Lubina a la bilbaina


Llevamos dos años tremendamente complicados.

A la pandemia y la crisis económica se le une ahora la invasión y la guerra en Ucrania, que hace que a todos se nos ponga un nudo en la garganta y los pelos de punta. Pienso en todas esas personas que han tenido que salir corriendo, con lo puesto o con una pequeña maleta si han sido afortunados, para sobrevivir, que se ven ahora en un país extranjero cuyo idioma no hablan y donde no conocen a nadie, y que, para rematar, han tenido que dejar atrás hijos, parejas, hermanos... que están luchando en la guerra y a los que no saben si volverán a ver. Los españoles somos un pueblo muy solidario, y me consta que hay mucha gente que está poniendo todo su empeño en aliviar la situación de los refugiados ucranianos, pero, aun así, es durísimo.

Estas situaciones también te hacen valorar más lo que tienes, los pequeños momentos de alegría y disfrute: un viaje, una buena comida, una reunión con la familia o los amigos cobran más importancia cuando piensas que, en un momento, todo puede cambiar.

En fin, a veces también necesitamos desconectar un poco, y una buena forma de hacerlo es compartir nuestras recetas y nuestras historias, y visitar los blogs que nos gustan. Por eso vengo hoy con un plato sencillo, pero muy rico.

A principios de este mes hicimos una pequeña excursión al País Vasco, concretamente a Vizcaya. Mi familia materna es de allí, y, aunque antes iba con frecuencia, llevaba tiempo sin volver. 

(Arminza)

El tiempo nos acompañó relativamente (ya se sabe que en esas tierras es difícil librarse del agua, jajaja), y pudimos disfrutar de unos días muy agradables.

(Bakio)

Como ya es sabido, una de las joyas del País Vasco es la gastronomía. Una gastronomía, en principio, sin tremendas complicaciones, basada en la calidad del producto y en las preparaciones sencillas que lo hacen resaltar.

(San Juan de Gaztelugatxe)

Así que, al llegar a casa, seguimos intentando disfrutar de este tipo de cocina.  En otra ocasión, si os apetece, haré una pequeña entrada con restaurantes que nos han encantado, y con un poquito de paisaje. Pero hoy la cosa va a ser más "modesta", porque el plato lo he preparado yo, jajaja. Aquí os traigo esta lubina.


La elaboración es bien sencilla, y no requiere demasiado tiempo de preparación. Sólo necesitamos, como comentaba antes, ingredientes de calidad. Y a disfrutar.

Sin más, os dejo con la receta.

INGREDIENTES 

(De 2 a 4 personas)

1 lubina de unos 400-500 gramos para cada 2 personas, o 1 lubina de 1 kg para 4 personas, limpias y sin espinas. Dejarles la cabeza es opcional; en casa no la comemos, así que pido al pescadero que se la quite.

3-4 patatas medianas, peladas y cortadas en rodajas como para tortilla o un poco más gruesas (1/2 cm de grosor)

Aceite de oliva virgen extra.

3 dientes de ajo cortados en láminas.

1-2 guindillas cortadas en rodajitas, según guste de picante (yo les quito las semillas, que pican mucho)

1/2 cucharadita de perejil picado

2 cucharadas de vinagre

1/2 cucharadita de pimentón dulce

Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:

Colocamos las patatas en el fondo de una fuente o bandeja de horno. 


Salpimentamos, añadimos un chorrito de aceite, y horneamos durante 30 minutos a 180º

Salpimentamos la lubina. Colocamos el pescado en la fuente o bandeja, agregamos un chorro de aceite...


...  y horneamos durante 10-15 minutos a la misma temperatura. 

Mientras tanto, vamos preparando la salsa bilbaína: en un chorreón de aceite, rehogamos los ajos y las guindillas a fuego medio.


Cuando los ajos empiezan a tomar color, agregamos el perejil.


Cuando ya se empiezan a dorar, añadimos el vinagre. Tened cuidado: salta un poco.



Mezclamos, cocinamos 1 minuto, retiramos del fuego, y agregamos el pimentón. No hay que añadirlo mientras la sartén esté en el fuego, porque puede quemarse y dar sabor amargo.


Sacamos las lubinas del horno y regamos con la salsa.



Espero que os haya gustado.

Comentarios

  1. Dices buen, de vez en cuando hay que desconectar, los dolores del mundo son muchos y no se puede cargar con todos. Solo con cocinar y degustar esa lubina me conformo, pasar un buen rato con la gente que quieres así de rico, es suficiente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marga que bonitas fotos en el norte tenemos paisajes preciosos que hay que disfrutar y no es tan mal clima como nos ponen en la tele que parece que siempre llueve...jejej ,El buen comer también se caracteriza mucho. Me encanta el pescado al horno esta lubina al igual que el bacalao a la bilbaína es una delicia, besinos wapa

    ResponderEliminar
  3. Una lubina criada en un mar batido, no tiene nada que ver con la que yo estoy acostumbrada a comprar y a comer, yo sé que tu preparación es exquisita, pero a mí me hubiese encantado aunque fuese simplemente cocida.
    ¡Feliz tú que has podido degustar tan ricos pescados!
    Cuando voy al norte no como otra cosa que pescados y mariscos.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  4. Que rica esa lubina para olvidarno de todo lo que tenemos besitos

    ResponderEliminar
  5. Una receta genial !!! Vaya pintaza

    ResponderEliminar
  6. Más que nunca con la que llevamos encima desde 2 años y con lo que nos queda por delante (porque me da que en Ucránia las cosas van para largo...) hay que saber disfrutar de cada pequeño momento de alegría y felicidad como esta escapada maravillosa (la lluvia es lo de menos jajaja).
    Una lubina deliciosa, es sencilla pero super sabrosa, de estos platos que siempre gustan en mi casa.
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  7. Hola Marga !
    Es terrible la situación, nos hace valorar más aún todo aquello que disfrutamos ya que como bien dices, de un momento para otro, todo puede cambiar.
    Qué años tan tremendos estamos viviendo.
    Por el Norte también hay días estupendos, aquí llevamos sin lluvia prácticamente todo el mes y con unas temperaturas de veinte grados que invitan a disfrutar del paisaje y a pasear.
    Esa lubina se ve deliciosa y es que el pescado cuanto más sencillo se cocine, más rico está.
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marga. Tal y como está la situación tanto a nivel nacional como en el exterior es difícil desconectar y más estando a todas horas emitiendo y repitiendo lo mismo unas cadenas que otras, unos periódicos que otros, así que lo mejor es lo que has hecho.
    Y para muestra nos dejas esta deliciosa receta con un pescado que, aunque no es uno de los que más utilizo me gusta mucho. Concretamente este fin de semana lo he preparado aprovechando una salsa que tenía guardada jj.
    De la forma como la has preparado tiene que estar exquisita, esas tierras tienen unos platos de quitarse el sombrero y creo que con tu propuesta lo dejas bien claro. Me guardo la receta porque no tardaré mucho en hacerla jj.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Realmente nunca pensé que nos tocaría vivir momentos como los que llevamos viviendo desde hace dos años, realmente podemos dar gracias por estar donde estamos y vivir como vivimos. Tu lubina deliciosa y las vistas que nos obsequias fantásticas. un beso

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que llevamos una temporadita complicada... pero viendo estos platos tan ricos nos evadimos un poco que falta nos hace. Me encanta la gastronomía de toda España, tenemos mucha suerte, pero tengo debilidad por todo el Norte, tiene platos sencillos y de gran calidad como el que hoy nos traes ¡para disfrutar! Besitos reina!

    ResponderEliminar
  11. Marga, estamos viviendo una época difícil, cuando veo esas pobres familias saliendo con lo puesto se me ponen los pelos de punta, y el horror de tantas personas muertas por las calles...

    Está claro que hay que disfrutar cada momento de la mejor forma y viajar es una de ellas, me alegra que hayas aprovechado esos días y disfrutado de su gastronomía.

    En cuanto a la lubina, decirte que cocinada de esta forma tan sencilla obtienes un plato tremendamente rico

    Abrazos y buena semana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.