Ensaladas y pasteles salados para las celebraciones navideñas:un paseo por la red.




Tanto las ensaladas como los pasteles salados son entrantes muy apropiados para nuestras mesas navideñas. Las ensaladas sirven como un entrante más ligero para comidas que, ya de por sí, son copiosas; y los pasteles resultan muy decorativos, y son cómodos de preparar, puesto que, en general, se pueden hacer con antelación, e incluso los que se toman calientes y recién hechos podemos tenerlos listos con varias horas de adelanto, limitándonos a hornearlos poco antes de servirlos.
En mi paseo por la red Facilísimo de esta semana, he encontrado todas estas ideas, que os pueden ser útiles este año para vuestras celebraciones. Tenéis recetas muy variadas, para todos los gustos y al alcance de todos los bolsillos y habilidades culinarias.
Pinchando en las fotos accederéis a las recetas.

1) Ángeles, del blog "El Ágora de Ángeles", nos ha preparado esta rica y vistosa piña rellena de cóctel de marisco.



2) Cósima Piovasco, de "Las cosas de Cósima" nos presenta un magnífico soufflé de huevas de trucha.


3) Entre los pasteles salados de mi blog, he elegido este pionono inglés, delicioso, y que podemos preparar con antelación.


4)Ettore, de "Bavette", nos muestra hoy esta preciosidad de ensalada de bogavante con mango y aguacate. Todo un lujo para nuestras mesas navideñas.


5)¿Quién puede resistirse a un delicioso hojaldre?. Chusa Tárraga, de "Bienmesabe", nos ofrece este hojaldre relleno de setas y jamón al Pedro Ximénez.


6)Alicia, de "Olor a Hierbabuena", nos trae una auténtica delicia: esta ensaladilla de patatas y langostinos, que gustará a todos.


7)Yolanda, de "Dulces sueños", presenta estas caracolas de brioche saladas. ¡Buenísimas!.


8)Javier Romero nos ofrece esta maravilla de pastel de pescado.


9) Jose, de "Aisha Kandisha", ha preparado hoy una Torta Pascualina, ¡me encanta!.


10)Y, por último, yo os dejo con "el 2 x 1" de hoy: esta ensalada de marisco, un clásico en casi todas las celebraciones de mi casa.


Espero que disfrutéis tanto como yo de mi paseo por la red, y feliz fin de semana a todos.

Sopa minestrone


Hacía tiempo que tenía ganas de preparar una sopa minestrone. Y, hace un mes, con ocasión de la celebración de un reto culinario, pude disfrutar de un montón de versiones de este riquísimo plato italiano.
Al final, me decanté por la de Suny, aunque, como siempre, le he hecho algún "tuneo", en esta ocasión para adaptarla a los gustos de mi casa (que son poco "verduleros", así que añadí más jamón).
Además, esta semana tenía que aprovechar el estupendo regalo que recibí a través de la Red Facilísimo: un enorme cajón de verduras variadas de "Vive la Fruta" (que,dicho sea de paso, me han encantado: todo tiene una buenísima calidad). Había de todo: patatas, lechugas, zanahorias, puerros, tomates, cebollas, ajos.... (y más cosas, que voy utilizando en otras recetas).
Así que, ¿qué mejor ocasión para ponerse manos a la obra y preparar esta deliciosa sopa?.
En casa ha gustado mucho (y ya os digo que "el contrario" no es de verduras, así que supone todo un triunfo, jajaja).
No es una sopa complicada de hacer. Eso sí, resulta laborioso lo de picar todas las verduritas, pero el resultado merece la pena, no hay punto de comparación cuando usamos buenas verduras naturales.
Como consejo, conviene que, antes de empezar la preparación, tengamos todas las verduras ya picadas. Esto nos evitará tener que andar con "prisas".
Con estos fríos, es un plato que se agradece. Y, además, podemos adaptarlo a las verduras que nos gusten o de las que dispongamos. Por ejemplo, suele llevar apio, pero es de las pocas cosas "de comer" que no soporto, así que lo suprimí, pero, si os gusta, lo podéis añadir. Incluso es adaptable para vegetarianos, si suprimimos el jamón o bacon.

INGREDIENTES:
1 diente de ajo
1 cebolla mediana
1 calabacín mediano
2 zanahorias
1-2 tomates maduros
1 puerro
100 gramos de champiñones.
130 gramos de jamón ibérico o bacon en tiritas (la receta de Suny lleva bacon, y menos cantidad, unos 60-70 gramos, pero en casa gustan los "tropezones" de jamón)
Unas cuantas hojas de lechuga (unos 70 gramos)
Acelgas (yo no le puse, pero también utilizaríamos unos 100 gramos)
1 patata mediana
100 gramos de judías verdes (no le puse porque no tenía)
80-100 gramos de pasta corta (utilicé "tiburones" del número 0) También podemos sustituir la pasta por arroz.
1 litro y medio de caldo de verduras, pollo o carne
Sal y pimienta recién molida
Aceite de oliva virgen extra
Hojas de albahaca picada
Queso parmesano rallado.

PREPARACIÓN:

En primer lugar, lavamos, pelamos y cortamos las verduras. Los champiñones los cortaremos en láminas finas, y los partiremos en varios trozos si son grandes. El puerro lo cortamos en discos (si es grande, lo picamos). El calabacín, la patata y las zanahorias los pelamos y cortamos en cubitos pequeños; el tomate lo pelaremos y cortamos también en daditos; la cebolla se pica en juliana fina; el ajo lo picamos muy pequeñito; si usamos judías verdes las cortamos en trocitos de unos 2 cms.; y las verduras de hoja las troceamos.
Una vez tengamos todo picadito, empezamos la elaboración.
Ponemos un chorreón de aceite en una cazuela honda, y rehogamos el ajo.

Cuando empiece a desprender aroma, y antes de que se dore, agregamos la cebolla y el jamón o bacon.

Añadimos un poquito de sal, subimos un poco el fuego, y cocinamos a fuego medio durante unos 5 minutos.
Ahora agregamos el puerro y la zanahoria (si ponemos apio, es el momento de añadirlo), removemos bien, bajamos un poco el fuego, y rehogamos durante otros 5 minutos.

Añadimos el calabacín (y si las ponemos, las judías verdes y los TALLOS de las acelgas-no las hojas, que se agregan más tarde, porque son de menor dureza-), y cocinamos durante otros 3 minutos.

Después añadimos los champiñones, removemos bien, y dejamos que se cocine durante 2 minutos.

Vamos a agregar ahora los tomates, la lechuga (y, en caso de utilizarlas, las HOJAS de las acelgas), salpimentamos, removemos bien, y rehogamos otros 5 minutos.

Por último, añadimos las patatas (podemos también poner guisantes congelados, sin necesidad de descongelarlos), mezclamos todo, y cocinamos durante otros 3 minutos.
Agregamos el caldo, dejamos que hierva, y cuando llegue a ebullición, bajamos el fuego y dejamos cocinar a fuego suave durante unos 20-25 minutos, hasta que las verduras estén tiernas.

Por último, agregamos la pasta, y la cocemos durante el tiempo que nos indique el envase (la pasta corta suele tardar de 7 a 10 minutos, según la variedad y según nos guste de hecha; el arroz tarda un poco más, unos 13-15 minutos).
Y servimos con la albahaca y el queso parmesano.

¡A disfrutar, que con estos fríos sienta muy bien un platito de sopa.!.
Este post ha sido redactado según el CÓDIGO DE CONFIANZA C3C:

Un paseo por la Red: ¡Pimientos, muchos pimientos!.


Quienes conocen mi blog ya saben de mi amor por los pimientos.
Es algo que ya sirve como “guasa” permanente: Morguix y sus innumerables recetas pimientiles, jajaja.
Por eso, mi segundo post colaborativo en la “Red Facilísimo” (no me atreví a que fuera el primero, para que no hubiera demasiado cachondeo), contiene una recopilación de estupendas recetas con pimientos que he encontrado por la red.
Sí, aunque os riáis, el pimiento es muy versátil, y tiene muchas posibilidades en la cocina.
Si no me creéis, echad un vistazo a todas estas recetas que he encontrado en mi paseo por la Red, ¡y disfrutad de los platos tan deliciosos que pueden crearse con unos sencillos pimientos!.

Dolors, del “Blog de cuina de la Dolorss”, nos trae este aperitivo tan sencillo como original y rico, ¿imaginabais que unos pimientos podrían rellenarse de tortilla?:



Alicia, de Olor a Hierbabuena, nos presenta unos deliciosos pimientos italianos rellenos de carne y arroz, receta de su madre:



Y una, que es rellenadora compulsiva (no lo puedo evitar)… pues os traigo estos pimientitos rellenos de brandada de bacalao y gambas, en salsa de setas.



Pero, aunque a veces en mi blog pueda parecer lo contrario, no sólo de pimientos rellenos vive el hombre, jajaja. También podemos utilizarlos para hacer una apetecible crema fría de pimientos, como la que nos muestra Ángeles, de “El Ágora de Ángeles”.

¿Qué tal si los utilizamos para hacer una salsita?. Eso ha hecho Jose, de “Aisha Kandisha”, que nos ha preparado unos lomos de bacalao gratinados con salsa de piquillos.



Nuria, de “Con tu pan te lo comas”, ha cocinado una “Coca de trampò”, uno de los platos más típicos de la cocina mallorquina (¡buenísima!).


También quedan muy bien los pimientos con la pasta. Así nos lo demuestra Beatriz, de “2 mandarinas en mi cocina”, con estos riquísimos tagliatelle con salsa de pimientos.


Loli, de Fácilutil, nos ha traído esta delicia de ensalada de pimientos asados con bacalao.


Ettore, de Bavette, tan artista como siempre, nos trae una “peperonada”… con una presentación de lujo.



Y aquí tenéis la “propina”, de nuevo sacada de mi blog.Podía sacaros unas cuantas más, pero por esta vez voy a ser buena y no os daré mucho la lata, jajaja. Eso sí, os dejo estos rollitos de pimiento rojo rellenos de crema de salmón y queso, que creo que os gustarán.



¡Que disfrutéis de vuestro “paseo pimientil” por la red!.

Un besote, y feliz fin de semana.

"San Jacobos" de setas



Siempre me han encantado las setas. Y, a pesar de que "mi contrario" no es demasiado aficionado a ellas, intento utilizarlas en mi cocina todo lo que puedo (a ver si, poco a poco, se va aficionando, jajaja).
Por desgracia, no vivo ahora en una zona muy setera. En los comercios, salvo en contadas ocasiones, una tiene que limitarse al tradicional champiñón, las setas de ostra o "Pleurotus Ostreatus", las shii-take, el champiñón Portobello (y no siempre), y, en temporada, níscalos, boletus y poco más.
Quizá en el interior de la provincia sea más fácil  recolectarlas, pero, en cualquier caso, mis conocimientos micológicos son prácticamente nulos, así que JAMÁS consumiría una seta que encontrara en el bosque, salvo que contara con el asesoramiento de un experto en la materia. Porque, con el despiste que yo tengo, capaz sería de comerme una "Amanita Phalloides"... en cuyo caso, ya no se publicarían aquí más recetas, o bien el título del blog se cambiaría por "El Puchero de San Pedro y Morguix", jajaja.
Así que tengo que limitarme a lo que encuentro por los comercios de la zona. Y, desde que vi esta receta en el blog de Conchi, "Cocinando Setas" (imprescindible para todos los amantes de las setas), estaba deseando hacerla. Lamentablemente, no puedo disponer de macrolepiotas, con las que resultaría mucho más sabroso; por lo tanto, acudí a las socorridísimas "Pleurotus Ostreatus" (que localizaréis en cualquier frutería o supermercado fácilmente). Eso sí, hay que elegir ejemplares más bien grandecitos (más que nada, por la "trabajera" que supone tener que ir haciendo un montón de "mini-San Jacobos" para toda la familia, jajaja).

Con esta receta quiero participar en el reto de noviembre de la comunidad "Comer Especial", en Google + (pinchando AQUÍ accederéis a la comunidad).
Debo deciros que ha sido todo un éxito. Incluso mi marido, que cuando apareció por la cocina y vio las setas puso la cara típica de "Ya está ésta con sus experimentos raros", dijo que estaban exquisitos. Y os aseguro que, si no le gusta algo, no disimula en absoluto, jajaja.
No quiero ni imaginarme lo ricos que estarían con setas de más "nivel", pero incluso con éstas "de andar por casa" resultan un bocado delicioso, altamente recomendable.

INGREDIENTES:
Setas "Pleurotus Ostreatus", o Macrolepiotas, u otra seta grande y más bien plana.
Jamón y queso en lonchas
Harina, huevo y pan rallado para rebozar
Sal y aceite de oliva.

PREPARACIÓN:
Limpiamos las setas, cortamos los pies lo más "al ras" que podamos, y las salamos por la parte de las láminas.

Las emparejamos por tamaños (yo tenía una tremendamente grande, "desparejada" y la partí por la mitad).
Si usamos las setas de ostras, como contienen mucha agua, yo recomiendo que las pasemos un poquito por la plancha, lo justo para que pierdan ese exceso de líquido.

Sobre cada una de las "parejas" de setas colocamos las lonchas de jamón y queso, recortando o doblando lo que sobresalga. Cubrimos con la otra seta, formando una especie de "sandwich".

Rebozamos con harina, huevo y pan rallado.

Las freímos en aceite caliente, y dejamos escurrir el exceso de aceite sobre un papel de cocina.
Servimos bien calentitas.

¡Espero que os gusten!.
Un beso.

Pollo a la cerveza (tradicional)


Si en este "santo" blog existiera una clasificación de los ingredientes más utilizados en mi cocina, creo que el pollo se llevaría, casi seguro, la medalla de plata (la de oro tiene un "dueño" indiscutible: el pimiento, jajajajaja).
Y es que nos encanta a todos, aparte de ser una carne muy sana y que admite muchísimas formas de preparación... a pesar de que del pobre pollo se diga de todo, incluso tonterías como ÉSTA (pinchad, y os reiréis).
Aunque, por desgracia, me resulta prácticamente imposible conseguir pollos "de campo", procuro siempre comprar el que en las pollerías y supermercados llaman "campero", que, aunque no lo sea del todo, lo cierto es que resulta más sabroso que el "corriente" (y también dicen que ha "disfrutado" de una existencia un poco más agradable que el pollo de granja, aunque vaya uno a saber cuál es la verdad, jajajaja).
Como veis, en casa no necesitamos que venga Belén Esteban a decirnos que nos comamos el pollo (¡coño!). Y menos, si preparo este pollo a la cerveza, que es de los que más gustan.
Facilísimo, y delicioso. Está mejor de un día para otro.

INGREDIENTES:
3/4 de kg de pollo troceado, o de pechugas
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
1 pimiento verde italiano
1 lata de cerveza
1/2 pastilla de caldo de verduras (o de pollo)
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Harina


PREPARACIÓN:

Enharinamos ligeramente el pollo o las pechugas troceadas. Y, en una cazuela, las doramos en un chorreón de aceite de oliva, a fuego medio-fuerte, para sellarlas.

Salpimentamos, y reservamos.

Picamos muy finitos el ajo, la cebolla y el pimiento verde, y, en el mismo aceite (puede que haya que añadir un poquito más), rehogamos a fuego lento hasta que esté pochadito (desglasar si se quedó algo adherido al fondo después de dorar las pechugas).


Cuando la verdura esté pochadita, ponemos otra vez el pollo en la cazuela, y echamos la cerveza. Agregamos la media pastilla de caldo, subimos un poquito el fuego, y dejamos que se evapore el alcohol durante unos 2-3 minutos.

Tapamos la cazuela, y dejamos cocinar entre 25 minutos y ½ hora (que se vaya reduciendo la salsa y cocinando la carne).
No suele ser necesario, pero, si la salsa quedara un poco clarita, podemos espesarla con una cucharadita de "Maizena espesante instantáneo".
Como os he dicho, está mejor de un día para otro. Preparad pan, que la salsita es deliciosa.

¡Espero que os guste!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...