Pastel fresco de puré de patata.



Aunque sigo en el mismo estado vago para publicar, y liado en lo laboral, que en la última entrada, vamos a subir una receta fresquita, que no viene mal.
Y es que, supuestamente, estamos ahora mismo padeciendo la tercera ola de calor (o cuarta, según las fuentes que consultemos) de este verano. A mí me da la impresión de que la ola no se ha ido nunca, que llevamos así desde finales de junio, pero doctores tiene la Meteorología, así que, si dicen que ha habido varias olas, pues no vamos a discutir.
El caso es que, con esta ola, olas, fuerte marejada, tsunami o lo que sea, nadie tiene ninguna gana de ponerse a cocinar; por lo tanto, vamos a ponerlo facilito, como de costumbre. Los pasteles salados fríos suelen dar mucho juego en estos casos, porque se preparan con antelación, son fáciles de hacer, y gustan a casi todos. Y hoy os traigo éste de puré de patata.
Este pastel se puede hacer también dándole la forma tradicional de brazo de gitano: es decir, extendiendo el puré de patata sobre un paño húmedo, procurando que quede como un rectángulo, poniendo en medio el relleno, y después enroscándolo con cuidado (como el que podéis ver en este enlace). Pero mucha gente tiene problemas a la hora de formar el brazo de gitano: se les cae, se abre el puré, se sale el relleno... así que resulta más cómodo hacerlo en estos moldes semicilíndricos. Los encontraréis en ferreterías, o en páginas de venta de utensilios de cocina por internet (yo lo compré en María Lunarillos, que son rapidísimos y eficaces en el envío, y otro que tengo me lo regalaron)
Aquí tenéis una foto del corte:

Sin más preámbulo, vamos a la receta.

INGREDIENTES:
Puré de patata (natural o "de bolsa", yo lo hago de bolsa. En cualquier caso, ha de quedar algo más espeso de lo normal)
Palitos de surimi (unos 8-9)
Atún en aceite (una lata de unos 120 gramos, bien escurrida)
1 ó 2 huevos duros.
Salsa rosa (yo la preparo como indico aquí).
Para decorar: guisantes, huevo rallado, tomatitos cherry, aceitunas en rodajitas...

PREPARACIÓN:
Hacer el puré siguiendo las instrucciones del paquete, o como tengamos por costumbre prepararlo en casa. Pero recordad que ha de quedar espesito.
Dejar enfriar un poco.
Forramos un molde alargado,y previamente untado de aceite, con papel film. No cortamos el papel hasta que no terminemos de rellenar, o bien dejamos suficiente margen al cortar para cubrir después el pastel por encima.


Después ponemos una capa de puré, bien extendido, cubriendo el fondo y los bordes. Y cubrimos con una capa de salsa rosa.

Rellenamos con el atún desmigado, los palitos de surimi cortados en rodajitas, y el huevo duro picado.

Cubrimos todo con el resto del puré, apretando bien.

Y tapamos con el papel film que no hemos cortado.

Refrigeramos durante unas horas (mejor prepararlo de un día para otro).
Cuando vayamos a desmoldarlo, apartamos hacia los lados el film que cubre el pastel, lo volcamos sobre la fuente en que lo vayamos a servir, y retiramos el papel con cuidado.

Decoramos al gusto, con más salsa rosa o mayonesa, huevo duro rallado, tomatitos, guisantes... Y servimos.

Espero que os guste.

Ensalada variada con frutas tropicales.



Sigo en "modo más liada que la pata de un romano ON", aparte de que, con este calor, y el exceso de trabajo, la inspiración no me acompaña demasiado. La verdad es que, últimamente, no tengo demasiadas ganas de blog, no sé por qué.
Como siempre he comentado, para mí el blog es una afición;  no saco un céntimo con él, ni tiene que ver con mi trabajo ni con mi promoción personal. Así que, cuando, por unas razones o por otras no siento muchas ganas de publicar, o no me llega la inspiración, prefiero llevarlo tranquilamente, y no forzarme, puesto que no tengo ninguna necesidad de ello, por un lado; y, por otro, no me apetece publicar por publicar. Una afición tiene que divertir, entrener y "compensar" (y con "compensación" no me refiero a algo económico, sino a satisfacción personal). Y, cuando en un momento dado no apetece practicar esa afición, mejor hacer una pausa, o tomárselo con calma.
Por lo tanto, en este estado de cosas, lo mejor será que optemos por lo fácil. Vamos con una ensalada muy rica, pero sin ninguna complicación. Que, por lo demás, es lo que más apetece cuando estamos en plena ola de calor (ola que, dicho sea de paso, parece que no se acaba nunca, ¡qué cruz!).
La combinación de frutas tropicales le da un puntito muy fresco y agradable.
Yo, cuando la preparo para pocas personas, suelo utilizar esas bandejas que venden en los supermercados con la fruta ya limpia y troceada, y me ahorro lo de tener que pelar y cortar la piña, papaya...
Si os apetece probar otras ensaladitas del blog, os dejo el enlace a algunas muy ricas, como ésta de arroz y calabacín, o ésta de pepino.

INGREDIENTES
(No indico cantidades, porque dependerá de los comensales)
Pollo troceado cocido o asado, o tiras de pollo de las que se venden envasadas al vacío, para ensaladas.
Lechuga
Mango, papaya y piña
Palitos de cangrejo (surimi)
Un puñado de pistachos pelados (a mí me gustan más sin tostar) 
Salsa rosa al gusto
Sal y pimienta

PREPARACIÓN.
Como siempre indico en todas las ensaladas que llevan lechuga, frutas y salsa rosa, es FUNDAMENTAL escurrir muy bien tanto la lechuga picada como las frutas tropicales. De lo contrario, nos aguarán la salsa, y la ensalada quedará muy deslucida. Así que escurriremos el exceso de líquido que sueltan las frutas tropicales sobre un papel absorbente de cocina o sobre una servilleta.

También lavaremos y picaremos la lechuga, y la secaremos muy bien. La ponemos en un bol o ensaladera.

Añadimos las tiras de pollo. Salpimentamos.

Vamos colocando en la ensaladera el resto de los ingredientes: las frutas tropicales, los palitos de cangrejo troceados, los pistachos.

Agregamos la salsa rosa, mezclamos bien, y refrigeramos durante un tiempo antes de servir.


¡Que la disfrutéis!.
Pasad unos buenos días veraniegos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...