Arroz meloso con pollo y cebolla


Hoy os traigo un arrocito.
Ya, ya sé que los muy puristas consideran poco menos que un sacrilegio eso de añadir cebolla a los sofritos del arroz. Sé también que se debe a que puede abrir el grano... 
Pero lo cierto es que ese problema no afecta tanto a los arroces melosos (sí a los secos, en paella). Al arroz meloso, a mi juicio, le da un puntito muy rico... y no se abre el grano, en serio. 
Este arroz está hecho en Thermomix, que, para mí, borda este tipo de arroces. Así que espero que os guste.
Y, antes de entrar en la receta, quiero contaros una cosilla, que nada tiene que ver con el arroz.
Muchas veces, me habréis visto quejarme de cierta "fauna" que pulula por blogs, foros y redes sociales, y que se dedica a dejar comentarios bordes, a exigir con malos modos que todas las recetas se les expliquen de todas las maneras posibles y con todos los aparatos habidos y por haber (y sin ellos también), o a ser, directamente, grosero y maleducado. 
Es lo que tiene internet: que es como la vida misma, y, en nuestra vida diaria,también nos toca padecer a ese tipo de personas, de vez en cuando, por desgracia.
Pero, afortunadamente, también las redes y los blogs sirven para conocer gente estupenda, detallista, agradable, y que merece mucho la pena. 
Un ejemplo de estas personas es Concepción. La conocí a través del punto de cruz, y ha querido enviarme unos detalles PRECIOSOS de su país: El Salvador, además de un libro de cocina que ya estoy leyendo y del que seguro que sacaré más de una receta. Me emocionó mucho recibir este regalo.

¡Mil gracias, preciosa!. Ya tengo un pedacito de El Salvador en mi casa...
Y, si os gustan las manualidades (punto de cruz, otros bordados, "decoupage"...), no olvidéis pasar por su blog.
Bueno, y ahora, vamos con la receta:

INGREDIENTES:
2 cebollas.
Una pizca de azafrán
3-4 tomates secos
40 gramos de aceite
250 gramos de pollo troceado
200 gramos de arroz
710 gramos de caldo de pollo o verduras (NOTA: Si lo hacéis en Thermomix TM5, basta con 650 gramos).


PREPARACIÓN:
Ponemos en el vaso de la Thermomix las cebollas y los tomates secos. Y programamos 6 segundos, velocidad 6.

Agregamos el aceite, y programamos 8 minutos, temperatura 100, velocidad 3.
(Este sofrito de cebolla podemos dejarlo preparado con antelación)
Añadimos el pollo troceado, y rehogamos durante 3 minutos, a temperatura 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.


Agregamos el arroz y el azafrán, y sofreímos durante 1 minuto, velocidad cuchara con giro a la  izquierda, temperatura 100º.

Agregamos el caldo, y programamos 14 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.


 Si queremos, cuando termine el tiempo, volcamos el arroz sobre el cestillo (que habremos colocado en un bol), para escurrir el exceso de líquido (si lo hubiera). Y listo para comer.

Feliz semana para todos.

Pasta con salsa de verduras, jamón y pollo al Pedro Ximénez


Bueno, pues, después de un pequeño descanso "blogueril", con motivo de la Semana Santa, volvemos con un platito de pasta.
Me gusta preparar un plato de pasta a la semana. Suelo repetir recetas ya probadas, que sé que funcionan (pinchando AQUÍ podéis ver unas cuantas), pero, de vez en cuando, hay que innovar.
Y es que la pasta es tan versátil y da tanto juego, que admite infinidad de combinaciones.
Esta receta surgió del típico día en que te da por "experimentar"... y de la experimentación surge una salsa deliciosa.
Usé, como veis, "radiatori", que se impregnan muy bien de la salsita, pero se puede hacer con cualquier pasta corta, aunque es preferible que sea de las que tienen "recovecos" en los que se vaya quedando la salsa, así estará más rica.

INGREDIENTES
50 gramos de jamón ibérico en taquitos pequeños
8-10 champiñones laminados
Aceite de oliva virgen extra
100 gramos de pechuga de pollo cocida o asada, cortada en tiras
Una copita o vasito de Pedro Ximénez
10-12 tomatitos cherry
150 gramos de leche Ideal
Un pellizco de orégano
Un vasito de caldo de pollo o verduras (o de agua con 1/2 pastilla de caldo)
10-12 espárragos verdes
Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Mientras elaboramos la salsa, iremos cociendo la pasta según las indicaciones del paquete, la escurriremos, y la reservaremos.
Rehogamos el jamón en un chorreón de aceite de oliva.

Añadimos los champiñones laminados (si son grandes, los partiremos en 2-3 trocitos), y rehogamos durante 5 minutos. 
Después, agregamos las tiras de pechuga de pollo.

-Las dejamos rehogar durante 1 minuto, tapamos y dejamos cocinar durante 5 minutos.

Destapamos, y agregamos el vino. Dejamos que se evapore el alcohol, cocinando durante 2 minutos a fuego medio.

Ahora vamos a añadir los tomatitos cherry, cortados en 2 o 3 trozos. Como, al calentarse, soltarán el pellejo, es conveniente que, antes de agregarlos, los escaldemos, pasándolos por el grifo del agua muy caliente durante 1 minuto, y los pelemos, para no encontrarnos con los pellejillos en la salsa.
Agregamos el orégano, y cocinamos durante 2 minutos a fuego medio.

Agregamos el agua o caldo, tapamos y cocinamos durante 5 minutos a fuego medio-bajo, después destapamos, y cocinamos durante otros 5 minutos.

Agregamos la leche Ideal, salpimentamos, y dejamos reducir salsa durante 5-10 minutos, a fuego medio-bajo.

Aparte, saltearemos los espárragos. Es mejor hacerlo así, para que queden crujientitos. Yo lo hago en el micro, con un chorrito de aceite y un poquito de sal, en un recipiente tapado, programando 3 minutos a 800 w, y comprobando el punto por si necesitaran un poco más de cocción.

Cuando estén, los añadimos a la salsa.  Y agregamos la pasta escurrida, mezclamos bien, y le damos unas vueltecitas al fuego, para que se impregne de los sabores, y servimos. 

Espero que os guste, queda muy rica.
Feliz vuelta de Semana Santa para todos.

Hamburguesas en hojaldre


A todos nos ha pasado.
Vemos una receta en un libro, en internet, en una revista... y sentimos "amor a primera vista". No, no es que la guardemos en la carpeta de favoritos, o que la anotemos: es que, si podemos, la preparamos ese mismo día; y, si no, al día siguiente o al otro estamos comprando los ingredientes para hacerla.
Eso me ocurrió a mí con esta receta. Toñi puso el enlace en Facebook; el enlace llevaba al blog "Mi mamá cocina"... y tardé segundos en tomar muy buena nota.
Y es que, para mí, todo eran ventajas. Me encantan las hamburguesas; pero, ¡ojo!, las CASERAS. Y soy una loca del hojaldre, como puede comprobarse viendo la cantidad de recetas que tengo subidas al blog (pinchad AQUÍ si queréis verlas), así que se juntaban dos delicias en un solo plato, jejeje.

Me diréis: "¿Y si a alguien de casa no le gusta el hojaldre?". Y os contestaré que no hay demasiado problema. Aunque no se coma el hojaldre, o no todo, la carne queda tan jugosita y tan en su punto, al cocinarse dentro del hojaldre, que no importará.
Además, dentro del hojaldre podéis meter todo lo que os guste que lleve vuestra hamburguesa. Yo puse queso y ketchup, pero se le puede añadir mostaza, cebolla frita o cruda... ¡lo dejo a vuestro gusto y a vuestra imaginación!.
Es una receta estupenda para cenas. Eso sí: como todo lo que se cocina "dentro de algo", es conveniente que esperemos 5 minutos antes de consumirlas, o nos quemaremos vivos, jajaja.

INGREDIENTES:
Carne de ternera picada  (en mi caso, utilicé 450 gramos, que da para 4 hamburguesas gorditas). Yo pido que me pasen la carne dos veces por la máquina de picar, queda más suave.
1 huevo
Una rebanada de pan de molde remojada en leche.
Sal, pimienta, perejil y ajo molido o picado.
(Opcional: una cucharadita de Ras-El-Hanout).
Una o dos láminas de hojaldre (según la cantidad que vayamos a preparar).
Para las hamburguesas: ketchup, mostaza, queso en lonchas, cebolla frita o cruda, lonchas de bacon... lo que cada uno prefiera).
Un huevo batido para pintar el hojaldre
Semillas de sésamo.

PREPARACIÓN:
En primer lugar, prepararemos la carne para las hamburguesas. Ponemos en un bol la carne picada, la miga de pan mojada en leche (un poquito escurrida), el ajo, perejil, la sal, la pimienta, el huevo y, en mi caso, el Ras El Hanout. Amasamos con las manos, y dejamos reposar un ratito, (una media hora).

Después, formamos las hamburguesas (del tamaño y grosor que nos guste más).

Y las pasamos por la plancha o sartén, con unas gotitas de aceite. Sólo "vuelta y vuelta", para sellarlas.

Dejamos enfriar unos minutos (para no ponerlas en el hojaldre mientras estén demasiado calientes, porque podrían ablandarlo demasiado).
Mientras, con un molde, una taza, o un plato, cortamos círculos en el hojaldre, que sean un poquito más grandes que las hamburguesas.

El hojaldre que sobre lo estiraremos con el rodillo (uniendo los "recortes" que nos hayan quedado), para hacer las "tapaderas" de las hamburguesas.
Pondremos sobre cada círculo una hamburguesa, y, encima, añadiremos los "complementos" que queramos. Yo le puse, como veis, queso y ketchup.

Ahora cortaremos unos círculos un poco mayores, para formar las partes de arriba de nuestras "hamburguesas". Las colocamos encima, sellando bien todas las uniones.
Pintamos con huevo batido, insistiendo en el bordecito de unión de ambas capas de hojaldre, y espolvoreamos con semillas de sésamo.

Horneamos a 180º (el horno lo encenderemos con antelación). Si las hamburguesas son más finitas, tardarán en hacerse unos 15 minutos; si, como las mías, son más gruesas, unos 25 minutos. Vigilad que no se queme el hojaldre; si veis que se dora mucho, poned, durante unos minutos, calor sólo por abajo, y después volved a poner calor por arriba también.

¡A disfrutar!... pero, como os dije antes, ESPERAD un poquito antes de comerlas, para no quemaros.
Aquí, de nuevo, fotito "del corte".

Que disfrutéis mucho de vuestras vacaciones los que las empecéis hoy.
Un beso.

Pastel de fresas con nata


A veces, las cosas más sencillas resultan las más deliciosas.
Y yo, desde que vi este pastel en el blog de "Kanela y Limón", me enamoré de él. Así que decidí adaptarlo a Thermomix y a diabéticos en cuanto tuviera oportunidad.
Y aquí lo tenéis. Sed benevolentes, y no comparéis mis fotos con las de ella, que es una excelentísima fotógrafa. Pero lo fundamental es que el pastel está buenísimo, y es totalmente recomendable, en todos los sentidos.
Primero, porque tiene un sabor suave y delicado, que gusta a todos, y que no cansa ni empalaga.
Segundo, porque es sencillísimo de hacer.
Tercero, porque queda precioso y finísimo, no necesita más decoración.
Así que, si no lo habéis probado todavía, aprovechad la temporada de fresas, aunque también puede prepararse con fresas congeladas, dejándolas descongelar, y teniendo la precaución de escurrirlas en un colador, porque sueltan más agua y ello puede hacer que cuaje peor (de hecho, a mí me quedó un poco más blandita esa capa, por esa razón).
Os recomiendo que utilicéis un molde de silicona, porque el desmoldado es mucho más sencillo. Yo no tenía uno lo suficientemente profundo, y tuve que utilizar uno metálico (pero ya he localizado uno de silicona para la próxima vez, porque la pienso repetir pronto). Necesitamos un molde alto, tipo bundt o flanera profunda.
Y, bueno, vamos rápidamente con la receta, porque os aseguro que, si la probáis, os encantará.

INGREDIENTES:
Para la capa "de nata":
100 gramos de queso Philadelphia (yo utilicé la variedad "light").
250 ml de nata para montar (35% materia grasa)- Yo le puse 200 de nata para montar y 50 de leche evaporada.
250 ml de leche (En la receta de Kanela y Limón se emplea leche entera, yo utilicé semidesnatada).
60 gramos de azúcar o 40 de edulcorante (aquí podéis utilizar el edulcorante que queráis, porque no vamos a superar los 100º en la cocción).
Un sobre de cuajada (si en vuestro país no hay cuajada, podéis sustituirlo por un sobre de gelatina sin sabor)
Un pellizco de sal

Para la capa "de fresa":
180 gramos de fresas (que estén maduras)
250 ml de nata para montar (yo utilicé la misma proporción que en la otra capa)
250 ml de leche
60 gramos de azúcar o 40 de edulcorante
Dos sobres de cuajada
Un pellizco de sal

PREPARACIÓN:

Empezamos por la capa blanca.

En la Thermomix, batimos todos los ingredientes juntos durante 15 segundos a velocidad 3 (para que se deshaga el queso), y después programamos 8 minutos, velocidad 3, y temperatura 90º durante los 7 primeros minutos, y 100º el último minuto. En cuanto empiece a hervir, paramos la máquina, y volcamos la mezcla en el molde.

Sin Thermomix, pondremos todos los ingredientes en un cazo, removiendo constantemente hasta que el queso se disuelva y la mezcla empiece a hervir. En ese momento, lo volcamos en el molde.
Metemos el molde en la nevera, con cuidado de que no se mueva mucho, mientras vamos preparando la otra capa.
En Thermomix, lavaremos el vaso, trituraremos bien las fresas (1 minuto a velocidad 8-9), después agregaremos el resto de los ingredientes, y programaremos el mismo tiempo que para la capa blanca.

Quedará así:

En cuanto hierva, sacamos el molde de la nevera, y volcamos la mezcla CON CUIDADO sobre la capa blanca, haciendo caer la mezcla sobre una cuchara para que caiga con más suavidad.

Sin Thermomix, trituraremos las fresas, las pondremos en un cazo con los demás ingredientes, y procederemos de la misma forma que para hacer la capa blanca. Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego, y volcamos con cuidado sobre la otra capa.
Dejamos enfriar un poquito, después refrigeramos en la nevera durante al menos 3 horas, desmoldamos, y servimos.

¡A disfrutar!. Ya veréis qué rica está, y qué bien os viene esta receta cuando necesitéis hacer un postre rico pero os falte el tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...