Gazpacho de pepino



Hoy vengo a traeros una recetilla veraniega. Pero, curiosamente, no me sentía muy inspirada a la hora de escribir la introducción.
Hay días en que las palabras nos salen “solas”. Otros, en cambio, no sabe uno qué decir.
Y es normal. No todos los días nos encontramos igual, ni tenemos el mismo espíritu, ni las mismas ganas de hablar. Sin que pase nada, sin que haya ningún problema especial en nuestras vidas. Simplemente, hay días en que “nos sale” y días en los que no. No todos los días se siente uno gracioso, original y ocurrente, ni siempre hay anécdotas divertidas que contar, causas que apoyar, historias que compartir.
Pero no importa.
Creo que el blog es un reflejo de nosotros mismos. Y todos somos seres cambiantes, con distintos estados de ánimo, con más o menos preocupaciones. Es imposible ser gracioso, profundo o ingenioso siempre…  pero eso no debería calentarnos demasiado la cabeza: la vida es así.
Quizá, a veces, nos exijamos todos demasiado.  Tenemos que ser ingeniosos, divertidos, ocurrentes, amenos… o bien profundos, trascendentes, cultos, finos, elegantes.  Todo ha de ser perfecto: fotos, vajillas, escenarios, platos, recetas, plantillas del blog…. Hemos de ser originales, innovadores, así que, si se nos ocurre poner una receta de tortilla de patatas, nos vemos en la necesidad de autojustificarnos por subir a nuestros blogs algo tan “vulgar” y “archiconocido”. Y, por supuesto, debemos estar en todas partes.
¡Ah, y este nivelón hay que mantenerlo todos los días!. No se puede bajar la guardia, no podemos tener un día más soso, o con peores fotos, o con menos ingenio...
Quizá, si no nos exigiéramos tanto, si nos dejáramos “fluir” un poco,  sin agobios, modas, excesos de perfeccionismo ni compromisos (que nos creamos o que nos crean); si no perdiéramos la perspectiva… quizá, entonces, las cosas se colocarían en el sitio que les corresponde, y podríamos volver a disfrutar, tranquilamente, de nuestras aficiones, y de la gente que las comparte.
Ojalá pueda ser así.
En fin… a veces, una se pone a hablar, se enrolla, y se le olvida que a lo que venía hoy aquí es a traer un delicioso, facilísimo y fresquito gazpacho de pepino, altamente recomendable para los calores que padecemos.  Si es que no se me puede dejar sola, jajaja.
Aquí lo tenéis.



INGREDIENTES:
(Para 4 personas):
2 pepinos grandes o 3 medianos
2 yogures griegos.
Unos 45-50 gramos de aceite de oliva virgen extra (medio cubilete de la Thermomix)
Sal, vinagre y agua al gusto.
Hierbabuena fresca.

PREPARACIÓN:
Lavamos bien los pepinos, los secamos, y los pelamos parcialmente, dejando tiras de piel.

Los cortamos en trozos, y los ponemos en el vaso de la Thermomix, junto con el resto de los ingredientes menos el agua y la hierbabuena.

Programamos 2 minutos, a velocidad progresiva 5-7-9 en Thermomix 21 o 5-7-10 en la 31.
Probamos el punto de sal y vemos si está todo bien triturado (si no es así, programamos unos segundos más a velocidad máxima), añadimos agua (más o menos cantidad, según nos guste de espeso), y mezclamos a velocidad 5 unos segundos.

SIN THERMOMIX: Trituraremos con la batidora todos los ingredientes, pero puede que no nos quede tan fino y bien pasado, por lo que sería conveniente pasarlo después por el chino o por un colador.
NOTA: Si os gusta, podéis añadir un manojito de hierbabuena, y triturarlo con todos los ingredientes.
Servimos bien frío, adornado con las hojitas de hierbabuena.

Espero que os guste... y disfrutad de las vacaciones de agosto, si las tenéis.
Un beso.

Patatas guisadas con pollo y gambas


Pues, nada, que aquí siguen gustando los platos "de cuchara", así tengamos 40º a la sombra, así que, de vez en cuando, y aunque yo soy muy "ensaladera", y muy de platos fríos, atiendo a sus requerimientos, y preparo algún guiso. En la olla rápida, eso sí... que hace demasiado calor como para tener el fuego encendido durante demasiado rato, jajaja.
Estas patatas "mar y montaña" son el resultado de una "experimentación" de las mías. A mí me encanta la combinación de sabores... a mi marido le cuestan más las mezclas, pero al final acaba por reconocer que están muy buenas.
Eso sí, os doy un consejillo: Procurad que el pollo sea campero, porque, si no es un poco sabroso, el sabor del pescado se lo "comerá".
Así que, si sois de los "cuchareros hasta la muerte", aquí tenéis un rico guisito.

INGREDIENTES:
4-6 patatas medianas-grandes.
1/2 kg de pollo troceado (contramuslos, escalopines... Con pechuga queda algo más seco, pero bueno también)
150 gramos de gambas
1 cebolla mediana
1 chorrito de vino blanco
1 guindilla
1 tomate pequeño
1 zanahoria
1 diente de ajo
Agua.
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN:
Pelar y chascar las patatas. Para quienes no lo sepan, "chascar" consiste en que, al trocear las patatas, no las cortamos hasta el final, sino que terminamos de partirlas haciendo presión con el cuchillo para que se partan con un "chasquido"  (espero haberme explicado bien).
Con ello conseguimos que suelten mejor su almidón y se espese el caldo.

Pelamos las gambas, y las reservamos. También reservamos las cáscaras y cabezas.

Ahora, con el tomate, la cebolla, el ajo, la zanahoria (todo ello troceado), el vino, la guindilla, el agua, la sal y la pimienta, vamos a hacer un caldo de pescado. Podemos hacerlo en estuche de vapor, como explico aquí, o bien cociendo todo en una cacerola durante unos 20-30 minutos (en este caso, necesitaremos un poquito más de agua).
Después, pasaremos este caldo por el chino, o bien preparamos el fumet en la Thermomix (1 minuto a velocidad progresiva 6-8-10) o batidora, y lo colaremos después.
Limpiamos el pollo de grasa (usé escalopines, pero me gusta más con contramuslos)

En la misma olla a presión, vertemos un chorreón de aceite y doramos el pollo (no hace falta pasarlo mucho). Lo sacamos de la olla, salpimentamos y reservamos.

Añadimos las patatas a la olla, les damos unas vueltecitas, y agregamos el pollo:

Añadimos el fumet de pescado (como veis, lo estoy colando directamente en la olla)

Dejamos cocer 3-4 minutos. Probamos el punto de sal.

Cerramos la olla a presión, y cocinamos durante 10 minutos con las dos rayitas fuera. Esperamos que pierda presión por sí misma.
Las gambas las añadimos después, así quedarán más jugosas. Con que las cozamos 3 minutos con las patatas, es suficiente para que se hagan.

A mí las patatas me gustan más hechas el mismo día (no de un día para otro, porque pueden quedarse "zapateras"). Pero, para que cojan bien el sabor, pueden hacerse a primera hora y después calentarlas a la hora de comer.
Espero que os gusten, están muy ricas.
Si empezáis vuestras vacaciones, que las disfrutéis. Si no, feliz fin de semana.
Un beso.

"Fideuá" de gambas y setas en Thermomix


A pesar de los calores que nos invaden, hay veces en que nos apetece algún platito de cuchara, y, además, también nos viene bien un plato único: ahorramos tiempo y trabajo.
Y este plato que os traigo cumple esas condiciones. Es rico, completo, nutritivo... y, al hacerse en Thermomix, que no nos "da calor", no nos asfixiamos en la cocina, jajaja.
Ya, ya sé que, si somos puristas, no podemos calificarla exactamente como una "fideuá" (por eso pongo comillas). No se hace en paella, no quedan los fideos exactamente igual... Pero, bueno, lo importante es que está buenísima. Espero que os guste.
La clave del "asunto", en mi opinión... bueno, la clave del asunto son dos claves:
a)Utilizar un buen caldo de pescado. Podéis hacerlo como explico aquí (versión más rápida) o aquí (versión más sustanciosa). Yo siempre suelo tenerlo en el congelador.
Y b) Al terminar, "escurrir" un pelín los fideos: volcamos el contenido del vaso sobre el cestillo, que estará colocado en un bol. El exceso de caldo caerá al bol, y el contenido del cestillo lo pondremos en la fuente de servir.

INGREDIENTES:
1 cebolla pequeña
250 gramos de fideos para fideuá
1 pimiento seco
1/2 tomate
1 zanahoria
1 diente de ajo
Caldo de pescado (unos 750 gramos)
Sal
45 gramos aceite de oliva virgen extra
Pimienta
1 cucharadita de pimentón agridulce
Gambas (Unos 200 gramos)
Setas (Unos 80 gramos). Yo, Portobello (qué raro, jejeje. A ver si algún productor de setas Portobello se acuerda de mí...)

PREPARACIÓN:
Si no lo tenemos congelado, prepararemos el caldo de pescado.
Remojar el pimiento seco. Podemos hacerlo con unas horas de antelación o, si vamos con prisa, lo cubrimos de agua, lo tapamos, y lo metemos en el microondas unos 4 minutos a 800 w. Sacamos la carne, y reservamos.
Picamos el  pimiento, la zanahoria, el ajo, el tomate y la cebolla durante  6 segundos a velocidad 6.
Agregamos el aceite y rehogamos durante 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2.
Añadiremos las setas laminadas y limpias. Y programamos 5 minutos, temperatura Varoma,  velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Añadimos el pimentón, y programamos 30 segundos, sin temperatura (se quema fácilmente).
Probamos el punto de sal.
Agregamos el caldo y lo calentamos durante 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda (puede que necesitemos menos tiempo de calentamiento)
En el momento en que empiece a hervir el agua, añadiremos los fideos y las gambas. Programaremos el tiempo que se indique en el paquete de pasta (yo programo 8 minutos, porque el paquete dice que con 7 salen "al dente" y con 9 más hechos, así que ni lo uno ni lo otro, jajaja), temperatura100º, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Pasamos los fideos al cestillo, escurrimos el caldo, volcamos los fideos en la fuente de servir, y a comer.
Feliz semana a todos.

Punto de cruz: ¡"Cuarto de Baño" TERMINADOOOO!. Y algo de ganchillo.


Sé que hoy no habrá ni el gato por aquí, que la mayoría estaréis disfrutando de la playita o piscina, y del fin de semana...
Pero es que me llena de orgullo y enooorme satisfacción, ya lo sabéis, (jejejeje....) comunicaros que YA HE TERMINADO EL CUADRO DEL CUARTO DE BAÑO. 
En febrero, como os conté aquí, era uno de esos proyectos que duermen el sueño de los justos en el fondo de un cajón.
Y hoy, por fin, ya está terminado, y listo para enmarcar...
He tardado tiempo, porque, como ya sabéis, hago 500 cosas a la vez. Pero, bueno, ya está hecho. Y muy contenta estoy con el resultado, jejeje.
En cuanto al ganchillo, progresa adecuadamente. Los cuadritos no os los enseño porque es más de lo mismo... pero el "megacuadro" avanza, lento pero seguro...

Otra "panorámica".

Y aquí, en detalle.

Iré metiendo distintos colores... lo que pasa es que, lógicamente, cada vuelta es ya más lenta que la anterior, jejeje.
Y este domingo haré otro experimento crochetil... y empezaré más cosas a punto de cruz. Como ya he acabado una, me "autoconcedo" el permiso para empezar otra, jajaja...
Bueno, espero que os gusten estas cosillas... y feliz fin de semana.
Un beso.

Helado de coco (Thermomix)


¡Cuánto me gustaría tener "glamour", jejeje!.
No os imagináis la envidia que me dan esas fotos tan maravillosas, con esos escenarios tan perfectos, en los que cualquier plato resalta...
Pero no.
No puede ser. No tengo "glamú"... ni tiempo, ni arte, que es lo peor, jajaja.
Me habría encantado presentaros este helado (que está DE MUERTE) en un escenario precioso, con sus flores, su vajilla ideal de la muerte, su mantel maravilloso, con colores combinados...
Pero, entre el calor que hacía, y entre que el personal me estaba dando la vara con intensidad creciente, ansiosos por atacar el postre... pues las únicas fotos que pude hacer son las que veis. El helado comenzaba a derretirse, y la gente a protestar, así que... cuatro fotos, y a correr. Y "glamour", cero patatero, jajajaja...
Eso sí: no os dejéis engañar por la imagen. Una vez más, y como os digo siempre, la belleza está en el interior. Y no, no es una excusa "de feos": es la realidad, jajaja.

Este helado es facilísimo de hacer. La textura es muy suave. Y no necesitáis heladera, os basta con una Thermomix.
Si no tenéis Thermomix, tendréis que repetir varias veces el proceso de sacar el helado del congelador y removerlo bien para romper los cristales. La maquinita simplifica notablemente el proceso, y basta con "remover" una sola vez.
En cuanto a los ingredientes, podría adaptarse con nata menos grasa... pero perderemos cremosidad, eso sí.
En fin, que no me enrollo más, y os dejo con la receta. Pero no dejéis de probarlo.
Sé que el coco no le gusta a todo el mundo, que es un sabor que o encanta, u horroriza...¡pero siempre podéis "tunearlo" si no sois muy "partidarios" del coco!.

INGREDIENTES:

500 gramos de nata para montar
2 yogures griegos
50 gramos de coco rallado (yo a veces uso otro coco, rallado más grueso, de la misma marca que el que sale en la foto, y que se llama "Ti'Coco", así se notan más los trocitos).
3 cucharadas de tagatosa (o 4-5 de azúcar)
2 cucharaditas rasas (de postre) de miel o azúcar invertido

PREPARACIÓN:
Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix, y mezclamos bien durante 30 segundos, velocidad 6.
Vertemos la mezcla en un molde o en un tupper, y lo metemos al congelador.
Cuando hayan pasado 2 horas, aproximadamente, sacamos el helado, lo troceamos un poco si fuera necesario, lo colocamos en el vaso y lo trituramos durante 20 segundos a velocidad 6.

Volvemos a colocarlo en el molde, y al congelador otra vez.
Cuando vayamos a consumirlo, lo dejamos a temperatura ambiente unos 10 minutos (dependiendo de cuál sea esa "temperatura ambiente"; no es lo mismo Asturias que Córdoba en agosto, jejeje), así quedará más cremoso y se repartirá mejor.

¡Buenísimo!. Espero que os guste.

Tomates rellenos con arroz, gambas y salmón


Ando muy, pero que muy liada, con gente en casa y con algunas complicaciones de trabajo.
Me cuesta visitaros, por falta de tiempo... y tengo que entrar a ratos perdidos a ver lo que hacéis... pero es lo que tiene el verano, así que intentaremos relajarnos y tomar las cosas con calma.
Pero no quería dejaros sin estos tomatitos tan deliciosos y tan veraniegos. Un entrante rico y completo que seguro que os será útil en estas fechas.
Y bien facilito, en mi línea habitual (y relleno, en mi línea habitual también, jejeje).
Ya veis: apenas tengo tiempo de soltar mis tonterías de siempre... así que eso que salís ganando, jajaja.
 Al grano: vamos con los tomates.


INGREDIENTES:
1 tomate grande o 2 más pequeños por persona (que sepan a algo, como digo siempre, porque un tomate insípido se carga la receta)
Para unos 6-8 tomates medianos: 150 gramos de arroz basmati.
Unas 15-18 gambas peladas
100 gramos de salmón ahumado
4 palitos de cangrejo
Sal y pimienta
Para la vinagreta: aceite, vinagre y mostaza

PREPARACIÓN:
Vaciamos los tomates con una cucharita o vaciador. Los salamos por dentro, y los ponemos a escurrir sobre papel de cocina.
De la pulpa, retiramos las semillas, y picamos el resto en cuadritos, dejándolo también sobre papel de cocina para que suelte el exceso de agua.
Cocemos el arroz basmati según las indicaciones del paquete (no debe quedarnos muy pasado). Lo escurrimos, y lo ponemos en un bol o ensaladera.
Añadimos las gambas picadas (reservando una por cada tomate para la decoración), el salmón cortado en tiritas, y los palitos, también picados. Agregamos la pulpa del tomate, salpimentamos, y aliñamos con una vinagreta hecha con la proporción de 1 cucharada de vinagre por cada 3 de aceite, y 1 cucharadita de mostaza.
Mezclamos bien, y rellenamos los tomates.
Decoramos con las gambas reservadas, y refrigeramos.
Sacamos de la nevera un poquito antes de comer, para que estén más sabrosos.
Espero que os gusten, y que estéis pasando un feliz verano.

Ensalada templada de pasta, gulas y gambas


En estos días veraniegos, hay poquito tiempo y poquitas ganas de cocinar... así que vamos a ir poniendo recetas sencillas y ricas, para intentar dar algunas ideas que nos permitan variar.
Y también publicaré más espaciadamente: en verano, es imposible seguir el ritmo habitual de los blogs. Yo sigo trabajando, pero también salgo más, voy a la playa, a la piscina... y, además, en casa suele ser tiempo de "okupas", así que hay menos minutos para dedicar al blog.
No "cierro por vacaciones", porque no me iré hasta mitad de septiembre... eso sí, implantaré el "horario de verano", que es tiempo de relajación, jejeje.
Esta ensalada es lo más simple del mundo, está muy rica, y es sana, nada pesada. Espero que os guste.
INGREDIENTES:
Pasta de colores (lacitos, espirales...)
Gambas peladas y cocidas
Gulas.
Sal
Pimienta
Especias Ras El Hanout
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre
Ajo en polvo
1 guindilla

PREPARACIÓN.
Cocer la pasta (para las ensaladas, a mí no me gusta que quede demasiado "al dente", aunque tampoco hace falta dejarla pasada de cocción). Cuando esté cocida, escurrir bien y reservar.
Saltear las gulas con el ajo en polvo y la guindilla.
Quitar la guindilla, y mezclar con la pasta y las gambas.
Agregar las especias, la sal, la pimienta, el vinagre y el aceite, y mezclar bien.
Servir templada o fresquita, como os apetezca más.

Que tengáis una buena semana.

"El Pimiento del Mes" y "Recetario Mañoso": Pimientos rellenos de bechamel de queso y jamón


Esta vez "el pimiento del mes" viene con un poquito de retraso. Entre la final de la Eurocopa, y los líos veraniegos, se ha hecho un pelín más de rogar... pero os aseguro que la espera merece la pena, porque han salido riquísimos.
Como seguramente todos ya sabéis (jejeje...), en este blog hay "unas cuantas" recetas de pimientos rellenos. Fríos, calientes, morrones, del piquillo, italianos, verdes, rojos... Pero, no sé por qué, no había ninguna con los pimientos rebozados.
Hasta hoy. Omisión subsanada con éxito, jejeje...
La receta parece más laboriosa de lo que realmente es: son muy sencillitos de hacer.
Con esta receta participo en el "Recetario Mañoso" del mes de julio, dedicado al QUESO TRONCHÓN.
Pasad por el enlace, y animaos a participar: aún quedan unos cuantos días.


INGREDIENTES:
Pimientos del piquillo (con las cantidades que doy, rellenaremos unos 10)
75 gramos de jamón ibérico
125 gramos de queso (en este caso, queso Tronchón, pero podéis utilizar Gruyère, Emmental, Cheddar, o cualquiera que os guste y funda bien)
Para el rebozado: 1 huevo batido, harina, y aceite de oliva virgen extra.
Para la bechamel: Yo la hago en Thermomix, y utilizo 500 gramos de leche, 100 gramos de harina, 40 gramos de mantequilla, y nuez moscada.
Sal (si es necesaria)
Para acompañar: Salsa de tomate casera (mi receta aquí)
PREPARACIÓN:
Picamos finito el jamón, y lo rehogamos unos minutos (En Thermomix, programamos 6 segundos a velocidad 6, y después 3 minutos a temperatura 100º y velocidad cuchara). Reservamos.

Picamos el queso en cuadritos, y lo reservamos también.

Preparamos una bechamel espesita, como para croquetas, quizá un pelín más líquida, pero muy poquito. Si la hacemos en Thermomix, no lavamos el vaso, y pondremos la leche, la harina, la mantequilla, un pellizquito de nuez moscada, programando 8 minutos y medio, velocidad 3 y 1/2, temperatura 90ª (puede necesitar más o menos tiempo, según la temperatura exterior y de los ingredientes). Cuando esté, agregamos el queso y el jamón, y removemos muy bien para que los ingredientes se repartan por igual.
Sin Thermomix, podéis hacer la bechamel como explico aquí para las croquetas, salteando primero el jamón, preparando después la bechamel en la forma indicada, y añadiendo al final el queso, removiendo bien hasta que se funda.
Dejamos enfriar un poquito, y rellenamos los pimientos.

Ahora los rebozamos, pasándolos primero por harina y después por huevo batido (para que se adhiera bien la harina, secamos antes los pimientos).

Los freímos en abundante aceite caliente.

Cuando estén fritos, los escurrimos sobre un papel absorbente de cocina....

... y reservamos.

Servimos calientes, acompañados de salsa de tomate  (si se prefiere, se pueden calentar unos minutos junto con la salsa).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...