Pad Thai (Fideos tailandeses) con pollo y gambas


Cuando hablamos de cocina tailandesa, el primer plato que suele acudir a la mente de casi todo el mundo es el "Pad Thai", en sus distintas versiones.
Sí, el Pad Thai es a la cocina tailandesa (por lo menos, desde el punto de vista del "guiri") lo que la paella, la tortilla de patatas o el gazpacho a la cocina española. Es quizá el primer plato que todos los turistas prueban, quizá porque suele gustar a todo el mundo, y, además, no es demasiado "duro" para iniciarse en la gastronomía de Tailandia. Quiero decir que no es un plato que resulte excesivamente picante (aunque sí pique un poquito, pero no demasiado), ni tiene ingredientes absolutamente "exóticos" o extraños para el occidental, o difíciles de "tragar" si no se está demasiado acostumbrado a la cocina asiática.
Y, además, lo cierto es que gusta a casi todos. Aunque cada restaurante, y supongo que cada casa, tiene su variante y su toque especial, tengo que decir que todos los que probé en Tailandia estaban deliciosos.
Bueno, miento, todos menos uno: el del aeropuerto de Bangkok... pero es que la comida de los aeropuertos es un atentado a la gastronomía de cualquier país, jajajaja. Y, encima, probablemente fuera uno de los que nos costó más caros, como suele pasar en estos casos.
Volviendo al Pad Thai, los ingredientes básicos no os resultará difícil encontrarlos fuera de Tailandia. Concretamente en España, los fideos de arroz los podéis conseguir en El Corte Inglés, Carrefour, y supermercados orientales. No son complicados de conseguir.
La salsa de pescado es más dificililla de localizar. Pero, pinchando en el enlace de ESTA OTRA RECETA, encontraréis una pequeña lista que elaboré, con los sitios donde puede comprarse en Madrid, Barcelona, y por internet. En cualquier caso, siempre podréis sustituirla por salsa Worcestershire (Lea & Perrins).
La receta incluye pulpa de tamarindo. Y yo, la verdad, la pulpa de tamarindo sólo la conocía a través de una canción de mi ya lejanísima infancia ("Pulpa de tamarindo, sabrosa pulpa de tamarindooooo"... los que hayáis nacido después de 1975, ni os molestéis en intentar recordarla, jajaja). Para localizarla, podéis acudir al listado de tiendas ya indicado. O, si no queréis o podéis comprarla, puede sustituirse por zumo de lima o limón... sin excederse en la cantidad.
Por último, la receta lleva azúcar moreno, pero yo la he sustituido por edulcorante, por "necesidades del guión".
Sin más rollo, os dejo ya con el Pad Thai. Si podéis, probadlo: no os arrepentiréis.


INGREDIENTES

200-250 gramos de fideos tailandeses de arroz

200 gramos de gambas crudas
100 gramos de pechuga de pollo en tiras
3 cucharadas de salsa de soja
1 cebolleta mediana
3 dientes de ajo
4-5 setas shii-take o champiñones Portobello 
Aceite de oliva
1-3 guindillas (según la tolerancia y el amor al picante de los comensales)
(Opcional) Una taza de brotes de soja
Un puñado de anacardos o cacahuetes picados
Un puñado de perejil o cilantro picado (fresco, en cualquiera de los dos casos)
Una taza de caldo de pollo o verduras.
 PARA LA SALSA:
Pimienta blanca recién molida
2-3 cucharadas de salsa de pescado o Worcestershire
¾ de cucharada de pulpa de tamarindo, o, si no se tiene, 1-2 cucharadas de zumo de lima o limón
3 cucharadas de azúcar moreno… O, en mi versión para diabéticos, 1 cucharada y media de edulcorante en polvo.
(NOTA: Yo preparo el doble de cantidad de salsa, y voy añadiendo mientras salteo los fideos, hasta que encuentro el punto que me gusta).

PREPARACIÓN:
Como una vez que estén hidratados los fideos los pasos a seguir son bastante rápidos, yo recomiendo que tengamos preparados los ingredientes con antelación. Por lo tanto, pelaremos las gambas (dejando, si queremos, la cola), y las abriremos a lo largo para sacar el intestino… 

...picaremos el ajo y la cebolleta...

... picaremos también el perejil o cilantro y los anacardos, y laminaremos los champiñones. También pondremos el pollo a marinar con la salsa de soja.

Preparamos la salsa, mezclando todos los ingredientes en un bol.
Ponemos a hervir 2 litros de agua en una olla o cazuela grande. Cuando hierva, retiramos del fuego, echamos los fideos, los cubrimos con el agua y los dejamos hidratar durante unos 4 minutos. Tienen que estar “comestibles”, pero crujientes (tened en cuenta que se van a cocinar más cuando los salteemos). 

Pasamos a un escurridor, aclaramos con abundante agua fría para que no se peguen entre sí, escurrimos bien y reservamos.

En un wok o sartén honda, echamos unas dos cucharadas de aceite, calentamos, y salteamos el ajo y la guindilla, además de la cebolleta.

(NOTA: En la receta original NO se saltea la cebolleta, se añade al final, junto con el cilantro y los anacardos, pero es que aquí en casa no gusta “en crudo”).
Cuando notemos el aroma del ajo frito, y empiece a dorarse, añadiremos los champiñones, y salteamos unos 4 minutos.

Después agregaremos el pollo (con la marinada), y las gambas, y salteamos también durante unos 5-7 minutos, a fuego medio. Si vemos que se seca, añadiremos algo de caldo, a cucharadas, para que se haga todo bien.

Entonces, agregamos los fideos, y echamos la salsa por encima. Y vamos moviendo los fideos, para que se salteen y se impregnen de los sabores. Lo haremos con dos cubiertos de madera o silicona, moviendo de la misma forma que lo hacemos cuando aliñamos una ensalada.

Los salteamos así durante 1-2 minutos (si es necesario, añadiremos más salsa o un poco de aceite, apartando en este segundo caso los fideos para agregarlo).
Si los ponemos (yo no tenía), agregamos ahora los brotes de soja, y salteamos hasta que estén hechos los fideos (si no, seguimos salteando hasta que se hagan). Sabremos que están en su punto cuando probemos uno y ya no lo notemos crujiente, sino blandito, un pelín pegajoso.
Echamos por encima el perejil y los anacardos (y la cebolleta, si no la sofreís como yo), removemos bien, ¡y a comer!.

Puede acompañarse de más salsa, o de gajitos de lima.
¡Que lo disfrutéis!.
Un beso.

49 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...