Albóndigas de pollo (elaboración tradicional)



Desde pequeñita, siempre he sido muy aficionada a las albóndigas.
Es un plato muy socorrido, que suele gustar a todo el mundo (niños difíciles incluidos), y que también, si las preparamos en una versión "mini", nos pueden servir para un picoteo o tapeo casero.
Tengo ya unas albóndigas de pollo parecidas en el blog, pero cocinadas en olla a presión. Ahora quería subirlas también en versión tradicional, para quienes prefieran hacerlas "como toda la vida".
Así que vamos con ellas. Ganan en sabor si las cocinamos con cierta antelación, por lo que resultan también muy cómodas si las preparamos por la noche para tomarlas al día siguiente.
Y congelan muy bien.
(Hoy, como veis, no estoy muy inspirada en la introducción. Eso que salís ganando, así que vamos "al lío" con la receta, jajaja).
NOTA: Esta salsita, y esta forma de preparar las albóndigas, puede utilizarse también para las elaboradas con carne de ternera (como ÉSTAS o ÉSTAS ), o con mezcla de ternera y cerdo. El tiempo de cocción es un poquito más largo, unos 5-10 minutos más.


INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
Las albóndigas:
1/2 kg, de pechugas de pollo picadas. Yo pido que las piquen en la carnicería, no suelen poner pegas para hacerlo si después nos llevamos un poco de carne de ternera (o mixta) picada.  O se pueden picar en casa, con picadora (no recomiendo hacerlo con Thermomix porque queda más apelmazada la carne).
1 huevo
Perejil picado
Ajo molido, o un diente de ajo muy picadito
Sal
2-3 cucharadas soperas rasas de pan rallado
1 cucharadita rasa de especias Ras-El-Hanout (opcional, se puede sustituir por pimienta, pero quedan más ricas con las especias)
Harina para rebozar
Y la salsa:
2 cebollas blancas medianas
3-4 tomates secos
2 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
1 vasito de vino blanco seco
Agua o caldo de verduras o pollo
Sal.

PREPARACIÓN:
Mezclamos en un bol la carne picada con la sal, el huevo crudo, el ajo, el pan rallado, las especias, el perejil y la sal. Amasamos con las manos, y dejamos reposar al menos media hora.
Ojo: es mejor no añadir todo el pan rallado al principio: pondremos una cucharada y media, o dos, y después, cuando vayamos a formar las albóndigas, comprobaremos la consistencia por si necesitan más cantidad.
Mientras tanto, iremos haciendo la salsa. Ponemos los tomates secos en agua para que se hidraten. Si queremos acelerar el proceso, los colocamos en un recipiente que pueda ir al microondas, cubiertos de agua, y programamos 3 minutos a 800 w.
Picamos la cebolla y los dientes de ajo (no hace falta que se piquen muy finamente, puesto que vamos a triturar la salsa); troceamos los tomates, y rehogamos todo a fuego medio-fuerte, en un chorro de aceite de oliva.


Es importante que cojan buen color, sin quemarse, por eso pondremos el fuego más bien fuerte.
Cuando veamos que se van dorando, y que la cebolla está blandita, añadimos el vino.


Dejamos evaporar el alcohol, a fuego medio, durante 1-2 minutos, y después agregamos el agua o el caldo, con un poquito de sal. 

Dejamos que se reduzca la salsa (unos 10 minutos), y la trituramos, pasándola por la batidora, el chino o la Thermomix (en este caso, programamos 1 minuto a velocidad 8). Y la reservamos en la cazuela en la que vayamos a cocinar las albóndigas.
Formamos las albóndigas: amasamos un poco más la carne, comprobamos la consistencia por si hubiera que añadir más pan rallado, hacemos las bolitas, y las pasamos por harina.
Las freímos en abundante aceite caliente hasta que estén doraditas, y las escurrimos sobre papel de cocina. 

Cuando estén todas hechas, las colocamos en la cazuela, con la salsa. Si hace falta, porque sea escasa o quede demasiado espesa, podemos añadir caldo o agua (o también se le puede añadir a mitad de cocción, si viéramos que se reduce demasiado).


Tapamos la cazuela, y dejamos que se cocinen las albóndigas a fuego medio-bajo, durante unos 15 minutos como mucho.

Como os he comentado, se pueden preparar de un día para otro, y no tendremos más que calentarlas al día siguiente.
Aquí tenéis una "vista" del corte, con la salsita, que queda para mojar pan de lo rica que está.

Espero que os gusten.-

Comentarios

  1. Mi querida amiga, si que te han quedado unas albondigas ricas aptas para todos los piblicos, se ven por dentro de lo mas apetitosas, y esa salsica quita el sentido, me han encantado, y una cosa te voy a decir a mi tus entradas me encantan y cuanto mas largas mejor asi que esta me ha parecido muy corta jejeje. Mil besicos mi reina

    ResponderEliminar
  2. Qué albóndigas más ricas y vaya salsa que les has puesto!!! U delicia este plato. Tengo que hacerlas de pollo como tú porque siempre las hago de cerdo, mixtas, cambio la forma de preparación pero nunca de pollo, Así que ya es hora, ¿NO crees? Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Marga que buenas, tengo que probarlas de pollo con lo que me gusta, estas me encantaran uhmmmmmmmmm me llevo el plato que rico por dios se me cae la baba
    Besinos
    El Toque de Belen

    ResponderEliminar
  4. Ay, Marga, qué mojeteo más ricooo!! con lo que me gustan unas buenas albóndigas bien bañadas en salsa, para poder remojetear!! Voy a probarla a hacer con tomates secos, que nunca los he usado para ello. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. A mis hijos siempre les hice desde pequeños albóndigas de pollo, porque son más suaves que las mixtas o de ternera. Y aún hoy les siguen gustando, a mi también. Las tuyas se ven deliciosas y la salsa me ha gustado mucho. Me has dado una idea, porque nunca la he hecho con tomates deshidratados y tiene que darle un saborcito muy rico.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Yo soy más bien de albóndigas fritas sin salsa y preferiblemente de pollo, esta tuyas con el toque de Ras-el- Hanout deben estar geniales
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. A mi es una cosa que nunca me ha aborrecido hacer. Me encantan, de todas las maneras y con todas las salsas, aunque estos de mi casa en cuestión de guisarlas sean muy tradicionales.
    Las de pollo las quieren con tomate, las de carne con tu guiso pero sin pasar la salsa, y las de pescado con salsa de pimientos jajaja.
    Besinos

    ResponderEliminar
  8. También soy aficionada a las albóndigas desde siempre, además tanto me da que sean con salsa, sin ella, de pollo o de ternera, me gustan todas y estas tuyas se ven ricas de verdad Marga.

    Besiness

    ResponderEliminar
  9. A mi también me encantan, y cuando mis hijos eran pequeños se las hacía siempre de carne, ahora las intercambio con las de pollo.
    besos,

    ResponderEliminar
  10. qué ricas están las albóndigas, como me gusta hacerlas caseras en casa y como me gusta además acompañarlas de una buena salsa :)
    te han quedado fabulosas ^^
    un besito

    ResponderEliminar
  11. Me encantan las albóndigas y a mis hijas más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado tu bloc, he encontrado cosas muy interesantes, te invito a visitar el mío esta semana mesas marineras, restaurantes curiosos y una receta refrescante espero que te gusten mis propuestas y me encantaría que si no eres seguidora te hicieras para seguir compartiendo nuestros blogs
    Elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Bueno si te ve mi hijo esas albondigas no deja de hacerte la ola con lo que le gustan de polllo y la salsa ummmmmmmm para no soltar la barra.
    Al final voy a terminar yendo a tu casa pero que cosas mas ricas nos traes siempre te han quedado de relujo y seguro que estaban de muerte relentaaaaaaaaa .
    Bicos mil wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  14. Niñaaa, que no he cenado, esto no se puede poner a estas horas, al menos que no las vayas a compartir comigo claro, yo ya traigo 25 barras de pan para la salsita, PINTAZA!!!
    Besos
    Ettore

    ResponderEliminar
  15. En casa nos gustan mucho las albondigas pero nunca las hice con carne de pollo, probare la proxima vez, besos

    ResponderEliminar
  16. Hola !!!! con esa salsita tienen que estar fenomenales....se ven deliciosas.
    Un besito...nos vemos !!!

    ResponderEliminar
  17. Vaya pinta...yo nunca las he realizado...veremos a ver un dia..si no salen corriendo mis hijos...un beso desde Murcia..espero que estes pasando un buen verano...

    ResponderEliminar
  18. Que receta mas rica te has marcado, me encantan las albondigas y con esa salsa para mojar pan besitos

    ResponderEliminar
  19. Hola Marga!! acabo de descubrir tu blog y por aquí me quedo como seguidora, estas albóndigas tienen una pinta deliciosa y la salsa ummm... tiene que estar riquísimaaaa...!!! Un saludo!!

    Elena, del blog: Unas Gotas de Imaginación

    ResponderEliminar
  20. Como bien dices las albóndigas no fallan.
    Me ha encantado la salsa tan fina que te ha quedado, Toda una delicia.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Te quedaron de muerte. Mi madre, que antojada la que me has dado, Marga.
    Muchos besitos y feliz albondiguero fin de semana,
    Vero
    La cocina de Vero

    ResponderEliminar
  22. Que buenisimas te quedaron mi hija dice que estan ummmmm para mojar pan jijiji
    Besicos guapa

    http://lasdeliciasdelourdes.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. A mí también me encantan las albóndigas y esas prometen, te las voy a copiar porque a veces las hago con esas especias pero me ha gustado mucho lo de los tomates secos y tengo unos cuantos en la nevera en aceite, creo que le van fenomenal! Besos.

    ResponderEliminar
  24. Hola Morguix,que receta tan rica ,se me está haciendo la boca agua y ¡¡¡¡¡ ya estoy haciendo barquitos!!!!.besitos guapa

    ResponderEliminar
  25. Deliciosas!!! nunca he hecho albóndigas de pollo solo de carne. Esta receta me parece riquísima para hacerlas de pollo por primera vez!!!. Esa salsa se ve deliciosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Te han quedado muy ricas, y me encanta la salsa que le has puesto, besos

    ResponderEliminar
  27. Te aplaudiría y todo! me han parecido fantásticas y así no las he probado nunca, a mi también me gustan mucho pero me da muuuuucha pereza lo de freír y mi minifreidora solo la uso para las patatas porque con los rebozados se me queda el aceite (incluso después de colarlo, que lo hago cada vez que frío algo) asqueroso.... total, que te cojo un par y ya para cuando venga el fresquito me pongo al lío.

    besos

    ResponderEliminar
  28. Siento no haberte visitado tan a menudo, pero acabo de ser abuela y estoy celebrando sorteo que me gustaría que participases, a ver si tienes suerte. Te espero en mi blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Se ven deliciosas!!! Nunca las he preparado de pollo así que tomo nota....
    Besitos guapa....

    ResponderEliminar
  30. Pues de pollo nunca las he hecho y ese toque oriental como que nos gusta.Hay que probarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Las albóndigas me gustan, pero esa salsita que las acompaña....
    ¡Para chuparse los dedos tiene que estar!
    He regresado de mis vacaciones, he publicado pero no se ha actualizado, espero que se corrija ello solo.
    Estoy encantada de volver a estar con vosotros.
    Aprovecho para dejarte un fuerte abrazo con mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  32. Una delicia, y para mojar bien de pan huuuuu.

    ResponderEliminar
  33. Buenisimas, Morguix, se me esta haciendo la boca agua, desde luego hace falta una buena barra de pan para mojar en esa salsita, besotes
    Sofía

    ResponderEliminar
  34. A mi también me gustan un montón unas buenas albóndigas, estas tienen una pinta espectacular. Besos

    ResponderEliminar
  35. Madre mía que buenas !! Con lo que me gustan, me apunto tu receta. Gracias, besitos

    ResponderEliminar
  36. Yo había hecho un comentario en estas ricas albóndigas, pero cuando quise darle a enviar... desapareció
    en fin... el movil y yo.
    Aquí también te has lucido con la salsa, está claro que tu hoy quieres hacerme sopetear.
    Un biquiño

    ResponderEliminar
  37. De pollo no las hice nunca, pero me encanta hacer albondigas (y comerlas jaja) te quedaron de rechupete con esa salsita que te la voy a copiar, porque lo del tomate seco me gusta, ademas lo tengo en un bote con aceite y los voy gastando poco a poco, un beso guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.