Garbanzos con morcilla de Burgos





Y después de la crónica viajera (habrá más, que Japón da mucho de sí, y muchísimas gracias a todos por vuestros amables comentarios), vamos con un platito reconstituyente, que ya estamos metidos en plenos fríos.
Este es un guiso facilísimo, y que queda delicioso. Lo importante es utilizar una morcilla de calidad, yo utilizo una morcilla de Burgos que me envía una buena amiga, y os aseguro que queda para chuparse los dedos.
Se podría hacer con garbanzos "de bote", pero yo recomiendo cocerlos en casa. Total, no se tarda nada si se tiene una olla a presión, y lo único que tenemos que hacer es recordar ponerlos a remojo con la suficiente antelación.
Se congela bien, si sobra.



Puede tomarse como plato único (con algún entrante no muy pesado, si se quiere), o con un segundo plato muy ligerito.
Podemos preparar los garbanzos con el sofrito la noche anterior, y al día siguiente añadir las morcillas a la hora de comer.
En mi blog podéis encontrar también otras recetas de garbanzos, como estos garbanzos con patatas y chorizo, o este cocido madrileño en olla rápida.
Sin más, vamos a disfrutar de este rico plato "de cuchara".


INGREDIENTES:
(PARA 4 PERSONAS)
250-300 gramos de garbanzos (en seco)
Un puñado de sal gorda
1 zanahoria mediana-grande
2 dientes de ajo
Media cebolla grandecita, o un puerro.
Una hoja de laurel
Una cucharadita de sal
Litro y medio de caldo de carne, pollo o verduras, o de agua con una pastilla de caldo de verduras, carne o pollo.
Un hueso de jamón o de ternera (de caña).
Una morcilla de Burgos.
Para el sofrito:
Una rebanada de pan
Un pimiento choricero o una ñora
2 dientes de ajo
Media cebolla grandecita.
Aceite de oliva virgen extra.

PREPARACIÓN:


Pondremos previamente a remojo los garbanzos la noche anterior, con un puñadito de sal gorda para que no se encallen y salgan más blanditos.
Cuando vayamos a cocinarlos, los escurrimos.
Colocamos en una olla a presión (o en una olla alta, si los vamos a hacer de la manera tradicional) la cebolla troceada o el puerro, la zanahoria, la cucharadita de sal, los dientes de ajo pelados y enteros, la hoja de laurel, el hueso, y el caldo o el agua con la pastilla.


(Puse 2 dientes de ajo y no 3, lo que pasa es que uno de ellos era de ésos "dobles", jajajaja.)

Añadimos los garbanzos, y llevamos a ebullición.

Dejamos que hierva unos 10 minutos, y vamos espumando el caldo (quitando esta espuma que se forma, con ayuda de una espumadera.

Y, si los hacemos en olla a presión (como es mi caso), tapamos la olla, y cocinamos durante 35-40 minutos, contando el tiempo desde que salgan todas las rayitas de la válvula. Cuando termine el tiempo, retiramos del fuego y dejamos que pierda presión de forma natural.
Sin olla a presión, cocinaríamos los garbanzos a fuego medio-bajo durante 2 horas o 2 horas y media, vigilando que no se seque el caldo, hasta que estén tiernos.
Cuando estén hechos, en cualquiera de los dos casos, los escurrimos, y reservamos el caldo.

Mientras se cocinan los garbanzos, vamos preparando el sofrito.
Pondremos en remojo la ñora o pimiento choricero, en agua caliente.

Freímos la rebanada de pan, con un chorrito de aceite, y la reservamos.


Picamos menuditos la cebolla y los ajos, y rehogamos todo, con un chorreón de aceite, durante unos 15-20 minutos, a fuego medio.

Cuando la verdura del sofrito esté blandita, trituramos con la batidora, o robot de cocina (en Thermomix, 40 segundos a velocidad 7), el pan, la verdura, la carne del pimiento choricero o ñora, todo ello mezclado con 3-4 cucharones del caldo de cocer los garbanzos.
El resto del caldo lo reservamos aparte, por si nos gustan más caldosos los garbanzos, o lo congelamos para una sopa.
Añadimos lo triturado al guiso, removemos y cocemos unos minutos.
La morcilla de Burgos la cortaremos en rodajitas y la cocinamos. Tenemos tres opciones: podemos hacerla en el micro 2 minutos a 700 w (yo la hago así), en el horno unos 10-12 minutos, o en sartén. Tiene que quedar cocinada pero no deshacerse.
Después, la añadimos a los garbanzos, y cocemos todo junto durante 10 minutos.


Servimos... Y a disfrutar.

Comentarios

  1. Marga después de tanto sushi, que rico te habrá sabido este plato de garbanzos, y es que la comida nipona aparte de exótica, no tiene más que presencia para nuestro paladares, acostumbrados a sabores mucho más intensos, y menos picantes.
    No obstante el viaje que habéis hecho es de los que muchos estamos deseando poder hacer tarde o temprano.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Marga, vienes hoy con un plato contundente y bien rico; aquí con la que está cayendo viene genial este tipo de platos. La crónica viajera con todo lujo de detalles, me sonaban las fotos porque mi hijo ha estado este verano y ha venido encantado.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Marga que buen plato de garbanzos has preparado, completo y muy rico con la morcilla de Burgos. Esto es lo que apetece hoy, con frió y lluvia, unos buenos garbanzos!!
    Un beso. http://paprikaenlacocina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Un plato muy rico y que ahora apetece un monton besitos

    ResponderEliminar
  5. Un plato casero, riquisimo, para entrar en calor.

    ResponderEliminar
  6. mmmmmm que rico ¡¡¡¡¡ un plato contundente ,pero especial ..me gusta mucho ,besotes

    ResponderEliminar
  7. Ya querrían los japoneses un platico de garbanzos como el que nos has preparado Marga!! Una delicia de sabor.
    A pasar buen domingo.
    https://yalalunaseleveelombligo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Ummmmmm........que traspasa la pantalla estos garbanzos con morcilla.....yo me comía ahora mismo un plato de esa olla¡¡¡¡
    Muchos besitos y feliz domingo¡¡

    ResponderEliminar
  9. ¡Estos platos son lo mejor de lo mejor en esta época! ¡Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  10. te han quedado de lujo, a mi las legumbres me gustan así espesitas como te han quedado a ti.
    besosssssss

    ResponderEliminar
  11. Qué socorrida es la olla de presión para la legumbre, ¿verdad? Estos platos de cuchara ya van más que apeteciendo, son casi obligatorios para afrontar los primeros grados negativos del año :o)
    A falta de morcilla voy a probar con boudin noir que es lo que puedo encontrar en París y me da que aunque un pelín distinto bien rico estará!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  12. Un plato ideal para los días fresquitos, lleno de sabor.
    Cierto que cocer los garbanzos en casa no cuesta demasiado, es mejor hacerlo en cantidad y luego congelarlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Holaaa, que buenísimos los garbanzos siempre, y estos quedan espesitos, que buenos! hace tiempo que evito echar morcilla a las legumbres, pero hoy, jo, hoy quién se podría resistir a un plato tan extraordinario y tan de invierno? es extraordinario.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  14. Uummmmmmmmm que pintaza tienen esos garbanzos con la morcilla de buena gana me llevaba un plato para la cena,seguro que estarian de rexupete.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.