Pechuguitas rellenas en salsa de Pedro Ximénez


Bueno, pues ya estoy aquí, tomando contacto de nuevo con el trabajo, y con el horario, jajaja (hay que ver lo que desconecta uno en una semana... y los líos que se encuentra después).
Un viaje estupendo... eso sí, hemos pasado un frío terrible, como podéis comprobar por mi "elegantísimo" modelito, jajaja... (y por las "escasísimas" capas de ropa que llevo).

Del viaje ya os hablaré con más tranquilidad, que ahora toca trabajar y organizarse, como siempre que uno vuelve de vacaciones.  Pero, en cualquier caso, sigue siendo necesario comer, así que aquí estamos con algo relleno, como casi siempre.
Esta receta "viene siendo" un tuneo de otra anterior, en la que la salsa llevaba cerveza. Pero es que el Pedro Ximénez le da un toque especial a las carnes, y por eso no quería dejar de compartirla con vosotros.
El foie es opcional, pero, para mí, absolutamente RECOMENDABLE (aunque "algunas" no compartan mi opinión, jajaja)
En fin, vayamos al grano, y no dejéis de probar estas pechuguitas.

INGREDIENTES:
Pechuga de pollo de corral en filetes (no más de un kilo, u os será difícil meterlas todas en el Varoma.
Una loncha de jamón de York y una de queso por cada filete de pechuga
Foie (unos 150 gramos)
Sal y pimienta
Para la salsa:
1 cebolla blanca o morada
1 diente de ajo1centilitro (un cubilete) de Pedro Ximénez
160 gramos de leche evaporada o Crema Ligera Puleva (una botellita).
Leche semidesnatada (unos 240-250 gramos)
40 gramos de aceite de oliva virgen extra.
Media pastilla de caldo de verduras
Sal, si es necesaria.

PREPARACIÓN:
Extendemos los filetes, los limpiamos de grasa y ternillas (y puntitos sanguinolentos, en mi caso), y los aplanamos con un mazo de carne.

Salpimentamos, con cuidado de no excedernos mucho, y extendemos el foie por encima (no importa si queda "a trocitos"). 

Después, colocamos el jamón y el queso.

Dejamos un pequeño borde "vacío" en uno de los laterales de las pechugas, y empezamos a enrollar por el lado contrario.
Envolvemos en papel de aluminio, cerrando muy bien los laterales para que no se escapen los jugos, y colocamos en el Varoma.



Vamos colocando en el vaso los ingredientes de la salsa: en primer lugar, 1 cebolla y 1 diente de ajo, y 40 gramos de aceite de oliva. 

Trituramos durante 6 segundos a velocidad 6, y después rehogamos durante 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2, sin poner el cubilete.

Agregaremos el vino, la leche evaporada o crema ligera (pesando los ingredientes), y leche semidesnatada hasta completar los 500 gramos. También añadiremos la media pastilla de caldo.


Cerramos el vaso, colocamos encima la bandeja del Varoma, programamos 26 minutos, temperatura Varoma y velocidad 5.
Retiramos la bandeja, esperamos unos minutitos a que se enfríe un poquito la salsa, y trituramos todo a velocidad progresiva 6-8-10, durante unos segundos, hasta que esté todo bien pasado.


Añadiremos algo más de leche si la salsa queda un poco fuerte de sabor, y también probaremos el punto de sal.
Mientras tanto, dejaremos enfriar un rato las pechugas. Y, cuando estén templadas, las cortaremos en varios trozos, y las colocamos en una cazuela con la salsa.
Calentaremos unos minutos (pocos, para que no se resequen, pero cojan algo del sabor de la salsita).
Y a comer.

Un beso, y espero que os gusten.

50 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...