Menestra de verduras "Carretilla", con tuneo ("Tu menú ideal")




Los que me seguís hace tiempo sabéis que es rarísimo que yo participe en campañas publicitarias o promociones, salvo por motivos solidarios. 
Y no suelo hacerlo, porque a mí me gusta sentirme libre al hablar de un producto: si os digo, por ejemplo, que yo uso tal marca de nata o que prefiero X marca de palitos de cangrejo, quiero que se entienda como un mero comentario u opinión, o un consejo entre "amigos virtuales", y no que pueda interpretarse como que estoy vendiendo un producto, o diciendo que es estupendo porque me lo han regalado. 
Ojo, que quede claro que me parece fantástico que muchos blogs participen en promociones; de hecho, muchos y muy buenos amigos míos lo hacen, y está genial. Esto que os comento son sólo cosas mías, porque a mí me gusta más andar "a mi aire", jajaja... Rara que es una.
Pero, en este caso, cuando Carretilla se puso en contacto conmigo, no dudé en participar, puesto que es una marca de conservas que utilizo muchísimo, y me encanta. Prácticamente el 100 % de los pimientos del piquillo que veis por este blog (y hay unos cuantos, jajaja), son de esa marca, y también consumo los espárragos, y he probado alguno de sus platos preparados, que están muy buenos.
Así que, en este caso, me resulta fácil hablar bien de la marca, puesto que es la que utilizo habitualmente, jajaja.
Y os cuento que Carretilla ha desarrollado, con el apoyo y colaboración de la FEN (Fundación Española de la Nutrición) “Tu Menú Ideal”, una aplicación para todos los dispositivos móviles y para ordenadores, que permite crear de manera personalizada planes de alimentación con menús diarios que te ayudarán a conseguir  y/o  mantener  tu peso ideal de manera  saludable. Podéís ver como funciona, y descargarla, visitando http://www.menuspersonalizadoscarretilla.es
Y, además, podemos encontrar más de 40 recetas caseras, sin conservantes, muy adecuadas para los que quieren seguir una dieta sana.
Yo no suelo consumir platos preparados en casa, pero sí he tenido ocasión de probar algunos de los de Carretilla, como ya os he dicho. Y, ahora, me han enviado dos platos: una ensalada de pasta, que veis aquí, y que todavía no he probado (ya caerá)...

Y la menestra de verduras.


Que tengo que deciros que sale riquísima, con unas verduras de una excelente calidad. Nos ha gustado mucho.
Como veis, el tamaño y la cantidad es estupendo para una persona, y, además, tiene la ventaja de poderse calentar en microondas, así que resulta muy cómoda para llevarla al trabajo y comer sano.

Yo la he tuneado un poquito, ya que la ración, como os digo, es adecuada para una persona, y quería que me sirviera para dos. Por eso, cocí dos patatas más, dos huevos, y le añadí jamón ibérico en tiritas. 


Y, para montar el plato, seguí estos pasos:

*En primer lugar, salteé el jamón ibérico (unos 75 gramos), sin nada de aceite, en una sartén honda, a fuego medio.

*A los 4-5 minutos, añadí la menestra, junto con las patatas que cocí aparte, peladas troceadas. 
Removí todo con cuidado, y rehogué durante unos minutos, para que se mezclaran los sabores y se calentara la menestra.

Como veis, lleva guisantes,alcachofas, judías verdes, patata (aparte de la que yo le puse, zanahoria...)
*Retiré del fuego, añadí los huevos duros, cortados en rodajitas, ¡y a comer!.


Una estupenda solución para cuando andamos escasos de tiempo para cocinar, pero no queremos renunciar a una comida sana y equilibrada.
En mi versión "tuneada" tiene algunas calorías más, claro. Pero el huevo cocido no aporta demasiadas (otra cosa es que no debamos excedernos en el consumo de huevo si tenemos problemas de colesterol); la patata cocida no es tampoco demasiado calórica; y, en cuanto al jamón ibérico, si utilizamos piezas con poca grasa tampoco tendremos demasiado problema.
Como me han dado las muestras para que las pruebe, aclaro que este post ha sido redactado según el Código de Confianza C4C.
Que tengáis un buen fin de semana.

Ensalada templada de pimientos, patatas y bacalao






Bueno, a pesar del nombre, puede tomarse templada o fría, aunque a mí me gusta más templada...
Aunque se tome templada, podemos tener cocida con antelación la patata y hechos los pimientos; a la hora de comerla, sólo habrá que saltear el bacalao y montar el plato, y en un momentito tendremos la ensalada preparada.
Si la queremos aún más "templada", podemos calentar un poquito el pimiento, aunque no es necesario. Lo que sí recomiendo es que la patata esté fría, así la podemos partir en rodajas más cómodamente.
Es una receta muy práctica para días en los que no damos abasto, como me pasa a mí últimamente, que quiero hacer tantas cosas a la vez que no me da tiempo a nada, jajaja.
Yo suelo tener siempre pimientos asados y aliñados como "fondo de congelador". En ESTE ENLACE os explico cómo prepararlos. Pero, en caso de necesidad, podemos sustituirlos por una buena conserva casera.

INGREDIENTES:
100 gramos de pimientos asados, cortados en tiras. Yo los utilizo con todo su aliño y su "caldito".
2 patatas medianas
150 gramos de bacalao en tiras. Puede comprarse desalado ya, o salado. 
Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Si no hemos comprado el bacalao desalado, lo desalaremos. Para ello, lo pondremos en remojo, si está cortado en tiras, unas 12-14 horas, cambiando el agua dos o tres veces. Siempre lo mantendremos en la nevera, en un recipiente que no sea de aluminio.
Cocemos las patatas con piel. Las dejamos enfriar, las pelamos, y las cortamos en rodajas de algo menos de 1 cm de grosor.
Rehogamos el bacalao, con un chorrito de aceite, pero no lo haremos demasiado, basta con que tome color.

Ahora vamos montando la ensalada: ponemos un aro de emplatar en un plato o una fuente, y colocamos una capa de rodajitas de patata, aliñándolas con un chorrito de aceite, sal y pimienta.

Colocamos sobre esta capa las tiras de bacalao.

Por último, pondremos los pimientos. Yo , como os dije, no los escurro de su caldo, y dejo que se empapen un poquito las patatas y el bacalao, procurando que no se desborde demasiado.

Quitamos el aro, y servimos.

Como veis, es sencillísima, rica y "resultona". Espero que os guste.

Albóndigas en sobrehúsa


Hace ya algún tiempo, estuvimos dando la tabarra a Alicia para que nos diera la receta de estas albóndigas, que, según nos cuenta, son las favoritas de su hijo.
Y he de deciros que no me extraña nada, porque están DE MUERTE. Qué salsa tan riquísima, y qué tiernecitas salen. En casa nos han encantado, así que, a partir de ahora, pasa también a ser una receta habitual de mi familia.
La verdad es que no sé si lo correcto es escribir "sobrehúsa" o "sobreúsa". Y, aunque soy una fanática de la ortografía, en este caso es lo de menos: lo importante es probar esta salsita tan maravillosa.
Como soy muy curiosa, me puse a investigar un poco en "San Google", para ver de dónde venía este tipo de preparación, y para enterarme de cómo se escribía correctamente la palabra. Respecto de lo segundo, me quedé como estaba: sigo viéndola escrita de las dos formas. Y, en cuanto a lo primero, me enteré de que el término "sobrehúsa" o "sobreúsa", según las zonas, hace referencia a distintas recetas: en Cádiz, por lo visto se refiere a un guiso de pescado, que sirve para aprovechar sobras de pescado frito (ver AQUÍ); en Loja, se trata de un guiso de habas (aquí); también he encontrado una sobreusa de espinacas, que tiene muy buena pinta pero que en mi casa me temo que me la tendría que comer yo solita...
Así que no saqué nada en claro, salvo que la receta que nos dio Alicia merece la pena (y que tengo que probar alguna de las otras "sobreúsas" que encontré, jajaja).
En definitiva, se trata de unas albóndigas cocinadas en su salsita. Cada uno podemos preparar las albóndigas con la receta que más nos guste, o con la que sea tradicional en nuestras casas.  Yo las hago como explico AQUÍ: (Evidentemente, me refiero a la preparación de las albóndigas en sí, no de la salsa, que es la que estamos viendo en esta receta).
Así que ahora voy a explicar las cantidades que necesitamos para las albóndigas, y para la salsa, y vamos con la receta. 



INGREDIENTES:

Para las albóndigas:
De 600 a 750 gramos de carne picada. Yo uso sólo ternera, pero, si lo preferís, podéis utilizar mitad ternera y mitad cerdo.
Ajo molido al gusto (o 1 diente de ajo muy picadito)
1 huevo
Miga de pan remojada en leche (yo, una loncha de pan de molde integral sin corteza)
Perejil picado
Sal
Pimienta negra recién molida

Harina para rebozar y freír.

Para la salsa o "sobreusa":
- 2 dientes de ajo
- 25 gr de almendras (fileteadas o enteras sin piel, pero siempre crudas. Incluso he llegado a hacerla con molida para aprovecharla. Lo importante es que esté cruda)
- 1 rebanada de pan de 2 centímetros de grosor, aproximadamente
- 15 gr de vinagre, (si es de Jerez fuertecito, como el mío, quizá un poco menos)
- agua
- colorante (1 cucharadita rasa)
- perejil picado (1 cucharada sopera rasa)
- aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
De la preparación de las albóndigas no hay paso a paso: basta con mezclar los ingredientes, amasarlos con la mano un poco, y dejar reposar entre 1/2 hora y 1 hora (si es algo más tiempo, no importa). Después, daremos un ligero amasado, formaremos bolitas, las pasaremos por la harina (no hace falta que las rebocemos demasiado), las freímos en abundante aceite caliente, y reservamos.
Y vamos con la salsa.
En el vaso de la batidora o Thermomix echamos uno de los ajos en crudo y pelado. Podemos triturarlo antes, programando 6 segundos a velocidad 6 en el caso de la Thermomix, o esperar a añadir el resto de los ingredientes.

- En una sartén, ponemos un chorrito de aceite, no demasiada cantidad. Calentamos, y doramos el otro diente de ajo pelado  y la rebanada de pan.

Si usamos almendras fileteadas o enteras, las pondremos con el ajo y el pan; si utilizamos almendra molida, la doraremos sola, antes, sin aceite (no hace falta).

- Conforme se vayan dorando los ingredientes, los pondremos en el vaso de la batidora o Thermomix: aquí están las almendras.


-Añadiremos después el ajo, y la rebanada de pan la colocaremos previamente en un plato, una vez frita, y le echaremos el vinagre, para empapar un poco la miga, pero no demasiado.


(No, no está quemado, es que ha absorbido el vinagre,por eso se ve tan renegrido).
- Ponemos el pan en el vaso de la batidora o Thermomix y añadimos el colorante, el perejil picado y un vaso (250 gramos) de agua...

... y trituramos todo, hasta que quede bien mezclado. (En Thermomix, programamos 15 segundos a velocidad 6).

- En una sartén o cazuela de barro, tendremos ya colocadas las albóndigas fritas (si queremos, podemos añadirle un poquito de aceite de la fritura, pero yo casi no le pongo, para que la salsa tenga menos grasas).

Echamos por encima el líquido triturado, y añadimos agua hasta cubrir las albóndigas.

- Cocemos a fuego fuerte, pero con cuidado, porque es una salsa que se espesa rápidamente. Si hace falta, añadiremos un poquito más de agua, para que se cuezan bien las albóndigas y queden blanditas. (Unos 35-40 minutos tardarán en hacerse).
Salen bien jugositas, como podéis ver:

Están ricas recién hechas, y todavía mejores de un día para otro. Espero que os gusten.

Rollitos de primavera "a mi manera"


Sí, "a mi manera", como la canción, porque, en primer lugar, no están hechos con las obleas especiales para rollitos, sino con pasta brick; y, en segundo, porque, en lugar de llevar col china (que no tenía), llevan lechuga. Y casi me gustan más con lechuga, jajaja.
O sea, que no son los rollitos de primavera "de los chinos", pero os aseguro que están buenísimos. Eso sí, me gustan más recién hechos, o templados. Fríos se quedan un poco duros (aunque sobró uno y nos lo comimos frío, que no hay que tirar nada).
Esta receta es una mezcla de dos, la de Nuria, de "Con tu pan te lo comas", y la de Rocío, de "Chismes y Cacharros". 
Yo también he optado por hornearlos en vez de freírlos, me gusta más como quedan, y son calorías que se quita uno de encima, que no viene mal.
Es una receta muy cómoda para una cenita, o como primer plato.


INGREDIENTES (salen 7 a 9 rollitos):
1 pimiento verde en tiritas
1 zanahoria grande, rallada
1-2 cogollos de lechuga (o 1 col china pequeña) en tiritas
2 cebollitas francesas, o un puerro pequeño, picaditos.
Aceite de oliva virgen extra.
150-200 gramos de pechuga de pollo asada o cocida, cortada en tiritas.
Salsa de soja
Salsa agridulce
Hojas de pasta brick. Utilicé esta marca de la foto (que he sacado de internet, porque se me olvidó "inmortalizarla"). Pero podéis utilizar cualquier marca:



PREPARACIÓN:
Rehogamos, en un wok o sartén honda, con un chorrito de aceite, las verduras, durante 5 minutos, a fuego medio-fuerte. Queremos que nos queden crujientitas.


Ahora, agregamos el pollo en tiritas, más un chorrito de salsa de soja, y rehogamos durante un minuto, a fuego medio-fuerte.

Retiramos del fuego, y dejamos enfriar. Para evitar que esté grasiento, lo escurrimos en un colador. 

Una vez que esté templado o frío el relleno, preparamos los rollitos. Untamos primero cada lámina de pasta brick con una gotita de aceite.  

Colocamos el relleno en la parte de abajo. No os paséis de cantidad, porque después será más difícil formar los rollos. 

Vamos enrollando la hoja hasta la mitad del círculo.


 Ahora, doblamos los dos lados , como si fuera un sobre...

 ...y seguimos enrollando. Cuando esté formado el rollito, sellamos el borde con agua y los dedos, para evitar que se salga el relleno. 

Y los metemos al horno, precalentado a 200º, hasta que se doren (con cuidado de que no se quemen). Suelen tardar en torno a 20 minutos.
Pueden también freírse, pero quedan más grasientos, para mi gusto. 

¡Y a comer!. Conviene servirlos calientes. 

Los acompañaremos con salsa agridulce o de soja.
¡Que los disfrutéis!. No son los del chino, pero están riquísimos.


Alcachofas marineras


Creo que ya os he contado que me encantan las alcachofas...
Y creo haberos contado también que mi marido las ODIA, así que, "Houston, tenemos un problema", ya que en esta casa, habitualmente, sólo estamos dos, jajajaja.
Al final, hemos conseguido llegar a un punto de entendimiento "alcachofil": las hago pocas veces al año, procuro buscar una receta "llevadera" para alguien que, por decirlo suavemente, "no es partidario" de la alcachofa... y, las que sobren, me las congelo para mí, en dosis individuales.
He de deciros que esta receta es de las que recibió la calificación conyugal de "para ser alcachofas, están ricas"... lo cual quiere decir que, a quienes os gusten las alcachofas, seguro que os encantarán, jajajaja.
Hace poco hice otra versión de alcachofas con salmón, también bastante buena, pero éstas han gustado más en casa (a mí me gustan las dos, jajajaja).
Congelan bien, aunque están más ricas recién hechas.
Así que vamos al lío...

INGREDIENTES:
1 lata de atún en aceite escurrido
80 gramos de salmón ahumado
6-8 alcachofas
6 palitos de cangrejo (surimi)
Queso rallado para gratinar.
Sal.
Medio limón.
Para la bechamel:
-60-65 gramos de maizena
-1/2 litro de leche
-30 gramos de mantequilla o margarina
-Un pellizco de nuez moscada
-Pimienta recién molida, y sal o 1/4 de cubito de caldo de verduras


PREPARACIÓN:
Trituramos el atún y el salmón hasta formar una pasta (En Thermomix, 6 segundos a velocidad 6). Reservar.
Cortamos el pie de las alcachofas,  también el borde superior de las hojas, y retiramos algunas, aunque no todas, porque las protegerán en la cocción).
Cocemos las alcachofas, en abundante agua con sal y el zumo de medio limón, hasta que estén blanditas (entre 25 y 30 minutos, aunque yo a veces las dejo un poco más, porque en casa no gustan las hojas duras).
Una vez cocidas, retiramos las hojas más duras. Y rellenamos con la mezcla que habíamos preparado.
Las colocamos en una fuente resistente al horno.


Preparamos la bechamel. En Thermomix, ponemos todos los ingredientes en el vaso, y programamos 8 minutos y medio, 90º, velocidad 4.
El tiempo es orientativo: puede que empiece a espesar antes, o puede que necesitemos programar algún minuto más, sobre todo en invierno o si la leche está muy fría.
Para hacerla sin Thermomix, pinchad AQUÍ y veréis la receta.
Una vez preparada, la mezclamos con el resto del relleno, y con los palitos de cangrejo picaditos. 

Cubrimos las alcahofas con la bechamel. Espolvoreamos con queso rallado, y gratinamos a 220º durante unos 15 minutos (hasta que se dore un poco la superficie).


Aquí las tenéis, recién saliditas del horno.
Espero que os gusten.
Que tengáis una feliz semana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...