Punto de cruz: progreso (no sé si adecuadamente, pero progreso)


Bueno, pues esta semana toca punto de cruz. Además de mudanza, tengo "okupas" familiares, jejeje... así que poco voy a cocinar estos días (bueeeeno, igual cuelgo alguna receta, pero no sé si podré).
Encima, cumplo años (muchos, muchísimos, un porrón de años). Para los curiosos: pertenezco a la famosa "Quinta del Buitre" (por edad, obviamente, no por mi dedicación al mundo del balompié, jajaja). Vamos, que nací el mismo año que el fundador de dicha quinta (¡qué barbaridad, qué mayor soy!).
Por otra parte, tendré que hacer una pausita en la publicación de recetas de pollo, en vista de esta noticia , jejeje... Que me veo que acabaré como Dolly Parton, o "La Veneno"...

En cuanto al punto de cruz... Ahora mismo no tengo ninguna labor demasiado avanzada, porque no hago más que meterme en berenjenales. Así que he decidido que, hasta que no vea alguna más cercana a terminarse, no empiezo nada más, porque, si no, me lleno de labores empezadas que no van "ni p'alante ni p'atrás", y me agobio.
Pero, bueno, os voy enseñando lo que llevo entre manos.

*La foto del principio es el esquema "Carrelage" que os enseñé aquí. Voy avanzando, lenta pero segura...bueno, unas veces más segura que otras, porque en alguna ocasión ya me ha tocado deshacer. Pero me está gustando mucho el resultado.

*Aquí tenéis el principio de una "menina" de Velázquez:



Se supone que quedará así:



Es un dibujo aparentemente sencillo, pero el lino que traía el kit es el más fino que he visto en mi vida, y como (dada mi edad) veo menos que un gato de escayola, me toca hacer la labor con lupa.
Con todo y con eso, hay veces que tengo que deshacer un trozo, porque en algún punto he cogido 3 hebras de la tela en lugar de 2.
Y lo que me tiene aterrada es la cara: no es a punto de cruz, sino a medio punto, con una sola hebra de hilo y de la tela. He probado a hacerlo en otros linos, y queda bonito... pero con esta trama tan finísima, veo que en vez de con lupa voy a tener que bordarlo al microscopio, jajaja...
Veremos a ver qué pasa cuando llegue a ese punto.

*Esto que veis aquí es el inicio de un cuadro con dibujos geométricos "de inspiración celta" (según la diseñadora del esquema, luego ya veremos lo que sale, jajaja...).



*Y esto es un afgano, del que me quedan por bordar tropecientos mil cuadros, pero que va quedando muy bonito y con mucho colorido.



Bueno, espero que os gusten estas cositas, e intentaré esta semana subir alguna recetilla atrasada.

Pollo con salsa de cerveza y setas


Esta receta, como muchas, surgió del típico día que no sabes lo que hacer para comer, y te pones a rebuscar por nevera y armarios "a ver qué hay".
Y de "lo que había".... pues salió un pollo riquísimo y muy fácil de preparar. Espero que os guste.
P.D.: Estoy en pleno ataque mudancil.... ¡y eso que esto no ha hecho nada más que empezar!. Pero me espera un mes sin parar, me temo.... Por eso no me enrollo mucho, y os dejo la recetilla.
Es una receta que, además, resulta muy útil cuando nos quedan esos "restos" de verduras en pequeñas cantidades, que no sabemos en qué emplear.


INGREDIENTES:
600 gramos de pechugas de pollo troceadas (o de pollo troceado)
1 cebolla mediana
2 ajetes
Especias "Toque Ibérico"
1 lata de cerveza
½ lata de leche evaporada Ideal
1 vaso de agua (aproximadamente, puede necesitarse algo más)
2 cucharaditas de harina (y un poco más para rebozar)
½ pimiento rojo
1 sobre de crema de champiñones
50 gramos de setas (pueden ser frescas, congeladas o deshidratadas)
Unos 30 gramos de aceite
No necesita sal (La sopa ya lleva)

PREPARACIÓN:

Si vais a usar setas deshidratadas, rehidratadlas, y reservad el agua para añadir después a la salsa.
Aliñar las pechugas (troceadas y bien limpias de grasa) con las especias, rebozar con harina y dorar en el aceite (no hacer demasiado). Ponemos sobre un papel de cocina para que escurran, y reservamos.
Picamos la cebolla, los ajetes, y el pimiento en cuadritos, y rehogamos a fuego medio en una cazuela (de barro, o Pyrex, o de metal, como prefiráis). Cuando esté hecho el sofrito, añadimos las 2 cucharaditas de harina y sofreímos.
Añadimos las setas troceadas, y les damos unas vueltecitas.
Agregamos el pollo.
Echamos la cerveza, la leche y la sopa, removiendo bien, y el agua (no toda de golpe, tenemos que ir comprobando cómo queda de espesa). Dejamos hacerse a fuego lento una ½ hora (si vemos que espesa mucho la salsa, agregamos más agua).
Y listo para comer. La salsa está deliciosa, ¡cuidado con la operación Bikini, jajaja!

Trenza salada de hojaldre


Bueno, pues sigo en mi línea de recetas fáciles, rápidas y, a poder ser, ricas, jajajaja. Hasta dentro de algo más de un mes, poco más voy a poder hacer.
Pero tanto lío tiene su parte buena: así encontraréis cosas "apañás" para salir del paso en un momento de agobio, o cuando no se os ocurre nada... O aún peor: cuando se presentan de improviso invitados para cenar, y a ti está a punto de darte un ataque, jajaja.
Esta trenza queda la mar de aparente, es sencillísima, y además, admite muchos rellenos. La de la foto lleva jamón de York en lonchas, queso de cabra en rodajitas y un picadillo de espárragos, calabacín, puerro y jamón serrano, rehogado todo a fuego lento con un poquito de aceite de oliva. Pero también la he hecho rellena sólo de lonchas de jamón y queso, o con un sofrito de tomate, cebolla y atún, o con jamón, queso, y filetes de pechuga de pollo pasados por la plancha. Y siempre queda riquísima.
Además, el hojaldre suele gustar a casi todo el mundo, y si no queréis complicaros la existencia o tenéis invitados "raritos", con el jamón y queso seguro que acertaréis.
Un consejo: cuando la rellenéis de algún sofrito, escurrid bien el aceite o el líquido que puedan soltar las verduras al rehogarse, para que no rezume y "moje" demasiado el hojaldre.

Aquí tenéis los INGREDIENTES:
Imprescindible:
Una plancha de hojaldre, fresco o congelado (Yo, como sabéis, uso el del Lidl; aunque me han recomendado también el de Día).
1 huevo batido para "pintar" el hojaldre
Un poco de agua para sellar las uniones del hojaldre.

Variantes de rellenos:
-Lonchas de jamón de York y queso
-Las mismas lonchas, con filetes de pechuga de pollo o pavo. En este caso, damos una vuelta en la plancha a los filetes de pechuga, pero procurando que no queden muy resecos.
-Lonchas de jamón de York, queso de cabra en rodajitas, y un picadillo de verduras (un puerro cortado en daditos-la parte blanca-, medio calabacín también en cuadritos, 50 gramos de jamón serrano en daditos, y unos cuantos espárragos verdes troceados). Para el picadillo, rehogamos primero el puerro en un poquito de aceite, hasta que esté blandito; agregamos los espárragos y el calabacín y dejamos rehogar a fuego lento, y añadimos al final el jamón, dándole unas vueltecitas hasta que quede hecho. (Yo suelo tener este "picadillo" congelado en un "tupper": lo hago cuando compro o me sobran verduras, lo congelo, y así, cuando lo necesito, simplemente lo descongelo unas horas a temperatura ambiente)
-Sofrito de cebolla, tomate y atún (la receta de este sofrito la podéis leer aquí ).

PREPARACIÓN:
-Extendemos la plancha de hojaldre.
-Colocamos el relleno escogido en el centro del rectángulo formado por el hojaldre.
-Vamos haciendo cortes en forma de tira en los laterales, como se puede ver en la foto (en este caso, una imagen sí que vale más que mil palabras, porque no sé cómo explicarlo bien si no lo veis, jajaja).


-Y vamos colocando alternadamente, como si fuera una trenza, las tiras de hojaldre, cubriendo el relleno. También se entiende mucho mejor viendo la imagen:


-Cerramos los bordes, y sellamos las uniones del hojaldre con agua.
-Pintamos el hojaldre con el huevo batido.
-Metemos al horno precalentado a 220º hasta que esté dorado (20-25 minutos, más o menos).

SUGERENCIA: Si la vais a preparar para niños, hacedla de jamón, queso y salchichas de Frankfurt, ¡éxito garantizado, incluso con los peores comedores!.









Conchas de pescado facilísimas (en Argentina y Chile, ponedles el nombre que queráis)


Bueno, pues ya se han terminado las vacaciones de Semana Santa, y aunque mis agobios laborales se van solucionando, ahora vienen momentos complicadetes... ¡LA MUDANZA!.
Y, aunque esta vez es cerca, sólo de pensar en lo que hay que trasladar, organizar, recoger... ¡puuuffff, qué agobio más gordo, jajaja!.
Me gustaría tener una varita y, como en los libros de Harry Potter, decir la palabra mágica (ahora no recuerdo cuál era, jajaja), para que toooodas las cosas se colocaran en sus armarios, cajones, estanterías, paredes... en un abrir y cerrar de ojos.
Pero... va a ser que no, que nos toca colocarlas a nosotros....
Así que este mes me veréis colgar recetitas muy fáciles... o vivir "de las rentas": recetas que tengo ya hechas y fotografiadas, pendientes sólo de colgar aquí.
Ésta la comimos antes de ayer. Es facilísima, y muy rica. Y supone un cambio a las tradicionales conchas de pescado hechas con bechamel... además de que puede servir para reciclar el pescado que nos haya sobrado del día anterior.
Yo tengo estas conchitas de "Pyrex", pero quedan también muy bien las típicas vieiras.
Por cierto, que me estaba acordando del cachondeo que hubo el año pasado en el blog con el "Hachis Parmentier" y el "atún de zorra", y los equívocos a que daban lugar los dobles sentidos de las palabras, o los casos en que una palabra se escribe igual en distintos idiomas pero significa cosas completamente diferentes. Pues ahora mismo me acabo de dar cuenta de que los amigos argentinos o chilenos que leen mi blog... ¡van a tener un "pequeño" problema con el nombre de esta receta, jajajaja!. Tendrán que "rebautizarla" si la preparan.

Bueno, al grano:

INGREDIENTES:
150 gramos de gambas peladas
200 gramos de merluza (u otro pescado que tengamos, pueden utilizarse sobras del día anterior)
1 cebolla mediana
3 ajetes
1 chorrito de nata líquida o leche evaporada Ideal
Puré de patatas
Sal y pimienta
Queso rallado
Aceite de oliva para el rehogado

PREPARACIÓN:
Picamos finitos la cebolla y los ajetes, y los rehogamos a fuego lento.
Troceamos también la merluza y las gambas, y cuando esté blandita la cebolla los añadimos a la sartén y salpimentamos (el tiempo del rehogado, lógicamente, dependerá de si usamos pescado crudo o sobras ya cocinadas).
Añadimos el chorrito de nata o leche, y dejamos reducir un poco. Retiramos del fuego y reservamos.
Preparamos un puré de patatas (casero o de bolsa), que no tiene que quedar muy espeso, necesitamos una consistencia parecida a la bechamel.
Mezclamos el puré con el pescado.
Rellenamos las conchas. Espolvoreamos con queso rallado, y gratinamos a 200º.

Espero que os gusten.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...