Fabes con almejas (Crockpot-olla lenta)



Aunque aquí sigue haciendo un calor tremendo, de vez en cuando apetece tomar algún platito de cuchara.
Y las fabes con almejas, como son más ligeras que la fabada u otras recetas con carne, son más adecuadas para cuando las temperaturas no son demasiado frías todavía.
Al igual que ocurre con la fabada, el secreto para unas buenas fabes con almejas reside en la calidad de los ingredientes. No sirve cualquier alubia, necesitamos fabas asturianas (fabas de la granja). Estas fabas tienen una caducidad más corta que otras legumbres: para que estén en su mejor punto, se deben utilizar dentro del año en el que fueron cosechadas.
Y, por supuesto, debemos acompañarlas con unas buenas almejas.
El plato, en sí, no tiene ninguna complicación. Y esta vez las he preparado en Crockpot, que, últimamente, me está dando mucho juego.
Muchos dirán que qué diferencia hay entre la olla de cocción lenta y la cocina tradicional (al fin y al cabo, se basan en el  mismo principio: cocinar los alimentos como antiguamente, "a fuego lento"). Y, para mí, hay una fundamental: que la olla de cocción lenta la puedo programar, y despreocuparme del tiempo, lo cual me permite hacer otras cosas, e incluso salir de casa, mientras el plato se sigue cocinando.
Si queréis ver algún otro plato en Crockpot, aquí tenéis unas lentejas, y un pollo con tomate y pimientos, ambos riquísimos.
Con esta receta os dejo durante unas semanas, puesto que me voy de vacaciones. Ya volveré con más recetas, y más historias de viajes.

INGREDIENTES (Para 4 personas)

1/2 kilo de fabes.
20 almejas de carril (más o menos)
1 cebolla mediana
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen extra
Un pellizco de azafrán
Caldo de pescado (o, en su defecto, de verduras). Si  no disponemos de caldo, utilizaremos agua con 3/4 de pastilla de caldo desmenuzada.
Sal
2 dientes de ajo
1 vasito de vino blanco (yo usé un verdejo)
Opcional: 1-2 guindillas.

PREPARACIÓN:

Ponemos las fabes en remojo al menos 12 horas antes de preparar la receta.
Cuando las vayamos a cocinar, escurrimos el agua, las ponemos en un bol, y añadimos un chorro de aceite. Movemos bien el bol, para que se impregnen bien las fabas, así no se pelarán al cocerse.
En la Crockpot, ponemos la cebolla bien picadita. Añadimos las fabes, el laurel, el azafrán, y cubrimos con el caldo (que queden justo cubiertas, no hace falta añadir demasiado caldo).
Las cocinaremos durante 4 horas en temperatura ALTA u 8 en BAJA.
Dejamos reposar unas horas (pueden hacerse por la noche).
(De todo este proceso no hice foto)
Revisamos las almejas, y desechamos todas las que estén abiertas o rotas. Las dejaremos en un recipiente con agua y sal para que se conserven y para que vayan purgando la arena que tengan (una cucharada de sal en abundante agua). Para purgarlas, basta con tenerlas a remojo dos horas, bien a temperatura ambiente, o en la nevera si hace calor. Después, las sacamos, con cuidado de no remover el agua y las impurezas que hayan soltado, las ponemos en un colador, y las lavamos con agua fría.
Mientras preparamos las almejas, iremos calentando las fabes, bien con la función "Calentar" de la Crockpot, o, si lo preferimos, en otra cazuela.

Picamos finamente los ajos, y, en una sartén un poco profunda, los rehogamos en un chorreón de aceite. Si utilizamos guindillas, las rehogamos también.


Cuando tomen un pelín de color, añadimos las almejas, y salteamos unos minutos para que se vayan abriendo.


Las salteamos durante unos minutos, añadimos el vino, y unos 100 cl de caldo.


Cocinamos todo durante unos minutos. Si alguna almeja no se abre, la desechamos.
El resto, las añadimos a la cazuela en la que tenemos las fabes.


Y dejamos reducir un poquito el caldo de las almejas.


Después, lo agregamos a la cazuela de las fabes.


Movemos la cazuela con cuidado, para que no se nos rompan las fabas, y dejamos cocer todo junto unos minutos.
Servimos bien calientes.


Y a disfrutar. (Si sobran, se pueden congelar).

Comentarios

  1. Marga estas fabes con almejas apetece comerlas en cualquier momento. Es verdad lo que dices, son más fáciles de digerir que la que llevan su compango, no sé yo por cual me decantaría, pero con la buena pinta que tiene tu plato, me lo comería ahorita mismo sin pensarlo dos veces.
    Deseando leer tus próximas crónicas, te mando un beso, que lo pases bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, guapa.
      La verdad es que unas buenas fabes son siempre una delicia.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Un plato como este aunque haga calor se apetece , buenisimo besitos

    ResponderEliminar
  3. Para mi que prefiero el pescado a la carne son estupendas, un plato de cuchara a partir de ahora en casa no falta, y seguro que uno de ellos será de fabes con almejas, se ve tan bueno que es imposible resistirse a degustarlo.
    Buen viaje y ya nos contarás a la vuelta.
    bss

    ResponderEliminar
  4. Ayyyy Marga si te pillo eses fabes ya no coméis en tu casa...jijijiji. Una ricura de plato que al igual que la fabada yo como en cualquier tiempo aunque sea a 35 grados de calor. besinos preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Qué buenas! En casa nos encantan y estas tuyas son de quitarse el sombrero. BSS guapa!

    ResponderEliminar
  6. Uummmmmmmmque ricas de buena gana me tomaba un platito hoy para comer , seguro que estaban de muerte relenta ,yo tambien uso mucho la olla como bien dices te permite cocinar sin estar pendiente ,puedes salir y al volver la comida lista ademas de lo rico que queda todo en ella .
    Disfruta de las vacaciones ,nos leemos a la vuelta.
    Bicos mil wapisima.

    ResponderEliminar
  7. Aunque apetezca más con el frío yo no tengo manía alguna para comer este plato en pleno verano. Muy apetecible tu plato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué ricas fabes te han quedado, a estas horas me comería yo un buen plato y les haría la ola.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  9. Les fabes con almejas son de mis platos preferidos . Me sentaría a tu mesa encantada y es que me privan .
    Se ven deliciosas Marga.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  10. Una joya de potaje en la mesa, buenos ingredientes y magnificamnete elaborado. Un beso

    ResponderEliminar
  11. Se ve delicioso!!....con frio o con calor....me encanta!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  12. Cuánto nos gustan les fabes con almejas. Con o sin olla lenta, salen muy ricas con unos ingredientes sencillos pero sobresalientes.
    Disfruta de las vacaciones y vuelve con muchas cosas para contarnos.
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  13. Tiene muy buena pinta Marga. La olla de cocción lenta es un must, yo al menos estoy bastante contenta con ella y aunque la uso más o menos según temporadas, le voy sacando partido y todo lo que hacemos está muchísimo más rico, más tierno y con más sabor.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Hola Marga!! Me alegro mucho de leerte de nuevo después del largo descanso que me he pegado... de vez en cuando hay que parar y ver si compensa, verdad? Lo que si compensa es visitar a las amigas y ver lo que han hecho en sus cocinas, me tengo que poner al día porque he estado fuera todo el año.
    Ya es tiempo de sacar la cuchara y empezar a comer en condiciones, tu plato es un buen inicio y me apetece comprarme esa olla lenta pero tengo la cocina petada, y más vale porque si no me lo compraría todo!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Marga,que plato de cuchara tan rico,que ya va apeticiendo,me lo llevo para hacerlo tb en mi crockpot que da mucho juego........¡¡¡¡
    Muchos besitos¡¡¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.