Pollo en salsa (muy fácil y rico)


Seguimos con comidas "de diario", pero muy ricas.
Ahora ando muy liada de tiempo, ¡y más que voy a estar en las próximas semanas, me temo....!. Así que hay que recurrir a cosas no demasiado complicadas, como este pollo.
Esta receta se la he copiado a una forera de Mundorecetas, gran cocinera, llamada Josefina González.
Aunque, para variar, le he hecho algún pequeño "tuneo".
Es muy fácil de hacer, queda riquísima, y además, se puede congelar. Y, por otra parte, para los que tenéis niños, el pollo con este tipo de acompañamiento suele gustarles (salvo a la hija de Belén Esteban, por lo visto, jajajaja).
Un único peligro: la salsa es deliciosa, así que preparad pan, ¡o sed prudentes, si andáis controlando las calorías, jejeje!.
Espero que os guste.

INGREDIENTES:
1 pollo troceado, o 750 gramos de pechuga de pollo troceada o fileteada
2 cebollas grandecitas
150 gramos de jamón serrano (ibérico, a ser posible, jejeje)
130 gramos de champiñones laminados (hay quien los pone "de bote", pero yo es que no los puedo ni ver, así que los uso siempre frescos).
Un puñadito de pasas de Corinto
Una ramita de perejil
2 ó 3 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
Harina
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Agua

PREPARACIÓN:

Salpimentamos y enharinamos los trocitos de pollo. Freímos en un poquito de aceite de oliva hasta que queden un poco dorados. Los escurrimos un poco y los reservamos en una cacerola.
En el aceite que ha quedado (puede que nos haga falta añadir algo más) freiremos la cebolla cortada en cuadritos muy pequeños.
Cuando esté blandita, agregamos el jamón picadito, y lo rehogamos. Agregamos las pasas, y damos unas vueltecitas en la sartén.
Añadimos los champiñones troceados, y dejamos rehogar a fuego suave. Cuando hayan soltado el agua los champiñones, retiramos del fuego y vertemos en la cacerola, encima del pollo.
Machacamos en un mortero los ajos y el perejil picado, y lo echamos también sobre el pollo. Aclaramos el mortero con el vino, y lo vertemos en la cacerola.
Agregamos medio vaso de agua, hasta que cubra el pollo (Utilizaremos siempre doble cantidad de vino que de agua, en principio basta con un vaso de vino y medio de agua, pero puede ser necesario emplear más líquido. Cuando hablo de vasos, me refiero al vaso "para agua", no al pequeñito de vino). Y ponemos a cocer a fuego lento.
Cuando haya cocido unos minutos, agregaremos una cucharadita de café de harina, para que espese la salsa. Removemos bien para que se disuelva, y dejamos cocer.
Cuando el pollo esté tiernecito y la salsa haya reducido y espesado un poco, servimos.
¡Ojo!, no agregar sal al caldo: basta con la del pollo y la que tiene el jamón.



20 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...