya por arriba y por abajo.
Tiende a subir "descontroladamente", más por unos sitios que por otros... pero no os asustéis: al enfriarse, baja y se queda "igualita", jejeje.
Pinchamos el pastel (con mayor delicadeza que yo, jajaja) y, si sale seco el pincho, ya está cocido.
Servimos solo, o acompañado de helado o mermelada.

Esta foto la pongo porque me hizo gracia... no me digáis que no es igual la tarta que el "Pac-Man" de mi juventud, jajaja.

Está deliciosa, bien fresquita.

Un besote grande a todos.

Berenjenas rellenas de salmón ahumado (Con y sin Thermomix)


A pesar de los horribles calores, y de la nochecita que hemos pasado, con tanto "pum", "pum", "pum" (entre las Hogueras de San Juan, y el triunfo frente a Francia, los petardos no han parado ni un segundo, jajaja), no puedo dejar de traeros uno de mis habituales rellenos, esta vez "berenjenil" La receta está hecha con Thermomix, pero os pondré también la versión "sin maquinita".
He de deciros que, aunque aquí "mi contrario" es lo más carnívoro del mundo, dice que este relleno de berenjenas es el que más le gusta, más que el de carne. Así que os recomiendo que las probéis, porque de verdad que están de muerte lenta.
Las fotos no le hacen justicia en absoluto.
INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
2 berenjenas grandecitas (me gustan más las de piel rayada, pero con las negras también queda buena)
150 gramos de salmón ahumado
1 cebolla mediana
40 gramos de aceite de oliva (se sobreentiende que es "virgen extra", jejeje)
Sal y pimienta
Para la bechamel: Medio litro de leche, 30 gramos de mantequilla, 75 gramos de harina, nuez moscada, 1/2 cuarto de pastilla de caldo de verduras,  sal y pimienta.
Queso rallado para gratinar.

PREPARACIÓN:
Picamos el salmón a cuchillo (o lo cortamos con tijera, si las lonchas son más finas), y lo reservamos.

Partimos las berenjenas a lo largo, y las vaciamos con cuidado de no perforar la cáscara.
Cocemos las "barquitas de berenjena". Podemos hacerlo en el  Varoma, mientras se prepara el sofrito, o en el microondas (unos 4 minutos a 800 W). Es importante que NO os paséis de cocción: si quedan demasiado blandas, son difíciles de rellenar y pierden presencia (la de la foto está un pelín cocida "de más").
Ponemos en el vaso de la Thermomix la cebolla troceada y el aceite, y la picamos durante 4 segundos a velocidad 5.

Añadimos la pulpa de las berenjenas, y programamos 5 segundos a velocidad 5.

Comprobamos que todo haya quedado uniformemente troceado, y programamos 14 minutos, 100º, velocidad 2.
Queda así.

Agregamos el salmón, y programamos 3 minutos, 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Salpimentamos (comprobar el punto de sal).
Sacamos la mezcla a un bol, y reservamos (otra vez me ha salido una foto como si estuviera en el mismísimo Londres, con tanta "niebla", jajaja).

Sin lavar el vaso, agregamos los ingredientes de la bechamel. Y programamos, en principio, 8 minutos, 90º y velocidad 3.
Digo "en principio" porque la salsa puede espesar antes o después, dependiendo de la temperatura ambiente, de la de los ingredientes, y de otros factores. Es posible que ya esté cuando falten 2 minutos, o que necesite 2 ó 3 minutillos más para espesar. Ya iremos viendo.
Debe quedar consistente, pero algo menos que para hacer unas croquetas, aunque no tan líquida como cuando la hacemos para cobertura.
Cuando esté hecha, la mezclamos con el relleno.

Removemos bien para que los ingredientes queden repartidos por igual. Y volvemos a comprobar el punto de sal, por si necesitara un poco más.
Y rellenamos las "barquitas", espolvoreándolas después con el queso rallado.

Como en casa somos, habitualmente, dos personas, aquí veis las otras dos mitades, listas para su congelación...

Y, como suele sobrar relleno, lo he aprovechado para preparar dos gratinados individuales de berenjena y salmón. Los congelo así, en el recipiente refractario, con el queso rallado, y envueltos en papel de aluminio...y listos para descongelar y gratinar en el horno. ¡Hay que aprovechar todo, aquí no se tira nada! (y eso que el relleno está tan rico que dan tentaciones de comerse el sobrante, jajaja).
Así que ya veis que cunde una barbaridad, jejeje.
Gratinamos durante unos 10 minutos, hasta que estén doraditas.

¡Y a disfrutar!. Espero que os gusten.
SIN THERMOMIX:


Las "barquitas" de berenjena las coceríamos en el microondas, como expliqué antes.
Picamos muy finita la cebolla, y la rehogamos a fuego medio en el aceite.
Cuando empiece a quedarse transparente, añadimos la pulpa de berenjena muy picadita. Rehogamos hasta que esté blandita, y salpimentamos. Mezclamos con el salmón.
Preparamos la bechamel, la mezclamos con el relleno,y rellenamos las barquitas. Gratinamos como ya he explicado.
¡Feliz día a los Juanes y Juanas, y disfrutad de la fiesta si la tenéis!.
Un beso.

Ensalada de pasta y manzana


Llegó el verano... y, por lo que se ve, llega con todas sus ganas. Anuncian muy altas temperaturas a partir del domingo.
No sé a vosotros, pero a mí, cuando hace mucho calor, "se me cierra" mucho el estómago, y sólo me apetece comer cositas frescas. Así que, en estos casos, lo mejor es recurrir a alguna ensalada bien completita, que nos permita alimentarnos bien, incluso en estos días en los que no tenemos muchas ganas de comer demasiado.
Como ésta. Es una más de las muy socorridas ensaladas de pasta, pero la manzana le da un toque muy refrescante. Espero que os guste.

INGREDIENTES:
(No indico cantidades porque, como en toda ensalada, dependerá de vuestros gustos y del número de comensales)
Pasta apropiada para ensaladas (espirales, "farfalle" o lacitos, "radiatori", caracolas, "conchiglie", ruedecitas...). Queda más lucida la ensalada si la usáis de colores.
Manzana (utilicé la variedad "Ambrosía")
Huevo duro
Palitos de cangrejo (surimi)
Mayonesa con mostaza (en la proporción de una cucharadita de mostaza por cada 2 cucharadas de mayonesa)
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Cocemos la pasta según las indicaciones de cada marca (no debe quedar demasiado pasada), la escurrimos y la reservamos.
Picamos los palitos de cangrejo, cocemos y picamos el huevo duro en tiritas o cuadritos, y pelamos y cortamos en cuadritos la manzana.
Mezclamos con la pasta, y salpimentamos.
Preparamos el aliño mezclando bien la mayonesa con la mostaza, en la proporción indicada, y lo añadimos a la ensalada.
Servimos bien fresquita.
Feliz fin de semana, y disfrutad de las hogueras de San Juan...
Un beso.

Bizcocho de nata y vainilla (Con y Sin Thermomix)


"Tuning Morguix" ataca de nuevo, jejeje.
Esta vez, el afectado por el tuneo es este bizcocho de Alicia. Uno de los tuneos se debe a que no tengo Fussion Cook, así que lo he horneado a la manera tradicional (en el horno de toda la vida, vaya, jajaja). Pero hay que ver lo chulos y lo altos que quedan esos bizcochos en la Fussion...
(Si tenéis la ollita, pinchad el enlace y leed su receta, así, de paso, veis su blog, que está muy bien. Y, si no la tenéis, pinchad también y veis el blog, jajaja).
Los otros tuneos también obedecen a la necesidad más absoluta:
1) Adaptación para diabéticos (aunque, dada la velocidad de desaparición del bizcocho, no sé si sería mejor no adaptarlo y que el hombre se cortara un pelín, porque vaya tela marinera...).
2)Bote de nata líquida a punto de caducar. La receta original se elabora con leche evaporada.
Es uno de los bizcochos más suaves y jugosos que he probado, ¡queda buenísimo!.
No os preocupéis demasiado por la conservación: se acaba en ná y menos. Y es facilísimo de hacer, así que, ¡a por él!.


INGREDIENTES:
3 huevos
200 gramos de harina
1 sobre de levadura química
(Podemos usar 200 gramos de harina bizcochona, que lleva ya la levadura incorporada, y en ese caso suprimiremos el sobre de levadura)
1 cucharadita de esencia de vainilla
200 gramos de nata líquida para cocinar (18% de materia grasa) o leche evaporada
180 gramos de azúcar o 100 de tagatosa (aunque, normalmente, la equivalencia es de la mitad de cantidad de tagatosa que de azúcar, como "el caballero" es muy dulcero prefiero poner un pelín más).
80 gramos de aceite de girasol u oliva muy suave
Mantequilla y harina para engrasar el molde.

PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 170º.
Mezclamos todos los ingredientes en un bol amplio, y batimos bien, hasta que la masa quede homogénea.
(Si lo hacemos en Thermomix, programamos 15 segundos a velocidad 3, y comprobamos si está todo bien integrado o hacen falta algunos segundos más).
Engrasamos y enharinamos un molde redondo o alargado, y vertemos la mezcla.
Horneamos durante, aproximadamente 35-40 minutos. Yo pongo siempre el calor sólo por abajo durante los primeros 10-15 minutos, después lo subo.
Probadlo, os gustará.
Voy a estar unos días de vacaciones (pocos), así que os dejo hasta la vuelta con este bizcochito.
Un besote, y feliz semana.

Bolas de puré rellenas en salsa


Hay que ver lo mala que soy para "bautizar" los platos: no se me ocurre nada con más "glamú", jajaja. Pero, por lo menos, descriptivo sí que es el nombre...
Estas bolas están deliciosas: de pequeñita, eran uno de mis platos favoritos. Admiten muy distintos rellenos, pero yo suelo hacerlas rellenas de sofrito de carne o de atún. En los dos casos, quedan buenísimas.
Un consejo: no pongáis demasiadas bolitas en la cazuela, porque se deformarán un poco (eso me pasó a mí).

INGREDIENTES:
Puré de patatas.
Sofrito de carne (explico aquí cómo se hace, aunque para esta receta, normalmente, no le añado ni el curry ni la salsa de soja. Ya sabéis que yo suelo tener "reserva" en el congelador).
También puede rellenarse de un sofrito similar, pero con atún, como el que comento aquí.
Aceite de oliva virgen extra
Un vasito (de los pequeños, los de vino) de coñac o brandy
1 diente de ajo
Una cebolla mediana.
1 zanahoria mediana.
Tomillo
Romero
Sal
Pimienta
1/2 pastilla de caldo de verduras
Huevo batido y harina para el rebozado
Agua


PREPARACIÓN:
En primer lugar, prepararemos el puré de patatas. Hacedlo a vuestro gusto... ya sabéis que a mí me gusta éste, jejeje:

Pero, casero o "de sobre", lo importante es que quede bien consistente.  De lo contrario, será dificilísimo formar y freír las bolas.
Lo dejamos enfriar.
Si no tenemos el sofrito de carne en el "fondo de congelador", lo preparamos como se indica arriba. Y lo reservamos.
Vamos preparando la salsa:  picamos finito un diente de ajo, y lo sofreímos en aceite de oliva.

Agregaremos ahora la cebolla y la zanahoria picadas. E iremos rehogando todo a fuego medio, fuerte, cuidando de que se doren pero no se quemen (nos interesa que tengan un color doradito para darle un buen tono a la salsa).

Aquí vemos cómo va quedando.

Añadimos la cucharada de harina, y la sofreímos un minuto, removiendo bien.

Agregamos el brandy o coñac, el agua (un vaso, más o menos), mezclando bien para que no haya grumos.

Añadimos también el tomillo y el romero, sal, pimienta y media pastilla de caldo de verduras. Y dejamos que se reduzca durante unos minutos (unos 15 minutos, quizá algo más), a fuego medio-bajo.

La retiramos del fuego, y la trituramos o pasamos por el chino. Reservamos la salsa en una cacerola baja o sartén honda.
Vamos formando las bolas con el puré. Cogemos una pequeña cantidad en la mano...

... colocamos en el centro una cucharada del sofrito de carne...

...y formamos las bolas.

Las rebozamos, pasándolas por harina y huevo batido...

...y las freímos en abundante aceite caliente.

 Las dejamos escurrir sobre un papel absorbente.
Cuando hayan escurrido, las colocamos en la cazuela donde teníamos la salsa. Y calentamos todo junto durante unos minutos. No las pongáis demasiado apelotonadas, pues se pueden deformar las bolas (a mí alguna se me deformó un pelín, porque después de hacer la foto metí alguna más...)

NOTA: El rebozado queda también muy bien si lo hacemos con huevo y pan rallado, aunque me parecen más suaves con harina.

Espero que os guste.

P.D.: Algunos me preguntabais que de dónde sacaba lo de las búsquedas del blog. Yo tengo un "gadget" para ver desde dónde me visitan, que se obtiene en esta página, y por él sé de dónde vienen y qué preguntan. Pero también se puede ver en las estadísticas de Blogger.

P.D. 2ª: Aunque ya lo tenía en el lateral del blog, aquí os dejo el enlace al e-book del Recetario Mañoso de junio, con todas las recetas de cerezas que hemos recopilado. Podéis verlo en internet o descargarlo.
A ver qué os parece:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...