Punto de cruz: estado de las labores empezadas en 2011


Hoy toca entrada exclusiva de punto de cruz.
Mañana subiré algún platito de cuchara, que seguimos con los fríos y el tiempo desagradable... así que, amigos de países tropicales o del hemisferio sur: tomad nota, pero para que las preparéis a partir de julio, jejeje.  Que yo no sería capaz de zamparme un cocido madrileño a 40º, aunque para gustos, los colores,  claro.
Como está terminando enero, quería iros enseñando las labores que llevo empezadas en este año. Son 4... de momento, que la cabra siempre tira al monte, y seguro que me lanzaré a alguna otra cosita más.
Eso sí, me he comprometido conmigo misma a no iniciar NADA hasta que termine otra labor... pero, como sé que no lo cumpliré porque soy débil y fácil de tentar, por lo menos no lo haré hasta que termine un cuadrito que quiero regalar.
No esperéis ver maravillosos bordados en esta entrada, porque todos los cuadros están en una fase inicial (o "bastante" inicial), y aún no se pueden apreciar bien los diseños.
Vayamos por partes (Jack el Destripador "dixit", jajajaja):

1)ABECEDARIO DE MATRIOSKAS.


No creo que os lo haya contado aún, pero las matrioskas se incluyen entre mis múltiples y variados trastornos obsesivo-compulsivos, jajajaja. Tengo algunas por aquí, y me encantan los dibujos de matrioskas (o matriuskas, que no sé exactamente cómo se dice, no sé ruso) en cualquier cosa: camisetas, broches, llaveros, bolsas...
Por tener, hasta tengo (en casa de mis padres) una "matrioska"... ¡de políticos!. Sí, sí, de políticos rusos, claro....
La grande es Boris Yeltsin, la abres y sale Gorbachov, y así sucesivamente hasta que te aparece un "mini-Lenin", jajajaja.
Cómo no, tenía que lanzarme a hacer en punto de cruz estas muñequitas (las verdaderas, no los políticos, que ya me contaréis qué hago yo en casa con un cuadrito de Lenin o Gorbachov a punto de cruz, jajajaja). Y aquí va la primera entrega, porque tengo más en proyecto.
Queda mucho, pero es una labor sencilla y agradecida, no creo que me demore demasiado en terminarla.

2) BORDADO "ACKWORTH SCHOOL".


Descargué el esquema de esta página (es gratuito). Aunque no estoy siguiendo los colores exactos, porque este diseño viene muy bien para "ir dando salida" a hilos que ya tenemos.... y no están los tiempos para ir gastando dinero en hilos innecesariamente.
Va bien, pero tengo que deshacer una cosa, que veo las cruces muy irregulares... y sé que, aunque sean pocas y aparentemente no se noten, yo SÍ las voy a ver mal permanentemente, ¡grrrr!. No puedo evitarlo, SIEMPRE se me van los ojos al fallo, debe de ser (ES) algo genético, jajajaja...
Esta labor la llevo más tranquila, no me corre prisa. Pero es cómoda de bordar.

3) El SAL del "Hilo Rojo" ya lo habéis visto... en febrero pondré el siguiente objetivo.

Y 4) Este es un cuadrito de Beatrix Potter....


....que es lo que más prisa me corre. Tendría que acabarlo pronto, porque es para alguien que nacerá no dentro de mucho.  Espero poder hacerlo, y no entregárselo para la comunión, jajajaja.
Me gusta mucho cómo está quedando, aunque al principio no las tenía todas conmigo. Pero, en cuanto empiezas a hacerle el punto lineal, parece que cobra vida.

Bueno, os dejo por hoy. Tengo que dedicarme un pelín al punto de cruz, y mañana ya hay "cole", así que no me queda otro remedio que acabar.
Por cierto, acabo de darme cuenta de que las matrioskas están.... rellenas de otras matrioskas más chicas. Así que creo que se pueden incluir entre mis obsesiones por las "cosas rellenas"... lo digo como pista para los psiquiatras, a ver si saben de dónde puede venir este transtorno, jajajaja.
Un besote.

Conchas de berenjenas a los dos jamones


Es sorprendente cómo la forma de presentar un plato lo hace cambiar totalmente...
Una buena presentación hace que la comida nos "entre por los ojos", que un plato llame la atención incluso cuando sus ingredientes no sean de nuestros alimentos favoritos.
Una presentación original hace ganar muchos enteros a cualquier plato...
Y un cambio de presentación puede servirnos incluso para "engañar" a aquellos que juran que en su vida se comerían determinado ingrediente, o que están hartos de tal o cual tipo de comida.
Para qué nos vamos a engañar, la presentación magnífica no es uno de mis fuertes, jajaja.  Por un lado, por falta del suficiente "arte". Y, por otro, porque normalmente mis platos se "inmortalizan" a las 3 menos cuarto de la tarde, mientras el personal me mira con cara de desesperación, a punto de empezar a hacer "música" golpeando el cuchillo y el tenedor sobre la mesa. El hambre aprieta, de la fuente sale una humareda que dificulta el "retrato", y tienes la cabeza como para pensar en cómo adornar el platito en cuestión, jajajaja...
En definitiva, que mis platos tienen una presentación "digna", pero casera. Envidio con toda mi alma esas maravillosas "puestas en escena" que veo por la red... y me sirven para intentar "progresar adecuadamente" cuando tengo tiempo, jejeje.
Pero, realmente, a lo que yo me refería hoy era, más bien, al "engaño". A esas maneras que tenemos todos de "disfrazar" el pescado para que el remilgado del niño se lo coma sin rechistar, o de disimular las verduras para que el petardo(a) de turno no gruña... o, en mi caso, a los trucos para ocultar... unas berenjenas rellenas, jajaja.

Mientras estaba preparando todos los ingredientes para hacerlas, una imagen acudió a mi mente. Bueno, dos:
-La primera: la cara de resignación con la que me iban a mirar en casa. Comer, se lo comen todo... pero estaba yo ya viendo esos ojillos de "¿Otra vez berenjenas rellenas?, ¡Nooooo, por Dios!", jajaja.
-Y la segunda (y peor): ¿Cómo subo yo al blog una receta titulada "Berenjenas rellenas"?. Las risas, las carcajadas y el cachondeo pueden ser de escándalo:  "Morguix está grave, ¡ha vuelto a tener una recaída en su trastorno obsesivo-compulsivo!"
Entonces, recordé que tenía unas preciosas conchas de Pyrex... y se me ocurrió esta receta:


INGREDIENTES
(Para 4 personas-1 concha para cada uno es suficiente porque llenan bastante)
2 berenjenas medianas
150 gramos de jamón ibérico en taquitos
75 gramos de pechuga de pavo en taquitos
Queso rallado
Sal
Aceite de oliva
Pimienta
Para la bechamel: 500 gramos de leche, 30 gramos de mantequilla, 90 gramos de harina, sal, pimienta y nuez moscada.

PREPARACIÓN:
Partimos a lo largo las berenjenas, y las cocemos en el microondas, unos 8 minutos a 800 w. Dejamos enfriar, y vaciamos con una cucharita.
Picamos la pulpa, y la rehogamos en un poquito de aceite. Añadimos el jamón y el pavo, y un poco de pimienta, y rehogamos hasta que el jamón esté hecho y blandito (no dejemos que se queme ni se endurezca demasiado). Reservamos.
En la Thermomix, hacemos la bechamel: ponemos por este orden la leche, la mantequilla, la harina, la sal (cuidadín, que el jamón ya lleva) y la nuez moscada rallada). Y programamos temperatura 100º, velocidad 3 y 1/2, y (en principio) 8 minutos, aunque puede tardar más o menos dependiendo de la temperatura de la leche. Podemos parar la máquina para ver cómo va.
Cuando esté con la textura adecuada (espesita, aunque algo menos que para croquetas) la mezclamos con las berenjenas y el jamón, rellenamos las conchas, espolvoreamos con queso rallado, y metemos al horno para que se gratinen.
Sin Thermomix: preparad una bechamel como tengáis por costumbre, pero que quede lo suficientemente espesa como para un relleno. El resto se prepara de la misma manera.

¡Estaban buenísimas!. Oye, ¡ni una sola protesta por comer "berenjenas rellenas", jajajaja!. Así que os las recomiendo si queréis hacer que vuestros hijos coman verdura sin una sola queja: el jamón y el queso son ideales para disfrazar "el verde".
Por supuesto, si queréis optar por la versión "berenjena rellena", pues adelante. En el foro de Mundorecetas las han hecho, y les han encantado.

Esta foto está "rara" de color, ¡odio tener que hacer fotos en interior, por culpa del mal tiempo y las pocas horas de luz buena!.

Esta vez os despido con estas fotos de nubes. Están tomadas a las 8 de la mañana de hoy.... ¿A que se ve precioso el cielo?.

Después, se estropeó el día... pero al menos tuvimos un bonito amanecer.

Con ellas os deseo un feliz fin de semana. Un besote.

Guisantes con gambas y jamón


Aunque ya lo hice en el foro de Mundorecetas, voy a dedicar aquí también esta receta a dos personas...
Ahora, imaginaos una emisora de radio de los años 60, e incluso 70: "Discos dedicados"... suena una musiquita, y la voz del locutor que pregunta: "¿A quién dedicas esta canción, guapa?". "Puees se la dedico a  mi prima Pepi, a mi novio Manolo, y a mi madre, que me estará escuchando". Y entonces, suena la canción cateta del momento....)
Ahora en serio. Receta dedicada a.....

A)Mi amiga SandeeA, que nos ha dado una enorme alegría volviendo al mundo cocineril, y ahora con dos niños preciosos (y su perro, no nos olvidemos de él, jejeje). Ya podéis verla de nuevo en su blog, encarcelando cosas, que tiene un arte inigualable como carcelera...
Pero no sólo encarcela, como podréis comprobar si visitáis su blog.
Ella siempre me ha tomado el pelo con mi obsesión por las gambas y el jamón (empiezo a preocuparme seriamente con la cantidad de trastornos obsesivos-compulsivos que me invaden,jajajaja). Y por eso, me apetecía dedicarle esta receta, que combina estos dos ingredientes.

Y B)Ana, que vende unas verduras tan fresquísimas y tan riquísimas... que ha conseguido que aquí el muchacho se coma los guisantes y no solamente no proteste ni ponga cara de "lo que hay que aguantar por comer verduras", sino que diga que están exquisitos, jejeje.
Si es que, muchas veces, hay cosas que no nos gustan porque nunca las hemos probado de auténtica calidad. Eso me pasa a mí con el caviar, que los sucedáneos, salvo contadas excepciones, no los puedo ver delante... pero, una vez, me llevaron a un restaurante ruso y me pusieron caviar "del bueno" y..... ¡ayyyysss, madre, qué cosa más rica!.
Pero, bueno, estas verduras, afortunadamente, no alcanzan los precios del caviar, jajaja. Son bastante asequibles, y de una calidad y frescura impresionantes... Así que, ya sabéis, animaos a dar una vuelta por aquí, y las probáis.
(No, no me llevo comisión, jajajaja. Es que están buenísimas, de verdad. Gustan hasta a los no verduleros).


¿Os habéis fijado en el tamaño de los "guisantitos"?. Si es que hasta crudos estaban deliciosos...
¿Y el color?. No, no es Photoshop... si veis diferencia entre una y otra foto, se debe a que una se tomó dentro de la cocina y otra con luz natural. Pero quedan con un verde precioso incluso después de cocidos.
Y os podéis reír lo que queráis, pero a mí me parece que las gambas y el jamón combinan estupendamente. Es otra variante del "mar y montaña", jajaja...
Ya llega la receta:

INGREDIENTES:
1 kg de guisantes frescos (si lo hacéis con congelados, será menos cantidad, unos 600-700 gramos, porque ya están desgranados... Pero os recomiendo que intentéis conseguir guisantes frescos. De lata... pues no, mejor no....)
80 gramos de jamón ibérico (continuamos con el racismo jamonero, jejeje)
100 gramos de gambas peladas
1 cucharada de pimentón dulce o agridulce
2 cucharadas rasas de harina.
1 vaso y medio de caldo de verduras, o de agua con una pastilla de caldo o cucharada de concentrado de verduras.
Sal
1 diente de ajo grandecito
30 gramos de cebolla.
Aceite de oliva


PREPARACION:
Limpiamos y desgranamos los guisantes.
Picamos finita la cebolla y el ajo, y los pochamos a fuego medio con un chorretón de aceite caliente en una sartén, hasta que la cebolla esté transparente y blandita.
Agregamos el jamón, y lo rehogamos un ratito.
Añadimos la harina, mezclamos bien, y dejamos que se sofría unos minutos.
Retiramos del fuego, y echamos el pimentón. Mezclamos bien, y reservamos.
Echamos otro chorrito de aceite en una cazuela, calentamos un poco, y ponemos los guisantes. Agregamos el agua (con pastilla o concentrado) o caldo, la sal, y, con cuidado, añadimos la mezcla de la sartén, removiendo bien para que se disuelva la harina.
Es preferible poner poca agua o caldo inicialmente, e ir añadiendo lo que se necesite, si vemos que se espesara demasiado.
Dejamos cocer a fuego bajo unos 25 minutos. Al final de la cocción (cuando falten 4-5 minutos), añadimos las gambas.
Y a comer.
Se puede preparar con antelación, y si se hubiera absorbido el caldo, añadir un poquito más de caldo o agua al calentarlos.
Y también podemos congelarlos.
Espero que os gusten, ¡están riquísimos!.

Lomo relleno de tortilla, piquillos y queso


Qué lucidas son las carnes rellenas, ¿verdad?
Ojo: no estoy elogiando a las señoras metiditas en kilos, por mucho que me pueda incluir en ese grupo, jajaja...
Me refiero a cualquier tipo de preparación con carne que "lleve algo dentro"...
Quedan riquísimas,  y la presentación es siempre muy agradecida. Además, permite muchísimas variantes.
Sí, ya sé lo que muchos estaréis pensando: que mi obsesión por el relleno de cosas se extiende no sólo al mundo vegetal, sino también al animal, jajaja... Pero no me digáis que una buena carne rellena no queda preciosa en cualquier mesa, con un colorido variado, una combinación de sabores que puede ir de lo más tradicional a la mezcla más innovadora... ¡vamos, que lo tiene todo!. Y no suelen ser complicadas de preparar.
Hoy os traigo un lomo de cerdo (ibérico, claro... ya conocéis mi "racismo" en materia porcina, jajaja) relleno, que está delicioso y sale muy jugoso (perdón por el cutre-pareado,jaja).
Eso sí, en este caso el corte de la carne es fundamental. Pedid al carnicero que os abra el lomo en forma de libro. Y, si no, os dejo este enlace al blog de Javirecetas, que explica muy bien cómo tenéis que hacer los cortes para dejar el lomo convertido en un perfecto rectángulo.
Yo sólo añadiría que, si lo veis un poco grueso después de cortarlo, podéis aplanarlo un poquito con un mazo de carne.  Y que, previamente,  antes de cortarlo o de extenderlo, lo limpiéis lo mejor que podáis de toda la grasa que pueda tener.
La receta es una mezcla de otras muchísimas que hay por la red, una de ellas del propio blog de Javirecetas. Y opté por este relleno porque me parecía original y colorido.
Bueno, al lío:

INGREDIENTES:
Para el lomo:
1 lomo de cerdo ibérico de 1 kg o 1 kg y 1/2 (abierto en forma de libro)
4 pimientos del piquillo
6 lonchas de queso (el que prefiramos)
2 huevos.
Sal
Pimienta

Para la salsa:
1 cebolla grandecita
4 zanahorias
1 pimiento verde italiano
1 diente de ajo grande
Aceite de oliva
Sal
1 vaso de vino fino
200 cl de caldo de verduras (o de agua con una pastilla de caldo)


PREPARACIÓN:
Salpimentamos el lomo (mejor quedarse pelín corto con la sal) por las dos caras.
Colocamos el lomo con la cara más "fea" para arriba. Y vamos poniendo las lonchas de queso, y encima los pimientos del piquillo cortados a tiras.
Batimos los huevos, y hacemos dos tortillas no muy gruesas, que queden bien cuajadas pero no resecas.
Y las colocamos encima de los pimientos del piquillo.
Con cuidado, vamos enrollando el lomo, procurando que no se salga el relleno, y lo atamos con hilo de cocina, o con estos cacharritos de silicona. 
Y reservamos en una fuente de horno, mientras se hace la salsa.
Para hacer la salsa, picamos la cebolla, el ajo, el pimiento, y pelamos y cortamos las zanahorias en rodajitas.
Ponemos en una sartén honda o cazuela un chorretón de aceite, y rehogamos las verduras a fuego medio-fuerte, removiendo constantemente, y comprobando si fuera necesario añadir un pelín más de aceite.
Nos interesa que las verduras queden tiernas suelten sus azúcares y se vayan quedando doradas, sin quemarse, porque darán color a la salsa. Tardarán unos 15-20 minutos.
Añadimos el vino, bajamos un poco el fuego, y damos un hervor. Agregamos el agua o caldo, y dejamos que la salsa se cueza, a fuego medio, unos 10 minutos. Entonces, la pasamos por el chino o la batidora, y la vertemos sobre la carne. Quedará bastante líquida, pero no importa, porque va a ir al horno y allí se reducirá.
Probamos el punto de sal, por si hay que añadir un poquito.
Horneamos a 180º (previamente habremos precalentado el horno) durante aproximadamente 1 hora, o un poco más, dependiendo del peso y de cómo nos guste de hecha la carne. Damos la vuelta a media cocción, y periódicamente regamos con la salsa.
Sacamos del horno, retiramos la carne, y recogemos la salsa en un cazo (quizá necesite añadirle un pelín de agua).
Cuando la carne esté fría, quitamos el hilo y cortamos en rodajas no excesivamente finas, para que no se rompa.
Para servir: podemos optar por tomar la carne fría y calentar sólo la salsa, o por poner la carne ya cortada en una fuente que pueda ir al horno, y darle un "calentón" (no mucho, para que no se reseque).

Y, de primero, tomamos estas tartaletitas....

La receta es la de aquí, únicamente he suprimido el queso. Y en el relleno, en lugar de champiñones, gambas y guisantes, he puesto 100 gramos de salmón ahumado cortado en tiritas, y 1/2 calabacín cortado en daditos y rehogado previamente unos minutos. Lo demás, es igual.

Espero que os haya gustado el menú de hoy...

Sopa de arroz, pollo y huevo (HEMC #50)


Parece que vuelven los días fríos y grises...
Aquí aún no se nota demasiado, aunque está empezando a nublarse. Pero para el fin de semana han predicho una importante bajada de temperaturas.
Cuando el tiempo se pone así, una de las cosas que más apetece es una buena sopita caliente, que entone el cuerpo. Yo, a diferencia de Mafalda, soy muy aficionada a las sopas (en general, a todo género de "aguas sucias": sopas, cremas, infusiones y demás, jajaja). Eso sí, no llego a los extremos de mi padre (que me estará leyendo, jajaja), que es capaz de tomarse una sopa de fideos en pleno mes de julio y a 40º, jajajaja.... Pero, desde luego, en invierno es un plato que me encanta.
Esta es una sopa muy tradicional en mi familia. Muy sencilla, pero muy completa por los ingredientes que lleva. Eso sí: no la hagáis nunca con caldos "prefabricados" ni con agua y una pastilla de caldo disuelta. No, por Dios, ¡que os cargáis la sopa!.
Suelo ser partidaria de utilizar "precocinados" (léase salsas de tomate, cremas de verduras, gazpachos envasados y demás) lo menos posible, pero entiendo que en algunas ocasiones no queda otro remedio, por falta de tiempo, o por necesidad.  Pero con los caldos de sopas, no. Prefiero no hacerlas.
Si fuera para cocer un arroz, o para añadirlos a alguna salsa, pase... pero una sopa hecha con agua caliente y una pastilla de Avecrem debería estar tipificada en el Código Penal, jajaja. Sobre todo, cuando ni siquiera se ha esperado a que se disuelva la pastilla y se sirve la sopa a los comensales, como en un ¿restaurante? segoviano de cuyo nombre no quiero acordarme...
En fin, que no lo puedo evitar y me enrollo como las persianas. Que con esta receta participo en el HEMC nº 50, de este mes, que tiene como tema las sopas, y cuya anfitriona es Nikë.
Me callo ya, y os pongo la receta. Espero que os guste, está muy rica, y sienta estupendamente, os lo aseguro.

INGREDIENTES:
Caldo casero de verduras o de pollo (la cantidad dependerá de los comensales)
1 pechuga de pollo cocida o asada (podemos utilizar para esto las sobras de un pollo asado)
1 puñado de arroz
1 huevo batido.
Sal.

PREPARACIÓN:
Picamos en cubitos pequeños o desmenuzamos a mano la pechuga de pollo, que previamente habremos limpiado de grasas y pieles.
Ponemos el caldo a calentar a fuego medio. Añadimos el pollo.

Cuando hierva, echamos el arroz. Dejamos que cueza durante unos 15 minutos (dependiendo del tipo de arroz, algunos tardan más en cocerse).
En el último minuto, añadimos el huevo batido. Removemos bien, para que se cuaje formando hilos.

Y servimos bien caliente.

Disculpad las fotos, pero creo que es difícil encontrar un plato menos fotogénico que una crema o una sopa, jajaja....  Da igual, como decían en "La Bella y la Bestia", la belleza está en el interior....

SAL "El Hilo Rojo": entrega de Enero



Bueno, hace siglos que no ponía una entrada exclusivamente de punto de cruz. Pero el inicio de este SAL lo merecía.
Mirad que juré que no me apuntaba este año a ningún SAL ni ninguna historia: como siempre, tengo 40 proyectos en marcha, más las cosas que he hecho para mi sobrinillo (y quedan por hacer), y, además, me supo muy mal no poder terminar a tiempo el "MSAL Sampler", después de haber respetado los plazos a rajatabla (a Dios pongo por testigo de que NUNCA VOLVERÉ A BORDAR SOBRE UN SOLO HILO DE LA TRAMA DE LINO, jajajaja). Aunque lo acabé en diciembre, no es lo mismo. Me gusta hacer las cosas dentro de plazo.
Peeero.... vi el SAL DEL HILO ROJO, y me enganché. Me diréis que la cabra tira al monte, que el hombre es el único animal que tropieza 2 veces con la misma piedra, que la historia se repite, que "culo veo, culo quiero", y todas esas cosas, y tendréis razón... pero cada uno es como es, y yo me apunto a un bombardeo, no lo puedo evitar.
Me encantan los diseños de Bent Creek; además, me pareció fácil de bordar, y muy gracioso.
Además, lo que más me gustó fue la historia que hay detrás de este diseño. Existe, por lo visto, una antigua leyenda china que podemos resumir en esta frase:
Un hilo rojo, invisible, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse.
Esta leyenda se ha convertido, por así decirlo, en una especie de lema de todos aquellos que han acudido a la adopción internacional, especialmente, como es lógico, los adoptantes de niños chinos. Porque sirve para explicar de una forma muy tierna y especial la relación entre los padres y sus hijos que han venido de tan lejos.
Pero, en realidad, es aplicable a todos aquellos que están enlazados por vínculos afectivos, de amor y de amistad,  a pesar de la distancia, de las diferencias culturales, religiosas, raciales, económicas o de cualquier tipo.
Así que, nada, decidí apuntarme. Y aquí os presento la primera entrega del SAL (Son 12 cuadritos, acabaremos en diciembre de 2011).
Le he puesto unos botoncitos de patchwork que compré en Dechado, y que tienen un colorido casi exacto al de los hilos.... Y le faltan más botones, pero ésos son más delicados, por eso no los he cosido todavía, porque a la labor le quedan 11 meses de dar vueltas por el mundo (en el sentido literal del término, ya sabéis que yo viajo con el punto de cruz, jajaja), y me da miedo que se rompan o deterioren.
¿Qué os parece?. Yo creo que va a a quedar muy bien...
Bueno, mañana os contesto en el otro hilo, el del pollo, y pongo otra recetilla.
Un beso.
P.D. Mis otros proyectos a punto de cruz progresan adecuadamente, pero como hoy el ordenador me va como el culo funciona a paso de tortuga, me voy a limitar a publicar el objetivo del mes del SAL. 
Besotes de nuevo.



Pollo con salsa agridulce (para diabéticos también). Y unas reflexiones sobre el funcionamiento de los blogs...


¿Quién de nosotros no ha tomado una salsita agridulce de limón en un restaurante oriental?. Desde el baratísimo "chino" de la esquina, o el "tele-chino" al que todos hemos llamado alguna vez en nuestra época de estudiantes o para ver un partido en casa.... hasta el restaurante asiático más sofisticado, pasando por los de "cocina-fusión", todos hemos probado este tipo de aderezos.  A mí me encantan.
Pero siempre he tenido un poquito de reparo, desde el punto de vista de los diabéticos. Está claro que, si es "agri-DULCE", tiene que llevar azúcar...
Encontré una receta fantástica de Capisi, y decidí adaptarla. Pero, entonces, me planteé otro problema: no quería hacer el pollo en tempura, ni freírlo en sartén. Me encanta, pero a ninguno en casa nos vienen demasiado bien los fritos: cuanto menos grasas, mejor. Y pensé que, si hago las empanadillas en el horno, por qué no intentarlo con el pollo rebozado.
Ha quedado muy rico: crujiente y jugoso. La clave está, aparte de en controlar bien el horneado, para no pasarnos ni quedarnos cortos, en la marinada previa. El pollo tiende a quedarse seco, sobre todo la pechuga, y con este truquillo previo, conseguimos que no se reseque.
Bueno, y después de este rollo, os dejo la receta:


INGREDIENTES:
Pechuga de pollo en filetes o troceada (la cantidad dependerá de los comensales)
Pan rallado japonés
1-2 huevos para rebozar
200 cl de leche
Ajo en polvo
Sal
Pimienta
PARA LA SALSA:
El zumo de un limón
2 cucharadas de edulcorante Canderel (Capisi le pone 4 cucharadas de azúcar)
1 cucharada colmada de Maizena
1 cucharada de salsa de soja
2 cucharadas de vinagre de arroz (puede hacerse también con vinagre de manzana)
250 cl de caldo de pollo (o de agua con media pastilla de caldo)


PREPARACIÓN:
Ponemos los trozos de pollo (después de retirar la grasa y las ternillas) en un bol a marinar con la leche, el ajo molido y la pimienta. Dejamos en la marinada al menos 1 hora y media.
Preparamos la salsa: ponemos en un cazo el zumo de limón, el edulcorante (o azúcar), la salsa de soja, y el vinagre de arroz, con 200 cl de caldo. Deshacemos bien la maizena en los 50 cl restantes, y lo incorporamos al cazo.
Calentamos al fuego medio, removiendo con frecuencia, hasta que espese. No la dejéis desatendida, porque se cuajará y se formarán grumos, que después cuesta mucho quitar.
Retiramos y reservamos.
Sacamos el pollo de la marinada, lo salamos, y lo rebozamos en pan rallado, huevo batido, y otra vez pan rallado. Lo colocamos en una fuente de horno, sobre papel de hornear o lámina de silicona, y lo horneamos durante unos 15 minutos. Hasta que se dore, lo tendremos a 200 grados, y los últimos minutos podemos subir la potencia hasta que coja color dorado, teniendo cuidado de que no se quemen.
Servimos solos, con la salsa aparte, o cubiertos con la salsa.

Aquí, una "vista panorámica" de la salsita.


Y, después de comer, os dejo aquí unas reflexiones sobre los blogs. 
Ante todo, quiero que quede claro mi máximo respeto a las decisiones y los gustos de cada uno. Este comentario nace de una serie de charlas y reflexiones conjuntas de unos cuantos blogueros, a los que se han ido sumando otros muchos. Pero, obviamente, el blog de cada uno es como su casa, así que es muy dueño de mantenerlo y organizarlo como crea conveniente.
Sin embargo, hay veces que ni los propios blogueros somos conscientes de lo que pasa en nuestros blogs. Acordaos de lo que me pasó a mí hace poco tiempo con la publicidad de Eroski y Tous: ni sabía que la tenía, y fue gracias a los comentarios blogueros como Mabel, Espe y Tito, entre otros muchos, como me pude enterar.
1) PUBLICIDAD NO DESEADA:
En este mismo blog habéis podido comprobar, muy a mi pesar, lo molestísima que es la publicidad. Esas ventanas enormes que se te abren, que te ocupan media pantalla, y que hacen que el blog tarde muchísimo en cargarse. O esos pop-ups que aparecen al intentar entrar a un blog.
¿Qué ocurre con eso?. Pues que la gente que venía al blog a ver qué has publicado y dejar su comentario, se aburre y se va. Y, encima, muchos de ellos se marchan convencidísimos de que te están pagando un dinerete por esos anuncios.
Respeto mucho a aquellos que han decidido "monetizar" su blog y admitir la publicidad (aunque yo les aconsejaría que fuera lo más discreta posible: cuanto más grande, más contraproducente, tanto para los interesados en el blog como para los posibles destinatarios del anuncio). Pero, muchas veces, los blogueros no somos conscientes de que tenemos esa publicidad: nosotros no entramos a nuestros blogs como visitantes, y por tanto no nos aparece.
Este problema se deriva de muchos de los gadgets que instalamos (como los que bajamos de la página "miarroba"): relojes, contadores de visitas, termómetros...
Si alguno de vosotros tenéis este problema, Tito explica muy claramente en esta entrada cómo solucionarlo.

2)VERIFICACIÓN DE PALABRAS:
Soy plenamente consciente de la pesadez que supone el spam. Y entiendo que haya muchos de vosotros que tengáis activada la verificación de palabra para evitar que los habituales de las viagras, "trolex", páginas porno y similares os dejen el "regalito" en el blog.
Pero también hay que pensar que, hoy en día, todos vamos a la carrera. Y, sinceramente, el tener que escribir esas cosas tan extrañas, que a veces tardan un montón en cargarse, ralentiza mucho la visita a los blogs. A mí, personalmente, me encanta visitar todos los que puedo, y dejar un comentario... y a veces la dichosa verificación de palabra me lo impide.
Pienso, y es mi opinión personal, que es mejor, para evitar comentarios desagradables y malintencionados, activar la moderación, y no permitir anónimos.
Yo, personalmente, tengo suprimida la posibilidad de comentarios anónimos. Más que por posibles insultos, rollos raros o spam, por un motivo fundamental: yo doy la cara, veis mis fotos, tenéis el enlace a mi Facebook... por lo tanto, me molesta que alguien se escude en el anonimato para escribir cosas que jamás se atrevería a escribir dando la cara.
Además, Blogger tiene activada una función de control de spam, con lo que los petardos de las viagras se han reducido considerablemente.
Ocurre que, a veces, aunque tengamos activada la moderación de comentarios, sin saberlo también tenemos verificación de palabra. A mí me pasó, me avisó una bloguera llamada Brujix. Para solucionar este problema, si queremos quitar esa verificación, en el blog de Espe tenéis un buen "tutorial".
Como os digo, todo esto no son sino temas de reflexión, para que el funcionamiento de los blogs sea más ágil y mejor.
Bueno, después de este rollo,os deseo una estupenda semana.
Un besote.

Bizcocho de naranja con tagatosa (edulcorante). En Thermomix


Bueeeno... pues hoy me toca entrada breve, jejeje. Me voy corriendo, porque tengo que hacer muchas cosas.
Pero hacía un montón que no subía al blog ningún dulce para diabéticos, y eso había que remediarlo rápidamente.
Gracias a una amiga, he conseguido probar la tagatosa (concretamente, la marca "Tagatesse"). Es un edulcorante con un bajo índice glicémico, muy apropiado para diabéticos. Podéis conseguirlo fácilmente en Internet.
Me ha gustado mucho cómo queda en los bizcochos. No tiende a amargar, y no les da esa textura pelín apelmazada, como demasiado húmeda, que a veces se observa en la bollería elaborada con edulcorante.
Cunde bastante, porque, en cualquier receta que lleve azúcar, podemos sustituirla por la mitad de su peso en tagatosa.
Eso sí: no todo iban a ser ventajas: es carete, qué le vamos a hacer. Pero, si tenéis ocasión, probadlo.
Aquí os dejo este bizcocho,que estaba buenísimo. Un consejo: aunque yo lo hice con la naranja entera, si no es una naranja muy dulce o tiene la piel muy gruesa, es preferible que ralléis la piel primero, después la peléis bien, quitándole perfectamente la parte blanca para que no amargue, y finalmente añadáis la pulpa de la naranja en trozos.

EDITO: Para añadir que he hecho este mismo bizcocho, en lugar de con una naranja, con 2 mandarinas, ¡y está casi mejor que con naranja!. También está buenísimo si sustituimos la naranja por un limón.
INGREDIENTES:
170 gramos de Tagatesse
1 naranja entera sin pelar
3 huevos
100 gramos de aceite de girasol (un pelín más de un cubilete)
1 yogur natural o 150 gramos de nata líquida
250 gramos de harina
1 sobre de levadura Royal
Una puntita de sal
Mantequilla para engrasar el molde

PREPARACIÓN:
Previamente, precalentamos el horno a 180º.
1.- Ponemos en el vaso el edulcorante, la naranja troceada (¡ojo!, quitad las pepitas) y los huevos.
Ojo: si queréis aseguraros de que no va a tener sabor amargo, haced como os he indicado antes: primero la ralladura, después pelar perfectamente toda la pielecilla blanca, y finalmente, añadir la pulpa troceada, sin pepitas.
Programamos 3 minutos a velocidad 5 y temperatura 37º
2.- A continuación, añadimos el yogur (o la nata) y el aceite, y mezclamos todo unos segundos a velocidad 2 y 1/2.
3.- Incorporamos la harina, la levadura y la sal, y mezclamos todo 15 segundos en velocidad 2 y 1/2. Lo terminamos de envolver con la espátula.
4.- Engrasamos un molde con mantequilla y lo enharinamos ligeramente. Vertemos la mezcla (no llenar más de la mitad del molde), y espolvoreamos con azúcar en grano para formar una costra.
5.- Hornear 30 minutos a 180º aproximadamente.

Espero que os guste. Ahora me marcho, y después me paso a devolveros visitas y a comentar.

EDITO: Acabo de leer que me preguntáis dónde comprar la Tagatosa. Os dejo una lista de direcciones por internet (aunque debo advertiros que yo no he comprado más que en la que os indico, así que no puedo garantizaros que funcionen esas tiendas a la perfección). También se vende en herbolarios. Los precios varían, aunque no demasiado, como podéis ver.
Yo compro en Mercadiabet, y son muy rápidos, amables y formales.

Huevos rellenos "invernales" (y nuevos proyectos de punto de cruz)


Como veréis, "año nuevo, vida vieja" (o "nihil novum sub sole", como empezaba un pedante un tema de la oposición,jajajaja).
Llegó el 2011, cambiamos de década... pero yo sigo rellenando cosas. ("¿Es el psiquiátrico?". .." Mire, tenemos una paciente con un trastorno obsesivo-compulsivo."..."¿Que qué hace?.Rellena cosas constantemente."... "No, no, esta vez no son pimientos, gracias a Dios". "¿Qué hacemos con ella?.¿Es peligrosa?").
Mientras los del psiquiátrico deciden qué hacer conmigo, os voy a dejar esta recetita tan rica de huevos rellenos. Normalmente, casi todos los preparamos "en frío": los cocemos, y los rellenamos de atún, salmón, palitos de cangrejo, aguacate... acompañados con una buena mayonesa fresquita.
A mí me encantan así, pero se me ocurrió que también estarían ricos con una salsita de verduras, y que calentitos son más adecuados para estas temperaturas. Y aquí los tenéis:


INGREDIENTES: (Para 4 personas)

6 huevos
1 lata de atún en aceite
2-3 cucharadas de salsa de tomate
1 zanahoria mediana
1/2 pimiento rojo
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
1 vasito de vino blanco
Harina y 1 huevo batido para rebozar
1/2 pastilla de caldo de verduras
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Agua


PREPARACIÓN:
Cocemos los huevos, procurando que la yema quede centradita.
(EDITO: Para que quede centradita, leed el truco que doy aquí. No os dejéis engañar por la foto, en la que aparecen huevos duros con la yema totalmente descentrada: precisamente explico que me ocurrió por NO seguir ese truco, jejeje)
Mientras se cuecen los huevos, picamos la cebolla, el tomate, el ajo y la zanahoria en juliana finita, y ponemos todo a rehogar a fuego suave en una cazuela o sartén honda.
Cuando estén cocidos los huevos, los sacamos rápidamente, los pelamos y partimos a lo largo, y sacamos las yemas.
Mezclamos las yemas (reservando 1 o 2 para decorar, porque, si no, el relleno sabría demasiado a yema cocida) con el atún desmigado y escurrido, y las cucharadas de tomate, hasta formar una pasta. Rellenamos con ella los huecos de las yemas.
Rebozamos los medios huevos en harina y huevo batido, y los freímos. Sacamos a un papel absorbente para que escurran el aceite, y reservamos.
Agregamos a las verduras que se están rehogando el vasito de vino, y dejamos reducir unos minutos.
Añadimos un vaso grande de agua, la pastilla de caldo, la sal y la pimienta, y cocemos unos minutos. Colocamos en la cazuela los huevos, con cuidado de no romper el rebozado (la parte del relleno que quede hacia arriba), añadimos, si es necesario, algo más de agua (no hace falta que los cubra enteros, pero sí que llegue justo hasta el borde, sin mojar el rebozado de arriba), probamos el punto de sal, y dejamos cocer a fuego suave unos 10-15 minutos, hasta que se reduzca la salsa.
Se pueden hacer de un día para otro.
Podemos rallar las yemas reservadas, y espolvorear con ello los huevos.

PUNTO DE CRUZ:
Aunque dentro de poco, cuando tenga tiempo, creo que haré un blog exclusivo para mis trabajos a punto de cruz (para no crear tanta confusión), como ya visteis que he ido terminando algunas cosas... pues hay que empezar proyectos nuevos, jejeje. Estoy en el SAL DEL HILO ROJO, como podéis ver en el botón de arriba a la derecha del blog... pero aún me faltan unas madejas de hilo. Si me las traen hoy, empezaré ya mismo.
Y hay otro cuadrito empezado.... que tengo que deshacer: metí la pata en una de las primeras puntadas. ¡Qué rabia me da deshacer...!. Reconozco que me agarro unos cabreos irracionales, jajaja...
De momento, os enseño estos otros dos (sí, ya lo sé, nunca me meto en un solo berenjenal, sino en varios. Pero es que así lo hago con más ganas,jajaja):
Este es un proyecto que me descargué en la página "Needleprint", del estilo que me gusta:

Y de éste... ya no veréis más hasta que no lo acabe, jejeje. No es para mí, tiene destinatarios... que suelen leer este blog. Así que no quisiera estropear la sorpresa, aunque no será un proyecto a largo plazo (porque no puede serlo, jajaja):


Ya, ya sé que todavía está todo en sus inicios, pero si no se da la primera puntada, nunca se terminarán....

Os dejo con esta foto del amanecer del día 4 de enero. Bonitas nubes, ¿verdad?


Feliz resto de semana.

Patatas a la importancia rellenas de salmón (paso a paso)



Bueno, bueno, pues ya se han terminado las Navidades (¡aaaleluya, jajaja!). La verdad es que ya apetecía comer platitos "normales", de diario. Porque, por mucho que todos los años digamos que no vamos a caer en lo de siempre, al final cocinamos de más, compramos o preparamos demasiados turrones y dulces, nos ponemos hasta arriba de comer... y después, vienen los arrepentimientos...
Tampoco pasa nada, porque, en el fondo, muchos disfrutamos con todos los preparativos de esas comidas y cenas, y elaborando esos dulces tradicionales. Pero sí es cierto que llega un punto en el que estamos deseando ver en la mesa unos garbanzos, un plato de ensalada y un yogur, jajaja...
Yo hoy os traigo uno de esos platos tradicionales, aunque un poco más elaborado. La receta original no es mía, sino de Belén, una de las más elegantes y mejores cocineras que he conocido, de la que he aprendido un montón. Pero ella las rellena con bacalao y ajos fritos, y una, que es muy "salmonera", pues ha decidido, como siempre, tunear.

Gran éxito, de verdad. Un pelín laboriosa la preparación (ojo: no digo difícil, porque son sencillísimas, sino pelín laboriosa, porque hay que ir dando muchos pequeños pasos). Pero os aseguro que merece la pena: un sabor muy delicado, y nada pesadas.
He hecho un pequeño paso a paso, para que vayáis viendo todas las etapas.
¡Ah!, antes de entrar en el paso a paso, quiero daros las gracias a todos los que habéis preguntado cómo estábamos. Ya parece que mejor, aunque cuesta soltar la tos, y nos encontramos machacados como si nos hubiera pasado un camión por encima. Pero, poquito a poco. Estas patatas sirven para irse reponiendo, jejeje:

INGREDIENTES (Para 3-4 personas)
200 gramos de salmón ahumado
4-5 patatas (más bien grandecitas)
1 huevo batido
Aceite de oliva
Sal
1 diente de ajo
Harina
Perejil
1 vasito de vino blanco
Agua

PREPARACIÓN:
Pelamos las patatas, y las cortamos en rodajas de aproximadamente 1/2 centímetro de grosor. 
Aquí yo he introducido un cambio en la receta de Belén, puesto que ella las fríe en abundante aceite, sin que lleguen a hacerse del todo, y después las pone a escurrir. Pero yo, intentando reducir un poquito la cantidad de grasa del plato, las hago al microondas: las coloco en una fuente con un chorrín de aceite, programo primero 4 minutos a 800 w de potencia, las remuevo (cuidando de no romperlas ni quemarme), y programo otros 5 minutos a la misma potencia.


Las saco, y rápidamente separo las rodajas con una espatulita o cuchillo, y las coloco sobre un plato o tabla. No esperéis mucho para separarlas: si no, el almidón de la patata hará que se peguen, y después será difícil hacerlo sin romperlas.
Vamos poniendo lonchitas de salmón ahumado sobre una de cada dos rodajas. 


Y formamos una especie de "sandwich", tapando con las otras rodajas:



Rebozamos las patatas, pasándolas por harina y huevo batido...



Y las compactamos un poco, empujando con las manos, para que quede todo bien unido y no se salga el relleno al freír.



Calentamos el aceite, y freímos las patatas con cuidado de que no se nos desmonte el "sandwich". 



Es conveniente no meter demasiadas patatas en la sartén, para que no tengamos problemas al darles la vuelta. El aceite debe estar caliente.
Las ponemos a escurrir sobre papel de cocina.


Picamos finito un diente de ajo (más pequeñito que en la foto, la hice demasiado pronto, jajaja), y un manojito de perejil fresco.



Y lo rehogamos en una cazuela, con dos cucharadas de aceite.


Añadimos una cucharadita de harina, y sofreímos unos minutos (a fuego medio, que no se nos quemen los ajitos).


Agregamos el vino blanco, y dejamos rehogar un poco.


Añadimos sal al gusto, agua (entre 1/2 y un vaso, tiene que llegar justo a la altura de las patatas), y colocamos   las patatas con cuidadito en la cazuela. No conviene que removamos las patatas, porque se pueden deshacer;  si es necesario, moveremos con suavidad la cazuela.


Dejamos que cuezan unos 5-10 minutos.... ¡y a comer!.

Una auténtica delicia, espero que os guste. Como siempre: gracias, Belén (te debo una llamada).

Os dejo con un poquito de color invernal: estos ciclámenes del jardín:







Brazo de gitano de gulas, gambas y cangrejo...¡Y "CARRELAGE" TERMINADO!

Bueno, pues ya parece que vamos levantando cabeza. ¡Qué última semanita de año, Dios mío de mi vida!. Uno, con bronquitis, la otra, con catarrazo gordo. Sin poder quedarme en casa, porque tenía que cerrar mes y año... pero arrastrándome por el despacho, tosiendo, con fiebre.... ¡un cuadro!. Y el otro, mucho peor que yo.
Así que, como os podréis imaginar, en Nochevieja no hemos hecho nada especial. Vamos, ¡si ya fue un milagro que lográramos aguantar hasta las uvas sin quedarnos fritos, jajaja!.
Por eso, sólo hice este plato que os voy a poner. No teníamos ni hambre siquiera (¡y mira que eso es un fenómeno casi paranormal en esta santa casa, jajaja!).  La base es la misma que la del pastel de salmón en masa choux, que resulta muy suave. Pero, estando malos, preferí cambiarle el relleno: el otro es demasiado "atrevido" para que aquí el caballero se lo tome cuando tiene el cuerpo al revés, jajaja....  (no sé por qué, pero cuando está malo, se vuelve más raro que un perro verde para las comidas aficionado a los "sabores tradicionales" y no aguanta bien las innovaciones, las mezclas agridulces, y esas cosas).
En fin, que resulta un plato muy agradable, y también cómodo, porque se debe preparar con antelación para que esté fresquito, y no es muy complicado.

INGREDIENTES:
PARA LA MASA
50 gramos de aceite de oliva o mantequilla
250 gramos de agua
100 gramos de harina normal
3 huevos
40 gramos de queso rallado
PARA EL RELLENO:
9 palitos de surimi
100 gramos de gulas
100 gramos de gambas
1 huevo duro
2-3 cucharadas de mayonesa
1 chorrito de Crema Ligera Puleva o leche evaporada
1 diente de ajo y 1 guindilla para las gulas
Sal, aceite y pimienta.


PREPARACIÓN:

A) MASA:
Ponemos en el vaso de la Thermomix el agua, el queso rallado y el aceite o mantequilla, y programamos 5 minutos, 90º, velocidad 2.
Añadimos la harina, y mezclamos durante 15 segundos a velocidad 4, sin temperatura.
Dejamos enfriar un poco, programamos velocidad 4, sin tiempo, y vamos añadiendo los huevos uno a uno.
Extendemos esta masa sobre una placa de silicona (yo la engrasé, por si acaso) o un papel de hornear engrasado puesto en la bandeja del horno. Y horneamos 20 minutos a 180º.
Sacamos del horno, desmoldamos en caliente y colocamos la masa horneada sobre un paño limpio y húmedo. Enrollamos como si fuera un brazo de gitano.

B)RELLENO.

Rehogamos las gulas con el diente de ajo picadito, el aceite y la guindilla.
Reservamos en un plato, las picamos un poco, y retiramos la guindilla (y los ajos, si no nos gustan para el relleno).
En el mismo aceite, o un poquito más, salteamos las gambas peladas con un poco de sal y pimienta. Retiramos, picamos en trozos no muy pequeños, y reservamos con las gulas.
Picamos el surimi y el huevo duro, y lo unimos al resto del relleno. Salpimentamos todo, y lo mezclamos con la mayonesa y la crema, uniendo todo bien.

Desenrollamos el brazo, colocamos el relleno, y lo volvemos a enrollar con cuidado, ayudándonos del paño. Lo colocamos en la fuente, y lo adornamos al gusto (yo le puse huevas de mújol).
Refrigeramos unas horas, y servimos.

Bueno, y ahora.... ¡TACHÁÁÁÁÁÁNNNN!. ¡Momento punto de cruz!.
Dejadme poner "voz de Rey de España", que es la que suelo poner en estas ocasiones, para deciros que....
"En estas fechas tan entrañables, y solo dos días fuera del plazo previsto, es para mí motivo de alegría y satisfacción presentaros EL CARRELAGE TERMINADO... (Foto horrible, pero creo que se aprecia más o menos la labor):


Bueno...no es que estuviera previsto ningún plazo, es que en la labor pone "2010" y me hacía ilusión acabarla dentro del año... lo cual no pudo ser, porque, con lo mala que he estado, me tiré 2 días sin tocar la aguja justo al final, jajaja...
La empecé en marzo, así que me ha costado tiempo, como veis (sólo son 22.000 crucecitas de ná, según pone en el esquema). Pero, en mi descargo, diré que es que soy una dispersa y una "culo veo, culo quiero", a la que se le antoja hacer toda labor que ve. Y, entre marzo y diciembre, he hecho ESTO, y ESTO....
y ESTO, y ESTO.... por no hablar de ESTO. Y ya lo dice el refrán: "quien mucho abarca....".
De todas formas, creo que ha quedado bien, ¿qué os parece?.

Un besote para todos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...