Rollitos de pollo rellenos de pimientos y queso (En Thermomix)



Ya sabéis de mi amor incondicional por los pimientos; sobre todo, por el rellenado de pimientos.
Bueno, pues, en esta ocasión, el proceso ha sido el contrario: es el pimiento el que sirve como relleno de otra cosa. 
Como en casa somos muy aficionados al pollo, y este tipo de rollitos son sanos y dan mucho juego, se me ocurrió utilizar unos pimientos asados para rellenar unos filetitos de pechuga.  Además, así usamos el Varoma, ese artilugio que se caracteriza por habitar en lo más alto de los armarios y estantes de cocina, y tiende a ir acumulando polvo por su escaso uso... (y hacemos muy mal, porque resulta mucho más útil de lo que parece, jajaja).
La receta de los pimientos asados la tenéis pinchando AQUÍ. Pero, si no os apetece asarlos en casa, siempre podéis recurrir a alguna buena conserva. 
Esta receta es mi segunda aportación al "Recetario Mañoso", que tiene como ingrediente de este mes al pollo y la gallina.
La salsita, como podéis ver por su color, está para mojar pan... o para comérsela a cucharadas, que es lo que hago yo (así engordo menos, jajaja).
Vista del interior del rollito: 

INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
1/2 kg de filetes de pechuga de pollo (aproximadamente)
70 gramos de pimientos asados 
Queso en lonchas (el que más nos guste, o tengamos a mano)
Sal y pimienta
1 cebolla mediana
40 gramos de aceite de oliva virgen extra.
100 gramos de Pedro Ximénez (un vasito pequeño, o el cubilete de la Thermomix, más o menos).
Agua o caldo de verduras
1 pastilla de caldo de verduras (en el caso de utilizar agua)
1 cucharada de Maizena espesante instantáneo, o 1 cucharada colmada de Maizena común

PREPARACIÓN:
Limpiamos los filetes de pechuga, quitándole la grasa, las ternillas y las partes sanguinolentas. Los aplastamos un poquito con un mazo de carne, y salpimentamos (no hace falta que pongamos demasiada sal).
Si los filetes fueran muy pequeños, podemos formar el rollo colocando un filete encima del otro, una vez que hayamos puesto el relleno.

Ponemos encima de cada filete los pimientos asados. Reservaremos el caldito de los pimientos, que después se utilizará.

Después, colocamos el queso (utilicé Cheddar y Tranchettes, porque el Cheddar se me terminó). 

Y ahora colocamos cada filete sobre un trozo de papel de aluminio, y formamos rollos bien apretaditos. Los colocamos en la bandeja del Varoma, y reservamos.

Para la salsa: ponemos la cebolla troceada en el vaso de la Thermomix, y picamos durante 6 segundos a velocidad  6. Después bajamos lo que se haya quedado en las paredes, y añadimos el aceite. 

Rehogamos durante 7 minutos,  velocidad 3 y temperatura 100º.

Después agregamos al vaso el Pedro Ximénez, y 500 gramos de líquido en total, compuesto por el caldo de los pimientos más el agua con la pastilla de caldo,  o el caldo de verduras.

Cerramos, colocamos la bandeja encima del vaso, y programamos temperatura Varoma,  27 minutos, velocidad 3.
Cuando pare la máquina, probamos el punto de sal (no hace falta triturar la salsa).

Nos habrá quedado, normalmente, muy líquida. Para espesarla, agregamos la maicena: si es Espesante Instantáneo, directamente; y, si utilizamos Maicena común, sacamos un poquito de la salsa a una taza, diluimos en ella la maizena, y añadimos al vaso. Y programamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 3 (con la Maizena normal puede tardar un poquito más en espesar; en ese caso, programaremos un minuto o dos más de tiempo, misma velocidad y temperatura).


Dejamos enfriar los rollitos, y cuando estén templados, quitamos con cuidado el papel, y los ponemos en una cazuela con la salsa. A la hora de tomarlos, calentamos todo junto unos 2-3 minutos (desde que la salsa hierva)... no más, porque el pollo se puede resecar.

¡Que los disfrutéis, y feliz semana!.

8 recetas saladas con frutos secos (Un paseo por la red)



Aquellos que piensen que los frutos secos sólo sirven para preparar dulces y panes, ESTÁN MUY EQUIVOCADOS, jejeje.
Para comprobarlo, sólo tenéis que echar un vistazo a estas 8 deliciosas recetas que os traigo hoy, todas ellas de compañeros y amigos de la red "Facilísimo" (éste es mi octavo post colaborativo en dicha red).
Muy diferentes, con ingredientes variados, de lujo y para diario, de primero y de segundo... ¡pero todas estupendas!. No os las perdáis.

1) Empiezo la selección con una receta de mi blog, procedente de Tailandia, sana y deliciosa: POLLO CON ANACARDOS.



2) En el blog "Bienmesabe", de Chusa, nos encontramos con unos riquísimos JAMONCITOS DE POLLO CON ARÁNDANOS Y ALMENDRAS.




3) Jose, de "Aisha Kandisha", nos presenta un BOSQUE DE CAPRICCIS AL PESTO DE ESPINACAS. Una forma original y riquísima de tomar pasta, con una presentación preciosa.



4) Ángeles, de "El Ágora de Ángeles", preparó esta estupenda PASTELA MORUNA.



5) Carmen, de "Rezetas de Carmen", nos acerca el verano a nuestra mesa, con esta rica y colorida ENSALADA DE ESPINACAS, JAMÓN Y NUECES.



6) De nuevo, Ettore, de Bavette, nos presenta un plato de 5 tenedores: INVOLTINI DE VITELLO CON ESPINACAS, FRUTOS SECOS, Y SALSA DE MOSTAZA A LA MIEL.




7) Alicia, de "Olor a Hierbabuena", nos ofrece una magnífica receta familiar: ALBÓNDIGAS EN SOBREUSA.



8)Y terminamos con otra receta mía: RAPE CON GAMBAS EN SALSA DE ALMENDRAS, que os recomiendo que probéis.


Así que, ya sabéis, ¡animaos a utilizar más los frutos secos en vuestras cocinas, que son sanos, sabrosos, y dan mucho juego!.
Feliz viernes a todos.

Gratinado de berenjenas con salmón y surimi



Una de las verduras que más me gustan es (aparte del pimiento, claro, jajaja), la berenjena.
Y como, en este caso, afortunadamente no hay discrepancias en esta santa casa, pues aprovecho para prepararlas con frecuencia.
Eso sí, hay que variar, así nos evitamos eso de escuchar el típico "¿Otra vez berenjenas rellenas de carne?", o frasecitas similares, que tanta "gracia" nos hacen a los cocineros, jajaja.
Así que en esta ocasión, he apostado por un sabor más "marinero", pero delicioso. Y he sustituido el relleno por las "capas", en una especie de lasaña.
Podemos prepararlo en una fuente de horno, o en cazuelitas individuales. Yo, a veces (como en la foto) hago una cazuela para consumir al momento, y otra para congelar (mejor congelar antes del gratinado, pero, en caso de que sobre, también se puede).
Como veis, hoy no ando muy inspirada en lo que se refiere a la introducción, jajaja. No se me ocurre nada que contaros, así que mejor me callo, dejo de dar rodeos, y nos metemos de lleno con la receta, que está buenísima.




INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
2 berenjenas grandes o 3 medianas
Una chalota
6 palitos de surimi
100 gramos de salmón ahumado en taquitos
Sal gorda, sal fina y pimienta
Aceite de oliva virgen extra
Queso rallado para gratinar.
Para la bechamel: 
-60-65 gramos de harina, o 70 de maizena
-1/2 litro de leche
-30 gramos de mantequilla (o margarina,aunque prefiero la mantequilla)
-Un pellizco de nuez moscada
-Pimienta recién molida, y sal o 1/4 de cubito de caldo de verduras

PREPARACIÓN:

Cortamos las berenjenas en rodajas de  ½ cm aproximadamente, y las colocamos en una fuente, bien cubiertas de sal gorda, entre ½ y 1 hora. De este modo, perderán el amargor.

Después, las lavamos muy bien, y las secamos. Reservar.
Mientras tanto,picamos la chalota muy finita, y rehogamos en un chorrito de aceite de oliva.

Cuando se vaya quedando transparente y blandita, agregamos los palitos de surimi, cortados en hilos (en la Thermomix se hace muy fácil: basta con ponerlos en el vaso y programar 6 segundos, velocidad 4 CON GIRO A LA IZQUIERDA. Y, a mano, los cortaremos en rodajas finas, y ellos solos formarán hilos). Salpimentamos, y rehogamos durante unos minutos. 

Después, añadimos el salmón en taquitos.

Cocinamos durante unos minutos, sólo hasta que el salmón tome color.
Y reservamos.
Vamos a hacer las berenjenas a la plancha, con muy poquito aceite. 


Y montamos el plato: colocamos en las cazuelitas o fuentes una capa de berenjenas...

 Encima, colocamos el relleno...

Cubrimos con otra capa de berenjenas...

 Y cubrimos todo con la bechamel, poniendo por encima el queso rallado.

La bechamel, en Thermomix, la hago como explico aquí; y, sin Thermomix, de la forma que se explica aquí. Pero las cantidades son las que explico en esta receta, porque la bechamel de cobertura me gusta que quede más clarita.
Metemos al horno hasta que el queso se gratine.

Y a comer.
Que disfrutéis de esta nueva semana que mañana entra.

Croquetas de maicena con pollo y jamón



Siempre he hecho las croquetas mezclando harina y maicena.
Pero, en esta ocasión, decidí probar a prepararlas sólo con maicena. Y he de reconocer que quedan todavía más suaves y cremosas, ¡una delicia!. Así que creo que, a partir de ahora, las prepararé siempre así.
Como estos días ando muy liada, y además ya os he metido bastante coñazo rollo "filosófico-blogueril" en las anteriores entradas, me vais a permitir que os deje con las croquetitas, que están muy ricas. Seguro que me lo agradeceréis, jajaja.
Así que, ¡vamos al lío!.
No sin antes enseñaros una "vista panorámica" del corte que tienen (me está entrando hambre otra vez, jejeje).
Y no sin antes deciros que con esta receta participo en el "RECETARIO MAÑOSO" de este mes, que tiene como protagonista al pollo y la gallina. Apuntaos a participar, que siempre hay recetas estupendas.


INGREDIENTES.
100 gramos de pollo asado o cocido
70 gramos de jamón ibérico
6 cucharadas colmadas de Maizena
Entre 600 y 750 gramos de leche (yo utilizo semidesnatada)
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
Sal y pimienta
Para rebozar: huevo batido, y pan rallado (yo uso pan rallado grueso, que se comercializa bajo varias marcas, como "Santa Rita").
Y más aceite para la fritura (siempre de oliva virgen extra, por supuesto)

PREPARACIÓN:
En primer lugar, picaremos el pollo y el jamón en daditos. Nos gusta encontrarnos tropezones (no "harina de pollo y jamón"), pero no trozos gigantes.
En una sartén grandecita y honda, echamos el aceite, lo calentamos, y rehogamos el pollo y el jamón. No hace falta que nos pasemos mucho de cocinado, basta con que el jamón "cambie de color".

Ahora, vamos añadiendo poco a poco la maizena, removiendo bien. La idea es que se sofría un poco, y vaya perdiendo el sabor a crudo. No la echéis toda a la vez, porque se os apelotonaría demasiado.

Rehogamos durante unos minutos, y vamos añadiendo la leche poco a poco. Sin dejar de remover, porque ésa es la clave de la suavidad de la masa.


Para evitaros esa odiosa frase de "leche: la que admita", os diré que "la que admite", para esa cantidad de maizena, es la que indico en los ingredientes. Con menos, os quedarían demasiado consistentes: más fáciles de formar, y quizá más bonitas de presentación, pero peores de sabor. Y, si nos pasamos de leche, después no habrá quien las forme, jajaja: tendríamos una bechamel estupenda, pero no croquetas.
Aquí, ya vamos incorporando casi toda la leche. Salpimentamos ahora (no demasiada sal, que el jamón ya lleva).

Cuando la masa se separe de las paredes de la sartén, ya casi está hecha. 

La dejamos uno o dos minutos, removiendo constantemente, y la retiramos del fuego. La extendemos sobre una fuente, y la dejamos enfriar (si tenemos prisa, podemos meterla en la nevera).

Una vez fría, formamos las croquetas. 
Si nos cuesta hacerlo, nos humedecemos las manos, y nos resultará más fácil.
Y las rebozamos, pasándolas por huevo batido y pan rallado.
Las freiremos en abundante aceite. Es conveniente utilizar una sartén honda, para que el aceite cubra casi por completo las croquetas.
Y también la temperatura es un dato a tener en cuenta. El aceite debe estar bien caliente, pero no hasta el extremo de que nos "arrebate" las croquetas sin que se hagan bien por dentro. 
Mejor no freírlas todas a la vez, para que no nos baje en exceso la temperatura del aceite, porque eso puede hacer que nos revienten las croquetas. Yo las suelo freír de tres en tres.

Una vez fritas, las vamos poniendo sobre un papel de cocina, para que escurran el exceso de grasa.
Y, después, ¡a comer!.

A mí me gustan recién hechas, templadas, frías... ¿y a vosotros?.
Lástima que engorden, pero, de vez en cuando, nos podemos permitir ese pequeño lujo, digo yo...
Que paséis un buen fin de semana.

Bizcocho de chocolate y naranja


Ya va siendo hora de que vuelva el dulce a este blog...
Y lo hace con un bizcocho delicioso, húmedo y de sabor muy delicado. En casa, aunque somos muy chocolateros, los bizcochos de chocolate les suelen resultar un poco pesados; sin embargo, éste, con el toquecito de la naranja y del whisky, resulta mucho más suave. Os encantará.
En este caso, explico la receta con y sin azúcar, y para Thermomix. A veces, hago una breve adaptación para prepararlo sin ella (o sin un robot de cocina similar); o si la preparo en olla rápida, la adapto también a cocina tradicional.
No siempre podré hacer esto, porque, a veces, las recetas son más adecuadas para un tipo de preparación que para otra, o porque, como siempre las he hecho de manera tradicional, o en olla, o con Thermomix, no puedo garantizar con completa seguridad que preparada de otra forma quede igual de bien.
Lo cierto es que en este blog encontraréis recetas preparadas de muy distintas maneras, y con distintos "cacharros", así que hay cosas para todos los gustos, jejeje.


Volviendo al bizcocho, ya veis lo jugoso que sale. Merece la pena que lo probéis.
Es una versión de otro bizcocho que ya publiqué hace tiempo (sí, otra entrada de "La Segunda Oportunidad", jeje), y que ahora reedito, con nuevas (y mejores) fotos, y con un paso a paso. Ya, ya sé que dicen que no es bueno hacer esto, que perjudica al posicionamiento de los blogs en buscadores, porque, al publicar dos veces una receta similar, te haces la competencia a ti mismo, y tal y tal... Pero qué queréis que os diga: yo abrí el blog, como os decía el otro día, para aprender, compartir y pasarlo bien, y si a los buscadores no les gusta, pues qué le vamos a hacer, pero yo publicaré lo que a mí sí me guste o interese. Que una está ya mayor, que el tiempo es oro, y que bastante tenemos con lo de cada día como para dedicarnos a hacer filigranas para como para tener que hacer una oposición en materia de posicionamiento en buscadores, "SEO", y leches en vinagre, jajajaja.
Así que, aunque al "SEO" no le guste, espero que a vosotros sí.

INGREDIENTES:
200 gramos de chocolate para postres (yo lo he hecho con "Nestlé Postres" y también con "Chocolate Puro Valor sin azúcar".
4 huevos
100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
180 gramos de azúcar o 90 de tagatosa o sucralosa
200 gramos de harina
1 sobre de levadura
Ralladura y zumo de 1 naranja
Un chorrito de whisky.
Mantequilla y harina para encamisar el molde, o "spray" desmoldante.


PREPARACIÓN.
Precalentamos el horno a 180º.
Troceamos el chocolate, lo ponemos en el vaso de la Thermomix...

.... y programamos, para deshacerlo, 4 minutos, temperatura 50º, velocidad cuchara.
Puede que se os "enganche" algún trocito en la cuchilla: en tal caso, programad unos segundos el giro a la izquierda, y se soltará solo.
Comprobad que está todo bien derretido, y en caso de que quede algún pedacito sin fundirse, programaremos 1 minuto más.

Añadimos ahora el azúcar o edulcorante, el zumo y la ralladura de la naranja, y el whisky, y programamos 30 segundos a velocidad 3, ya sin temperatura.

Agregamos la mantequilla troceada, y programamos 2 minutos, temperatura 37º, velocidad 3.
Y ahora, programamos velocidad 2, sin temperatura, y vamos añadiendo los huevos por el bocal, de uno en uno. No añadiremos uno nuevo hasta que esté bien incorporado el siguiente.

Tamizamos la harina con la levadura, la incorporamos al vaso...

Y programamos 15 segundos, velocidad 3. Terminamos de integrar la harina con la espátula...

... y volcamos en el molde encamisado, o pulverizado con el "spray" desmoldante.
Horneamos durante 35-40 minutos (depende del horno). Pinchamos para comprobar si está hecho: si sale seco el palito, ya está listo.

Dejamos enfriar antes de desmoldar, y decoramos al gusto cuando ya esté frío.

¡A disfrutar!. Espero que os guste.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...