Bizcocho de coco y piña



Bueno, ya no sé ni cuántos días llevo sin publicar nada dulce... así que vamos a intentar ponerle remedio ya mismo, jejejeje.
Pero es que, después de Navidad, no tenía muchas ganas de postres y dulces, y, aunque no somos en absoluto "de pasarnos" (¡qué remedio!), la verdad es que no me apetecía "golosear". Y tampoco podía tirar de recetas navideñas, puesto que no preparé nada nuevo: me pidieron recetas "antiguas",como las mantecadas, la tarta de limón, o los vasitos tres chocolates.
Tampoco ha habido "okupas" desde Navidad,  que siempre suelen servir de excusa para hacer bollería y esas cosas (y para tocar a menos, que siempre lo agradece nuestra línea, jajaja)...
Pero ya iba siendo hora de poder desayunar un bizcochito, que me vuelven loca. Así que, mezclando recetas, ha salido este delicioso bizcocho de coco, con el toquecito un poco húmedo que le da la piña. ¡Buenísimo!.
Y, por supuesto, "el personal" ha agradecido bastante el fin de la "huelga de dulces", jajajaja.
Además, así aprovecho también para enseñaros la bandeja de tartas (o "cake stand", que suena más pijo), que me trajeron los Reyes Magos de Oriente (bueno, de Oriente no, de Zara Home, que queda más a mano). Reyes Magos (o más bien Reinas Magas) que supongo me estarán leyendo, y a las que reitero las gracias, ¡me encanta!.
Por lo tanto, vamos ya con la receta. La explico, como siempre, con y sin Thermomix, y con y sin azúcar, aunque yo lo preparo con Thermomix y sin azúcar.

INGREDIENTES:
90 gramos de piña (unas 4-5 rodajitas, aunque yo compré una lata en la que ya viene la piña cortada en trocitos pequeños).
130 gramos de leche evaporada
3 huevos medianos
90 gramos de aceite de girasol
70 gramos de coco rallado.
100 gramos de tagatosa o 180 de azúcar
120 gramos de harina
70 gramos de maizena
Un sobre de levadura química.
Mantequilla y harina para encamisar el molde (me encanta esa palabra, jajaja).

PREPARACIÓN:
Batimos los huevos con el azúcar o la tagatosa hasta que blanqueen y casi doblen su volumen. En Thermomix, programaremos primero 4 minutos a velocidad 3 y temperatura 37º (o 40º, en la TX. 21), y después otros dos minutos, sin temperatura, a la misma velocidad.

Quedarán así:

Después agregamos el aceite y la leche, y mezclamos un poco hasta que queden integrados, no mucho. En Thermomix, programamos 10 segundos a velocidad 3.
Después, añadimos el coco y la piña, muy picadita o triturada (si la trituramos en Thermomix, lo haremos como paso previo, antes de batir los huevos), y mezclamos. En Thermomix, bastará con 6 segundos a velocidad 2.

Y, por último, añadimos la harina tamizada, la Maizena y la levadura, y mezclamos rápido, sin mover demasiado. En Thermomix, 5 segundos a velocidad 2, y terminamos de mezclar con la espátula si fuera necesario.

Encamisamos un molde (es decir, lo untamos con mantequilla y espolvoreamos con harina, para que no se pegue el bizcocho), o untamos con spray desmoldante, y vertemos en él la mezcla.

Horneamos en horno precalentado, a 180º si usamos azúcar y a 165º si utilizamos tagatosa, durante unos 30-35 minutos. Si se dorara antes de estar cuajado el bizcocho (cosa que comprobaremos pinchándolo con una brocheta: si sale seca, ya está hecho), lo taparemos con papel de aluminio o de horno.
Sacamos del horno, esperamos 15 minutos antes de desmoldar, y después lo envolvemos en papel film, como explico AQUÍ. Así queda muy jugoso.
Podemos espolvorearlo con coco rallado o azúcar molida (o tagatosa), antes de servirlo, cuando ya esté frío.


Que tengáis una muy feliz semana.

Bacalao ajoarriero con gambas


Bueno, pues seguimos con temperaturas fresquitas... o heladoras, según las zonas (hablo del hemisferio norte, claro, jajaja). 
Cosa normal, teniendo en cuenta que estamos en el mes de enero... Pero los seres humanos somos así: en invierno nos quejamos del frío, y en verano del calor. Pocas veces estamos conformes con la temperatura que nos toca vivir, ¡el caso es protestar, jajaja!.
Y, ya que estamos "heladetes", mejor será que, en vez de quejarnos, aprovechemos para preparar esos platitos tradicionales "de cuchara", o esos guisos que están tan deliciosos y que después, en verano, no nos apetecen tanto. Lo que se llama "cocina de temporada", la cocina tradicional, de toda la vida.
Aunque, en honor a la verdad, yo este bacalao me lo tomaría encantadísima tanto en invierno como en verano.  Sirve para picar, o como un segundo plato; podemos tomarlo solo, o servirlo sobre tostaditas de pan, o "estampar" unos huevos en la cazuela (y ya tenemos un plato único, completo y delicioso). Es de estos platos que nos "recomponen el cuerpo".
Incluso nos puede servir también para rellenar tartaletas, volovanes, hojaldres... aunque, en tal caso, yo aconsejo que se "escurra" bien el líquido, para no mojar la masa.
Lo que sí recomiendo siempre es hacerlo con antelación: está mucho más sabroso. Al menos, preparadlo 4 o 5 horas antes de comerlo.

INGREDIENTES:
1 cebolla mediana
1 pimiento italiano verde y uno rojo pequeños (si son más grandecitos, pondremos medio de cada uno)
600 gramos de bacalao seco
3 dientes de ajo
3 pimientos choriceros
2 tomates rallados
200 gramos de gambas crudas peladas
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:

Primeramente, pondremos a desalar el bacalao. Si lo compramos en tiras o trocitos pequeños, o desmigado, lo pondremos a remojo durante 12 horas, cambiando el agua 2 veces, y pasándolo después por el grifo. Si preferimos comprar trozos un poco más grandes, lo remojaremos durante 24 horas, cambiando el agua 4 veces. Los trozos más grandes los "desgarraremos" después con la mano.
En cualquier caso, siempre debemos mantener el recipiente del "remojo" dentro de la nevera 
Y, según mi madre, no se debe utilizar un recipiente de aluminio para el desalado. La razón la desconozco, y, aunque he buscado por internet, no he encontrado nada al respecto,  me limito a transmitir lo que aprendí en mi casa, jajaja.
También tendremos previamente a remojo los pimientos choriceros (aunque después os daré un truquillo, por si se os olvidó ponerlos a remojar).
Picamos finamente la cebolla y los pimientos, ponemos en una cazuela baja o sartén un chorreón de aceite de oliva, y rehogamos todo, a fuego medio, durante 5 minutos.

Después añadiremos los dientes de ajo, también picaditos, y rehogaremos durante otros 5 minutos.

Ahora habrá que añadir la carne de los pimientos choriceros, que iremos retirando con una cucharita. En el caso de que se nos haya "ido el santo al cielo" y no los hayamos puesto en remojo con antelación, los introduciremos en un recipiente apto para microondas, cubiertos de agua, lo taparemos, y programaremos 3-4 minutos a 800 w. 
Después, los sacaremos, con cuidado de no quemarnos, y ya podemos quitar la carne de los pimientos.


Agregamos esta carne al sofrito, y seguimos rehogando durante 5 minutos, aproximadamente.


Entonces, añadiremos el bacalao, y removemos.

Rehogamos un poquito, sólo hasta que cambie de color.

Añadimos los tomates rallados, cocinamos durante unos 2 minutos...

... y agregamos las gambas.

Cocinamos a fuego lento durante 5 minutos, y lo retiramos del fuego.  
Como os digo, está más rico hecho con antelación.


¡Que lo disfrutéis!.
Un beso.

Pimientos rellenos de ensalada de pollo y aceitunas



Hoy es el cumpleaños de Hilda.
Como sabéis algunos, tenemos unas cuantas amigas la "tradición" de felicitarnos de una forma especial: dedicando una receta a la cumpleañera en cuestión.
Así que hoy he querido dedicarle algo típico de mi blog, "personal e intransferible", jajajaja: los pimientos rellenos.
Éstos son rápidos y facilitos, muy adecuados para una cena de picoteo, o como aperitivo, o para el verano (aunque, en su tierra, el verano a veces se hace desear mucho, incluso demasiado, jejejeje).
Además, se hacen en nada y menos, por lo que nos pueden sacar de un apuro en caso de que se nos presenten visitas inesperadas para cenar, ver un partido, o similares.
Bueno, Hilda, guapa, ¿qué puedo decirte?. Que te echamos a faltar en nuestros fogones, porque ahora te prodigas poco... y que esperamos que pronto puedas disponer de más tiempo y más ganas para pasarte por aquí.
Un beso enorme, guapa. Y feliz día.


INGREDIENTES:
(Para una lata de 7 pimientos del piquillo).
Por supuesto, la lata de pimientos del piquillo, jajaja
150 gramos de pollo Podemos utilizar sobras de pollo asado, o cocer una pechuga, o bien comprar tiritas de pollo ya asado. De estas últimas, a mí me gusta la marca "La Carloteña" (no es publicidad pagada, es que son las mejores de las que he probado, porque hay otras que dejan bastante que desear).
1 huevo cocido (Tamaño L)
50 gramos de aceitunas sin hueso (o rellenas).
Una taza de salsa rosa, hecha con mayonesa, ketchup, y un chorrito de salsa Worcestershire (salsa Perrins).
Sal

PREPARACIÓN:

Picamos el pollo asado en trozos pequeñitos (en Thermomix, programamos 4 segundos a velocidad 4, y comprobamos si se ha picado todo de manera uniforme). Reservamos.

Picamos también el huevo (en la Thermomix, programamos 3 segundos a velocidad 4, por supuesto después de haber sacado el pollo). Y cortamos las aceitunas en trocitos pequeños (en la Thermomix, sacamos el huevo, ponemos las aceitunas, y programamos 5 segundos a velocidad 4).
Ponemos todos los ingredientes en un bol o ensaladera.

Añadimos la salsa rosa, y un pellizco de sal, y mezclamos bien.


Rellenamos con esta mezcla los pimientos. Y los refrigeramos hasta poco antes de servirlos (es conveniente sacarlos de la nevera aproximadamente un cuarto de hora antes de comerlos). Porque deben estar fresquitos, pero no con ese "frío de nevera" que mata todos los sabores.




Espero que os gusten.

¡Disfruta de tu día, Hilda, y que todo te vaya muy bien!.
Y los demás, pasad un buen fin de semana.

Merluza rellena fácil


Y, tras la pausa dedicada a las manualidades (no sin antes daros las gracias por vuestros comentarios, tan agradables), volvemos a la cocina, que hay que comer.
Desde que vi esta receta en el blog "Las Recetas de Finuca", tuve clarísimo que la iba a hacer.
Me pareció una forma sanísima y deliciosa de preparar el pescado, además de un plato de lujo, porque queda muy "aparente".
Así que, en cuanto tuve oportunidad, compré gambas, merluza... ¡y manos a la obra!.
Como siempre, "Tuning-Morguix" hizo sus pequeños cambios, que ya os iré comentando a lo largo de la receta.
Es muy sencilla de hacer, resulta bastante ligera, y los resultados son óptimos, así que, aparte de darle las gracias a Finuca por su receta, os la recomiendo a todos.

INGREDIENTES:
Lomos de merluza (2 por persona).
(Los restantes ingredientes están calculados para 4 personas).
20-25 gambas peladas, según tamaño.
50 gramos de champiñones Portobello
2 patatas medianas.
Aceite de oliva virgen extra
Perejil fresco
Sal y pimienta
1/2 vasito de vino blanco

PREPARACIÓN.
Pelamos y cortamos las patatas en rodajas de aproximadamente el mismo grosor (para que se hagan bien por igual).
Las ponemos en una fuente apta para microondas, con un chorrito de aceite, y programamos 8 minutos a 800 W (primero las haremos durante 4 minutos, comprobaremos el punto de cocción, las movemos, y después, programamos otros 4 minutos).
No tienen que quedarnos completamente cocidas, porque después irán al horno.
(En la receta original, se fríen las patatas, con unas cebollitas).

Limpiamos y laminamos los champiñones. Salpimentamos los lomos de merluza, y vamos colocando los champiñones sobre uno de los lomos.

Sobre ellos, colocamos las gambas

En una fuente de horno, colocamos las patatas.


Ahora, cubriremos cada lomo de merluza con otro lomo, y los ataremos con un cordel, o con estos cordoncitos de silicona.
Ponemos los lomos ya atados sobre la "cama" de patata, regamos con el vino blanco, y espolvoreamos con abundante perejil.

Horneamos de 20 a 25 minutos (según grosor de la merluza) a 200º.
Sacamos del horno, quitamos los cordones o los hilos, y emplatamos.


Es un plato delicioso, espero que os guste.

Ganchillo y punto de cruz: estado de la cuestión.


Os preguntaréis si es que ya no hago ganchillo, ni punto de cruz, ni nada de nada, porque hace siglos que no publico ni una sola foto.
Pero no es así.
Lo que pasa es que, por un lado, algunas de las labores avanzan con la misma velocidad que el famoso "caballo del malo". Sobre todo, la manta "granny", porque, como este año tardó en llegar el frío, cualquiera se ponía "eso" sobre las rodillas para tejer, jajaja.
Otras no las he enseñado por falta de tiempo. Y otras, porque eran regalos de Reyes, y no quería publicar nada hasta que lo recibieran sus destinatarias.
Así que vamos a hacer una pequeña recapitulación de labores, jejeje.
1)Creo que ya os conté que, hasta el 31 de octubre, estuve tejiendo los "cuadraditos solidarios", cuyo destino era la confección de mantas para personas sin techo.
Aunque, para variar, no disponía de todo el tiempo que hubiera querido, pude hacer y enviar varias tandas.

Aquí podéis ver otro grupito.

Este proyecto fue una iniciativa de Tejido Social Valencia . 
En el proyecto de Navidad no pude participar (porque entonces sí que estuve limitadísima de tiempo), pero espero poder hacerlo en iniciativas posteriores.

2)Ahora, punto de cruz: el babero que habéis visto al principio de esta entrada.  Podemos denominarlo "babero ": una mañana, llega un compañero y amigo y me suelta algo así como "Pues resulta que mi hija ya está muy grande, y, claro, los baberos que le hiciste ya le están un poco justos, y tal y tal...".
"Vaaale, indirecta captada". Y me puse manos a la obra, con este resultado:

2)Y volvemos al ganchillo. Ahora es el turno de la manta de "cuadraditos granny".
Que, como veis, avanza. Lenta, pero segura.

4)Y es el turno de los chales-bufanda,  (o, como los llama alguno por aquí, "la pañoleta palestina de ganchillo", jajajaa). Fueron los que hice como regalo de Navidad.
Si a alguien le interesa, el patrón lo podéis encontrar AQUÍ (hay que registrarse, pero es gratis).
Como me ocurre con la cocina, antes de regalar nada, y dado lo novatísima que soy en materias crochetiles, me gusta hacer pruebas "para casa". Así que hice un primer chal para mí (que acabó siendo de mi madre, pero ésa es otra historia, jejeje)
No quedó mal del todo, pero, a mi juicio, me salió mucho "volantito" al ribetearlo (culpa mía, por supuesto).


Así que ya me animé a hacer el segundo chal (que quedó algo más cortito). Lo hice en una gama de verdes y amarillos.

No, no me ha entrado un grave ataque de narcisismo, es que no había modelo más guapa (ni más fea) disponible, qué le vamos a hacer, jajaja.

Y, terminado éste, me lancé a por el grande, más variado de colorido:

Y, para rematar, con el mismo patrón, pero con pocas vueltas, hice esta bufanda. Pelín larga, pero buena para darle varias vueltas.
Y "esto es to... esto es to...esto es todo, amigos" (de momento, jajaja). El martes habrá más recetas en este vuestro blog.
Que tengáis una buena semana.

Fideos de arroz con pollo, calabacín y setas.



Seguimos con los platitos sanos y "de diario", que ya ha habido mucha celebración y mucho "exceso", jejeje. 
Y este tipo de cosas es lo que más apetece, después de las comidas muy elaboradas. Por lo menos, a mí. Los fideos de arroz son muy rápidos de hacer, muy socorridos y dan mucho juego.
Esta receta nos puede servir también para aprovechar alguna pechuga de pollo "suelta" que nos quede en la nevera.
Se prepara en un momentito, y está deliciosa.

INGREDIENTES:
Un paquete de fideos de arroz 
Una pechuga de pollo
Un calabacín mediano o grande
100 gramos de setas (utilicé una bandeja de setas variadas)
Leche y ajo molido, o un diente de ajo troceado, para macerar el pollo
Aceite de oliva virgen extra
Salsa de soja
(Con la salsa no suele hacer falta sal, pero, si queréis, añadidle un puñadito al final)


PREPARACIÓN:

-Como paso previo, dejaremos el pollo macerando en un recipiente, con suficiente leche para que lo cubra, y un  diente de ajo troceado, o ajo molido. Lo tendremos unas 2-3 horas (si está más tiempo, no pasa nada), y después lo cortaremos en daditos.
-Pelamos el calabacín, y lo cortamos en tiritas o daditos.
-Limpiamos bien las setas,y las cortamos en láminas. 
-Cocemos los fideos de arroz siguiendo las indicaciones del paquete: es decir, llevamos el agua a ebullición, retiramos del fuego en cuanto hierva, echamos los fideos, los dejamos bien cubiertos con el agua,  y esperamos 4 minutos, sin remover.

-Transcurrido el tiempo, los pasamos por agua fría, y escurrimos bien.

En un wok o sartén honda, echamos un chorrito de aceite, calentamos un minuto, y ponemos el calabacín y las setas.

Salteamos dos minutos a fuego más vivo, bajamos un poco la intensidad, tapamos, y dejamos que se vayan haciendo durante unos 5 minutos.

Destapamos, y añadimos el pollo y un chorro de salsa de soja, al gusto. Salteamos a fuego más vivo durante 5 minutos, mezclando bien con una espátula o cuchara de madera para que se haga todo por igual.

Cuando veamos que va estando sellada la carne (que no hay ningún trozo que se vea crudo), agregamos los fideos. Mezclar muy bien, ayudándonos con dos cucharas o tenedores de madera.

Rehogamos durante unos 2-3 minutos... y a comer.

Espero que os guste.
Un beso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...