Pechuguitas rellenas en salsa de cerveza y setas (Thermomix)


Seguimos con calor, aunque bien es verdad que (gracias a Dios) han pasado esos sofocantes días... y, sobre todo, esas SOFOCANTES NOCHES en las que no había forma de pegar ojo salvo que se contara con la ayuda del aire acondicionado.
Pero, de todas formas, sigue habiendo poquitas ganas de cocinar, por lo tanto recurriremos a un plato "apañao", que no requiere hornos ni fogones encendidos, y que tiene una salsita muy "peligrosa".
Y, además, se hace de forma muy limpia y cómoda: aprovechamos el calorcito y vapor de la salsa para cocinar las pechugas.
Hoy no estoy muy rollera, así que os dejo directamente con el paso a paso de la receta. Si os gusta el pollo, os encantarán estas pechugas.


INGREDIENTES (4 pers.)
500 gramos de filetes de pechuga de pollo (a ser posible, campero)
Lonchas de queso para fundir.
Lonchas de jamón de york.
Para la salsa:
1 tomate grandecito
1 cebolla
1 zanahoria
1 diente de ajo
80 gramos de champiñones Portobello
1 lata de cerveza
1 cubilete de agua.
1 cubito de caldo de verduras
Sal (si es necesaria)
40 gramos de aceite de oliva virgen extra.

PREPARACIÓN:
Extendemos los filetes de pechuga, y los limpiamos de grasa y "partecillas sanguinolentas" que puedan tener (no las soporto, sé que es una manía como otra cualquiera, pero no puedo con ellas, jajaja).
Si alguno fuera un poco grueso, lo aplanamos con el mazo de la carne.

Sobre cada filete colocamos una loncha de queso y otra de jamón (lo que sobresalga, lo doblamos hacia dentro o lo recortamos).


Colocamos cada filete sobre una lámina de papel de aluminio. Enrollamos cuidadosamente el filete, lo envolvemos en el papel de aluminio, apretando bien, y cerrando bien los extremos para que no se salgan los jugos.

Ponemos en el recipiente Varoma (sobre la bandeja) y reservamos.

Ahora preparamos el sofrito de la salsa (esta vez compré las madres de todos los champiñones Portobello, jajaja, ¿veis qué tamaño?):

Pelamos zanahoria, cebolla y ajo, y lavamos bien los champiñones, la zanahoria y el tomate. Ponemos todas las verduras en el vaso, y picamos durante 6 segundos a velocidad 5.

Añadimos el aceite, y programamos 8 minutos y medio, temperatura Varoma, velocidad 2.
Queda así:

Agregamos la cerveza, el agua y la pastilla de caldo.

Cerramos el vaso, colocamos encima el Varoma, y programamos 26 minutos, Varoma, velocidad 3.

Cuando termine, retiramos el Varoma, esperamos unos minutitos hasta que se enfríe, y trituramos la salsa. Programamos 50 segundos a velocidad progresiva 5-7-10.

Cuando se enfríen un poquito las pechugas, las troceamos y las añadimos a la salsa, y calentamos todo junto durante unos minutos (no mucho: basta con que tomen un poquito el sabor de la salsa, pero no queremos que se nos resequen).
Mirad qué salsita tan rica...
Espero que os guste.
Un beso para todos, y feliz fin de semana.

34 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...