Otra tarta de queso...¡DELICIOSA!...y apta para diabéticos



Sí, sí, ya sé que soy pesadísima con las tartas de queso (de hecho, tengo una etiqueta o carpeta en el blog sólo para ellas, jajaja). ¡Pero es que me encantan TODAS, qué le vamos a hacer!. Desde la típica con la mermelada de fresa o arándanos por encima, hasta las más consistentes "de horno", pasando por las que llevan pasas, los "chocolate cheesecakes", las hechas con gelatina, las que se parecen más a los bizcochos... bueno, ¿para qué seguir?.
La idea de ésta de hoy me la dio Pilar (pinchando aquí veréis su blog). Pero yo la he ido "tuneando" a mi aire: primero, la adapté a Thermomix (aunque os pongo la versión tradicional para quienes no tengáis). Después, hice el tuneo habitual para diabéticos. Y, por último, le cambié los tipos de queso, en parte por necesidad (se habían comido parte del mascarpone) y en parte por experimentar.
Bueno, pues debo deciros que es de las tartas de queso que más me han gustado. Suave, cremosa, dulce sin ser empalagosa...
A los fanáticos de las típicas tartas de queso "con base de galleta" os encantará.
Si no os gusta con cacao por encima, tomadla sola, o ponedle alguna otra cosa que os guste (mermelada, almendra molida...).
La presentación sigue siendo mi asignatura pendiente: aunque voy aprendiendo cosas, siempre me quedo con la sensación de que es manifiestamente mejorable, jajajaja. Sobre todo, viendo las maravillas que hacéis más de uno y más de dos.
Pero todo se andará....
Por cierto, "el diabético" no dejó ni las migas, jajajaja.


Bueno, al grano:

INGREDIENTES:
1/2 litro de leche semidesnatada.
200 ml de nata para cocinar (la más ligera)
400 gr de queso mascarpone
4 quesitos Santé.
4-5 cucharadas de de edulcorante Natreen en polvo (los no diabéticos, podéis hacerla con 4 cucharadas de azúcar)
150 gr de galletas (yo utilizo Digestive aptas para diabéticos)
60 gramos de mantequilla o margarina
1 sobre de cuajada
Cacao en polvo para decorar

PREPARACIÓN:
Trituramos las galletas troceadas programando 7 segundos velocidad 8. Comprobamos que no queden trozos sin triturar.
Agregamos la mantequilla, y mezclamos 30 segundos a velocidad 4. Forramos con esta pasta un molde de 21 o 22 cms de diámetro.
Sin lavar el vaso, ponemos en él los quesos, la leche, la cuajada, el edulcorante o azúcar y la nata. Y programamos 9 minutos, temperatura 90º, velocidad 4.
Volcamos con cuidado encima de la base de galletas. Y dejamos enfriar: primero fuera y después metemos en la nevera. Está mejor de un día para otro.
Antes de servirla, decoramos con cacao en polvo.

Para hacerla sin Thermomix: trituramos las galletas, mezclamos bien con la mantequilla y forramos la base del molde.
Y la crema la haríamos así: mezclamos bien los quesos y la nata con la batidora, y los ponemos en un cazo.. Separamos un vaso de leche, y disolvemos la cuajada.
Echamos la leche (menos el vaso) en el cazo, mezclamos bien, y ponemos a fuego medio-bajo. Agregamos el edulcorante, removemos bien, añadimos la leche con la cuajada, mezclamos, y cocemos sin parar de remover. Cuando vaya a romper a hervir, lo retiramos del fuego y lo vertemos con cuidado sobre la base. El resto, lógicamente, sería igual.


NOTA: Si usáis molde de 21 cms, es posible que os sobre relleno. Podéis aprovecharlo, como hice yo, para hacer estos dos flanecitos de queso.

Pollo en salsa (muy fácil y rico)


Seguimos con comidas "de diario", pero muy ricas.
Ahora ando muy liada de tiempo, ¡y más que voy a estar en las próximas semanas, me temo....!. Así que hay que recurrir a cosas no demasiado complicadas, como este pollo.
Esta receta se la he copiado a una forera de Mundorecetas, gran cocinera, llamada Josefina González.
Aunque, para variar, le he hecho algún pequeño "tuneo".
Es muy fácil de hacer, queda riquísima, y además, se puede congelar. Y, por otra parte, para los que tenéis niños, el pollo con este tipo de acompañamiento suele gustarles (salvo a la hija de Belén Esteban, por lo visto, jajajaja).
Un único peligro: la salsa es deliciosa, así que preparad pan, ¡o sed prudentes, si andáis controlando las calorías, jejeje!.
Espero que os guste.

INGREDIENTES:
1 pollo troceado, o 750 gramos de pechuga de pollo troceada o fileteada
2 cebollas grandecitas
150 gramos de jamón serrano (ibérico, a ser posible, jejeje)
130 gramos de champiñones laminados (hay quien los pone "de bote", pero yo es que no los puedo ni ver, así que los uso siempre frescos).
Un puñadito de pasas de Corinto
Una ramita de perejil
2 ó 3 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
Harina
Sal
Pimienta
Aceite de oliva
Agua

PREPARACIÓN:

Salpimentamos y enharinamos los trocitos de pollo. Freímos en un poquito de aceite de oliva hasta que queden un poco dorados. Los escurrimos un poco y los reservamos en una cacerola.
En el aceite que ha quedado (puede que nos haga falta añadir algo más) freiremos la cebolla cortada en cuadritos muy pequeños.
Cuando esté blandita, agregamos el jamón picadito, y lo rehogamos. Agregamos las pasas, y damos unas vueltecitas en la sartén.
Añadimos los champiñones troceados, y dejamos rehogar a fuego suave. Cuando hayan soltado el agua los champiñones, retiramos del fuego y vertemos en la cacerola, encima del pollo.
Machacamos en un mortero los ajos y el perejil picado, y lo echamos también sobre el pollo. Aclaramos el mortero con el vino, y lo vertemos en la cacerola.
Agregamos medio vaso de agua, hasta que cubra el pollo (Utilizaremos siempre doble cantidad de vino que de agua, en principio basta con un vaso de vino y medio de agua, pero puede ser necesario emplear más líquido. Cuando hablo de vasos, me refiero al vaso "para agua", no al pequeñito de vino). Y ponemos a cocer a fuego lento.
Cuando haya cocido unos minutos, agregaremos una cucharadita de café de harina, para que espese la salsa. Removemos bien para que se disuelva, y dejamos cocer.
Cuando el pollo esté tiernecito y la salsa haya reducido y espesado un poco, servimos.
¡Ojo!, no agregar sal al caldo: basta con la del pollo y la que tiene el jamón.



Calabacines rellenos de arroz, gambas y atún


Pasados los días de Navidad, todo vuelve a la normalidad (sin haberlo preparado, me ha salido un pareado, jajajaja).
Y yo, para ser sincera, me alegro muchísimo: tanto ajetreo agota, y por mucho que intentes cuidarte, como es mi caso, no puedes evitar caer en un montón de tentaciones: que si la comidita de la empresa, que si te aparece alguien en el trabajo con un pedazo de roscón, que si "cómo no vas a probar estos polvorones que ha hecho mi madre", que si "tómate una copita de champán con nosotros"... ¡puf!.
Así que, nada, ¡comida de diario, por fin!. ¡Qué alegría, y qué rica está!. Y otra vez me ha quedado una presentación "de andar por casa", nada bonita (¡qué poco fotogénicos son estos platos!) pero os aseguro que no importa, ¡estaban buenísimos!.
Quería hacer unos calabacines rellenos, pero un poco diferentes a las recetas habituales: el rehogadito de cebolla con la pulpa de calabacín y la carne, o atún , o gambas, o jamón. Y por supuesto, no quería recurrir al relleno que llevara bechamel: me encanta, pero... ¡ay, los puñeteros kilos!.
Así que se me ocurrió que, si muchas veces hago ensalada de arroz con verduras, gambas y "lo que pille", por qué no iba a rellenar los calabacines de esa manera. Y no me arrepentí, ¡nos han gustado muchísimo!. A pesar del arroz, no resultan nada pesados (salvo que abuséis del queso rallado)
¡Ah!. Procurad escoger unos calabacines no muy pequeños, y dejad las dos "barquitas" con cierta profundidad cuando los partáis por la mitad. Si no, se saldrá el relleno.

INGREDIENTES:
4 calabacines medianos-grandes
100 gramos de arroz basmati
100 gramos de gambas peladas
50 gramos de queso rallado
1 chorrito (unos 60-80 gramos) de leche evaporada Ideal
1 lata de atún en aceite (bien escurrida)
Sal
1 cucharadita de curry amarillo
Ajo en polvo.
Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
Partimos los calabacines a lo largo, procurando que las mitades queden igualitas, y los asamos en el microondas (yo los voy haciendo a períodos cortos: primero programo 4 minutos, veo cómo va la cocción, y después voy programando de 2 en 2 minutos). Tiene que quedar blandito el interior, pero sin que se deshaga la parte de la cáscara.
Los dejamos enfriar boca abajo, encima de un papel de cocina, para que suelten el exceso de líquido. En cuanto podamos, los vaciamos bien, y cortamos la pulpa en trocitos pequeños.
Mientras, cocemos el arroz, escurrimos y reservamos en un bol.
Rehogamos las gambas peladas con un chorrito de aceite y ajo en polvo. Agregamos la pulpa del calabacín y la sal, y seguimos rehogando.
Añadimos el atún desmigado, y lo dejamos rehogar un poquito hasta que se vaya consumiendo algo el líquido. Entonces, agregamos la leche evaporada y le damos unas vueltecitas (como 2-3 minutos).
Retiramos del fuego, y añadimos esta mezcla al arroz. Agregamos el curry y el queso rallado, y mezclamos bien. Comprobamos que no quede demasiado seca la mezcla, y si fuera así, le añadimos un poco más de leche evaporada.
Rellenamos las "barquitas" de calabacín y metemos al horno precalentado a 200º durante unos 10 minutos.


Pastel de hojaldre y carne "de reciclaje" (HEMC#40)


Bueno, pues seguimos con el reciclaje, cosa muy útil en estos tiempos que corren, jejeje....
En esta ocasión, me encontré con sobras de dos tipos de carnes asadas: el rollo de carne picada de Lolitoba, y una aleta rellena. Está la nevera llena de croquetas y empanadillas, así que se imponía la búsqueda de un reciclado "distinto", jejeje.
Como siempre tengo hojaldre del Lidl congelado, decidí hacer este pastelón de hojaldre, que normalmente preparo con otro tipo de relleno, pero que con esta mezcla "de aprovechamiento" ha quedado de muerte.
También había sobrado algo de cebolla caramelizada, y encontró su ubicación adecuada en este pastel.
Así que aquí tenéis mi segunda (y última: sólo pueden enviarse 2 recetas) al HEMC #40.

INGREDIENTES:
300-400 gramos de sobras de carne (sirve cualquier tipo de resto de carne asada o rellena, tanto ternera o vaca como cerdo o pollo) Yo la hice mezclando lo que había sobrado del rollo de carne rellena (que lleva ternera, cerdo, pollo y jamón) con los restos de una aleta de ternera rellena de pimientos y jamón ibérico.
30 gramos de aceitunas verdes sin hueso.
1 huevo duro
1 huevo crudo batido para el relleno y otro para pintar el hojaldre
1 cebolla mediana
½ pimiento verde
1 tomate rallado
1 chorrito de nata líquida.
Cebolla caramelizada (sería el equivalente a ½ cebolla, hace falta muy poca cantidad)
1 plancha de hojaldre
Aceite de oliva.
Sal
Especias “Toque Morocco” (o pimienta negra recién molida, al gusto)
PREPARACIÓN:
Picamos (con la Thermomix o con el robot de cocina o picadora que tengamos) las sobras de carne y el huevo duro, y reservamos.
Picamos finita la cebolla y el pimiento, y la rehogamos a fuego suave con el aceite de oliva, hasta que esté todo blandito y la cebolla transparente.
Añadimos el tomate rallado, y rehogamos unos minutos.
Agregamos la carne, el huevo duro y las aceitunas cortadas en rodajitas o trocitos, mezclamos bien, damos unas vueltas, y echamos el huevo batido y la nata líquida. Salpimentamos (o añadimos las especias) con cuidado de no pasarnos, porque la carne que usamos ya está salada), dejamos cocer unos minutos, removiendo bien. No más de 3-4 minutos, para no resecar la carne. Y reservamos.
Extendemos la plancha de hojaldre, y forramos con ella un molde redondo de 21 cms. Pinchamos bien todo para que no suba. Y rellenamos con la mezcla de carne.
Con el hojaldre que nos sobra, hacemos tiras para formar un enrejado, y lo colocamos encima del pastel. Y podemos también utilizar un cortapastas para hacer decoraciones de hojaldre a nuestro gusto (yo hice la seta del medio).
Vamos poniendo la cebolla caramelizada en los huequecitos del pastel (poquita cantidad). Y pintamos el hojaldre con el huevo batido.
Metemos al horno a 200º unos 25 minutos, hasta que se dore bien el hojaldre.

Cake de plátano,canela y frutos secos... de reciclaje


Bueno, pues ésta va a ser mi primera contribución (si puedo, habrá más) al HEMC de este mes, "Platos con sobras" (#40).

Me ha parecido una idea buenísima, porque todos, después de las fiestas, nos hemos encontrado con un montón de "restos variados"... o de cosas que no se han consumido por el exceso de "oferta culinaria". ¿Por qué será que siempre nos pensamos que nos vamos a quedar cortos cuando compramos y preparamos comida para Navidad... cuando la realidad es que SIEMPRE nos sobran miles de cosas?
En mi caso, mi contribución al HEMC podría ser una foto de mi nevera, porque tengo comida para caer malo... pero técnicamente no son sobras, sino platos que no descongelé por las razones que ya os expliqué. Pero, "no problem", aquí no nos falta de "ná", ni siquiera de sobras.
No sé si estos plátanos más negros que el mismísimo rey Baltasar se pueden considerar "sobras" en sentido estricto. Pero sí que "sobraban" ya en casa: compré un montón de fruta para "desengrasar" después de las comidas navideñas, y además, quería haber hecho un postre con plátanos (que tampoco se preparó, obviamente) y ya no había quien los mirara, ¡pobres!.
Vamos, que no se los iba a comer ni el gato.


Y esto sí que son "sobras": pasas y frutos secos que quedaron de los que utilicé para hacer los turrones y el lingote de chocolate. En cantidades tan pequeñas que sólo se pueden usar ya para añadir a otros platos.



Con estos ingredientes... pues salió este bizcocho o cake. Es muy contundente, muy propio para "mojar" en el desayuno. Pero tiene un sabor delicioso.


INGREDIENTES:
3-4 plátanos maduros (cuanto más negros y feos, mejor, ¡más rico!
200 gramos de azúcar
1 cubilete de aceite de girasol (unos 90 gramos)
1 sobre de levadura química
2 cucharaditas de canela
Un puñadito de pasas
Un puñadito de avellanas (o nueces, o almendras, piñones... lo que tengáis o queráis)
2 huevos L
1 cubilete de leche.
220 gramos de harina.


PREPARACIÓN:
Batimos los huevos con el azúcar durante 4 minutos, temperatura 37º, velocidad 3.
Agregamos los plátanos y el aceite, y mezclamos bien durante 1 minuto, velocidad 3, sin temperatura.
Añadimos la leche, y mezclamos 6 segundos, velocidad 1.
Añadimos la canela, la levadura y la harina tamizada, y mezclamos 15 segundos, velocidad 1. Terminamos de mezclar con la espátula.
Engrasamos con mantequilla y espolvoreamos con harina el molde, vertemos la mezcla, y añadimos las pasas y los frutos secos, previamente enharinados para que no se vayan al fondo (las pasas se han "portado" bien y se han repartido por el bizcocho, pero las avellanas han hecho lo que les ha dado la gana, como podéis ver en la foto.,jejeje ).
Metemos al horno precalentado a 180º durante unos 45-50 minutos .
Sale oscurete, como casi todos los bizcochos de plátano, pero no pasa nada, ¡está buenísimo!.

Trufas de chocolate, mascarpone y coco


¡Buenas!.
Espero que hayáis recibido bien el año. Yo, qué queréis que os diga... ya tengo ganas de normalidad, estoy un poco cansadita de tanta fiesta navideña.
Vamos, que me apetece tomarme una crema de verduras, o un pollo asado, o unas croquetas,jajajaja.
Pero me faltaba poneros una recetilla del picoteo navideño: las trufas. Os las recomiendo de verdad, porque están increíblemente buenas. Y son facilísimas de hacer.
Otra ventaja: se congelan estupendamente, y están ricas incluso semicongeladas (lo cual es un peligro, porque "el personal" tiene tendencia a asaltar el congelador de vez en cuando,jajaja). Así que (si los asaltantes no lo impiden) es una buena receta para tener de "fondo de congelador" y sacar cuando llegan visitantes inesperados. Eso sí: controlad vuestras "reservas", no vaya a ser que el día en que las necesitéis, os encontréis con la "agradable" sorpresa de que os han dejado con 3 ó 4 trufas nada más, jajajaja....

No las he "tuneado" para diabéticos porque no he encontrado bizcochos de soletilla sin azúcar... pero, si los encuentro, las haré (o no... porque aquí puede caer toda la fuente en menos que canta un gallo, jajaja).

Por cierto, esta receta es de MARIJOSE78, de MundoRecetas. ¡Gracias, guapa!

Aquí están:

INGREDIENTES:
24 bizcochos de soletilla
200 gramos de chocolate negro
200 gramos de queso mascarpone
1 cucharadita de café soluble
Coco rallado
Opcional: un chorrito del licor que os guste (ron, whisky....aunque yo no lo pongo)

PREPARACIÓN:
Trituramos los bizcochos en la Thermomix, a velocidad progresiva 6-8-10 (5-7-9 en la Thermomix 21) hasta que queden pulverizados.
Fundimos, CON MUCHO CUIDADO DE QUE NO SE QUEME, el chocolate en el microondas. Para evitar que se queme, lo troceamos, y vamos programando de 30 segundos en 30 segundos, removiendo cada vez que pare, hasta que se derrita completamente.
Agregamos a los bizcochos el chocolate fundido, el queso Mascarpone, el café, y, si queremos, el licor. Y mezclamos a velocidad 3 hasta que quede una masa homogénea.
Metemos esta masa en la nevera durante 1 hora, para que sea más fácil de manejar. Y después, formamos pequeñas bolitas, las rebozamos con el coco rallado, y las ponemos en los papelitos rizados.
Si no os gusta el coco (aunque es tan poca cantidad que apenas se nota el sabor), podéis rebozarlas en almendra picada, o fideos de chocolate.

Riquísimas, de verdad.
Y, con esto, doy por terminada la campaña navideña 2009-2010, jejeje. La próxima receta que os ponga, si no pasa nada raro, será de comida "normal".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...