Garbanzos con bacalao y gambas

Pues tenía yo ganas de hacer un potajito de vigilia... pero se me planteaban algunos problemillas:
a)Aquí el caballero no es precisamente amante de las espinacas, berzas, y demás vegetales de hoja verde que suelen utilizarse en dichos potajes.
Y b)Además, es de la línea "carnívora": es decir, que considera que como están más ricas las legumbres (da igual que se trate de lentejas, fabes, verdinas, garbanzos...) es con carne.
Así que, como el bacalao le gusta, se me ocurrió añadir unas socorridísimas gambas, jejeje... Y el resultado, aunque sigue diciendo que los prefiere con carne, ha sido razonablemente exitoso (ni caso le hagáis: estaban muy ricos).
En olla rápida se reduce considerablemente el tiempo de cocción. Eso sí: es un plato que debe hacerse de un día para otro: están mucho más ricos.
Es importante utilizar un buen caldo de pescado. Yo tengo siempre en el congelador: cuando puedo, compro 1 kg de morralla, que son esos pescados de roca que no sirven para comerlos "solos" por su pequeño tamaño, excesiva cantidad de espinas, o similares, pero que hacen un fumet estupendo. Y los cuezo durante una hora en una olla grande, y después cuelo el caldo y lo congelo en pequeñas dosis.
Si no encontráis morralla (en zonas de interior cuesta más), se puede hacer este caldo con hueso de rape, cabezas y espinas de pescado, o (si queremos darle un toque de marisco) también con cabezas y cáscaras de gambas, langostinos...
Con esta receta participo en "El Recetario Mañoso" de este mes, dedicado a la Cuaresma.

INGREDIENTES:
200-250 gramos de garbanzos
200 gramos de bacalao seco o desalado
100 gramos de gambas (pesadas una vez peladas).
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
1 tomate rallado
1 zanahoria pequeña
Laurel
Azafrán
Tomillo
Sal
Pimienta
Aceite de oliva virgen extra.
250 gramos de caldo (fumet) de pescado.

PREPARACIÓN
Si usamos bacalao seco, previamente tendremos que desalarlo, metiéndolo en agua fría, cambiándole varias veces el agua (cada 6-8 horas), y dejando el cacharro(que no debe ser de aluminio) en la nevera.
El tiempo de desalado dependerá del grosor de la pieza. Yo, para este plato, compro bacalao troceado o desmigado, que no suele necesitar más de 24 horas.
Picamos la cebolla, el ajo y la zanahoria (pelada) en juliana finita, y ponemos a pochar en la olla, con un chorrito de aceite.

Cuando vaya estando todo blandito, agregamos el tomate rallado y el tomillo.

Dejamos rehogar unos minutos, y añadimos los garbanzos.

Mezclamos bien, y agregamos el azafrán, y una hoja de laurel.

Ahora vamos a añadir el bacalao en trozos, y las gambas.
Aunque, si queremos que queden menos hechas las gambas, también podemos esperar a que el guiso esté hecho y, una vez abierta la olla, agregarlas y dejar cocer todo junto unos 5 minutos.

Y, por último, añadiremos el caldo, la sal (con mucha prudencia, mejor quedarse cortos y rectificar el punto de sal después de la cocción) y la pimienta.
Dejamos cocer unos 5-10 minutos. Y, entonces, tapamos la olla a presión, y cocinamos durante 15 minutos con las dos rayas de la válvula fuera (o sea, con máxima presión).
NO abrir: dejar que pierda presión sola. Y entonces, abriremos (con cuidadito) y rectificaremos el punto de sal.

Dejamos reposar de un día para otro... y a disfrutar.
Espero que os guste... y que paséis una feliz Semana Santa.

46 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...