Bizcocho de fresas (sin azúcar... o con ella). Con Thermomix.


Bueno... pues hoy es mi cumpleaños.
Miedo me da hasta decir los que cumplo... sólo os diré que el año que viene ya seré...

"Pos" eso, jajajaja. Perp eso será el año que viene... de momento, aún pongo el 4, jajaja.
En fin, que como, a pesar de todo, siempre es bueno cumplir años (desde luego, mucho mejor que no cumplirlos), pues aquí me vengo a celebrarlo con todos vosotros. Y, como una es un poco "friki" (ya sabéis, me gusta el puré de patatas de sobre, rellenar pimientos y otras cosas, y demás), pues la verdad es que, en general, me gustan más los bizcochos que las tartas.

No me interpretéis mal: una es "casi" omnívora (salvo algunas vísceras, apio, y poco más, todo me gusta). Pero prefiero un buen bizcocho que otro tipo de dulces más "sofisticados" (sí, soy friki, qué le voy a hacer, jajaja).
Seguimos en época de fresas, y me apetecía hacer un bizcochito con ellas. Y encontré esta receta de Alegna, del blog "La Casita Verde"... por cierto, qué lástima que Alegna ya no actualice su blog, porque es una persona encantadora y una excelente cocinera, cuyas recetas nunca fallan... La echo de menos.
Y tampoco me falló esta vez su receta. Un bizcocho jugosísimo y delicioso, con un sabor suave y delicado... y eso que al principio, cuando lo vio mi marido (que es lo más tradicional que se despacha en materia de comidas) se sorprendió de que hubiera hecho "un bizcocho de fresas".

Probadlo: os encantará.
(P.D. No sé si será para celebrar mi cumpleaños, pero los niños vuelven a cantar "Ai si eu te pego" debajo de mi ventana, ¡grrrr!)

INGREDIENTES:


4 huevos
120 gramos de tagatosa (o 230 de azúcar)
250 gramos de fresas frescas (o congeladas)
50 gramos de aceite de girasol
50 gramos de yogur (usé yogur griego)
250 gramos de harina
1 sobre de levadura química (16 gramos)

PREPARACIÓN:
En primer lugar, precalentamos el horno, y prepararemos el licuado de fresas.

Limpiamos y troceamos las fresas, y las trituramos en la Thermomix, programando 1 minuto a velocidad 6. Reservamos.

Sin lavar el vaso, ponemos la mariposa en las cuchillas, echamos en el vaso los huevos y la tagatosa o azúcar, y programamos 6 minutos, velocidad 3, temperatura 50º.

Ahora agregamos el aceite, el yogur, y 100 gramos del licuado de fresas. Y programamos 30 segundos, velocidad 3, sin temperatura.

Quitamos la mariposa, y añadimos la harina tamizada con la levadura. Mezclamos durante 6 segundos a velocidad 3. Terminamos de mezclar con la espátula, sin mover mucho.

Vertemos la mezcla en un molde engrasado y enharinado.

Y, por encima, y con cuidado (con algo más de cuidado que yo, jajaja), echaremos el resto del licuado de fresas.

Horneamos a 180º (170º si utilizamos tagatosa) durante unos 30-35 minutos (quizá un poquito más, según hornos).
¡Y a disfrutar!.

Mirad el corte, qué rico...

Que tengáis una feliz semana (y los madrileños, un feliz y laaaargo puente).

Ternera guisada con setas al Pedro Ximénez


Ya sabéis todos de mi gran afición al tuneo.
Tan grande, que me tuneo hasta a mí misma, jejeje...
Había comprado babilla de ternera troceada, para hacer un estofado... pero me apetecía variar. Y pensé que, ya que el solomillo de cerdo al laurel ha sido un exitazo siempre que lo he preparado, quizá podría adaptar la receta al guiso de ternera...
Y dicho y hecho.  Pensé añadirle patatas, pero estamos ahora intentando controlar las oscilaciones de glucosa, así que me pareció mejor sustituirlas por setas.
El resultado: Riquísimo, de verdad. Y con muy poquita complicación. Mejora de un día para otro, así que es ideal para prepararla por la noche y comerla al día siguiente.

INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
3/4 de kg de ternera para guisar, troceada.
100 gramos de setas variadas. En este caso, utilicé champiñones (NORMALES, aunque no os lo creáis, jajaja), y setas de cardo deshidratadas. Pero utilizad las que os gusten o podáis conseguir.
1 cebolla mediana-grande
1 vasito (de los de vino) de Pedro Ximénez
2 hojas de laurel
Tomillo al gusto
1 pastilla de caldo de verduras, o una cucharada de concentrado de verduras
Sal y pimienta
Agua.
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
Si usamos setas deshidratadas, las pondremos a rehidratar (podemos acelerar el proceso introduciéndolas en un recipiente con agua en el microondas, y programando 2-3 minutos). Esta agua se puede colar y utilizar después para el guiso.

Sazonamos con pimienta la carne, y la salteamos a fuego vivo en la olla.

Reservamos, y salamos (no la salo antes de saltearla para que no encoja demasiado ni suelte agua)

Picamos la cebolla en juliana finita, y la rehogamos unos minutos en el aceite que ha quedado de la carne (probablemente necesitemos añadir un poco más).

Ahora agregamos las setas limpias y troceadas.

Añadimos la carne, el tomillo, y el laurel.

Mezclamos bien, rehogamos un minuto (a fuego medio), y añadimos el vino. Dejamos cocer uno o dos minutos, para que se evapore el alcohol.

Agregamos ahora el agua y la pastilla o concentrado de caldo, tapamos la olla, y cocinamos durante 20 minutos con las 2 rayitas fuera (máxima presión).

Dejamos que pierda presión de forma natural.

Por cierto, ¡qué desesperante es intentar "inmortalizar" un plato recién calentado!. La "humareda" empaña el objetivo constantemente, y las fotos no salen nítidas. Para mí que en los libros de cocina los fotografían ya fríos, jajajaja (pero eso, en mi casa, es imposible, porque se lo zampan antes).
¡Espero que os guste!. Y feliz fin de semana.

Punto de cruz y ganchillo: los avances (y algún final)


Aunque parezca que no, porque publico menos entradas, yo sigo con mis cosillas de punto de cruz y, ahora, también de ganchillo.
Lo que ocurre es que avanzo despacito, por aquello de "quien mucho abarca, poco aprieta", y también por la falta de tiempo, para qué nos vamos a engañar. Pero seguir, sigo...
Pero todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Lo de andar en tres o cuatro proyectos a la vez hace que no te aburras de ninguno (sí, es cierto que a veces se corre el riesgo de que alguno se convierta en UFO... pero intentaremos que no sea así, jejeje).
Los proyectos más largos, como el del CUARTO DE BAÑO, avanzan más despacito... porque resulta que "al personal" le ha dado por repoblar España... con lo cual, toca ponerse con los productos "para canastilla", jejeje. Así que aquí tenéis el primero de una me temo que laaaaaarga serie de baberitos, toallitas, y demás pijaditas para bebés.

Sí, sí, ya sé que soy muy cansina con el dichoso pato, y que ya lo bordé en "versión verde". Pero esta vez la destinataria es niña, y como el dibujito tuvo éxito, pues lo he repetido en versión "rosita"...

Vista detallada del pato en cuestión:

El ganchillo, también, progresa "adecuadamente". Como os comenté, aunque tengo ganas de hacer una manta "megagranny", soy consciente de que un proyecto de ese estilo, viviendo en Alicante, y de cara al verano, es un suicidio: puedo morir asada, sepultada bajo la manta, jejeje. Así que, como veis, hago cuadraditos. MUUUUCHOS cuadraditos, que dan menos calor.

Ya me plantearé cómo unirlos, y cómo rematar la manta, cuando tenga todavía muchos más... y cuando haga fresquete, jejeje. De momento, seguimos con los cuadraditos.
Que no son otra cosa que las 6 primeras pasadas (o sea, el centro) de la "Manta Mix" que terminé. Me gustó el diseño...

Y, bueno, las obras del CUARTO DE BAÑO siguen su curso. Ya, por lo menos, uno puede hacer "sus necesidades", jejeje. Con papel y todo. Y, además, tiene cositas en las estanterías.
El lavabo, eso sí, sigue a medias, como el espejo.
Falta la bañera, la ducha, y la ventana, pero ya se sabe que esto de las obras va despacio...

Un beso, y espero que os guste.

Milhojas de berenjena


Una no debe de perder nunca las buenas costumbres... y una de mis buenas costumbres es que, en cuanto puedo, copio a Belén, jejejeje. Copio o tuneo, según los casos (pero, básicamente, copio).
Si no conocéis su blog... cosa que, desgraciadamente, puede ocurrir, puesto que Belén no es de las que se apunta a las últimas modas blogueriles, ni entra en "carreras" ni "competiciones" de ningún tipo, ni sigue los "trending topics" del mundo de los blogs, ni es de las que visita 500.000 blogs diciendo "Qué rico, me lo llevo" en todas las entradas, sin importarle si la persona está contando que la receta es la más deliciosa de su vida, o que, por el contrario, le ha salido de pena o le parece malísima, o incluso que ha fallecido su padre, su madre o su sobrino ... si no conocéis su blog, decía (que se me va la olla y me pongo a hablar sin tino), pues hacéis muy mal, ¡que lo sepáis, jejeje!... y ya estáis tardando en remediar ese error, porque es de lo mejorcito que podéis encontrar si de verdad os gusta la cocina.
Yo procuro no perderme ni una sola de sus recetas, y ya me da hasta miedo el tamaño que está alcanzando el  listado de "pendientes de hacer", jajaja. Creo que, salvo cuando utiliza ingredientes que odio como las vísceras o el conejo, me apunto todas las que publica (e incluso algunas de ésas me las guardo como "tuneables"...). Vamos, que voy a necesitar unas cuantas reencarnaciones para poder hacerlas todas, jajaja.
Y esta receta es de las que sabía que iba a hacerla en cuanto tuviera oportunidad. De las que me gustan a mí: fácil, resultona, deliciosa... ¡y se puede congelar, o dejar hecha con antelación, sólo pendiente del gratinado!.
Sin más rollo macabeo, que por hoy ya está bien, vamos al paso a paso:

INGREDIENTES:
(Sin cantidades, porque dependerá del número de comensales)
Berenjenas
Carne picada (de ternera, cerdo, pollo, cordero, o mixta. Yo suelo usar ternera).
Sofrito (yo utilicé un tupper que tenía en el fondo de congelador, aunque añadí más tomate, porque la carne queda muy jugosa con él). Si no tenemos, necesitaremos una cebolla mediana, un diente de ajo, un trocito de pimiento verde, un trocito de pimiento rojo, una zanahoria pequeña y un tomate pequeño rallado, orégano, y aceite de oliva virgen extra).
Un tomate mediano rallado
Orégano (a ser posible, fresco)
Para la bechamel: 500 gramos de leche, 30 gramos de mantequilla,75 gramos de harina, nuez moscada, pimienta, y medio cubito de caldo de verduras, o una cucharada de concentrado de verduras casero.
Queso rallado que funda bien, o queso brie en trocitos.
Opcional: unos taquitos de jamón ibérico.
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Descongelamos el sofrito en el microondas, y lo ponemos en la sartén a calentar, con un chorrito de aceite de oliva.

Agregamos el jamón, y rehogamos unos minutos.


(Si no tenemos sofrito hecho: picaremos en juliana finita todas las verduras, calentamos el aceite, y ponemos a rehogar a fuego suave la cebolla y el ajo. Cuando empiece la cebolla a estar transparente, agregaremos los pimientos y la zanahoria, y dejaremos rehogar unos 15 minutos; entonces añadiremos el tomate y el orégano, y cocinaremos a fuego suave hasta que las verduras estén blanditas. Podemos agregar el jamón entonces, o añadirlo mientras se están cocinando las verduras).
Ahora, añadiremos la carne picada. Removemos bien, para que se mezclen los ingredientes, y cocinamos a fuego suave unos minutos.
Mientras tanto, rallaremos el tomate y lo mezclamos con el orégano.

Y se lo añadimos a la carne, dejando que se cocine unos minutos todo junto.

Probamos el punto de sal, añadimos la que fuera necesaria, y un poco de pimienta molida.
Cuando esté hecha la carne (no hace falta que la cocinemos demasiado, porque irá al horno, basta con que cambie de color), la retiramos del fuego y la reservamos.

Partimos en rodajas las berenjenas, y las hacemos a la plancha por los dos lados.

Y montamos los milhojas en una fuente apta para el horno: primero, colocamos una rodajita de berenjena, sobre ella, una cucharada de la mezcla de carne, después otra rodajita, otra cucharada de mezcla de carne, y finalmente tapamos con una rodaja de berenjena.

Preparamos una bechamel no muy densa (yo la hago como explico AQUÍ). Con ella, cubriremos cada "milhojas". Y espolvoreamos con abundante queso rallado (o cubrimos con los trozos de brie)

Gratinamos a 230º, hasta que el queso se funda.
Espero que os guste, y feliz semana para todos.

Fondo de congelador (II)


Bueno, pues aquí tenéis otra entrega de la serie "Fondo de congelador" (¡que me gusta a mí un recopilatorio, jajaja).
Yo cocino y congelo desde hace muchos años. Es una necesidad: trabajo fuera de casa, y aprovecho los fines de semana o los momentos libres para la cocina. Y, además, tiendo a cocinar para un regimiento, aunque seamos 4 gatos. Por eso, para mí el congelador es un electrodoméstico indispensable.
Y, afortunadamente, tengo 2: el de la nevera, y un armario congelador.
Y soy de las que congelo todo, o casi todo (salvo las patatas, que quedan con una textura horrible, y el huevo duro entero, que queda un poco correoso, y el arroz, que a mí no me termina de convencer el resultado, aunque muchos sí lo congelan). Pero algunas cosas las guardo porque aquí no se tira nada; lo que ocurre es que, al descongelarlas, el plato no resulta tan bueno como recién hecho, o pierde un poco de presencia.
Sin embargo, otras preparaciones no desmerecen nada de las recién hechas después de descongeladas: están igual de ricas, y la presentación es estupenda. Son éstas las que os traeré a este recopilatorio.
Una advertencia importante:  las cosas del "fondo de congelador" son para consumirlas, no para hibernarlas eternamente como si fueran el mismísimo Walt Disney, jejejeje.... Quiero decir con esto que, aunque se conservan bastante tiempo, no debemos tenerlas más de 3-4 meses como mucho (las preparaciones más grasas deben consumirse antes, para que no se pongan rancias).
Por supuesto, ni que decir tiene que todo esto son ideas, y que yo (por mucho congelador que tenga) no guardo todas estas cosas A LA VEZ, porque no cabría, jajajaja. Pero, bueno, a unos os vendrán mejor unas sugerencias y a otros, otras... y, de todas formas, aunque tengamos un congelador "de la Señorita Pepis" (¿y quién es esa?,  os preguntaréis los más jóvenes... pues leed AQUÍ y lo sabréis)... aunque tengamos el congelador de la Señorita Pepis, decía, siempre nos pueden venir bien estas ideas para un momento determinado. Así que aquí os las voy dejando...

*Vamos a empezar con los APERITIVOS O PICOTEOS.
Poder congelar este tipo de platos nos ahorra mucho trabajo cuando estamos organizando una cena o comida más formal, y también nos salva de más de un apuro cuando se nos presenta gente en casa de improviso.
Aquí tenéis unos cuantos aperitivos estupendos para nuestro fondo de congelador:

Bombones de jamón o salmón


Los tendremos congelados en sus cubiteras, y, cuando los necesitemos, los sacaremos con 1-2 horas de antelación.
Espirales de hojaldre..
... hojaldritos..
... hojaldres "marineros"...


Todas estas preparaciones con hojaldre son fabulosas para cualquier emergencia, puesto que van del congelador al horno directamente, sin descongelar...

Las guardaremos rellenas, y, en su caso, pintadas con huevo, decoradas con sésamo, o espolvoreadas de queso rallado. ¿Que se nos plantan "okupas" en casa a ver el partido de fútbol?. Pues precalentamos el horno,  metemos los hojaldres sin descongelar, y horneamos a 210-220º hasta que se doren. ¡Y listo!.
Para picoteos, resultan más cómodas las preparaciones "de bocado". Pero, por supuesto, también podemos tener en nuestro fondo de congelador unas trenzas saladas de hojaldre, que nos vendrán muy bien para una cena improvisada. Y también la hornearemos directamente, sin descongelación previa.

Croquetas:


Ya os imaginaréis que yo no hago croquetas para dos, ¡menudo rollo macabeo!. Siempre que las preparo, hago una buena cantidad (ya que me pongo, merece la pena hacerlo así)... y la mayoría van al congelador, ya rebozadas.
Las descongelo a temperatura ambiente una o dos horas antes de freír. Sé que mucha gente las fríe congeladas, pero yo no lo he hecho nunca, así que no puedo contaros mi experiencia en ese punto...

Pimientos rellenos en hojaldre:


Al igual que otros aperitivos de hojaldre, los meteremos en el horno sin descongelar, hasta que se doren.

Bolitas o nuggets de pollo y queso.


Los rebozamos, y al congelador. Como las croquetas, los descongelo un poco antes, aunque sé que también muchos los fríen congelados.

Albóndigas:


Tengo varias recetas en el blog (para verlas, pinchad AQUÍ,, o AQUÍ, o AQUÍ, o AQUÍ),  y en todas sus modalidades, tanto de carne como de pescado, congelan estupendamente, bien solas o con la salsa aparte, en otro tupper.
Y nos dan mucho juego para servirlas como ración, en cucharitas, minicazuelitas...

*ENTRANTES:
Aquí os pongo algunas recetas que podemos hacer con antelación, cuando nos convenga, y congelar.
Berenjenas rellenas de carne:


(Pinchando AQUÍ y AQUÍ podréis ver dos versiones de la receta)


Pimientos italianos rellenos de carne y arroz:

Hay muchos otros pimientos rellenos que congelan bien, como, por ejemplo, éstos rellenos de brandada de bacalao, o los rellenos de carne picada, o los de setas y queso, o los de gambas, o los de pollo, o los de atún con bechamel.

Milhojas de berenjena:


Conchas de berenjena a los dos jamones:


Las congelamos en las propias "conchas" o minicazuelitas aptas para horno. Sólo tendremos que gratinarlas cuando lo necesitemos (podemos descongelarlas previamente, o no)

Escalibada:

Congelaremos todas las verduras, una vez asadas, peladas, limpias y troceadas. Descongelaremos a temperatura ambiente, y aliñaremos. Podemos tomar las verduras solas, o con atún en aceite o ventresca.

Pasteles de puré de patata:

Tanto el "Hachis Parmentier" como el "Pastel Marinero de puré de patata" congelan perfectamente. Yo suelo congelarlos en fuentes aptas tanto para horno como para congelación, o en moldes rectangulares desechables de aluminio, de los que vienen con tapa.
Y los congelo ya listos para el gratinado, con su queso y/o huevo batido por encima.
AVISO: El que congela bien, a mi juicio, es el puré de patatas DE BOLSA. El casero congela peor.

Berenjenas "marineras" con puré de patata:

Ayer las comimos, precisamente... ¡y están buenísimas!. Las descongelé, y después las horneé durante unos minutos, hasta que estuvieron calientes (también se pueden calentar en el microondas)
(Continuará.... Espero que éste también os sea útil).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...