Pimientos del piquillo rellenos de ensalada de arroz. (Vuelve el pimiento)


Hoy es mi cumpleaños.
Pero no es un cumpleaños cualquiera, sino uno en el que toca "cifra redonda".
Tan redonda que cuesta escribirla, jajaja. En números romanos "impone" menos:  hoy cumplo L años, jajaja... O 25 años en cada pata, como queráis llamarlo...
Sí, señoras y señores: medio siglo me contempla.

(Así era a pocos días de nacer... el pelo negro se me cayó poco después, jajaja.).
He conocido 6 Papas (sí, es cierto que con Juan XXIII sólo "coincidí" 2 meses, y que Juan Pablo I, el pobre, duró poquito, pero pocos pueden decir lo mismo, jajaja). 
He vivido durante el régimen de Franco.
He conocido la tele en blanco y negro, las monedas de 10 y 50 céntimos (de peseta, no de euro, "of course"),  las cintas de cassette ("¿Eso qué es?", me preguntó hace poco una niña de 18 años), los columpios con esquinas "mortíferas", las meriendas con bocata de pan y chocolate...
He tenido patines de 4 ruedas que no estaban colocadas en línea, he jugado con el Barriguitas, el Cheminova, el Exin Castillos, la "Bola Loca" y el Cinexin, me he ido a dormir al son de "♫♪Vamos a la cama, que hay que descansar, para que mañana podamos madrugar ♫♪"..
He viajado en el Metro de Madrid cuando en el interior de los vagones colgaba un cartel que decía "PROHIBIDO FUMAR O LLEVAR EL CIGARRILLO ENCENDIDO BAJO MULTA DE 25 PESETAS" (No es broma).
Y, en fin, no he conocido al hombre de Atapuerca porque no me lo presentaron... que, si no, seguro que habríamos hecho buenas migas, jajaja.
En definitiva, que tengo más años que Matusalén. Qué se le va a hacer, una ya es...

(NOTA "CULTURAL", por cortesía de San Google:
En este gran día, han venido al mundo una cantidad importante de figuras del arte, la cultura, la música, el cine, la política... como Cavafis, Michelle Pffeiffer (es mayor que yo) Uma Thurman (ésta no), Duke Ellington, André Agassi, el emperador Hiro-Hito, Zubin Mehta, y algunas de más difícil clasificación, como Rociíto.
El plantel, como veis, es de lo más variado, jejeje)

¿Y cómo celebrar tan magno acontecimiento?.
¿Pues cómo va a ser?. CON UNOS RICOS PIMIENTOS RELLENOS, jajaja.
Seguro que algunos ya los estabais echando de menos... Y no ha sido mi intención suprimirlos de este blog, pero los imponderables (viajes, trabajo, y líos varios) me han impedido publicar recetas de pimientos (rellenos) en estos dos últimos meses.
Así que decidí que qué mejor ocasión que mi cumpleaños para volveros a traer unos ricos pimientitos, jejeje...
Y aquí están. Bien facilitos y refrescantes, que llega ya el buen tiempo (esperemos). Mirad qué buen "primer plano"...

INGREDIENTES:
Unos 100 gramos, aproximadamente, de arroz basmati
Una lata de pimientos del piquillo (suele haber de 6 a 8 pimientos)
6 palitos de cangrejo
1 lata de atún en aceite
De 2 a 4 cucharadas de mayonesa
Aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta, y un diente de ajo o ajo molido.

PREPARACIÓN:
En primer lugar, coceremos el arroz. Si lo hacemos en Thermomix, picamos un diente de ajo programando velocidad 6 y echándolo por el bocal, añadimos el aceite y sofreímos 2 minutos en temperatura Varoma y velocidad 2; después agregamos 600 gramos de agua, sal y pimienta y programamos 5 minutos, temperatura Varoma y velocidad 3; y, por último, introducimos el cestillo, ponemos en él el arroz, y programamos 12 minutos, Varoma, velocidad 5, removiendo dos o tres veces con la espátula durante la cocción.
Si lo hacemos de forma tradicional, pondremos en un cazo a calentar agua con un chorro de aceite, sal, pimienta y ajo molido, y cuando hierva agregamos el arroz y cocemos durante 12 minutos; escurrimos, y reservamos.

Mientras se hace el arroz, picamos en trocitos pequeños, pero que se noten, los palitos y el atún bien escurrido, y los ponemos en un bol o ensaladera.


Cuando esté hecho el arroz, lo mezclamos con los palitos y el atún:

Ahora agregamos la mayonesa, cucharada a cucharada (no poner demasiada cantidad para que no resulte pesado el relleno, y mezclamos hasta que quede todo bien integrado. Probamos el punto de sal.

Con esta mezcla rellenamos los pimientos.
Refrigeramos hasta la hora de comerlos, aunque conviene sacarlos de la nevera unos 10 minutos antes de consumirlos.
¡Que los disfrutéis!

Que tengáis una buena semana (Anda que... esto de cumplir 50 años EN LUNES, manda "eggs", jejeje).
Así que "Happy Birthday to me"... y a por ese lunes.
Un besote.

Falsas empanadillas criollas


Desde que, hace unos cuantos años, tuve la oportunidad de probarlas en Argentina, me volvieron loca las empanadillas criollas.
Pero nunca las había hecho en casa. Eso sí, encontré la receta de Mary, del blog "Cuchillito y Tenedor", y me la apunté rápidamente en favoritos. También estuve buscando la forma de hacer la masa en Thermomix, y en el foro de Mundorecetas encontré la receta de Faraona, una estupenda cocinera, que conocía como nadie la Thermomix, y que desgraciadamente ya no se encuentra entre nosotros, pero sus recetas siguen en el foro.
Así que decidí hacerlas en cuanto tuviera oportunidad. Y ya tenía todos los ingredientes.
Pero, como el hombre propone y Dios dispone, el día en que me puse a hacerlas se me complicó todo, y cuando me puse a cocinar, ya era tarde para poder hacer la masa con tiempo para que reposara y fuera manejable.
Y, encima, no había tiempo de preparar otro plato.
¿Solución?. Decidí hacer el relleno, y recurrir a las tradicionales obleas de empanadillas compradas (en mi caso, eran de la marca "La Cocinera"). Sé que los argentinos me pueden crucificar, y estarán en su pleno derecho de hacerlo, jajaja... ¡pero es que ya no tenía otra solución!. O eso, o irnos todos a comer fuera...
Bueno, pues tengo que decir que quedaron riquísimas. Obviamente, la masa NO es la de las empanadillas criollas, por desgracia, pero el relleno es una auténtica delicia.
Así que, a pesar de los pesares, decidí compartir la receta con todos vosotros. Pensé no subir la receta, porque no es "la verdadera"... pero estaban tan ricas que decidí que, a lo mejor, a alguien que no tenga ganas de hacer la masa a mano o ande con prisas le podría resultar útil.
Próximamente subiré la de las AUTÉNTICAS empanadillas criollas, en cuanto tenga tiempo para hacer la masa con calma, jejeje...

Por cierto, yo siempre hago las empanadillas en el horno, pincelándolas previamente con huevo batido (y con el huevo que sobra me hago una mini-tortilla francesa para cenármela en un bocata, jejeje). Quedan riquísimas, crujientes, y algo menos calóricas que fritas.

INGREDIENTES:
1/2 kg de carne de ternera picada
1/2 pimiento rojo
Tomate
Una lata de aceitunas sin hueso
Comino o especias "Toque Morocco"
1 cebolla
1 cucharadita de pimentón dulce
Pimienta negra
Sal
Aceite de oliva virgen extra
1 huevo batido.
Obleas de empanadillas


PREPARACIÓN:

Picamos muy finitos la cebolla y el pimiento rojo, y los rehogamos en el aceite caliente, a fuego medio.

Cuando se vayan quedando ya blanditos, agregamos el tomate, también muy picadito, y seguimos rehogando hasta que se vayan haciendo las verduras.

Añadimos la carne, y rehogamos justo hasta que tome color.

Entonces, agregamos el comino (o especias "Toque Morocco"), pimentón, sal y pimienta.

Cocinamos durante unos dos minutos, removiendo constantemente para que todo se mezcle bien, y retiramos para que la carne no se seque demasiado.
Fuera del fuego, agregamos las aceitunas cortadas en rodajitas.

Dejamos enfriar el relleno, y rellenamos las empanadillas, sellando bien.
Las pintamos con el huevo batido, y las horneamos a 200º durante 10-15 minutos, hasta que estén doraditas.

Aquí, foto, como siempre, del "interior".

Espero que os gusten. Y pronto vendrán las "verdaderas" empanadillas criollas, os lo aseguro.

Lomo de cerdo en leche


Ésta es una receta que se ha hecho siempre en casa.
Y es de esas recetas fáciles, fáciles... pero que te sacan de un apuro para cualquier cena o comida.  Porque todo son ventajas, en serio:
-La carne queda estupenda, blanquita y sabrosa.
-La salsita es una delicia. Queda mejor, para mi gusto, sin triturar la cebolla, pero el día en que la "inmortalicé" tenía en casa a gente que, si "ve"la cebolla, ya no come, así que ojos que no ven, corazón que no siente, jajajaja... y la trituré.
-Se puede hacer de un día para otro.
- Y, además, congela estupendamente (y la salsa también), así que, si somos pocos de familia, podemos tener para dos o tres veces.
Así que animaos a probarla, que está muy rica.
Hoy no estoy yo muy rollera, así que, sin más preámbulo, pasamos a lo que importa: la receta, jejeje:

INGREDIENTES:
Un lomo de cerdo (preferentemente, ibérico) de 1 kg o 1 kg y 1/2, bien limpio de grasa.
1 litro de leche (en casa usamos semidesnatada, aunque quedará más cremosita la salsa con leche normal)
Una cebolla grande o dos pequeñas.
Sal y pimienta blanca o rosa
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
Calentamos en una cacerola u olla grande un chorreón de aceite de oliva, y doramos el lomo por todos los lados a fuego medio-alto.

Nota: Cuando digo "por todos los lados", es por TODOS, como podéis ver en la imagen:

Así que también lo doraremos por los dos extremos, apoyándolo en un lado de la olla para que no se caiga.
Retiramos de la olla, y salamos.

Picamos la cebolla muy finita...

... y, en el aceite de dorar la carne (puede que necesitemos añadir un pelín más), la rehogamos.

Aprovechamos para desglasar (es decir, para rascar del fondo de la cazuela lo que pudiera haberse pegado al dorar la carne).
Dejamos que tome un poquito de color, sin que se queme.

Ahora volvemos a colocar el lomo en la cazuela, y añadimos la leche, la pimienta, y un pellizco de sal.

Bajamos el fuego (lo mantendremos medio-bajo), y cocinamos la carne durante una hora-hora y cuarto (depende del tamaño del lomo).

Cuando esté templada (o fría), la cortamos en lonchas.

Podemos tomarla fría o caliente, y queda muy rica con puré de patatas.
Espero que os guste.

Barquitas de calabacín rellenas de salmón


A estas alturas de la vida, creo que pocos blogueros quedarán que no conozcan a esa encantadora mexicana llamada Esmeralda... y, si no la conocéis, ya estáis tardando en visitar su estupendo blog, "RECELANDIA".
Pero es que además, Esmeralda, es enormemente generosa. Y ha organizado un sorteo increíble, en el que todos podemos participar:


(Pinchad AQUÍ para ir a la página)

Y yo, que como siempre ando más liada que la pata de un romano, no quería dejar de participar en él. Porque ella se lo merece.
¿Y cómo participar, en mi caso?. Pues con algo relleno, como os podréis imaginar, jajaja...
Esta vez, se trata de unas barquitas de calabacín. Están hechas en Thermomix, pero son fácilmente adaptables a la cocina tradicional. Os pondré también cómo se hacen sin el "aparatejo".
En fin, Esmeralda, guapa... que espero que te guste mi humilde aportación. Con todo mi cariño, estas barquitas van para ti.
Y, bueno, a los demás espero que os gusten también, jejejeje. Y animaos a participar en ese sorteo tan bueno, no os lo perdáis. La forma de participar es muy sencilla: sólo tenéis que hacer, o bien una receta salada que lleve queso, harina u orégano (basta con uno solo de los ingredientes), o una dulce que lleve vainilla, fresa o chocolate (también en este caso basta con uno solo).
En mi caso, he usado dos de los tres, sólo me falta la harina...
Y vamos con la receta.

INGREDIENTES:
3-4 calabacines medianos
1 diente de ajo
30 gramos de aceite de oliva virgen extra
1 cebolla
1 pimiento rojo
80 gramos de setas
100 gramos de salmón ahumado
Queso en lonchas que funda bien
Queso rallado
600 gramos de tomate natural rallado o de lata pelado
Sal, pimienta y orégano fresco o seco

PREPARACIÓN:
A)Con Thermomix:
Vaciar los calabacines con una cucharita o un "sacabolitas", con cuidado de no romper los "caparazones", reservar la pulpa y colocar las "barquitas" en el Varoma.
Ponemos en el vaso el diente de ajo con el aceite, y  picamos durante 6 segundos a velocidad 6.
Sofreír durante 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
Añadir la cebolla y el pimiento, y picar también durante  6 segundos a velocidad 6
Agregar el calabacín y las setas, y picar durante 4 segundos a velocidad 4


Agregamos ahora el tomate. Si es natural rallado, lo añadimos directamente, y si es entero pelado, como en la foto, picaremos durante 4 segundos a velocidad 4.
Añadiremos el orégano, la sal y la  pimienta, y programamos 14 minutos, temperaturaVaroma, velocidad 1.
Agregamos el salmón ahumado. picamos durante 2 segundos a velocidad 3, y rehogamos 1 minuto a temperatura 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Con esta mezcla rellenamos las barquitas, y cubrimos con queso en lonchas y queso rallado, como vemos en la foto.

Gratinaremos hasta que esté el queso fundido y doradito (unos 10-15 minutos a 200-220º)

B)Sin Thermomix:
Vaciaremos los calabacines, reservando la pulpa, y coceremos las "barquitas" en el microondas, unos 4 ó 5minutos a 800 W (tienen que quedar hechas, pero no demasiado blandas).
Picaremos el ajo, la cebolla y el pimiento, que queden bien finitos, y los sofreiremos en el aceite caliente. Cuando empiecen a estar blanditas las verduras, agregaremos las setas y el calabacín, y rehogaremos durante unos minutos. Añadimos al final el salmón picadito.
Después, añadiremos el tomate y las hierbas y especias, y dejaremos rehogando a fuego lento durante unos 15 minutos.
El resto de la elaboración es igual que con Thermomix.
NOTA: Si sobrara relleno, se puede congelar y reservar para mezclar con arroz blanco o pasta, ¡queda muy rico!.

Ya sé que parezco una abuela con mis consejos, pero esperad un poquitín antes de comerlos, que queman una barbaridad, jajaja.
¡Besos a todos, especialmente a Esmeralda!.

Alcachofas rellenas de gambas ("La Segunda Oportunidad")


Bueno, pues ésta va a ser una nueva sección de "El Puchero de Morguix": "LA SEGUNDA OPORTUNIDAD".
No, no voy a hablaros de aquel programa, de mi ya lejana infancia-adolescencia, en el que se enseñaba a no cometer errores en la conducción, y que empezaba con un tío que iba a toda velocidad por una carretera y se pegaba un piñazo espectacular contra una roca, pero después la imagen volvía hacia atrás, y el conductor, en esa "segunda oportunidad", podia esquivar el pedrusco (si tenéis menos de 40-45 años, ni os molestéis en intentar recordarlo, jajaja, aunque acabo de ver el comienzo en Youtube). Esto va, como no podría ser de otro modo, de recetas.

Tengo unas cuantas recetas, perdidas por el fondo del blog, de aquellos tiempos en que no me comentaba ni mi propio padre (aunque sí me leía, jajaja). Entonces, nadie me conocía, y sólo algunos amigos foreros de Mundorecetas, o de otros blogs, de vez en cuando me dejaban unas palabritas (¡qué dura es la vida del bloguero novato, jajaja!).

Excuso deciros la calidad de las fotografías, y, en muchos casos, de la presentación. Ninguna de las dos cosas ha sido nunca mi fuerte, lo reconozco... eso sí, con el tiempo y la práctica se va mejorando. Y las presentaciones van quedando más "apañás", y las fotos mejoran... aunque, eso sí, como yo fotografío lo que como a diario, no tengo tiempo material para utilizar una mejor cámara, trípodes, cajas de luz, ni para montar escenarios muy sofisticados, jajaja. Éste es un blog muy sencillito, ya lo sabéis, y una no es buena fotógrafa, para qué nos vamos a engañar.

Al grano: que me daba penilla que esas recetas, que muchas son muy ricas, se quedaran ahí, dejadas de la mano de Dios, y durmiendo el sueño de los justos,sin que las conociera nadie. Pero, al mismo tiempo, he decidido dejar las entradas antiguas, porque me hace ilusión comprobar que, aunque sólo sea un poquito, he mejorado. Vamos, esto es como las fotos ésas de "antes" y "después" de los gordos que adelgazan, los que se hacen un tratamiento facial, los calvos que se hacen un implante, jajajajaja. Las dejo ahí, como ejemplo del "antes"... y como testimonio fehaciente de que todos tenemos un pasado, jajajaja.

Así que decidí darles "una segunda oportunidad", y volverlas a publicar, con mejores fotos, con paso a paso, y con algunos toquecillos nuevos. De ese modo, se "respeta" el pasado, se mejora un poco, y se dan a conocer, que están muy ricas, y es una lástima que se queden por ahí olvidadas.

Y la primera receta que he querido rescatar del "baúl de los recuerdos" es ésta, que en su día copieteé-tuneé de Ana (Recetas de Mamá), aprovechando que todavía estamos en temporada de alcachofas.  En esta "segunda oportunidad", le he quitado el jamón, sólo la he hecho con gambas, y ha quedado deliciosa. Si la queréis hacer con jamón también, tendréis que saltearlo antes de las gambas, después añadís éstas, y el resto sería exactamente igual.


Además, he aprovechado para hacer un pequeño paso a paso.
Espero que os guste, y que las probéis, que están buenísimas. Aquí tengo un "anti-alcachofa" al que le han encantado.
Fin del rollo, por hoy (¡aleluya!)

INGREDIENTES:
(Para 3-4 personas)
6-8 alcachofas medianas
200 gramos de gambas peladas (crudas)
Un vasito de jerez, manzanilla u otro vino blanco seco
Un vaso (más o menos) de agua
2 cucharadas colmadas de maizena (o harina de trigo "normal").
El zumo de medio limón.
Sal y pimienta.
Aceite de oliva virgen extra.

PREPARACIÓN:
Si las gambas tienen la "venilla" negra (el intestino, vaya), quitádselo antes de partirlas en trocitos pequeños, pero que se "noten".
Pelamos bien las alcachofas, cortando bastante el tallo, y quitándole las hojas externas más duras.

Las rociamos con zumo de limón, reservamos hasta que el agua de cocción hierva, y después las ponemos a cocer en agua hirviendo con sal, a la que añadiremos el resto del zumo de limón.
Tardarán unos 20 minutos (para saber si están hechas, las atravesaremos con un palito de brocheta: si entra fácilmente, ya están listas).
Las escurrimos, igualamos bien el corte del tallo (para que se puedan quedar de pie), quitamos las hojas externas sobrantes, y las vaciamos con una cucharilla o vaciador, hasta que queden como una tartaleta (algo más alta). Las dejamos colocadas en una fuente resistente al horno.

Mientras tanto, preparamos el relleno: partimos las gambas, como he dicho, en trozos pequeños, pero no excesivamente chicos.
En una sartén profunda, calentamos un chorrito de aceite, y vamos rehogando las gambas.

Cuando cambien de color, añadimos la maizena o harina, removemos bien con una cuchara de madera, y rehogamos también unos minutos, dándole vueltas, para que pierda el sabor a crudo.

Añadimos el vino, y seguimos removiendo.

Ahora iremos agregando poco a poco el agua, sin dejar de remover...

... hasta que obtengamos una mezcla con una consistencia un poco cremosa. Probamos el punto de sal, y salpimentamos.
Con esta mezcla, rellenaremos las alcachofas.

Y las gratinaremos unos 10-12 minutos, hasta que se doren.
Aquí, foto del "corte", jejeje...

Un beso a todos.

Ensalada de pimientos asados, ventresca y surimi al ajillo


Bueno, pues parece que POR FIN hace un tiempo estupendo, y no llueve.
Así que, aunque ande un poco escasita de tiempo, siempre se puede sacar un ratito para traeros una ensalada riquísima.
La verdad es que lo de los palitos de surimi al ajillo fue todo un descubrimiento: están ricos para tomarlos solos, para rellenar tartaletas, para hacer canapés... Y para esta ensalada, que nos encantó.
Podemos tomarla templada o fresquita, está rica de las dos maneras.

INGREDIENTES:
1 pimiento rojo grandecito, o dos medianos.
Un bote o lata de ventresca de atún (también queda rica con un bonito en conserva de buena calidad)
9 palitos de surimi
2 huevos cocidos
1 diente de ajo para los pimientos y 2 para el surimi.
Aceite de oliva virgen extra
1/4 de pastilla de caldo de verduras
Sal, pimienta y orégano (seco o fresco).
Opcional: una guindilla

PREPARACIÓN:
En primer lugar, asaremos los pimientos. Si no tenéis tiempo, podéis comprar un bote de pimientos asados, pero yo los aso siempre en casa. Suelo preparar mucha cantidad, y después congelo.
AQUÍ os explico cómo asarlos, y cómo dejarlos en reposo para que suelten el jugo, que después recogeremos y colaremos.
Los pimientos los pelamos, los cortamos en tiras, picamos el ajo muy finito, y lo rehogamos en un chorrito de aceite de oliva. Cuando notemos el olorcillo a ajo frito, añadimos los pimientos y el orégano, y los rehogamos unos minutos.
Agregamos después el jugo de los pimientos, la pimienta recién molida, y la pastillita de caldo. Y dejamos que se cocine a fuego medio-bajo unos 5 minutos.
Por otra parte, coceremos los huevos.
Y, en cuanto al surimi al ajillo, lo prepararemos de la siguiente forma:
a)Con Thermomix:
Ponemos los palitos de cangrejo en el vaso de la Thermomix, y los picamos, programando 3 segundos, velocidad 4 CON GIRO A LA IZQUIERDA. Comprobamos si han quedado picaditos por igual, y si es necesario programamos otros 3 segundos más, y los reservamos.
Ponemos 30 gramos de aceite en el vaso, y programamos 6 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.
Ahora añadimos los ajos, y los picamos durante 6 segundos a velocidad 5 (no os olvidéis de poner el cubilete para que no salte el aceite caliente). Y programamos 4 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.
Añadimos, en su caso, la guindilla (sin semillas, para que no pique demasiado), y programamos 1 minuto, temperatura 100º, velocidad 1.
Y agregamos los palitos reservados, y programamos 3 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Retiramos la guindilla.
b)Sin Thermomix: desmenuzamos los palitos de surimi con las manos, para que queden hilitos. Rehogamos los ajos bien picaditos y la guindilla durante 3-4 minutos, y añadimos después los palitos de surimi, removemos bien, y rehogamos durante 3 minutos.
Con todos los ingredientes, montamos la ensalada: ponemos en una ensaladera o fuente honda los huevos cortados en rodajitas, los pimientos (con su caldito), la ventresca o bonito en trozos, y, por encima, el surimi al ajillo. Si se quiere, se añade un chorrito más de aceite, y un poco de sal.
Dejamos enfriar un poquito (si la queremos consumir templada) o refrigeramos en la nevera (si la preferimos fresquita).
Espero que os guste.

Feliz fin de semana a todos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...