Pastel o fiambre de ternera, jamón y pollo (Thermomix)


Esta receta nació de un error: quería hacer el rollo italiano de carne, pero no había comprado suficiente ternera picada.... así que decidí enredar un poco, a ver qué salía.
Y salió un pastel de carne delicioso... que os recomiendo de corazón.
Me pregunto cuántas recetas fantásticas habrán nacido así: por un error. Alguien al que se le fermentó una masa demasiado, o que se le "desgració" una tortilla al ir a darle la vuelta...  Dicen que así surgió, por ejemplo, la famosa "Tarta Tatin":  a  la cocinera casi se le quemaron las manzanas, y decidió colocarlas, junto con el caramelo, en el fondo del molde, para disimular el desastre, y poner encima la masa...
Y siempre he pensado que los famosos "huevos rotos", en su origen, debieron de ser un intento de disimular unos huevos fritos "escacharrados" o una tortilla mal cuajada, ¿quién sabe?.
Otro "error" fantástico, aunque no se trate propiamente de una receta, es la Torta del Casar: según parece, este queso se elabora con un cuajo vegetal extraído de los cardos, que hacía que, de vez en cuando, el queso no se formara "bien", y quedara con una corteza blanda y un interior cremoso. Y, ya veis: el queso que salía bien no tenía nada del otro mundo... y, sin embargo, el "defectuoso" es una auténtica exquisitez.
Así que, a veces, hay errores providenciales, jejeje...
Lo cierto es que, cuando tengamos en mente cocinar una determinada receta y veamos que nos faltan ingredientes o que algo no nos ha salido todo lo bien que debería, no hay que desanimarse. Es el momento de poner a funcionar la imaginación, porque posiblemente no hagamos la receta que queríamos, pero nos salga algo delicioso (Bueno... a veces, porque tengo en mente publicar una entrada con desastres y desgracias culinarias mías que os vais a caer de la risa, jajaja).
He hecho un paso a paso, así que no me enrollo más, y voy con la receta, que hoy hay muchas fotos.

INGREDIENTES
300 gramos de carne de ternera picada
1 filete de pechuga de pollo (unos 100 gramos)
300 gramos de jamón de York (los que no puedan o no quieran tomar cerdo, pueden sustituirlo por fiambre de pavo).
150 gramos de jamón serrano (ibérico, a ser posible) en taquitos (igualmente, puede sustituirse por jamón de pato o bacon de vaca)
1 huevo
100 ml de leche evaporada o crema ligera Puleva
1 cucharada sopera de perejil picado
80 gramos de queso parmesano
30 gramos de cebolla
50 gramos de aceitunas verdes sin hueso
4-5 lonchas de queso
4-5 lonchas de jamón (también sustituible por fiambre de pavo)
Sal y pimienta
Para la salsa:
200 gramos de cebolla
150 gramos de zanahorias
30 gramos de aceite de oliva virgen
1 cubilete y medio (unos 120 gramos ) de vino de Jerez
500 gramos de agua
2-3 cucharadas de salsa de soja
Sal (con prudencia)

PREPARACIÓN:
Picamos el perejil en la Thermomix, programando 15 segundos a velocidad 6.

Agregamos el parmesano troceado,

...y pulverizamos, pulsando varias veces el botón de Turbo.

Agregamos la cebolla, y la picamos, programando 6 segundos a velocidad 6.

Añadimos el jamón serrano, y lo picamos, también 6 segundos a velocidad 6 (no importa que queden trocitos más grandes de jamón).

Después, añadimos el pollo troceado (quitarle las ternillas y las partes sanguinolentas, si las tiene), y picamos también 6 segundos a velocidad 5.



Ahora es el turno de picar el jamón de york. Lo cortamos en tiras, lo ponemos en el vaso, y programamos 6 segundos, velocidad 6.

Vamos a añadir la ternera, la sal (cuidadín y prudencia al salar, que tanto el jamón como el queso son salados ya), la pimienta, el huevo crudo y la leche evaporada o crema ligera.
Programamos 15 segundos, velocidad 4.


Ahora añadiremos las aceitunas, cortadas a rodajitas, y mezclamos manualmente con la espátula. Aprovechamos para comprobar que la mezcla queda homogénea, con todos los ingredientes bien repartidos.


En un molde alargado, colocamos la mitad de la masa, repartiéndola e igualándola muy bien con una espátula,  y compactándola, procurando que no queden huecos.
Este es el momento en el que yo le quito cualquier "ternilla" del pollo que se haya podido quedar (no puedo con ellas...)

Ponemos ahora las lonchas de queso....


Y, sobre ellas, las de jamón....

Ojo: procurad que no llegue el queso y el jamón al final del molde, y aseguraos de que la carne cubre los bordes, para que quede todo bien sellado y no se abra después el pastel al partirlo.
Cubrimos con la otra mitad de la masa....


Y horneamos (previamente, habremos precalentado el horno) a 200º durante 30-35 minutos.


Dejamos enfriar, y desmoldamos.

Mientras se hornea, hacemos la salsa: sin lavar el vaso de la Thermomix, ponemos la cebolla troceada, las zanahorias lavadas, peladas y troceadas, y programamos 5 segundos velocidad 5.

Agregamos el aceite, el agua, el vino, la soja y la sal....


Y programamos 35 minutos, Varoma, velocidad 2 y 1/2.
AVISO IMPORTANTE:  Esta salsa, igual que la del rollo italiano de carne, a veces tiende a pegarse, porque se consume todo el líquido. Aún no he conseguido averiguar la razón, porque siempre peso y mido los ingredientes, temperaturas y tiempo, pero a veces se evapora el líquido antes, y en alguna ocasión he tenido algún "disgusto" (más que nada, porque se pega al fondo del vaso y se limpia fatal).
Por si acaso, no dejéis desatendida la máquina durante los últimos 10 minutos de cocción: puede que tengáis que pararla incluso 5-7 minutos antes del tiempo programado, porque ya se haya consumido el líquido suficiente y estén hechas las verduras.
En cualquier caso, dejamos enfriar, y trituramos 30 segundos velocidad 6-8.


Podemos servir el pastel entero...

O loncheado. No cortéis lonchas excesivamente finas, podrían deshacerse. Y esperad siempre a que esté frío para cortarlo.
Para evitar que se abra, tenemos que compactar mucho la segunda capa de carne, la que ponemos sobre el queso y el jamón. Así no quedarán huecos, que después dificulten el loncheado de la carne. Y el queso y el jamón no deben llegar al final, para que quede esa capa bien recubierta con la carne  y se selle. Aquí no lo hice bien del todo...


Servimos a temperatura ambiente, con la salsa caliente.
Espero que os guste. Feliz domingo para todos.















SAL "El Hilo Rojo": entrega de febrero


Hace días que tengo terminada la entrega de febrero del SAL del Hilo Rojo, pero como se me acumula el trabajo, no lo había podido subir al blog. De hoy no podía pasar, así que aquí lo tenéis.
Yo creo que está quedando muy gracioso... De hecho, me gusta más de lo que pensaba cuando lo empecé.

Le estoy poniendo botoncitos con distintas formas, de nácar y de fimo. Me parece que queda mejor que con los cierres automáticos que están previstos en el esquema (aunque tampoco los cierres quedan mal, pero prefiero los botoncitos).

Aquí podéis verlo entero (lo que llevo bordado hasta el momento):


(Hay que ver lo que se arruga el puñetero lino: de aquí a diciembre, que es cuando termina el SAL, va a estar el pobre hecho una pasa, jajaja...)
Eso sí: va a salir larguísimo: lo colgaré en la escalera, para que tenga espacio suficiente a lo ancho (de alto no hay problema, no mide demasiado).


Y, bueno, había pensado complementar esta entrada con unos pimientitos rellenos, jejejeje....

Pero, no, ¡que no cunda el pánico!. No hay que llamar a los loqueros todavía.
En lugar de rellenar nada, os enseño algunos progresos en los trabajos que tengo en marcha. Este es el estado, a día de hoy, 4 menos 10 de la tarde, hora española:

LAS MATRIOSKAS:






Y (aprovechando que la madre de la criatura está demasiado liada como para entrar a mi blog, jajaja) EL NATALICIO DE BEATRIX POTTER:




El niño decidió romper con la tradición de que las madres primerizas suelen dar a luz con retraso sobre la fecha de parto prevista, y nació CON TRES SEMANAS de antelación. Así que me ha pillado el toro, qué le vamos a hacer. Intentaré acabarlo lo antes posible, para poder llevarlo cuando vaya a conocerle:

¿A que queda bien?. A mí, cuanto más lo voy perfilando, más me gusta. Después habrá que elegirle un marco adecuado... pero aún queda un poquito para pensar en enmarcar. Espero avanzar rápido.

Besotes, y feliz fin de semana a todos.

Arroz con setas, tomates secos y jamón (Thermomix).


No pensaba que me daría tiempo de volver a participar en el concurso de arroces que organiza Espe en su blog.
Pero, claro, con lo arroceros que somos en esta casa, raro habría sido que esta semana no cayera algún arrocete. Y aquí lo tenéis.
Ya sabéis lo aficionada que soy a este tipo de arroces en Thermomix: quedan muy sabrosos, los granos salen muy sueltecitos, y, además, hice el sofrito ayer por la noche y hoy sólo he tenido que calentarlo un pelín, rehogar el arroz, y añadir el caldo.
El tomate seco ha sido para mí todo un descubrimiento desde que vivo en Alicante (antes,nunca lo había utilizado, ni siquiera recuerdo haberlo visto en las tiendas). Ya sea seco, o rehidratado en agua o aceite, da a los platos un toque muy especial. ¡Ojo!: está salado, cosa a tener en cuenta a la hora de añadir sal al cocinar.
Para este plato, he utilizado setas deshidratadas; en concreto, una mezcla que contiene boletustrompetas de la muerte,  y otras variedades.  El agua que se emplea para rehidratarlas la utilizaremos para cocer el arroz (añadiendo más cantidad de caldo, claro...).
Un consejo: si se os ha olvidado rehidratar las setas con tiempo, podéis introducirlas en un recipiente apto para microondas, llenarlo con agua, taparlo, y programar 3-4 minutos a 800w. Aceleraréis así muchísimo el proceso de hidratado.
Bueno, vamos al grano (nunca mejor dicho,jajaja):

INGREDIENTES (Para 3 personas normales, o para 2 con más hambre que el perro de un ciego, y, por supuesto, como plato único):
200 gramos de arroz
5 tomates secos
150 gramos de jamón ibérico (o serrano normal) a taquitos o tiras.
100 gramos de setas variadas deshidratadas.
Un puñadito de hierbas provenzales
1/2 pimiento amarillo (si no tenéis, utilizad rojo o verde)
1 tomate pequeño
1 cebolla mediana
750 gramos de caldo de verduras. Este es el total de líquido que necesitaremos; por lo tanto, si usamos el agua de rehidratar las setas (cosa que yo recomiendo), emplearemos el caldo que haga falta hasta completar los 750 gramos.
Podemos también usar agua con una pastilla de caldo de verduras, o una cucharada de concentrado de verduras.
Sal (Con prudencia: tanto el jamón como el tomate seco son salados).
100 gramos de aceite de oliva

PREPARACIÓN:
Troceamos la cebolla, y la picamos en la Thermomix durante 4 segundos a velocidad 5. Agregamos el aceite, y sofreímos 9 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2 (Sin cubilete).
Agregamos el pimiento y el tomate, los picamos 4 segundos a velocidad 5, y rehogamos 5 minutos, Varoma, velocidad 2.
Cortamos los tomates secos en trocitos o tiritas, los añadimos al vaso junto con las hierbas provenzales, y rehogamos 3 minutos, velocidad cuchara, giro a la izquierda, temperatura Varoma.
Añadimos el jamón, y rehogamos 4 minutos, Varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Y, por último, agregamos las setas troceadas (pero no en trozos muy pequeños), y rehogamos 3 minutos, misma velocidad y temperatura. Probamos el punto de sal, por si es necesario añadir.
Agregamos el arroz al vaso, y sofreímos 2 minutos, Varoma, velocidad cuchara y giro a la izquierda.
Finalmente, echamos el caldo, y programamos 14 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara y giro a la izquierda.
Comprobamos si el punto del arroz está a nuestro gusto, por si hiciera falta un minutito más de cocción.
Si nos gusta más seco, volcamos en el cestillo para escurrir en un bol el exceso de caldo, y después lo pasamos a la fuente de servir.
Espero que os guste este arrocito.

Y, como siempre, me despido con alguna imagen chula. Esta vez me quedo más cerca que en la entrada anterior: es una puesta de sol en Extremadura (Badajoz, para ser más exactos... y, para ser todavía más concretos, en algún punto entre Almendral y Valverde de Leganés).
Feliz 2ª parte de semana a todos.

Estofado de ternera, o ternera guisada en olla rápida


La receta de hoy no "pega mucho" con la temperatura reinante: ahora mismo andamos a unos 21º en Alicante.
Pero no os confiéis, no. Ya lo dice el refrán: hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo. Y todavía estamos a finales de febrero, así que cualquier cosa puede pasar.

De todas formas, es un plato tan sencillo, y tan delicioso, que yo os lo recomendaría salvo para la época de verano, porque no es muy aconsejable estarse comiendo un guiso de éstos sentados en el chiringuito de la playa y llenos de arena...
Bueno, en el chiringuito si nos dejan, porque no consigo comprender por qué en este país los gobiernos de uno y otro partido han emprendido esta "cruzada anti-chiringuito": bien está que controlen las condiciones sanitarias y la calidad de los servicios, y que vigilen que no se time al guiri ni al nacional, porque había cosas que clamaban al cielo... pero de ahí a suprimirlos radicalmente, media un abismo. Digo yo, vamos...

En cualquier caso, para degustar esta receta, el problema del cierre de chiringuitos nos afecta menos, porque no es un plato muy propio para los calores agosteños, no. Es mejor disfrutarlo un día de frío, para reponernos, junto con un buen vino (a ser posible, de la Ribera del Duero, pero eso son cosas mías: para gustos los colores, jajaja), y mirando por la ventana cómo caen los copos de nieve o cómo sopla el viento helado....

Hablando de vinos: en esta receta utilizaremos vino tinto. Yo recomiendo que sea de la mejor calidad posible: obviamente, no vamos a echarle una botellita de Pingus al estofado, pero entre el Vega-SiciliaÚnico y "El Tío de la Bota" hay mil opciones, muchas de los cuales son bastante apañaditas de precio y de buena calidad. O también nos puede servir para aprovechar esa botella de vino que se ha quedado por la mitad después de una comida o cena...  Y os garantizo que dejarán los platos relucientes, jejeje.

(Nota para los no levantinos, ni murcianos, ni veraneantes en las playas de Alicante y Murcia: "El Tío de la Bota" es -o era, no sé si se seguirá elaborando- un vino de Jumilla bastante peleón, que en verano se anunciaba por las playas por el tradicional sistema de la avioneta arrastrando cartelito publicitario, unido al lanzamiento de balones de plástico. Era digno de ver cómo, en cuanto aparecía la avioneta de "El Tío de la Bota", el personal se lanzaba al agua como locos, para intentar pescar algún balón, ¡qué tiempos aquellos, jajajaja!).

Bueno, y me callo ya, que me enrollo más que el Abuelo Cebolleta. Al grano:



INGREDIENTES:
1 kg de ternera para guisar
1 pimiento verde
3 zanahorias
5-6 judías verdes
1 cebolla mediana
4 patatas medianas
1 vaso de vino tinto
Agua
Hierbas provenzales (un puñadito)
1 hoja de laurel
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva
Sal
1 pastillita de caldo de verduras (o 1 cucharada de concentrado de verduras)


PREPARACIÓN:
Pelamos las patatas, y las cortamos en cubos.
Picamos la cebolla, y la ponemos a pochar en la olla a presión, con un chorreón de aceite de oliva.
Añadimos el pimiento picado, las judías cortadas en trocitos, y las zanahorias en rodajas. Rehogamos un rato hasta que la cebolla esté transparente, y las verduras comiencen a estar tiernas.
Añadimos la carne cortada en cubos, y salteamos rápidamente a fuego fuerte, para sellarla.
Agregamos el vino y las patatas, bajamos el fuego, y rehogamos un minuto.
Añadimos el agua (que cubra justo la carne), las hierbas, el laurel, el pimentón, la pastillita de caldo, y un poquito (muy poco) de sal.
Dejamos que hierva, tapamos la olla a presión, y cocemos durante unos 20 minutos (según ollas). La mía es la WMF Perfect, y lo he tenido ese tiempo, con 1 rayita naranja de la válvula fuera.
Esperamos a que se despresurice la olla sola, y la abrimos. Rectificamos de sal.
Puede hacerse con antelación (y casi está mejor de un día para otro).
Notas:
1) Si utilizamos añojo, quizá necesitemos un pelín más de tiempo, en torno a 22-23 minutos. También algunos tipos de patata pueden requerir más cocción.
2) Si vemos la salsa un poco oscura, basta con calentar y remover.
3)Si nos gusta la salsa más espesa, podemos chascar algunos trozos de patata con los dedos, para que le den mayor consistencia.

Y hoy, como siempre, os dejo con algo que os gustará:

Es el Parque Nacional Torres del Paine, en Chile (algún día volveré...).
Tuve que recortarla un pelín, porque en aquella época era tan torpe que estropeaba las fotos con la fecha y la hora... Pero creo que puede apreciarse lo impresionante del lugar.
Besotes, y feliz semana.

Para el concurso del blog de Espe...Berenjenas RELLENAS de arroz



Yolanda: Va por ti, que el otro día decías que "la siguiente entrada de mi blog tendría que ser de algo relleno", jajajaja... ¿Creías que no sería capaz?. Pues gran error, jejejeje...
Ya sabéis a dónde dirigir las reclamaciones, guapos....

La semana pasada leí en el blog de Espe Saavedra que se convocaba un concurso de recetas de arroz.
Yo, para variar, sabéis que ando liada al máximo, y además tengo "okupas", así que no sabía si podría participar. Pero el arroz es algo que me vuelve loca, y me resultaba difícil resistirme.
Y, aparte del arroz, ¿qué es lo que más me gusta preparar?. A ver, pensad, que es muy difícil, jajaja...

¿Todavía no habéis caído?.


-A esta pregunta, 11 de cada 10 lectores de este blog habrán respondido, sin dudar: "RELLENAR COSAS", jajaja.  Así que, ya que decidía participar en el concurso, lo haría rellenando algo, para ser fiel a "mis principios". No sin mis rellenos (ojo: rellenos culinarios, que de "los otros", por suerte o por desgracia, no necesito, como puede dar fe quien me conozca).
Eso sí, reconozco que esta vez no me he atrevido a rellenar ningún pimiento....  Pero sé de una que, en cuanto lea esta entrada, va a venir por aquí con el mazo, jajaja.... y de unos cuantos más que estarán ya buscando el teléfono de los loqueros.
En fin, Espe: aquí tienes mi aportación al concurso. Aunque se carcajee de mí todo el mundo blogueril, os puedo asegurar que están deliciosas. Además, pueden servir como receta de aprovechamiento, si nos ha sobrado arroz blanco (yo prefiero utilizar para esta receta arroz basmati, pero podríamos usar otras variedades sin ningún problema).
Espero que, aunque os riáis un ratito de mí, o conmigo, os gusten y las disfrutéis.

INGREDIENTES:
(Dependerá de los comensales: lo normal será servir 1/2 berenjena por persona, o una entera si somos muy comilones).
Berenjenas (para este plato, prefiero las rayadas)
Arroz basmati (unos 100 gramos para rellenar 6 berenjenas)
Taquitos de jamón ibérico (para 6 berenjenas, unos 80 gramos)
Taquitos de jamón de York (la misma cantidad)
Salchichas de Frankfurt (para 6 berenjenas, 2 salchichas)
Especias Ras-El-Hanout al gusto (una cucharadita, más o menos)
Aceite de oliva virgen extra
2 huevos batidos
Sal
Queso rallado
Medio bote de Crema Ligera Puleva (unos 90 gramos).

PREPARACIÓN:
Primeramente, cocemos las berenjenas como tengamos por costumbre. Podemos cocerlas en agua hirviendo, o partirlas por la mitad y cocerlas en el microondas (programando primero 5 minutos a 800 w, y después programando minuto a minuto hasta que estén hechas).
Dejamos enfriar sobre papel de cocina.
Cocemos también el arroz, escurrimos y reservamos.
Cuando las berenjenas se hayan enfriado un poco, vaciamos, picamos la pulpa, y reservamos las cáscaras.
En un chorrito de aceite de oliva, salteamos las salchichas y los dos jamones. Añadimos la pulpa de las berenjenas, y rehogamos unos minutos. Retiramos del fuego.
En un bol, mezclamos lo rehogado con el arroz, y las especias. Salamos, y agregamos los huevos batidos la crema ligera y un puñadito de queso rallado. Removemos bien para que quede todo bien integrado.
Rellenamos las berenjenas, espolvoreamos de queso rallado, y metemos a horno bien caliente hasta que se gratinen (tardarán unos 20 minutos, pero depende del horno).
Y, como siempre, os dejo con alguna cosilla. Hoy, con esta orquídea. Feliz fin de semana a todos.

Lentejas en Thermomix... y avances en punto de cruz (Matrioskas y natalicio)


Qué, ¿os pensabais que ya había llegado la primavera?.
Pues no, hijos míos, no. Craso error. Estabais muy equivocados:  quedan días de "rasca", de heladas gordas, y hasta de nevadas.
Y, en serio, yo no me puedo quejar, porque, aunque hoy hace un viento que, a poco que te descuides, te vuela el pañuelo, el gorro o cualquier elemento un poco "suelto" que lleves, hemos alcanzado una máxima de 18 grados, lo cual no es precisamente una temperatura propia de Moscú o la Antártida. Pero por el interior, parece que las bajas temperaturas acechan de nuevo.
En estos casos.... ¿qué hay mejor que un platito de cuchara, de ésos "de toda la vida"?. ¿A quién no le apetecen unas lentejitas?.
Esta receta procede de Atina, una forera sueco-andaluza, fantástica cocinera (que, lamentablemente, no tiene blog). Y os garantizo que las lentejas quedan de auténtico lujo, ¡deliciosas!. Además, sin apenas grasa... pero con todo su sabor.
En la receta original, las lentejas no necesitan remojo previo. Pero yo sí las dejo remojando desde la noche anterior. He tenido demasiadas experiencias "negativas" con lentejas que quedaron duras, y prefiero prevenir. Además, estuve leyendo comentarios de personas que también las prepararon, y algunas dicen que les quedaron estupendas poniéndolas directamente del paquete, pero otras que también las remojan porque de la otra forma les salieron durillas. Así que, como tampoco me cuesta nada, me quedo más tranquila si las remojo... pero, si queréis probar a hacerlas sin remojar, que sepáis que así van en la receta original, jejeje.
Yo les hago, para variar, con mis tuneos "marca de la casa". Hay tres verduras que nunca faltan: la patata, la zanahoria y la cebolla. También llevan siempre algo de pimiento, pero las restantes las cambio según me apetezca... y según lo que haya por la nevera: a veces calabacín, a veces puerro, en ocasiones más cantidad de pimiento.... y también varío el "color" de los pimientos, jajaja...
Siempre les pongo jamón. Y, en ocasiones, si hay (y si nos podemos permitir un "extra" de calorías y grasas), añado un poquito de chorizo o morcilla.
Un último comentario: Yo las hago en la Thermomix 31, pero la receta original está pensada para la 21. Os pondré la equivalencia.
Ya me callo, y os pongo la receta:

INGREDIENTES (Para 4-5 personas)
200-250 gramos de lentejas
1 tomate
1 pimiento (a veces rojo, a veces verde, según tenga)
1 cebolla
2 dientes de ajo
Yo le añado también la verdura que tenga: a veces pongo 2 pimientos en vez de uno, o un calabacín, o dos puerros...)
4-5 zanahorias
2-3 patatas medianas
1 cucharada sopera de pimentón dulce, o 1/2 si es picante
1 pastilla de caldo de verduras, o 1 cucharada de concentrado de verduras
1 hoja de laurel
Jamón magro en tacos grandecitos (Unos 100-120 gramos)
Aceite de oliva
Agua o caldo de verduras (si usamos caldo,no hace falta ponerle la pastilla)
Sal
Opcional: chorizo o morcilla

PREPARACIÓN:
Ponemos los ajos, la cebolla, el tomate, el pimiento, y la verdura que le añadamos (menos las zanahorias y las patatas), en trozos, en el vaso de la Thermomix. Agregamos el aceite y picamos 5 segundos a velocidad 6.
Bajamos con la espátula lo que se haya quedado por las paredes, y programamos 10 minutos, velocidad 1, temperatura 100º.
Añadimos las lentejas, las zanahorias peladas y cortadas en trozos no muy grandes, las patatas peladas y cortadas en cubitos, la hoja de laurel, el pimentón y el jamón, llenamos el vaso hasta casi el borde con el agua (y la pastilla de caldo o cucharada de concentrado) o el caldo. Y programamos 40 minutos a temperatura 100º, sin poner el cubilete:
-En la Thermomix 31, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
-En la 21, tenemos que poner la mariposa y programar velocidad 1.
 Cuando queden 5 minutos, añadimos (si se lo echamos) el chorizo o la morcilla en rodajas o trozos.

Si queréis hacerlas para congelar, os doy un consejo: no le pongáis patatas. La patata cocida no aguanta excesivamente bien la congelación, y cambia de textura al descongelarse. En este caso, podéis prepararlas con los restantes ingredientes, y, el día en que las vayáis a consumir, cocéis patatas aparte, las troceáis, y las añadís al calentar las lentejas. No es lo mismo que cocerlas con todos los ingredientes, pero "dan el pego" muy bien.

Y, después de un platito calentito, vamos con el MOMENTO PUNTO DE CRUZ.
No os enseño el avance del "SAL del Hilo Rojo" porque lo reservo para una entrada independiente, pero sí os traigo las matrioskas (no, las políticas no, las otras, jajaja)


Y el natalicio de Beatrix Potter, que va quedando muy chulo, aunque no le veo final, jajaja....

El "Ackworth School" está paradete, el pobre. Más que nada, porque le estoy metiendo más caña al de Beatrix Potter, que es el único (junto con los objetivos del SAL) que realmente me corre prisa. En cuanto lo acabe, ya lo retomaré.

Bueno, que tengáis una feliz semana.
P.D. Hoy es San Valentín (o "San Calentín", o "San Ballantines", según gustos), pero me vais a permitir que no os ponga ningún plato relativo al tema, jejeje.  Respeto muchísimo a quienes celebran esa fecha... pero yo es que "no puedorrrrllll" con este día, desde pequeñita. Y, como me he juntado con alguien que le tiene la misma manía que yo, pues hoy nos hemos comido unas lentejitas, ¡y todos tan contentos, jajajaja!.

Pimientos rellenos de morcilla (¡cuánto tiempo sin rellenar pimientos, jajaja)


Sí, lo confieso: he vuelto a hacerlo.
No sé cómo decirlo. Me da vergüenza escribirlo. Pero es real.
He vuelto a rellenar unos pimientos. He pecado, lo sé.... pero la carne es débil, ¡y es tan difícil resistir la tentación!.
Veo la lata, y allí están ellos dibujados, tan monos, tan rojitos... ¡es inevitable!. He vuelto a caer....
No sabía si ponerme a cantar aquello de "Perdona a tu pueblo, Señor", o subir la receta al blog. Miedo me da el cachondeo que se puede montar cuando aparezca la fotito de los pimientos junto al nombre de mi blog, jajajaja.
Pero, hijos míos, están tan ricos y son taaaaan facilitos, que no quería que os los perdierais, aun a riesgo de ser el hazmerreír del mundo blogueril durante unos cuantos días, jajaja.
Esta receta la copié de la radio, de un programa de RNE, hará unos 10-12 años (recuerdo que lo presentaba Julio César Iglesias). Y, desde entonces, siempre que la he preparado ha sido un éxito.
Si os gusta la morcilla, éste es vuestro entrante. Quedaréis como reyes con un mínimo de complicación. Porque la receta, como después veréis, no tiene la menor ciencia: es sencillísima.
Eso sí, tiene, como todo, sus pequeños trucos:
1)La morcilla tiene que ser de cebolla. He probado con la de arroz (que, para tomarla sola, me gusta mucho más), pero no quedan igual.
2)Es importante que la morcilla sea de muy buena calidad. A más calidad, mejor plato. Lo mismo podemos decir de los pimientos del piquillo: hay marcas que se rompen en cuanto los sacas de la lata, o que están muy tiesos o secos. Yo suelo usar la marca "Carretilla", pero hay muchas muy buenas.
3)Con las especias, prudencia. No a todo el mundo le gustan el sabor a canela o comino. Más vale quedarse corto que pasarse.
4)Picad muy finita la cebolla.
5)Utilizad salsa de tomate casera (o, si es comprada, la más "casera" que encontréis).
6)Servid bien calentitos (fríos, pierden mucho, a mi juicio).
Y, después de este rollo macabeo, vamos al grano, que veréis qué fáciles son:

(Aquí están sin hornear todavía)

INGREDIENTES: 
(No pongo cantidades, porque depende de los comensales. Sí os daré la indicación entre paréntesis para rellenar 6 pimientos, y sobre esa base ya calculáis vosotros).
Pimientos del piquillo
Morcilla de cebolla (para 6 pimientos, 2-3 morcillas medianitas).
Cebolla (Unos 50 gramos)
Canela y comino (podemos sustituirlos por especias "Toque Morocco").
Aceite de oliva virgen extra.
Salsa de tomate casera.


(A punto de entrar al horno)

PREPARACIÓN:
Picamos finita la cebolla, y la ponemos a pochar a fuego medio-bajo en un chorrito de aceite.
Desmenuzamos la morcilla, y la mezclamos (fuera del fuego) con la cebolla picada y las especias.
Con esta masa, rellenamos los pimientos. Los colocamos en una fuente de horno, y metemos unos 10 minutos a 200º.
Aparte, calentamos la salsa de tomate. Servimos fondeando el plato con la salsa y colocando encima los pimientos, o bien con la salsa aparte, para que cada uno se ponga la cantidad que quiera.

¡A disfrutar!.

P.D.: El otro día, cuando puse la entrada de las matrioskas a punto de cruz, algunos amigos se partían de risa con lo de las "matrioskas políticas". Vamos, que no daban crédito a que existieran unas matrioskas "de políticos": todo el mundo conoce las típicas muñequitas rusas, pero eso de ver a Stalin en versión muñequito de madera les parecía imposible, jejeje... Así que aquí os los traigo:

Mini-Lenin (obsérvese el tamaño, comparado con la moneda de 10 céntimos)

Mini-Stalin (éste es fantástico, jajaja).


Y aquí, el lote completo:


Hay que ver el pobre Brezhnev, que parece que ha sufrido una mutación genética y se ha convertido en Doña Rogelia, jajajaja. Pero Gorbachov tiene hasta su mancha y todo....
No me digáis que no son fantásticos (sí, ya sé que soy muy friki, pero me encantan estas cosas, jajajaja).
Bueno, que tengáis un feliz fin de semana, que mañana ya es viernes... y espero que me perdonéis por haber vuelto a rellenar pimientos.
Un besote.

Bolitas de pollo, queso y jamón (Para el concurso "Aprovéchame", del blog "Sano y de rechupete"


A pesar de la habitual falta de tiempo que me persigue, cuando leí las reflexiones de Laube, del blog "Sano y de Rechupete", decidí participar en ese concurso.
Desde pequeñita, odio tirar comida. Quizá sea producto de mi educación, de haber escuchado tantas veces eso de"¿Cómo vas a dejarte eso en el plato, cuando hay tantos niños en el mundo muriéndose de hambre?",  ... ante lo cual, por supuesto, yo me zampaba todo (después, claro, se quejan de que una esté de buen año, pero eso es otro tema, jajaja).
Lo cierto es que no hay cosa que más rabia me dé que acabar tirando las sobras de un plato que nadie se come, o encontrarme en el fondo de la nevera un yogur, o un paquete de salmón, o de fiambre, que llevan caducados 1 semana y que no queda otro remedio que mandar a la basura. Me pongo mala, en serio. Así que el concurso de Laube me pareció muy útil e interesante, para darnos nuevas ideas y hacernos pensar un poco.

Con las sobras se pueden preparar excelentes platos, que van a gustar a todo el mundo, y que todos van a disfrutar sin enterarse de que se están comiendo los restos de la comida de ayer, jajaja.  No están los tiempos para tirar nada, ni creo que es bueno que no valoremos lo que cuestan los alimentos y la cantidad de gente que mataría solamente por comer lo que nosotros despreciamos.
Y, aparte de recurrir a las socorridísimas (y deliciosas, por otra parte) croquetas, empanadas y empanadillas, es bueno que vayamos encontrando nuevas ideas para reciclar las sobras, y que de vez en cuando nos estrujemos los sesos y demos salida a esa pechuga de pollo abandonada, esos restos del pescado asado de ayer, o esas verduras que, como sólo queda una pequeña cantidad de ellas,  languidecen tristemente en el fondo del correspondiente cajón de la nevera, sin otro destino que el cubo de la basura.

Así que hoy os traigo esta receta, que es una mezcla de otras dos: el famoso "molde de pollo", y los nuggets o bolitas de pollo rebozadas.

A mí me encanta el molde de pollo. Es un plato delicioso, que sirve lo mismo para una comida que para una cenita de picoteo, y que resulta muy cómodo de hacer.
Lo malo es que, una vez terminada la comida, si sobra en torno a la mitad del molde (o incluso menos), el plato "pierde presencia". Este tipo de pasteles, una vez empezados, quedan más feos y deslucidos. El pollo o el bacon del exterior tienden a resecarse si los vuelves a calentar, y, aunque fríos están ricos, son los típicos platos candidatos a quedarse abandonados en una esquina del refrigerador... hasta que no queda otra que tirarlos. ¡Pues no, señor, no se tira nada, jajaja!.

En este caso, yo había preparado la "versión ligera" del molde de pollo; quiero decir que, en vez de forrarlo con bacon, lo hice con jamón. Y no llevaba tomate, solamente jamón serrano, de york, queso y pollo. Pero también podemos hacer tranquilamente este "reciclado" aunque lo hayamos preparado con bacon, tomate o aceitunas. Aunque yo, sinceramente, el tomate lo quitaría, porque puede dejar la mezcla un poco aguada.
Entonces, vamos con el "modus operandi" del reciclado:
Necesitamos, por un lado, las sobras del molde de pollo. Y, por otro, pan rallado japonés (o cualquier mezcla de pan rallado más grueso y crujiente, para rebozados), huevo batido para rebozar, y aceite de oliva (virgen extra, claro).
Procedemos a retirar del pastel o molde de pollo las partes externas del bacon o jamón que hayan quedado excesivamente tostadas (no hace falta que retiremos todo el recubrimiento exterior, solamente lo que esté quemado, porque daría mal sabor).
Acto seguido,  lo partimos en trozos no muy grandes. Ponemos los trozos en el vaso de la Thermomix, y programamos 6 segundos a velocidad 6 (en el caso de no disponer de Thermomix, podemos utilizar cualquier robot o aparato de cocina que pique carne).
Con esta masa, formamos bolitas. Las pasamos por huevo batido y pan rallado, y las freímos en aceite de oliva bien caliente, que queden doraditas.
Las escurrimos en un plato con papel de cocina, pasamos a la fuente de servir... ¡y a comer!.
Os aseguro que no dejarán ni las migas. Ni tampoco veréis las tradicionales caras de "¿Otra vez el pastel de ayer?" o "Vaya por Dios, hoy toca comer sobras".. ¡ni tendrán la más remota idea de que se están comiendo los restos del molde de pollo, jajaja...!
Espero que os guste, y que os animéis también a participar en el concurso, si aún no lo habéis hecho. Quedan cuatro días y medio.

Arroz de picadillo y verduras en Thermomix


Llevo varios días más liada que de costumbre, por distintas circunstancias (ninguna mala, simplemente liosa,jejeje).
Así que he podido cocinar poquito, y, o he comido fuera, o hemos aprovechado el "fondo de congelador" de casa...
Algún día os hablaré de ese "fondo de congelador", tan útil para los que trabajamos fuera de casa o andamos faltos de tiempo.
Pero hoy voy a aprovechar para traeros un arrocito delicioso que preparé utilizando el regalo de mi amiga invisible Raquel, que espero sabrá perdonar mi retraso, porque ella también está habitualmente más liada que la pata de un romano, jajaja.
El picadillo viene a ser "lo de dentro" del chorizo, para entendernos. Se compone de carne de cerdo, pimentón, a veces lleva un poquito de ajo, sal, pimienta... dependiendo de la costumbre y de la forma en que se elaboren los chorizos en cada zona.
Simplemente rehogado, o con huevo, es un plato muy típico de ciertas zonas de Castilla.  Yo ya os enseñé la "versión tortilla" , aunque de esa receta simplemente soy la "autora intelectual" (el autor material es el especialista en tortillas de la casa, jajaja).
En otros lugares, como Extremadura, se conoce como "prueba de cerdo" o "prueba de chorizo".
Y en Zamora me dijeron Espe y Yolanda cómo se llamaba, pero no me acuerdo (la edad, jajaja).
En el caso de que no encontrarais picadillo, que se suele vender al vacío en algunos supermercados, podríais comprar un chorizo fresco, quitarle la piel, y desmenuzarlo.

Este arroz merece la pena probarlo: es sabrosísimo, y queda estupendo y muy completo como plato único. Sale, además, muy aromático, con un toquecito muy bueno para la época invernal (aunque hoy hace 19 grados, así que no tenemos precisamente una temperatura siberiana, jajaja)

La verdad es que los arroces de este tipo quedan fantásticos con la Thermomix. Y, si os gustan un pelín más secos, haced como yo: antes de pasarlo a la fuente de servir, volcad el contenido del vaso en el cestillo, que habremos colocado sobre un bol. Así, escurriremos el exceso de líquido, y el arroz nos saldrá más sequito.

Aquí va la receta:


INGREDIENTES:
200 gramos de arroz (he utilizado de la marca "SOS")
150 gramos de picadillo o prueba de chorizo
800 gramos de agua o caldo de verduras
1 calabacín mediano
1 tomate maduro
100 gramos de champiñones
1/2 cebolla grandecita
Un puñado de tomillo
Sal
Pimienta
50 gramos (1/2 cubilete) de aceite de oliva
1/2 pastilla de caldo de verduras (si utilizamos agua)

PREPARACIÓN:
Calentamos el aceite durante 2 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
Ponemos en el vaso la cebolla troceada, y la picamos durante 6 segundos a velocidad 5.
Programamos 7 minutos, velocidad 1, 100º.
Añadimos el calabacín y los champiñones troceados, programamos 6 segundos a velocidad 5 para que queden picaditos, y después programamos 6 minutos, 100º, velocidad 1.
Agregamos el tomate rallado, el tomillo, la sal (poca) y la pimienta, y programamos 4 minutos, 100º, velocidad 1.
Echamos al vaso el picadillo, y programamos primero 5 segundos a velocidad 3 y 1/2 para que se mezcle todo bien, y después rehogamos 3 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 
Añadimos el arroz, y sofreímos 1 minuto y medio, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Por último, agregamos el agua o caldo a temperatura ambiente (y, si usamos agua, la pastilla de caldo) y programamos 15 minutos, 100º, velocidad cuchara, giro a la izquierda.
Probamos el punto del arroz por si nos gusta más hecho, escurrimos el caldo (si nos gusta seco) poniendo el arroz en el cestillo, y servimos.


Como siempre, fácil y rico... Y, a unas malas, y si estamos realmente mal de tiempo, siempre podemos hacer el sofrito de chorizo y verduras con antelación, y así, cuando lleguemos a casa, solamente nos quedará añadir el arroz y el agua, y tardaremos 17 minutos en comer.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...