Brochetas de queso de Burgos, salmón y tomate


Continuando con la serie "Estoy vaguísima-o para cocinar" (creo que voy a crear una etiqueta propia en el blog, jajaja), os traigo estas brochetitas, tan facilísimas y tan ricas, que os van a encantar.
La receta, ya veis: digna de figurar en un recopilatorio de aquellos platos que preparaba un famosísimo cocinero allá por el Paleolítico Superior,  en un diario dominical de cuyo nombre no quiero acordarme.
En mi opinión, esta persona es un genio, gran artista, digno de toda admiración, y, además, un encanto... pero todavía me dura el trauma que me causaban sus recetas de fin de semana, jajajaja....
Yo, entonces, vivía en Extremadura. Y, cuando empezaba a leer el listado de ingredientes, los ojos se me salían de las órbitas: dudo mucho que, fuera de Madrid, Barcelona y poco más, fuera posible encontrar a mediados de los 90 aquellas algas tan extrañas, frutas exóticas, especias de nombre complicadísimo...
Me imaginaba la cara que pondrían en el supermercado habitual si yo llegaba preguntando por todas aquellas cosas (sospecho que llamarían a los loqueros, directamente, jajaja). Algunas es que ni sabía lo que eran. Y entonces no había Wikipedia de la que tirar en caso de emergencia....
Y después, la elaboración. Todo el fin de semana te tirabas preparando el platito, jajaja: que si dos días antes había que hacer la maceración de no sé qué, que si al día siguiente te tocaba preparar la teja de chocolate amargo con pimienta de Jamaica y albahaca fresca.... ¡tela marinera!.
Eran obras de arte, desde luego, eso hay que reconocerlo. Pero, ¡qué follón, Dios mío!. Creo que entendía mejor un tema de las oposiciones que las dichosas recetitas, jajajaja.... Mi cabeza y mi sabiduría culinaria no daba (ni da) para tanto.
Obviamente, esta complejísima brochetita no desentonaría entre aquellas publicaciones dominicales, como podéis comprobar... Vamos, que las puede preparar un niño de 4 años, jajaja. Pero, ahora en serio, probadlas que están deliciosas.

Eso sí: por lo que más queráis, utilizad unos tomatitos cherry QUE SEPAN A TOMATE. Yo suelo usar unos de la marca "Divino" que hay en Supercor, o unos "mini-kumato" de Carrefour. Pero el plato pierde toda la gracia si le ponemos alguno de esos cherrys "de plástico" que circulan por los supermercados...

INGREDIENTES:
(Sin cantidades, porque dependerá del número de comensales)
Queso de Burgos en trocitos, o mini-quesitos (éstos son "mini-burguitos" de la marca Arias).
Salmón ahumado en taquitos, o cortado en lonchas más bien gorditas
Tomates cherry
Sal Maldon
Orégano
Pimienta recién molida (molinillo 5 pimientas).

PREPARACIÓN:
Dificilísima, jejeje: lavar y partir por la mitad los tomates, trocear el salmón, e ir colocando estos ingredientes y el queso, en el orden que queráis, en los palitos de brocheta.
Espolvorear con sal, pimienta y orégano, y a comer.
Para picoteo, podéis buscar palitos de brocheta más pequeñitos que los que yo usé.

Y no quiero despedirme sin dejaros una nota de humor. Muchos ya conocéis mi afición a fotografiar cosas raras, "frikadas", carteles divertidos, y demás curiosidades. De hecho, bastantes amigos me habéis enviado fotos "frikis" de las que a mí me gustan.
Y hoy os traigo una que me envía María, una amiga de Facebook a la que conozco en persona, y que ha estado de viaje por Asturias y Cantabria.
Atentos al lote de productos típicos, jejeje...

La crema de orujo, dado el nombre, debe ser de las que parece suavecita al paladar pero después te perfora el estómago, jajaja... Y en cuanto al producto que lleva "mantequilla de Cantabria y frutos del bosque"... pues lo dejo a vuestra imaginación...
Los sobaos "El Macho" sí que los he probado, y son excelentes.
Bueno, se acerca el final de agosto. Feliz vuelta a casa, y aquí os quiero ver a todos en septiembre, que vienen los pimientos del mes, así que cuidadín con las carreteras.
Un beso.

Champiñones rehogados


Vaya veranito caluroso estamos teniendo en este mes de agosto (Ya, ya sé que éste es el momento en el que los pobres "sufridores" del ¿verano? norteño se acuerdan de mi árbol genealógico en pleno, ya... pero los demás estamos bien asaditos, en serio).
Quizá por eso, seguimos casi todos un poquito "vagos" en nuestras cocinas, y muchos andáis de vacaciones, aunque ya va volviendo más gente (aparte de los que nunca nos fuimos del todo, jejeje).
Y es que no es de extrañar, con el calorazo de los últimos días...
Así que hoy no me voy a enrollar demasiado: el calor me seca las ideas a mí también, jajaja. Simplemente, os voy a dejar una receta rápida, sencillita y muy rica para "salir del paso": con ella tendremos un primer plato o una ración de picoteo muy "apañá".
Las fotos hoy son nada más que regulares: no sé qué es lo que pasa, pero éste es uno de los platos menos fotogénicos que conozco, jajaja. No hay forma de que quede bien en un "retrato": lo he intentado, y ya veis... Pero, como me parece una receta útil y sencilla, aquí os la dejo. Ya será más bonita la de la próxima entrada, jejeje (eso espero...). Están mucho mejor las del paso a paso, pero qué se le va a hacer...

INGREDIENTES:
Champiñones laminados (unos 200-250 gramos)
1/2 cebolla (unos 60 gramos)
Jamón ibérico en taquitos (100-125 gramos)
Vino blanco (1 chorrito, aproximadamente 1/2 vasito)
1 chorrito de leche evaporada Ideal (100 gramos como máximo)
Sal, pimienta recién molida (uso el molinillo de 5 pimientas), y aceite de oliva virgen extra.

PREPARACIÓN:
Picamos la cebolla en juliana, calentamos en una sartén 1-2 cucharadas de aceite de oliva, y rehogamos a fuego medio-suave, hasta que vaya estando transparente y blandita. Si os gusta que quede un poco crujiente, añadid el jamón antes.

Añadimos el jamón en taquitos, y rehogamos 2-3 minutos.

Añadimos los champiñones y la pimienta molida, y dejamos rehogar 3 minutos.

Después agregamos el vino, y dejamos que se evapore el alcohol;
 entonces echamos el chorrito de leche evaporada, y dejamos que se haga todo junto unos 10 minutos, o hasta que la salsa haya reducido un poco (podéis dejarlo algunos minutos más si os gusta con la salsa más concentrada).

¡Y ya está!

Servir caliente. Creo que os gustará: aquí el mozo no es muy "setero", y se lo comió muy contento,jejeje.
Un besote.

SAL "El Hilo Rojo": objetivo de agosto... y un babero


Bueno, pues otro mes en el que consigo terminar el objetivo del SAL con holgura de tiempo. Lo acabé el 15 de agosto, aunque lo publico hoy porque tenía otras entradas "de comida" que debían subir antes.
Este mes, a diferencia del anterior, el dibujo me ha gustado mucho (además, desde el primer momento se veía lo que era, no como el de julio, que más de una nos volvimos locas para averiguarlo, jajaja...).

En los ojos del cangrejo y del pájaro, he sustituido el punto de nudo por abalorios oscuros. Pequeño truco para disimular que le tengo una manía horrorosa al punto de nudo, jajaja.... Sé hacerlo, pero me cuesta mucho que me queden iguales los nudos, no me gusta el resultado que consigo.
Supongo que tendré que practicarlo más, como todo. Pero, por esta vez, lo he solucionado con unas pequeñas cuentecitas "recicladas": son de esos abalorios que vienen en un sobrecito, junto con la etiqueta de alguna prenda bordada, por si se te pierde alguna de las piedrecitas del bordado.

Ya está gigante, como veis. Casi imposible fotografiarlo entero... (sale hasta mi pie, jajaja)

así que os lo enseño por partes:






Una cosa que me gusta de este SAL es que se puede comprobar cómo la creatividad de cada uno surge incluso a pesar de que se esté siguiendo un esquema fijo.  Efectivamente, todas las que hemos empezado este SAL tenemos el mismo esquema... pero ninguna de las labores es igual, como podéis comprobar pinchando aquí, aquí y aquí.
Unas han optado por bordar la frase en inglés, como en el original. Otras buscaron un texto traducido al español, e incluso veréis algunas que están bordándola en inglés y castellano, poniendo la frase por arriba en un idioma y por abajo en el otro.
Los colores no tienen nada que ver unos con otros. Cada una pone los abalorios que más le llaman la atención. Y hasta hemos tenido un caso de una persona que se equivocó al cortar la tela, y, viendo que no le iba a caber el dibujo en línea recta, ha hecho un "arreglito" muy apañado, colocando unos cuadros sobre otros... Es curioso: incluso en la uniformidad de un mismo esquema se pueden ver los distintos gustos y personalidades de cada uno...
En fin, parece mentira pero ya sólo quedan cuatro cuadros... Con lo largo que parecía cuando empezamos.

Bueno, y no me resisto, como siempre, a enseñaros dos cositas:
A) EL ABECEDARIO DE LAS MATRIUSKAS ENMARCADO:


(Imposible no salir en la foto,jajaja)

y B) UN BABERO PARA MI SOBRINETE:


Lo bordé en un pispás, cuando estuvieron en casa, porque quería que se lo llevara.

Como siempre os digo, si alguien quiere los esquemas, ya sabe lo que tiene que hacer: pedid, y se os mandará, jejeje.

Para terminar, os dejo ESTE ENLACE. Es muy interesante para los que bordamos: se trata de una página mediante la que podemos convertir automáticamente los hilos de bordar a otras marcas, y además nos indica el tono. Podemos hacer conversión entre hilos de DMC, Anchor, JP Coats, Bucilla, Dimensions, Sullivans y Candamar. Espero que os sea útil.

Un beso para todos.

Filetes de ternera con verduritas en olla rápida


Aunque estamos en pleno verano, de vez en cuando sigue apeteciéndonos tomar algún plato "calentito". Seguro que en vuestras casas hay más de uno que se comería tranquilamente un guiso de carne con papas o unas lentejas, sin importarle que haga 40º a la sombra, jajaja...
Es cierto que no tenemos ganas (ni tiempo, en muchas ocasiones) de ponernos a preparar estofados de cocción lenta o guisos "de cuchara"... pero, ¿y si preparamos una carne con su salsita y sus verduras, y no tardamos ni 25 minutos en hacerla?.
Pues aquí tenéis una receta que os gustará.
La carne queda muy tierna, y la salsita está deliciosa.
Y más sencilla no puede ser.
Con esta receta participo en "La Repesca Mañosa" del mes de agosto, cuyo ingrediente es la cebolla de Fuentes.
Y,así como otras veces me resultaba más difícil encontrar el ingrediente en cuestión, o no conocía la variedad "aragonesa" que proponían, en esta ocasión me lo han puesto muy fácil: hace mucho tiempo que consumo con asiduidad esta cebolla, porque me encanta su sabor tan suave. Hasta parece que uno llora menos al picarla, y eso para mí es una gran ventaja, porque tengo los ojos muy sensibles y me pongo malísima cuando tengo que trocear mucha cantidad de cebolla.
Probadla, merece la pena. Es también estupenda para ensaladas, porque no se repite.

INGREDIENTES (Para 3-4 personas):
1/2 kg de filetes de añojo
1 cebolla grandecita (en este caso, cebolla de Fuentes)
1 tomate mediano
1 diente de ajo
8 espárragos verdes
Boletus edulis (u otra seta que os guste) deshidratados: unos 80 gramos
2 zanahorias grandecitas
2 patatas medianas
1 vasito de Jerez
Sal
Pimienta
Hierbas provenzales (un puñadito)
Aceite de oliva virgen extra
1 pastillita de caldo de verduras.

PREPARACIÓN:
Picamos en juliana finita el tomate, la cebolla y el ajo. Yo lo pico en la Thermomix, 6 segundos a velocidad 6: soy muy reactiva al líquido de las cebollas y se me ponen los ojos muy irritados, así que prefiero no picarla "a cuchillo". Aunque, como la cebolla de Fuentes no produce tanta irritación, podéis picarla a mano sin problemas.
Troceamos los espárragos (desechando la parte leñosa), pelamos y partimos en rodajas la zanahoria, y pelamos y chascamos las patatas.
(Supongo que la mayoría ya sabrá lo que es "chascar" las patatas, pero por si acaso lo explico: las empezamos a cortar con el cuchillo pero sin llegar al final, y terminamos de partirlas dando un golpe con el cuchillo o rompiéndolas con las manos. Eso hará que se libere mejor el almidón de la patata, y ligue la salsa).
Rehidratamos las setas, sin tirar el agua porque la utilizaremos después. Aquí cuento un truquín para rehidratarlas rápidamente, sin remojos prolongados.

Partimos los filetes en escalopines.

Ponemos en la olla rápida (yo tengo, como creo que ya he dicho alguna vez, una WMF Perfect) unas 3 cucharadas de aceite de oliva, calentamos a fuego fuerte, y doramos rápidamente los escalopines (Vuelta y vuelta).

Sacamos de la olla, los salpimentamos y reservamos.
No os preocupéis si se pegan un poco: es normal. Tenemos que ser rápidos y darles la vuelta con una espátula de madera, sacándolos en cuanto estén sellados. Si hace falta añadir un pelín más de aceite, se lo echamos.

Retiramos la olla del fuego, añadimos el tomate, la cebolla y el ajo, y con una espátula rascamos lo que se ha quedado pegado al fondo. Rehogamos durante 5 minutos a fuego medio.

Añadimos las setas escurridas, los espárragos, las zanahorias y las patatas, removemos bien, y rehogamos unos 3 minutos, a fuego medio.

Ahora agregaremos la carne, un pellizco de sal, la pimienta, la pastilla de caldo desmenuzada y las hierbas.

Removemos, añadimos el jerez, y dejamos que se evapore el alcohol (1-2 minutos).
Añadimos 1 vaso de agua (del agua de rehidratar las setas, que habremos colado por si tuviera algo de tierra). Si lo vemos escaso, podemos echarle medio vasito más.
Tapamos la olla, y dejamos cocer durante 11 minutos con las dos rayas naranja fuera.
Dejamos que pierda presión por sí sola.
Abrimos... y a comer. Aunque también está muy rico si lo hacemos con antelación y lo calentamos a la hora de servirlo.

-Podemos cambiar los espárragos y las setas por otras verduras que os gusten más o que tengáis en casa, como unos guisantes o unas judías verdes. También podemos sustituir las setas deshidratadas por setas frescas.
-Si queremos hacer más cantidad de carne, no habría problema. Necesitaríamos únicamente un poquito más de sofrito (más cebolla y tomate, básicamente), algo más de sal y especias, y de agua.

Espero que os guste. Un beso a todos.

Pastel mixto de berenjenas



Esta receta la publicó Alicia (Canelona) en el foro de Mundorecetas el verano de 2008. Como me encantaban todos los ingredientes, desde entonces la he hecho un montón de veces. Admite "tuneos" variados, que después os contaré.
No puede ser más rica ni más sencilla. Es más: se puede dejar todo preparado con antelación, a falta sólo de meterla en el horno (es lo que hago yo en muchas ocasiones: prepararlo por la noche y hornearlo cuando vuelvo de trabajar).
Aunque recién sacado del horno está bueno, os recomiendo que esperéis 10-15 minutos a que se temple. En primer lugar, queda mucho más rico y apreciaréis más los sabores. En segundo término, no correréis el riesgo de abrasaros con el queso fundido o con la berenjena, que retiene muchísimo el calor. Y, por último, se corta mejor. 

Podéis cortarlo con un "cortapizzas".
En su día, hace ya 3 años, este pastel fue uno de los "grandes éxitos" del verano: todo el mundo lo preparaba, se introducían variantes... Pero, como pasa con todo, parece que después fue cayendo en el olvido. Así que, aprovechando que la he preparado recientemente, le he sacado fotos nuevas (las antiguas eran de penita pena), y la vuelvo a poner de actualidad. Espero que la probéis: es sencilla y riquísima.


Bueno, aquí va la recetilla:


INGREDIENTES:
1 berenjena
Lonchas de jamón york o de fiambre de pechuga de pavo
Lonchas de queso (He utilizado en algunos casos queso havarti, y en otros,Tranchettes)
Queso rallado
Orégano
Sal
Aceite de oliva.



PREPARACIÓN:
Engrasamos con unas gotitas de aceite un molde redondo (yo suelo utilizar los desechables de aluminio).
Cortamos las berenjenas en rodajas finitas. Las ponemos en el molde, espolvoreamos con sal, y cubrimos con las lonchas de jamón o pavo. Después, colocamos una capa de queso. Cubrimos con otra de berenjenas, otra de jamón, otra de queso, y terminamos con berenjenas.
Echamos por encima queso rallado y orégano (las cantidades, al gusto de cada uno)
Metemos al horno sin precalentar, a 200-220º durante 30 minutos.

(Mirad qué bueno ese quesito fundido...)


OPCIONES:
Se puede hacer también con calabacín, pero la cocción en este caso es más larga, unos 40 minutos. En este caso, recomiendo que pongamos primero el horno por abajo, y, a los 20 minutos, lo encendemos también por arriba, para que no se nos queme el queso rallado. O, si lo preferís, podéis cocer previamente el calabacín unos minutos en el micro, antes de cortarlo en rodajas.
Si queremos hacerlo "light", utilizaremos queso y jamón bajo en grasa, o también  podemos sustituir el jamón por pechuga de pavo.
Hay quien le añade al final, cuando agrega el queso rallado y el orégano, 3-4 cucharadas de salsa de tomate casera por encima.
Probadlo: es riquísimo, y soluciona estupendamente un primer plato o una cena.

Pasta integral con gulas y gambas


Otra entrada programada, en estos días de lío. A ver si poco a poco vamos retomando y os puedo visitar y contestar.
¿A quién no le apetece, de vez en cuando, un platito de pasta?.
Pues aquí os traigo uno sencillito, rico, y completo. Vamos, de ésos que sirven para apañarte un menú sin complicarte demasiado la existencia....
Lo hice con farfalle integrales, pero se puede preparar con cualquier tipo de pasta corta.

INGREDIENTES:
Pasta integral al gusto (farfalle, penne, espirales, coditos...)
150 gramos de gambas peladas
120 gramos de gulas
Guindillas al gusto
Sal
Aceite. (de oliva virgen extra "of course",jejeje)
Leche evaporada Ideal (1 botellita, que creo que tiene unos 180 gramos).
Ajo (también al gusto, yo le puse 2 dientes)

PREPARACIÓN:
Cocemos la pasta según las indicaciones del fabricante (y según nuestros gustos, porque las marcas italianas suelen prever el tiempo necesario para que quede "al dente" y hay muchos españoles que prefieren la pasta un pelín más cocida). Escurrimos, y reservamos en la fuente de servir.
Mientras se cuece, iremos haciendo la salsa: picamos finitos los ajos, y los rehogamos con un chorrito de aceite, cuidando de que no se quemen. Añadimos las guindillas (si os gusta el picante, ponedle más, yo sólo puse 2).
Agregamos las gulas, y rehogamos 2 minutos. Añadimos las gambas, damos unas vueltas, y agregamos la leche evaporada y la sal.




Dejamos que se cueza unos minutitos, volcamos la salsa sobre la pasta, removemos bien... ¡y a comer!.
Espero que os guste.
¡Ah!, y cuidadín con las guindillas (aquí el caballero se zampó una, y mira que sólo había dos, jajaja...). Retiradlas antes.

Un besote.

Pan de jamón, aceitunas y tomates secos (Thermomix). Y avance de punto de cruz.


Esta semana os dejo, en principio, una entradita programada (no sé si podré poner más). Ahora vienen "okupas norteños", concretamente de Bilbao. Y de todas las edades, empezando por un "mini-okupita" de casi 6 meses (el destinatario de este cuadro). Así que, como no sé cómo ni cuando podré entrar, os traigo este pan, para que llenéis el estómago en mi ausencia, jejeje.
A veces uno se pregunta qué hacer, cuando tiene en casa dos o más adolescentes que comen como auténticos lobos, pero no de todo, sino "de lo que les gusta", y ya empiezas a estar harto de preparar siempre lo mismo.
Pues aquí os doy una buena solución: no muy cara, cunde un montón, está rica, y suele gustarles, por raros que sean: el pan relleno.
Éste se lo copié a Ángeles, aunque variando un pelín el relleno (ésa es otra de las ventajas de este pan, que tiene muchísimas posibilidades de rellenos variados). Con una pequeña diferencia: ella es asturiana y yo vivo en Alicante, como sabéis. Y aquí, en verano, entre el calor y la humedad, las masas levan que es un gusto.
Aun acortándole el tiempo de levado, en menos de media hora tenía al padre de todos los panes en la bandeja del horno.
Aquí después de levar (os puedo asegurar que ERA UNA ESPECIE DE BRAZO DE GITANO antes de empezar a subir la masa, jajaja):

Y aquí, vista panorámica del PEDAZO DE PAN que salió del horno...

Y mi marido (en "modo optimista ON") miraba al pan, después a mí, y me decía:
-"No sé si les va a gustar tanto pan".
Y yo pensando:
-"Pues les tendrá que gustar, porque si no, me veo regalando pan a todos los chiquillos del vecindario, o, en su defecto, a todos los perros y gatos del barrio..."
Esto sucedía a las 8 de la tarde, cuando las destinatarias del  "megapan" estaban no sé si en la playa o en la piscina...
A las 10 y media, después de que hubieran vuelto, se hubieran duchado, y hubiera escuchado al personal enredar por la cocina, bajé a beber agua...  ¡y quedaba menos de la mitad!. El resto creo que se lo zamparon a lo largo de la noche,jajaja... porque, a la mañana siguiente, ya apenas había nada.
Así que, ya sabéis:  si tenéis niños o adolescentes, apuntaos este pan y variad el relleno a vuestro su gusto. No quedará ni rastro. Os compensa aguantar media horita de horno, en serio.
¡Ah, por cierto!. No protestaron ni del tomate seco, jajaja...

INGREDIENTES:
250 gramos de leche
50 gramos de aceite de oliva (v.extra, claro)
1 sobre de levadura seca de panadero, o un cubo (25 gramos) de levadura fresca
500 gramos de harina (normal)
Sal
Para el relleno: el mío lleva jamón de York, jamón serrano, aceitunas verdes deshuesadas y 4-5 tomates secos)
Leche o huevo batido para pintar el pan.

PREPARACIÓN:
Ponemos en el vaso la leche, el aceite y la sal, y mezclamos durante 1 minuto a velocidad 2, temperatura 37º (40º en la Thermomix 21).
Agregamos la levadura y la harina, mezclamos unos segundos a velocidad 6, ya sin temperatura, y programamos 3 minutos a velocidad espiga.
Dejamos reposar 5 minutos, y amasamos formando un rectángulo.
Picamos (en la propia Thermomix, programando 5 segundos a velocidad 5) los ingredientes del relleno, y los colocamos en el centro del rectángulo. Enrollamos como si fuera un brazo de gitano, y dejamos levar en la bandeja del horno hasta que doble su volumen (en mi caso, casi lo triplicó, jajaja).
Hacemos unos cortes en el pan, lo pintamos con leche o huevo, y horneamos durante 25-30 minutos a 200º.
Está rico templado o frío (y caliente, claro...).
Por hoy, me despido con un pequeño avance del estado del punto de cruz. En verano, contrariamente a lo que pensaréis muchos, cuesta más encontrar ratitos para dedicar a las labores... pero, aun así, vamos progresando poco a poco:
El "Hilo Rojo" sigue su camino...
El paño de "Les Brodeuses Parisiennes", también...

Y el "Marquoir de Gwenn" va rapidito. Aquí os pongo algunos detalles:


¡Hay que ver lo desastre que soy mucho que se arruga el lino, jajaja!.
Que sigáis disfrutando del verano (en el hemisferio norte) y del fresquete (en el sur).
Un beso a todos.

Ensalada variada de canónigos y rúcula


Pues, como seguimos con el calor y la vagancia veraniega, nada mejor que una ensaladita sencilla y rica.
Esta vez, las fotos han quedado un pelín regular: no sé si es que la lente estaba un poco sucia, o si habré tocado algo que no debía... pero no me convencen.
Pero, como la ensalada estaba rica, y ya he dicho alguna vez que me da pena perder una receta por una foto que no esté muy allá,  os la traigo de todas maneras.
Me ha gustado mucho el contraste del canónigo con la rúcula: parece como si el primero suavizara el intenso sabor de la segunda.

INGREDIENTES:
Hojas de canónigos y de rúcula (La marca "Florette" comercializa un paquete en el que vienen las dos mezcladas, que puede resultaros más cómodo)
Tomates "cherry"
Queso "Old Amsterdam"
1 lata de atún en aceite de oliva
1 huevo duro. Yo utilicé 1 huevo y la yema de otro (qué mal suena esto, por Dios, jajaja), que me había sobrado al usar la clara para un sorbete.
Sésamo tostado
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de fresas o frambuesas
Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Pues muy sencilla: ponemos en una ensaladera las hojas limpias y secas, los tomatitos cortados en rodajas, el queso partido en daditos, el atún troceado y el huevo picado en cuadritos.
Salpimentamos,, y preparamos una vinagreta (yo hago la proporción de 1 parte de vinagre por 3 de aceite).
Aliñamos la ensalada con la vinagreta, refrigeramos, agregamos una o dos cucharaditas de semillas de sésamo tostado... ¡y a comer!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...