Bizcocho de aceite de oliva y almendra... sin azúcar ("La Segunda Oportunidad")


Y vamos con "La Segunda Oportunidad" del mes de agosto. En este caso, la nueva oportunidad no se debe a la falta de comentarios (no es que tuviera muchos la vieja entrada, pero, al menos, era algo más digno que las anteriores, jajaja). Tampoco a la foto, aunque la verdad es que la anterior, aparte de mala, no hace justicia al bizcocho, así que tampoco le viene mal un cambio.
La nueva oportunidad se debe a que, en este caso, he adaptado el bizcocho para hacerlo con edulcorante. En mi caso, sabéis que suelo utilizar tagatosa, aunque también quedará bien con sucralosa, Sugarsol, o algún otro edulcorante de los que permite el horneado. Con la tagatosa, sólo tenemos que recordar que hay que poner la mitad de cantidad que de azúcar (quizá un pelín más, si el personal diabético es muy dulcero, cosa que suele suceder), y que la temperatura de horneado es más baja (165 a 170º en lugar de los 180º que normalmente empleamos para los bizcochos.
El bizcocho, en cualquier caso, es una auténtica delicia. La receta original es de Paco Torreblanca, así que tiene todas las garantías.
Como ya parece que no tenemos los calores infernales de hace una semana, animaos a encender el horno y lo probáis. Aquí tenéis el enlace a la versión "azucarada".
Y por hoy os dejo, que continúo con "okupas", aunque esta vez por poco tiempo, jajaja.


INGREDIENTES:

- 4 huevos L (aproximadamente 220 gramos).
- 100 gramos de tagatosa u otro edulcorante apto para hornear
- 150 gramos de leche.
- 175 gramos de aceite de oliva de 0,4º de acidez.
- 190 gramos de harina.
- Un sobre de levadura química.
- 80 gramos de almendra molida (La receta original recomienda que la almendra se muela con su piel, pero yo utilicé una bolsa de almendra pelada molida. En cualquier caso,trituradla muy bien)
- Ralladura de medio limón.
- Una pizca de canela molida.
-Una cucharadita de vainilla (opcional)
-Mantequilla y harina para encamisar el molde.

PREPARACIÓN:
-Si molemos nosotros la almendra, procurad que quede muy finita. En Thermomix, le damos varios golpes de turbo hasta que quede totalmente molida. Y reservamos.

-Antes de iniciar la preparación, pesamos el aceite y la leche (porque después lo añadiremos "sobre la marcha").
- Ponemos en el vaso la canela, el azúcar y la piel de limón, y pulverizamos en velocidad progresiva 6-8-10.
-Añadimos los huevos (y, en su caso, la vainilla), ponemos la mariposa, y programamos 4 minutos, temperatura 37º y velocidad 3 ½.
-Cuando termine, programamos 1 minuto a velocidad 3 y vamos dejando caer poco a poco el aceite, después la leche.

- Añadimos la harina tamizada junto con la levadura y la almendra...

... y programamos 5 segundos a velocidad 3. Acabamos de mezclar con la espátula.
- Vertemos en un molde previamente engrasado y espolvoreado con harina.


- Hornear a 165º durante 35 minutos aproximadamente (puede tardar más, según hornos).
-Cuando esté hecho (pinchamos con un palito de brocheta y, si sale seco, ya está cocido), lo sacamos. Dejamos enfriar unos 15 minutos, desmoldamos con cuidado...

... y envolvemos bien en papel film. De esta manera, garantizamos que se conserve bien jugoso mucho más tiempo.
Ideal para un buen desayuno o merienda.


Que tengáis un buen fin de semana, que ya no queda nada... Y, los que os reincorporáis al trabajo, ánimo.

Gambas salteadas con champiñones y jamón


Poco a poco, se va terminando el mes de agosto, y, para muchos, llega el final de las vacaciones.
Pero siguen siendo fechas en las que apetece poco complicarse la existencia a la hora de cocinar, porque, aunque hayamos vuelto a casa, son muchas las cosas que hay que organizar antes de que empiece la "vida normal".
Así que yo, siguiendo mi línea habitual, os traigo una receta sencilla (y creo que muy rica), que incluso os puede venir bien para un picoteo en alguna de esas comidas o cenas de "fin de verano".
A nosotros nos ha encantado. Eso sí, os recomiendo que utilicéis gambones, o gambas grandecitas. Podemos usarlas también congeladas (siempre que sean de buena calidad, y con un tamaño decentillo).
¡Ah, y no os olvidéis de lavar bien los champiñones!. Que no les quede esa tierrecilla tan desagradable... (y tan poco sana, jejeje).

INGREDIENTES:
300 gramos de gambón o gambas peladas.
80 gramos de jamón ibérico en taquitos
100 gramos de champiñones.
Media cebolla
1 diente de ajo grandecito.
Un chorreón de vino blanco seco (utilicé "Barbadillo", concretamente, el "Castillo de San Diego").
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN.
Picamos en juliana muy finita la cebolla y el ajo.  Y los rehogamos con un chorreón de aceite de oliva, a fuego medio.

Cuando la cebolla se ponga transparente y se vaya ablandando, agregamos el jamón. Rehogamos unos 3 minutos.

Añadimos el champiñón laminado, limpio y seco. Dejamos rehogar 2 minutos a fuego un poco más vivo.

Bajamos el fuego, añadimos el vino blanco, la sal (con precaución, que el jamón ya da bastante sal), y la pimienta, dejamos que se evapore el alcohol (1 minuto, más o menos)...

... tapamos la sartén o cazuela, y cocinamos todo a fuego medio-bajo durante 5 minutos.
Destapamos, añadimos las gambas, y salteamos todo a fuego medio durante 2-3 minutos (lo justo para que las gambas cambien de color). De este paso no hay foto, ¡se me olvidó!.
Servimos enseguida.

Con una cervecita o un vinito blanco, están deliciosas.
Espero que os gusten, y feliz semana a todos.

Merluza en salsa de tomates y pimientos secos.


Como veis, lo prometido es deuda: ¡segunda entrada "no ensaladil" consecutiva!.
Y eso que sigue haciendo calor, sobre todo por el centro y suroeste de España (¿"ande" andará el meteorólogo francés, el que predijo el verano más frío desde 1810?).
Pero, bueno, también hay que comer algún que otro plato calentito, de vez en cuando, jejeje.
Esta receta es también muy sencillita, pero la merluza queda sabrosísima con esta salsa. La clave está en no cocinar el pescado demasiado tiempo, como os digo en la receta.
A veces le añado unas colitas de gambas peladas, pero también está muy rica sin ellas.
Hoy ando un poco liadilla de tiempo, porque a mí se me suelen complicar más las cosas en verano en el trabajo, así que no me enrollo más, y os dejo con la receta.



INGREDIENTES
1 rodaja de merluza por persona
Gambas peladas (opcionales)
Aceite de oliva virgen extra
1 cebolla
2 pimientos secos
2-3 tomates secos
1 tomate (fresco)
1 zanahoria chica (opcional: a veces se la he puesto y a veces no)
1 diente de ajo grandecito
Sal y pimienta
1 vasito de vino blanco seco (utilicé "Barbadillo")
Agua

PREPARACIÓN

Picamos el ajo, la cebolla, la zanahoria (si la ponemos), los tomates secos y los pimientos secos, y ponemos  todo a sofreír en una cazuela baja y ancha a fuego medio-fuerte, con un chorreón de aceite de oliva. No hace falta que lo troceemos en pedacitos muy pequeños, salvo en el caso de los tomates y pimientos, que se cocinarán mejor si no son muy grandes.


A media cocción, añadimos el tomate troceado. Rehogamos un ratito, con el fuego un poco más fuerte. 

Cuando se empiece a dorar la verdura, agregamos el vino.  

Dejamos evaporar alcohol (unos 3-4 minutos). Añadimos un vaso de agua, y reducimos la salsa a fuego medio, durante unos 10-15 minutos.


Trituramos la salsa.  En Thermomix, programaremos 1 minuto a velocidad progresiva 6-8.

Ponemos la salsa en la cazuela, y colocar las rodajas o lomos de merluza salpimentados. Las cocinamos a fuego medio-suave.

A los 5 minutos, damos la vuelta a las rodajas. En total, no deberíamos cocinarlas más de 10 minutos. Si ponemos gambas, las añadiremos en los 2-3 últimos minutos de cocción. 

Espero que os guste.
Un beso a todos.

Espaguetis con salsa de tomates cherry (El cumpleaños de Alejandra)


Y ya tenemos aquí el cumpleaños de Alejandra, que seguro que ahora mismo estará muy preocupada pensando que cumple muchíííísimos años ...¡y yo la mato, jajaja, que podría ser su madre!(un poco precoz, eso sí, pero como poder, podría, jajaja).
Cuando era pequeña, recuerdo que mis amigas que cumplían años en agosto se quejaban de que nadie se acordaba de la fecha: hay que tener encuenta que es verano, y estábamos todos de vacaciones, y en aquella época no había ni móviles, ni whatsapp, ni internet, ni leches (recordad que soy contemporánea del "Hombre de Atapuerca").
Pero los tiempos han cambiado mucho, y hoy, por mucho que estemos a mitad de agosto, ninguna nos olvidamos de esta fecha.... ni tampoco nos olvidamos de la celebración.
Esto del "cumple del mes", que dice Alicia, siempre hace ilusión. La que cumple, lo espera, se emociona y se alegra; y las demás, pasamos un buen rato planeando qué haremos en cada caso (algunas, además, aprovechan para ponerse de los nervios, pensando que no llegaremos a tiempo, jejeje... pero al final, siempre sale bien).
En esta ocasión, hemos decidido celebrarlo preparando una receta de la "ojomeneada" homenajeada, pero... ¡qué difícil resulta elegir solamente una!. ¡Hay tantas, y tan ricas...!.
Así que, después de leer mucho, me decanté por este plato de pasta, que tenía una pinta espectacular.
Y he de decir que no me he equivocado: nos ha gustado tanto, que a partir de ahora se va a convertir en un "fijo" en esta santa casa, ¡qué cosa tan rica!.
Sólo le he hecho un tuneo mínimo (añadir un chorrito de vino blanco a la salsa, y reducir un poco el caldo, porque he preparado menos cantidad de pasta). Y, como Alejandra, he utilizado unos tomates cherry que saben "a algo" (no lo hagáis con tomates "plasticosos", que la receta perderá muchísimo). Yo suelo comprar los "Divino" de Supercor, o los Kumato de Carrefour.
En fin, guapa, ¡muchísimas felicidades!. Que disfrutes de tu día, que sigas cocinando cosas tan ricas, y que nosotros lo veamos, jejeje.
Un beso grande.

INGREDIENTES:
(para 2-3 personas)
-  250 gr de espaguetis (Yo uso integrales de espelta, o de trigo duro integral)
-  Aceite de oliva virgen extra
- 1 cebolla picada
- 2 tazas de tomates cherry, cortados por la mitad, o en 3 trocitos si son un poco más grandes (he utilizado tazas de desayuno)
- 200ml de caldo de pollo (yo he puesto un vasito de caldo, y un chorreón de vino blanco, porque cociné menos cantidad que Alejandra, que puso 400 gramos de pasta. En otra ocasión, al no tener vino blanco, lo sustituí por Pedro Ximénez, y quedó también deliciosa la salsa)
- Queso parmesano o emmental rallado, o mezcla de quesos
- Hierbas provenzales, y ajo en polvo.
-1 cucharadita de edulcorante (o azúcar, en este caso quizá haga falta un poco más) 
-1 cucharadita de sal (más un pellizco para cocer la pasta).
-Orégano seco

PREPARACIÓN:
Picamos la cebolla en juliana muy finita, calentamos un chorreón de aceite de oliva (unas 2-3 cucharadas), y la ponemos a pochar a fuego lento hasta que esté transparente.

Entonces, agregamos los tomatitos, bien lavados y partidos.

Añadimos la sal, el edulcorante o azúcar, las hierbas provenzales y el ajo molido, y un poquito más de aceite.

Removemos, agregamos el vino y el de caldo y rehogamos durante 3 minutos a fuego más fuerte.

Entonces, tapamos, añadimos algo más de caldo si fuera necesario (yo le añadí un pelín más), y cocinamos a fuego más suave durante unos 8 minutos.
Mientras tanto, cocemos la pasta, durante un pelín menos de tiempo que lo que indica el paquete (los integrales tardan más). La escurrimos, y la mezclamos con la salsa en la sartén, dejando cocer todo junto durante 2-3 minutos para que se impregne bien la pasta de los sabores.

Espolvoreamos con un poco más de orégano seco, y con el queso, y servimos.

Podemos servir más queso rallado aparte, por si los comensales quieren añadirle un poco más.

¡A comer!.
Espero que os guste, y de nuevo mil felicidades, Alejandra.

Ensalada de arroz con picadillo de verduras y salmón, a la vinagreta de eneldo




Y, en este día de la Asunción, o de la "Virgen de agosto" (por cierto, felicidades a las Asunciones, Reyes, Begoñas, Palomas, y demás que hoy celebren su santo), doy por terminado el culebrón "Ensaladas de verano", jejejeje. Juro solemnemente que la próxima receta que publique NO será una ensalada.
Pero es que son tan socorridas, y me gustan tanto, que no lo puedo evitar, jajaja.
Además, quizá los que nos movemos por estos mundillos no lo podamos creer, pero no os imagináis la cantidad de gente que, cuando piensa en "ensaladas", no sale de la tradicional lechuga, tomate, atún, huevo duro y cebolla, a veces con un poquito de zanahoria rallada, y aliñado todo con aceite, vinagre y sal... y punto pelota.
Así que, si este coñazo ensaladil que habéis padecido sirve para dar ideas a aquellos a quienes no se les ocurre nada nuevo, o para que algunos no tengáis que pensar mucho, que con estos calores se agradece lo de poder descansar la mente, pues bienvenido sea, jejeje. Pero tranquilos: con ésta, termino.

Ésta no es sino una de las múltiples variantes de la ensalada de arroz. Pero los ingredientes que lleva hacen que sea fresquita y nada pesada.

INGREDIENTES
Arroz (para 3-4 personas, basta con una taza de desayuno llena)
1 pimiento verde italiano
1 pimiento rojo
1 tomate
100 gramos de salmón ahumado (mejor en taquitos que en lonchas; hay varias marcas que lo venden cortado más grueso, como "Royal" o "Ahumados Domínguez").
Sal y pimienta
Para la vinagreta: Aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez (en proporción de 1 cucharada de vinagre por cada 3 de aceite, salvo que el vinagre sea muy viejo, en cuyo caso pondríamos menos cantidad), y eneldo seco.

PREPARACIÓN:
Cocemos el arroz. AQUÍ os cuento cómo lo cuezo en Thermomix; para cocerlo en la forma tradicional, llevamos abundante agua a ebullición, con un pellizco de sal y un chorrito de aceite (si usamos 1 taza de arroz, pondremos 3 de agua, o quizás un pelín más), agregamos el arroz, cocemos durante unos 14-15 minutos según el tipo de arroz, escurrimos, y pasamos por agua fría, después reservamos.
Picamos en cuadritos pequeños (pero no pequeñísimos: se tienen que "notar") el salmón y las verduras, y lo mezclamos con el arroz. Salpimentamos.
Preparamos la vinagreta, batiendo bien el aceite, el vinagre y el eneldo hasta que emulsionen. Aliñamos la ensalada, y refrigeramos.
Servimos fresquita, aunque conviene sacarla de la nevera un poquito antes de comer, para que tenga más sabor.

FIN DEL CULEBRÓN ENSALADIL DE 2013. Espero que, al menos, alguna ensalada os haya gustado, jejeje....
Un beso, y feliz día festivo a todos.

Ensalada de patata, tomate y langostinos al ajillo


"La tonta las ensaladas" ataca de nuevo, jejeje. ¡Me vais a odiar este verano! (y todavía me quedan por subir, jajaja).
Pero es que no me queda otro remedio. Hace calor, ando más liada que la pata de un romano, hay "okupas" sucesivos, el trabajo se complica... y lo más socorrido y apetecible, lo que no suele protestar nadie, es una buena ensaladita.
Ésta es de las muy simples, tres ingredientes, y nada más. Además, yo simplifiqué la preparación, porque añadí un paquete de langostinos al ajillo ya preparados. Pero, si no se dispone de ellos, se preparan en casa.
Me enrollo poco, porque la receta es más que fácil, y porque ya os digo que tengo este verano la vida un poco complicadilla. Así que vamos a la ensalada.

INGREDIENTES
Tomatitos cherry (que sepan a algo: yo recomiendo los "Divino", que venden en Supercor, y los Kumato de Carrefour).
Patatas
Gambas o langostinos (como os he dicho, podemos comprarlos ya preparados al ajillo, o hacerlos nosotros. En este segundo caso, necesitaremos uno o dos dientes de ajo picaditos, y una guindilla, que retiraremos después).
Sal
Para la vinagreta: aceite de oliva virgen extra, vinagre (en una proporción aproximada de 3-4 cucharadas de aceite por una de vinagre, dependiendo de lo fuerte que éste sea), y perejil picadito.

PREPARACIÓN:
Cocemos las patatas, las pelamos, y las cortamos en cuadraditos (no muy pequeños).
Para preparar los langostinos o gambas al ajillo: los pelamos, calentamos un chorreón de aceite de oliva, sofreímos los ajos picaditos, y cuando empiecen a estar aromáticos pero sin que tomen color, añadimos los langostinos y la guindilla, y rehogamos unos 2-3 minutos.
Cortamos los tomatitos en 2-3 trozos. Colocamos las patatas, los tomates y los langostinos en una ensaladera, y salamos. Preparamos la vinagreta, batiendo el aceite, el vinagre y el perejil hasta que emulsionen, y aliñamos.
Servimos fresquita.

¡Espero que os guste, y que tengáis buena semana!.
Un beso.

Ensalada de garbanzos, tomatitos y atún con mayonesa


Hoy sí que hace calor.
Pero un calor horroroso, de ésos que aplatana, que te deja sin ganas de nada, salvo de estar metido en el agua o encerrado en un lugar con aire acondicionado.
Vamos, el día más adecuado para estar trabajando, jajajaja... Con alerta amarilla incluida.
Bueno, mejor no nos quejemos tanto, y vamos a buscar un platito adecuado para estas temperaturas asfixiantes.
En verano, a veces descuidamos el consumo de legumbres, que deberíamos tomar una vez por semana, porque, evidentemente, no están las temperaturas ni los cuerpos humanos como para zamparse un platito de potaje, cocido, fabada, puchero, olla alicantina, o similares. Así que debemos encontrar recetas adecuadas, que nos permitan consumirlas sin sudar como pollos o morir asados en el intento.
Y ésta es una de ellas. Una deliciosa, fresquita y completa ensalada.
Aunque reconozco que alguna vez he sucumbido a la comodidad de los garbanzos "de bote", al final me dejé convencer por Belén, y suelo cocer una buena cantidad, para emplearlos como fondo de congelador. Hago como ella explica: los que voy a congelar, los pongo en tuppers, cubiertos con el caldo de cocción, y los dejo enfriar antes de introducirlos al congelador  (y el resto del caldo, también lo congelo, que es muy útil para sopas, arroces de verduras...). Cuando los necesitamos, descongelamos a temperatura ambiente, y los utilizamos para lo que queramos.
Por lo tanto, dejémonos de rollos, y vamos a la receta, cocción de garbanzos incluida. Si preferís "los de bote" o no tenéis tiempo de cocer garbanzos, no hay problema (salvo que os coja Belén por banda, jajaja).
En casa ha gustado mucho. Algunos dicen que les da igual que no lleve atún, a mí me parece que con atún queda muy rica. A gusto del consumidor, jejeje.

INGREDIENTES:
Garbanzos (no importa que sobren: los podemos congelar)
1 ó 2 latitas de atún en aceite, bien escurrido (lo podemos dejar en un colador para que suelte el exceso de aceite).
Tomatitos cherry, o tomate "normal" (que sean sabrosos).
Sal y pimienta.
Mayonesa al gusto.
Para cocer los garbanzos: una cebolla, una o dos zanahorias, un puerro (opcional), una hoja de laurel, sal, media pastilla de caldo de verduras, un chorrito de aceite, y agua.

PREPARACIÓN:
Primero, coceremos los garbanzos. Los pondremos a remojo con al menos 10 horas de antelación, y después los escurrimos bien.

Los ponemos en la olla rápida, echamos un chorrito de aceite, y los movemos bien. Así evitaremos que se desprenda la piel.

Los cubrimos generosamente de agua, añadimos la cebolla y el puerro troceados (en la foto no hay puerros), las zanahorias peladas y troceadas, la media pastilla de caldo, la hoja de laurel y sal.

Tapamos la olla (tengo una WMF), y cocemos con todas las rayitas de presión fuera, durante 30-35 minutos (en zonas de agua dura, como la que tengo la desgracia de padecer, recomiendo 35).
Dejamos que la olla pierda presión de forma natural. Después, escurrimos los garbanzos (y conservamos el caldo, que nos vendrá bien para congelar solo o con las legumbres que nos sobren), y dejamos enfriar un poco en un bol.
Salpimentamos, y añadimos los tomatitos troceados, y el atún troceado y escurrido.
Aliñamos con mayonesa al gusto, y refrigeramos. Servimos fría, o fresquita.

Un beso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...