Salpicón de marisco



Bueno, pues ya estoy de vuelta de mis minivacaciones.
Y no os penséis que os vais a librar, ¡ya os castigaré con mis "crónicas viajeras"!. Esta vez toca "Vacaciones en Roma", jajaja.
Pero, por el momento, volvamos a la comida.
Estamos ya inmersos en pleno verano, y el calor y las vacaciones hace que se cierren muchos blogs. Yo, como suele ser habitual, no cierro, ya que mis vacaciones serán mucho más tardías, y trabajaré durante julio, agosto y septiembre.
Eso sí, el ritmo de publicación será más relajadito, y habrá muchas recetas fáciles (bueno, eso es normal en mí) y fresquitas (pinchando AQUÍ podéis ver una selección de recetas veraniegas de este blog).
Como este salpicón de marisco. La receta, en sí, no tiene ninguna "ciencia", ¡pero está tan rico, y es tan apetecible cuando suben los termómetros, que no puede faltar en este blog!.
Es un plato que admite muchos "tuneos". A veces le añado unos mejillones al vapor; en otras ocasiones, pulpo cocido; otras veces, un poco de salmón ahumado... La base es, siempre, una buena vinagreta con un picadillo de cebolla, pimiento verde y pimiento rojo.
Conviene, eso sí, que repose un poquito, al menos unas horas, para que se mezclen bien los sabores.
Una receta bastante ligera (si no nos pasamos con el aceite, claro), que apetece siempre, entra muy bien, y sirve de primer plato, cena o picoteo con unas cervecitas... Eso sí, ya no os digo eso de que viene estupendamente para tomarlo de aperitivo mientras vemos el fútbol, porque ya nos han mandado para casita, jajaja. Aunque los muy futboleros podéis disfrutar de este salpicón mientras veis jugar a otras selecciones que no son la española (pero ya no es lo mismo...).
En fin, que disfrutéis del salpicón, que no me vais a perder de vista en verano (por suerte o por desgracia), y que amenazo con crónica viajera en la siguiente entrada. Ah, y, por supuesto, algún platito italiano caerá, no os quepa duda.


INGREDIENTES:
1-2 pimientos italianos verdes
1-2 pimientos rojos (prefiero utilizar el pimiento italiano porque tiene un sabor más delicado, pero si no lo encontráis, que yo tampoco lo encuentro siempre, utilizaremos pimientos morrones, o pimientos rojos para asar).
Cebolla blanca (a vuestro gusto, yo suelo poner una mediana)
Tomates (2 medianitos)
Dos huevos duros
Gambas (unos 200-250 gramos)
Palitos de cangrejo (yo suelo poner 6)
El salpicón de la foto no lo lleva, pero podemos añadir, o sustituir las gambas o palitos por pulpo cocido, mejillones al vapor, salmón ahumado, rape (u otro pescado de carne consistente) cocido...
Aceite de oliva virgen extra, y vinagre de Jerez o Módena.
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Muy simple: picamos los pimientos y la cebolla en cuadraditos muy pequeñitos...

... y hacemos una vinagreta, en proporción de 1 parte de vinagre por 3 de aceite (salvo que utilicemos vinagres de Jerez muy intensos, que pondremos un poco menos de vinagre).

Mezclamos muy bien hasta que ligue la salsa.
Añadimos a los pimientos y cebolla picada,  salpimentamos, y agregamos el huevo cortado en cuadritos chicos, el tomate en trocitos pequeños, las gambas cocidas enteras y peladas, los palitos de cangrejo picados (y, en el caso de utilizar otros ingredientes, pondríamos los mejillones al vapor enteros y sin cáscara, el salmón cortado en tiritas, el pulpo en rodajitas, y el pescado cocido cortado en dados).
Removemos bien, y dejamos reposar en la nevera unas horas.
Y a disfrutar.

Tarta de chocolate sin horno


En esta casa, y en esta familia, parecemos todos descendientes de "Paquito el Chocolatero".
Y es que nos encanta el chocolate (en algunos casos, la cosa es ya cercana a la adicción, jajaja). Chocolate negro, con leche, relleno, con almendras...
El blanco nos gusta un poquito menos, pero tampoco le hacemos ascos: si hay que comerlo, se come, jajaja.
Siempre hay chocolate. Aunque no tomemos postre, una oncita de chocolate negro con naranja siempre "cae".
Así que, cuando vi esta tarta en el blog "La Cocina de Frabisa", supe que era para mí. Las fotos, como os podéis imaginar, nada que ver con las mías (no consigo yo mejorar con esto de la fotografía, jejeje), pero la tarta, realmente espectacular de rica.
Además, fácil y sin horno, ¿qué más podemos pedir para el verano?.
La he tuneado, porque ella la hace con chocolate negro, pero aquí hay más adeptos del chocolate con leche. Para intentar aligerarla, y para adaptarla para los diabéticos, sustituí la nata líquida para cocinar por leche evaporada, con menos grasa, y también he utilizado edulcorante en lugar de azúcar. Pero os doy también la receta con azúcar.
Con esta receta me tomo unos días de vacaciones. Volveré a final de mes. Son fiestas por estas tierras alicantinas, y ya sabéis que yo no soy muy amiga del "pum-pum-pum" constante, jajaja... así que aprovechamos, y cambiamos de aires.

Como siempre, algunas recomendaciones útiles:
-Es una tarta deliciosa, pero llena bastante.
-Utilizad un molde desmontable pequeño, entre 21 y 23 cms de diámetro. Yo usé uno un poco más grande, y me quedó más planita, entre tarta y "tartaleta". Aunque también queda muy rica así, pero el corte es más bonito si la tarta sale más alta.
-Aunque os parezca muy clarita la crema, y poco densa, no os preocupéis: cuajará en cuanto repose un ratito en la nevera.
-No espolvoreéis el cacao hasta que la vayáis a servir, porque, de lo contrario, se absorberá, y el efecto será más feo.

INGREDIENTES:
a)Para la base:
175 gramos de galletas (María o Digestive). Yo utilicé galletas Digestive sin azúcar (las hay de varias marcas, como Gullón o Marbú).
60 gramos de mantequilla blanda, a temperatura ambiente.

b)Para la crema:
250 gramos de chocolate. Yo utilicé "Nestlé Postres", y puede hacerse con chocolate Valor sin azúcar (u otra marca similar). La receta original lleva chocolate negro, con un porcentaje de cacao de entre 60 y 70%.
250 gramos de queso cremoso, tipo Philadelphia. Yo utilicé "Philadelphia Light" (todo sea por la reducción calórica y grasa).
150 gramos de nata líquida o leche evaporada.
150 gramos de azúcar u 80 de tagatosa o sucralosa (podemos utilizar otros edulcorantes, ya que no se va a hornear)
Opcional: 60 ml. de ron oscuro, o de Baileys.
Y cacao en polvo para espolvorear.

PREPARACIÓN:
Preparamos primero la base. Trituramos las galletas (en Thermomix, las troceamos, las ponemos en el vaso, y damos 6-7 golpes de turbo hasta que se pulvericen por igual).
Las mezclamos con la mantequilla (En Thermomix, programamos 1 minuto a velocidad 3).

(NOTA: Dependiendo de la temperatura, es posible que necesitemos programar algo más de tiempo).
Con esta pasta, forramos la base del molde (que, previamente, habremos cubierto con papel vegetal, para desmoldar mejor la tarta después). Conviene que la base no quede excesivamente gruesa.

Y lo metemos en el refrigerador hasta que vayamos a rellenarlo.
Fundimos el chocolate. Yo lo he hecho en la Thermomix, troceando el chocolate, y programando 4 minutos, velocidad 3, temperatura 90º, hasta que se derrita del todo.  Podemos hacerlo al baño María, en el microondas (con cuidado de que el chocolate no se queme), o, como en la receta original, en un cuenco colocado sobre un cazo con agua caliente, pero sin que el fondo del cuenco toque el agua, y removiendo hasta que quede bien fundido). Reservamos.
Ahora vamos a batir el queso y la nata hasta que se forme una crema. Podemos hacerlo con unas varillas, o, en Thermomix, programando 3 minutos, a temperatura 37º, y velocidad 3.
Añadimos después, sin dejar de batir, el azúcar o edulcorante, el chocolate y el ron o Baileys (si lo ponemos). En Thermomix, programaremos 2 minutos, velocidad 2, sin temperatura.

Vertemos esta mezcla en el molde, y refrigeramos al menos durante dos horas.

Cuando vayamos a servirla, desmoldamos con cuidado, y espolvoreamos con el cacao en polvo.

Espero que os guste. Si sois aficionados al chocolate, probadla: os encantará.

Tomates rellenos de ensaladilla


Ya está aquí el calor, y tendremos el verano encima en nada y menos.
Así que yo, en mi línea habitual, es decir, preparando recetas sencillas, y rellenando cosas, os traigo estos tomates rellenos de ensaladilla.
La receta, claro está, no puede ser más fácil: el título lo dice todo. Pero sí hay que tener en cuenta unos puntos básicos.
-1º)No utilicéis cualquier tomate. Sobre todo, no os dejéis engañar por los muy igualitos, muy redonditos y muy rojitos... que, a veces, ocultan un interior que parece corcho. El plato cambia totalmente si utilizamos tomates sabrosos. Aunque sean más feos.
-2º)Podéis utilizar cualquier receta de ensaladilla, la que hagáis habitualmente. Pero yo, en este caso, a la receta mía habitual le añado la pulpa del tomate, porque no me gusta tirar nada.
-3º) Y FUNDAMENTAL:  
Sea cual sea la receta de ensaladilla que preparéis, no os olvidéis NUNCA de escurrir las verduras muy bien. Si no, os quedará aguada, y perderá toda la gracia. 
-4º) Si los vamos a preparar con algunas horas de antelación, es mejor no rellenar los tomates, para que no corramos el riesgo de que suelten agua. Podemos tener preparado, por un lado, el relleno, en la nevera; y, por otro, los tomates, vacíos, y colocados "boca abajo" sobre un papel absorbente de cocina. A la hora de comer, los rellenaremos.
Son muy apropiados para un primer plato fresquito y rápido, o para una cena o picoteo.

INGREDIENTES:
(Para rellenar 6-8 piezas)
2-3 patatas medianas
1 zanahoria grandecita
1-2 huevos cocidos
1 lata de atún en aceite de oliva (virgen extra, a ser posible), bien escurrida (unos 120 gramos)
4-5 palitos de cangrejo
Sal, pimienta y mayonesa al gusto.
Y, por supuesto, 6-8 tomates sabrosos, maduros pero no pasados.

PREPARACIÓN:
Cocemos los huevos. Los pelamos, y reservamos.
Cocemos también las patatas y la zanahoria, con un pellizco de sal, hasta que estén blanditas (suelen tardar aproximadamente 1 hora, dependiendo de la variedad; las pincharemos con una brocheta para ver si están cocidas). 
Cuando estén frías, las pelamos. Troceamos todo (huevos, patatas y zanahoria) en cuadritos pequeños.
Salpimentamos, y reservamos.
Picamos también los palitos de cangrejo, y desmigamos el atún. Lo agregamos al resto de los ingredientes de la ensaladilla.
Mientras se va cociendo todo, habremos vaciado los tomates. Cortamos una "tapa" en la parte superior, y, ayudándonos de una cucharilla o un sacabolitas, extraemos la pulpa. Los salamos por dentro, y los ponemos a escurrir sobre papel absorbente de cocina (pondremos dos capas, porque sueltan mucho líquido).

Colocamos la pulpa en un colador sobre un bol pequeño, retirando las semillas si se desea, la salpimentamos, y dejamos que escurra el líquido durante un rato.

Una vez esté la pulpa bien escurrida, la picamos en cuadritos chicos, y la mezclamos con los ingredientes de la ensaladilla.

Añadimos ahora la mayonesa, a nuestro gusto, y mezclamos bien.

Rellenamos los tomates, refrigeramos, y servimos.

¡Espero que os gusten!.

Empanada de atún y pimientos


Ya, ya sé que empieza a hacer calor de verdad en casi toda España, y que encender el horno no es precisamente lo que más nos apetece.
Pero es que... ¡está tan rica la empanada!. Además, como resulta tan buena caliente como fría, podemos hacerla en horas en que no tengamos tanto calor (por la noche, o a primera hora de la mañana). Y siempre viene bien para una comida en el campo, o para llevar a la playa o piscina. O para una cena de picoteo.
Ahora que llega el Mundial, una empanadita puede resultar una cena ideal para ir comiéndola mientras vemos el fútbol, y podemos prepararla con antelación, para que no tengamos que perdernos medio partido organizando el picoteo (aunque a mí me da igual: yo me pongo tan histérica en ese tipo de partidos, que no los veo nunca, porque estoy convencida de que los "gafo", y los sigo por internet... o me entero del resultado por los petardos que lanza el vecindario, jajaja).

Admite muchísimos rellenos diferentes. Pero esta vez he querido prepararla con el relleno más tradicional, "de toda la vida": atún, cebolla y pimientos.
Voy a contaros, como siempre que puedo hacerlo, la versión tradicional y con Thermomix, aunque yo lo que preparo es una versión mixta: el sofrito lo hago de manera tradicional y la masa con Thermomix (rara que es una, jajaja).
Es mucho más larga de explicar que de hacer (si descontamos los tiempos de reposo).
Así que vamos al lío:
INGREDIENTES:
480 gramos de harina común, o 450 de harina de fuerza (a mí me gusta más con la harina común, me parece que queda más suave)
100 gramos de aceite de oliva virgen extra (vamos a utilizar el sobrante de la fritura, y completaremos con la cantidad necesaria hasta llegar a ese peso. Si la conserva de atún es de aceite de oliva virgen extra, lo utilizaremos para el sofrito, añadiendo más cantidad).
1 cucharadita de pimentón dulce o agridulce
150 gramos de agua
50 gramos de vino blanco
25 gramos (1 cubo) de levadura de panadería
1 cucharadita de café de sal
Para el relleno:
1 pimiento verde italiano
1 pimiento rojo (suelo usar también pimiento italiano, si hay)
1 cebolla mediana
3 latas de atún en aceite
2 huevos duros
Además: 1 huevo batido para pincelar la masa, y un poquito de aceite de oliva (opcional).
PREPARACIÓN:
Cortamos los huevos duros en rodajas, y reservamos.
Picamos en cuadritos pequeños la cebolla y los pimientos, y los rehogamos en el aceite caliente, a fuego medio .

(Si lo hacemos en Thermomix, picamos todas las verduras durante 4 segundos a velocidad 5, después añadimos el aceite, y programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda).
Cuando las verduras estén pochadas (blanditas), añadimos el atún desmigado, mezclamos, y rehogamos un poquito, 1-2 minutos, no más.

Retiramos del fuego, ponemos el relleno en un colador grande, y escurrimos el aceite. Este aceite, como ya dije, vamos a utilizarlo para la masa, completando lo necesario hasta alcanzar los 100 gramos.

Dejamos que se enfríe un poco el relleno.
Y ponemos en el vaso de la Thermomix los 100 gramos de aceite, añadimos el pimentón, y lo calentamos durante 2 minutos a 80º.

Si no usamos Thermomix, lo pondremos en una sartén con el pimentón, y lo calentaremos durante unos minutos a fuego bajo (que no se queme).
Dejamos enfriar un poquito.
Y empezamos a elaborar la masa: en el vaso de la Thermomix, añadimos al aceite el agua y el vino, y programamos 1 minuto, 37º, velocidad 2.
Añadimos la levadura, y programamos 5 segundos a velocidad 4.

Agregamos la harina y la sal, y programamos 2 minutos a velocidad espiga.

Queda más o menos así:

Sin Thermomix: ponemos en un bol grande el aceite, el vino y la sal. Calentamos un poco el agua, y disolvemos en ella la levadura; la agregamos al bol. Después añadimos la harina, amasamos con las manos hasta formar una bola.
Dejamos reposar la masa, tapada con un paño, hasta que doble su volumen. Suele tardar entre media y una hora, pero depende mucho de la temperatura ambiente.
Y formamos la empanada: amasamos un poco con las manos, dividimos la masa en dos porciones, una un poquito más grande que la otra (que será la que nos sirva de "tapa"), y la extendemos entre dos papeles de horno, con el rodillo. A mí me gusta que quede bastante fina.
Y vamos repartiendo el relleno, dejando un borde de unos 2 centímetros por cada lado, que utilizaremos para "cerrar" la empanada.
Primero pondremos el sofrito, bien repartido...

...y, encima, las rodajas de huevo cocido.

Tapamos con la otra parte de la masa (dejaremos siempre un poquito para hacer algún adorno en la empanada), sellamos bien las uniones con los dedos (y con un poquito de agua, si fuera necesario), pinchamos la superficie de la empanada para que salga el vapor (yo, como veis, también le hago algún que otro boquete más grande), y adornamos con la masa sobrante.

Pincelamos con el huevo batido.
Y horneamos a 180º (previamente, habremos precalentado el horno), hasta que esté hecha (tarda entre 30 y 40 minutos, según hornos).

Al sacarla, podemos pintarla con un poquito de aceite de oliva (esto es opcional).
Mirad qué rico se ve el corte (a mí es que me encantan las empanadas, jajaja):

Espero que os haya gustado.

Pastel de carne y puré de patatas "de reciclaje"


Este pastel de carne es un plato clásico de mi casa. Ya tengo otra versión en el blog, con carne picada, pero, en esta ocasión, quería que sirviera para reciclar lo que había sobrado de un redondo de ternera en salsa, que no era ya suficiente para que hubiera raciones para todos, y aquí no se tira nada de nada.
De hecho, esta receta, según tengo entendido, es de origen francés (se llama en Francia "Hachis Parmentier", pero nada que ver con los "cigarritos de la risa"), y surgió precisamente para "dar salida" a las sobras de estofados y guisos de carne. Así que podéis utilizar para prepararlo cualquier plato de carne que os haya sobrado: siempre queda rico. La cebolla rehogada le da un punto de jugosidad muy bueno.
Esta vez, lo he presentado en cazuelitas individuales, que son muy cómodas de servir, y quedan muy bien. Pero también podemos hacerlo en una fuente o molde de "quiche".
Os voy a dar la receta con y sin Thermomix.


INGREDIENTES:
Sobras de ternera guisada, asada o estofada (unos 150 gramos)
Utilizaremos también la salsa de la carne, incluso las verduritas del estofado o guiso.
80 gramos de jamón ibérico picadito
1 cebolla
30 gramos de aceite de oliva virgen extra
Salsa Worcestershire (Lea & Perrins)
Opcional: un huevo duro picado
Puré de patatas espeso, casero o "de sobre" (si lo hacemos de sobre, basta con un paquete para 4 personas)
Queso rallado para gratinar

PREPARACIÓN:
Picamos la carne en trocitos pequeños. En Thermomix, programamos 5 segundos a velocidad 5.
Como ya he comentado, la picaremos con su salsa, y con las verduritas que lleve (aquí podéis ver que hay zanahorias y champiñones)

Reservamos.
Picamos también en juliana finita la cebolla, y la rehogamos a fuego medio en el aceite caliente, durante unos 10-15 minutos. En Thermomix, sin lavar el vaso, cortamos la cebolla en cuartos,los ponemos en el vaso, picamos durante 5 segundos a velocidad 5. 

Añadimos el aceite, y rehogamos durante 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, con el cubilete quitado.

Agregamos el jamón ibérico picadito, y rehogamos durante unos minutos. En Thermomix, programamos 4 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.

Añadimos la carne reservada y unas gotitas de salsa Perrins, mezclamos bien, y rehogamos durante 1 minuto. En Thermomix, programamos 1 minuto, temperatura Varoma, velocidad cuchara y giro a la izquierda.

Si le añadimos el huevo, lo mezclamos ahora con cuidado.
Preparamos el puré de patatas como tengamos por costumbre, pero que quede espesito.
En las cazuelitas individuales, o en el molde grande, ponemos una capa de puré. 

Sobre ella, colocamos la mezcla de carne.

Tapamos con otra capa de puré, igualamos la superficie, y cubrimos con queso rallado.

Introducimos en el horno caliente, a 220º, hasta que se gratine (unos 15 minutos).

Y a disfrutar. Es un plato delicioso, que suele gustar a todos.

Patatas rellenas "marineras"



Hace unos días, estaba enredando por los blogs amigos, a la caza y captura de recetas para un recopilatorio de ésos que hacemos en la red Facilísimo. Y buscaba otra cosa, pero fui a parar a esta receta del blog de Bego-Samira.
Como los rellenos generan en mí una "atracción fatal", anoté rápidamente la receta, y, en cuanto he tenido ocasión, la he hecho, aunque tuneada.
Un exitazo, de verdad. Unas patatas rellenas deliciosas tanto calientes como frías, no sé deciros cómo están más ricas. Si las tomamos frías, es un plato estupendo para dejar hecho con antelación. Aunque haga calor, tampoco tenemos que usar tanto tiempo el horno, sólo un ratito; y podemos hacerlas a primera hora y dejarlas listas para la hora de comer.
Creo que van a convertirse en un "clásico" de casa.  Una receta que merece la pena probar, os lo aseguro.

INGREDIENTES
4 patatas medianas, que sean más o menos igualitas.
1 pimiento rojo italiano
1 cebolla pequeña
1 lata de atún en aceite (unos 125-150 gramos)
Aceite de oliva virgen extra (si la conserva de atún utiliza este tipo de aceite, podemos emplearlo para el rehogado)
Mayonesa al gusto.
Sal y pimienta

PREPARACIÓN
Cocemos las patatas, con un pellizco de sal.
El tiempo depende del tipo de patatas: las pincharemos con una brocheta o un palillo para ver si están hechas, pero suelen tardar entre 45 minutos y 1 hora.
Cuando se enfríen, las partimos por la mitad...

... y las vaciamos.

Aplastamos la pulpa de la patata con un tenedor.
Picamos en cuadritos pequeños (en juliana fina) el pimiento y la cebolla.
Y los rehogamos en un chorrito de aceite, en una sartén un poco honda.

Cuando se vaya quedando el pimiento blandito y transparente la cebolla, añadimos el atún desmigado, y rehogamos durante 2-3 minutos, a fuego medio.

Y, entonces, agregamos la pulpa de la patata. Mezclamos bien, salpimentamos, y retiramos del fuego.

Dejamos enfriar un pelín el relleno, y rellenamos las patatas con la mezcla.

Cubrimos con mayonesa...

... Y gratinamos hasta que estén doraditas.

Podemos tomarlas tanto calientes como frías.
¡Que las disfrutéis, y feliz nueva semana!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...