Mini-quiches de salmón, espárragos verdes y pollo



La Navidad es época de celebraciones, como todos sabemos (a estas alturas de las fiestas, ya llevamos unas cuantas entre pecho y espalda, jajaja).
Y este mes, en el “Recetario Mañoso”, se ha escogido el tema “Enséñanos tu Navidad”.
Normalmente, todos, en estas fechas, procuramos cocinar platos más elaborados, con ingredientes más sofisticados, para deslumbrar a nuestros comensales en las cenas y comidas navideñas. Pero, a veces, sucede que no tenemos tiempo, o nos encontramos desbordados, y, aunque queramos “lucirnos”, no le podemos sacar más horas al día.
Por eso, cuando vi el lema “Enséñanos tu Navidad”, y leí la entrada, que nos invitaba a compartir nuestras recetas y nuestras distintas formas de celebrar estas fiestas, pensé que, si yo tengo que enseñar a los demás cómo es “mi” Navidad, ésta nunca puede ser una Navidad de platos complicados, porque ya sabéis cómo soy yo y cómo es mi blog, jajaja…
Y sí, hay una Navidad de personas muy atareadas. De personas que, aunque adoran la cocina y disfrutan como enanos entre los fogones, trabajan fuera de casa también en esos días festivos, o tienen a los niños de vacaciones, o cuidan de familiares enfermos… y no disponen apenas de tiempo.
Para esas personas, he querido traer un entrante facilísimo y resultón, al más puro “estilo Morguix”. Un entrante que no da nada de trabajo y está muy rico, tanto caliente como templadito. Y aquí lo tenéis.
Con esta receta no sólo participo en el “Recetario Mañoso”, sino que aprovecho para desearos un muy feliz 2013… en el que espero que empecemos a ver la luz al final del túnel (y que esta luz no sea la de ningún tren que viene hacia nosotros, sino la de la esperanza que necesitamos).
Un beso a todos, y gracias por compartir conmigo un año más.


INGREDIENTES:
(Para 6 mini-quiches)
6 obleas de empanadillas
3 huevos L
1 bote (175 gramos) de Crema Ligera Puleva (o nata líquida, o leche evaporada)
80 gramos de salmón ahumado
80 gramos de pechuga de pollo cocida o asada
6-8 espárragos verdes
Sal, pimienta y nuez moscada
30 gramos de queso Emmental rallado
(Opcional, si es necesario: un chorrito de leche)

PREPARACIÓN:
Precalentamos el horno a 200º.
Forramos con las obleas 6 moldes para tartaletas.
Cortamos los espárragos en trocitos, procurando conservar enteras las yemas para decorar. Asimismo, picamos el salmón y el pollo (en trozos pequeños, pero que se noten).
Con una batidora, en Thermomix (40 segundos a velocidad 4) o a mano, batimos los huevos, la crema o nata líquida, y el queso rallado. Salpimentamos, agregamos la nuez moscada rallada, y el pollo, salmón y espárragos.
Con esta mezcla rellenaremos las tartaletas. Procuramos que algún trocito de salmón y espárragos queden en la parte de arriba, y decoramos con las yemas de los espárragos reservadas.

Un consejo: Colocad las tartaletas, antes de rellenarlas, en una fuente de horno. Así será más fácil transportarlas y meterlas al horno sin que se derrame su contenido.
Horneamos durante 25-30 minutos.

Esperamos unos minutos antes de desmoldarlas con cuidado.
Están muy ricas calientes, templadas... y a mí me gustan hasta frías, jejeje.

¡FELIZ 2013!. Un beso.

Pollo al chilindrón


Bueno, pues hoy es 21 de diciembre de 2012, y de momento no nos ha caído el meteorito, ni se ha invertido la polaridad de la Tierra, ni hay ningún tsunami (por lo menos, aquí, y vivo a 1 km y medio del mar en línea recta), ni vienen los extraterrestres, ni ná de ná. Así que digo yo que habrá que pensar en comer, ¿no?. O en qué comemos mañana.
Por si con tanto fin del mundo, o con tanto preparativo navideño, no se os ocurre nada, aquí vengo yo a daros una idea excelente, jejeje.
Esta es una receta de las "de toda la vida". Como veis, ningún ingrediente se caracteriza por su exotismo, su originalidad, o por ser muy difícil de conseguir. Tampoco ninguno es caro en exceso, salvo el jamón ibérico... pero no se pone mucha cantidad, y siempre se puede sustituir por jamón serrano corriente.
Ya os digo: una receta de siempre, de las "muy vistas". Sin embargo, éstas son las recetas que más suelen triunfar en mi cocina.  Por eso, no quería dejar de compartirla con todos vosotros, porque es sencillita, no utilizo ningún utensilio ni aparato que no haya en todas las cocinas, y porque resulta de lo más sabrosa.
Y, además, congela estupendamente, así que todo son ventajas, jejejeje.
Con este platito tan rico quiero aprovechar para desearos a todos una muy feliz Navidad. Yo no cierro el blog por vacaciones, entraré y saldré, porque, además, mis vacaciones serán muy limitadas (sólo dejo de trabajar un día). Así que andaré por vuestros blogs, aunque sea a salto de mata.

Que paséis unos días felices y tranquilos (o ajetreados, como más os apetezca). Y a los que, como yo, no sois muy amantes de estas fiestas... que podáis encontrarles el lado positivo, que seguro que lo tienen.
Y ahora... ¡a por el pollo!.


INGREDIENTES:
4 pechugas de pollo campero, troceadas (o un pollo troceado. Yo suelo utilizar pechugas porque es la parte del pollo que mejor se comen en casa)
2 tomates
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
1 pimiento verde
2 pimientos rojos
100 gramos de jamón ibérico (o serrano) en taquitos
1 vasito de vino blanco seco (utilicé Barbadillo)
Tomillo seco
Sal y pimienta, o 1 cucharada rasa de concentrado de verduras, o 1 pastillita de caldo de verduras
Aceite de oliva virgen extra
PREPARACIÓN:

(De los pasos iniciales de la receta no hay fotos: la cámara se había quedado sin batería).
Picamos finitos la cebolla y  los ajos, y cortamos los pimientos en tiritas o cuadritos. Rallamos el tomate.
Calentamos en una sartén honda o cazuela un chorro de aceite de oliva, y salteamos el pollo y el jamón en el aceite caliente.
Añadimos la cebolla, el ajo y los pimientos (hice la foto antes de echar el pimiento rojo, jajaja).

Rehogamos a fuego medio durante unos 5 minutos, y añadimos el tomate rallado.

Dejamos rehogar todo a fuego medio-suave unos 15-20 minutos.

Agregamos el vino, un puñadito de hojas de tomillo, sal y pimienta (o la pastilla de caldo o la cucharada de concentrado de verduras). Cocemos todo a fuego medio-suave hasta que el pollo esté blandito (unos 20-25 minutos).

¡Y a comer!. La salsita es para no parar de mojar pan, o para comérsela sola a cucharadas, como hago yo, jajaja...

Espero que os guste...
Un beso muy grande, y que lo paséis muy bien estos días.

Pimientos rellenos de fideuá de pollo y jamón-THX ("El Pimiento del Mes")


¡Madre mía, qué rápido pasa el tiempo!.
¡Si va a llegar el dichoso fin del mundo, o el fin del calendario maya, o el fin de semana que viene (que es el único "fin de algo" que llegará con toda seguridad el próximo día 21, jajaja), y yo sin publicar "El Pimiento del Mes"!. ¡Esto no puede ser!. ¡A ver si se va a acabar el mundo, y yo sin mis pimientos de diciembre, jajajaja!.
No, no, no, no... ¡NO SIN MIS PIMIENTOS!.
Hay que poner remedio a esta omisión ahora mismo. Los pimientos han de publicarse antes de que venga el fin del mundo, según dicen algunas interpretaciones de las profecías de los mayas ... o de los "mallas", como he leído hoy en un comentario a una noticia, ¡se necesita ser bruto! (quizá se refiera a algún pueblo americano conocido por vestirse con pantalones ajustados y elásticos, jajajajaa). Nos vamos con los extraterrestres si quieren, sí, ¡pero siempre con los pimientos!.
Y aquí están. Esta vez, rellenos de fideuá.
Sí, sí, de fideuá: pensé que, si están ricos rellenos de arroz con carne, o de risotto, ¿por qué no habrían de estarlo con fideuá?.
Y doy fe de que lo están. Aquí el tradicional de la familia me miraba, como diciendo "Ya está ésta con sus inventos raros", pero le encantaron.

Una pequeña advertencia: con el tiempo de horneado que os doy, los pimientos salen hechos, pero "al dente". Si os gustan un poco más blanditos, horneadlos previamente un poco más, unos 5-10 minutos más (antes de rellenarlos), pero tened cuidado de no hacerlos tanto que después se rompan al rellenarlos.
Y vamos al lío, que me enrollo tanto que me van a pillar escribiendo los "mallas", o el asteroide, o los extraterrestres, o las leches en vinagre, jajajaja.

INGREDIENTES:
(Para 4 personas)
4 pimientos (podéis comprarlos tricolores, como yo, o bien todos rojos, verdes o amarillos. En casa somos más de rojos).
200 gramos de fideos para fideuá
80 gramos de jamón ibérico o serrano en taquitos o tiritas
80 gramos de jamón de york en taquitos
100 gramos de pechugas de pollo asadas en tiritas (podemos utilizar las sobras de un pollo asado)
1 tomate
1 cebolla grandecita
1 diente de ajo
1 pimiento choricero
45 gramos de aceite de oliva virgen extra
700 gramos de caldo de verduras, o de agua con una pastilla de caldo de verduras o concentrado de verduras
1 cucharadita de pimentón dulce de la Vera
Sal

PREPARACIÓN:
Tendremos en remojo el pimiento choricero con antelación. Si no nos hemos acordado a tiempo, lo metemos en el microondas, cubierto de agua, en un recipiente con tapa, y programamos 4 minutos a 800w. Comprobamos si está ya ablandado por si se requiriera un pelín más de tiempo.
Lavamos los pimientos, y los colocamos en una fuente apta para el horno.

Horneamos durante unos 15-20 minutos a 200º (ya sabéis, horneadlos un pelín más si no os gustan "al dente", pero no os paséis, que después no hay quien los rellene).
Cuando estén listos, los sacamos del horno, esperamos un poquito a que se enfríen, les cortamos la parte del rabito, y los limpiamos de semillas y de "venas". Reservamos la "tapita"
Mientras se hornean, vamos preparando la fideuá. Ponemos en el vaso de la Thermomix el tomate troceado, la cebolla en cuartos, y el diente de ajo. Programamos 5 segundos a velocidad 5.

Queda así:

Añadimos el aceite, y programamos 10 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2.

Agregamos los jamones, el pollo y la carne del pimiento choricero...

... y programamos 4 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Añadimos el caldo o el agua con la pastilla y el pimentón, y programamos 6 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.

Y, finalmente, agregamos los fideos y programamos 7 minutos y medio, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.

No importa que el fideo no esté totalmente cocido, recordad que después irán al horno.
Escurrimos los fideos en el cestillo (no tiréis el caldo sobrante, que nos hará falta).

Y, con cuidado, rellenamos los pimientos. Una vez rellenos, les añadiremos, con cuidado, el caldo que sobra, a cucharadas, mezclando con cuidado (los escurrimos porque resultan más cómodos de rellenar si la fideuá no está muy caldosa).

Tapamos los pimientos con su "sombrerito", y horneamos durante 20-25 minutos a 200º (es importante que estén cubiertos con su "tapita", así no se reseca la parte superior de los fideos).

Esperamos unos minutos para comerlos, porque retienen el calor una barbaridad...

¡Que los disfrutéis!.

Un beso para todos, y feliz semana.

Merluza al vapor "express"



No sé qué es lo que me pasa... pero, es llegar la Navidad, y empezar a publicar recetas más "hiper-mega-super-simples" de lo que tengo por costumbre (que ya es bastante, jajaja).
Debe de ser algo psicológico. No son unas fiestas que me gusten demasiado; por otra parte, no las celebramos este año en mi casa, con lo cual apenas tengo que cocinar. Y los dulces navideños me vuelven loca, pero tengo dos opciones:
1)Hacer cantidades grandes, y tener que viajar cargada a Madrid (para que después haya protestas y esas cosas: "pues a mí me gusta más el turrón El Lobo", "Pues esto engorda mucho", "Pues...", ¡aaarrgggg!)

2)Que aquí el caballero diabético y la dama que NO PUEDE ENGORDAR MÁS nos pongamos púos, cosa que, como es lógico, no nos conviene a ninguno de los dos.

En fin, el caso es que, mientras todos vosotros presentáis vuestras mesas adornadas con sus mejores galas, y publicáis deliciosos manjares, yo me dedico a la cocina de todos los días, y, encima, más sencilla de lo habitual, jajaja. Parece que lo hiciera por llevar la contraria, pero no es así, en serio.
Bueno, me queda el consuelo de que os puedo ser útil para los días 21, 22, 23, 26 (salvo en Cataluña, que es fiesta), 27... Si no tenéis ganas de complicaros mucho en la cocina, ya sabéis dónde acudir, jajajaja.

La receta de hoy ya es el colmo de la simplicidad. De hecho, no pensaba ni publicarla, porque es de estas cosas que se hacen cuando estás limitadísima de tiempo... pero es que salió tan rica que no pude evitar compartirla con vosotros. Ya digo, igual os viene bien...

Y aunque "algunas" se rían de mi amor por el estuche de vapor, la verdad es que está siendo un gran aliado cuando quiero cocinar algo rapidito y sano, así que os lo recomiendo encarecidamente.

Bueno, en este caso la introducción sí que es mucho más larga que la receta, así que vamos con ella:

INGREDIENTES
(Esta receta está hecha en un estuche de vapor de los pequeños, cuya capacidad es adecuada para dos personas. En el grande, cabrían 4 rodajas de merluza, y entonces pondríamos un poquito más de cebolla y pimentón)
1 rodaja de merluza por persona
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra
½ cebolla
Vino blanco seco (utilicé Barbadillo)
Una cucharadita de pimentón
Sal y pimienta.

PREPARACIÓN:
Picamos la cebolla finita y la ponemos en el fondo del estuche de vapor
Salpimentamos las rodajas de merluza, y las colocamos sobre la capa de cebolla.
Regamos con el chorrito de aceite, añadimos un chorrito de vino blanco seco, y espolvoreamos con el pimentón.
Cerramos el estuche....

Y metemos al microondas durante 5 minutos, a 800 w.
¡Y a comer!.

No os imagináis lo rica que está, con lo "tontísima" que parece la receta...
Y, como la entrada es tan cortita... pues aprovecho para desearos una feliz Navidad, jejeje.

Un beso a todos.




Lomo de ternera en salsa de vino tinto y verduras



¿Qué tal lleváis este puente?.
Yo sigo con mi catarro, y mi garganta inflamada, así que he tenido que tomármelo con bastante tranquilidad (además, no tuve puente, trabajé el viernes).
Como no he podido hacer gran cosa "en el exterior" he aprovechado para cocinar un poquito. Y en esta ocasión os traigo una receta fácil, como todas las mías, pero que puede quedar muy rica para una comida o cena un poquito más "lujosa" de lo habitual.
Además, se puede hacer con antelación, y después calentar un poquito la carne, o dejar ésta fría, como un roast-beef, y calentar solamente la salsa.
Hoy me va Blogger como el culo de auténtica pena, así que espero que esta receta se publique, porque menuda tarde me está dando... Falla mucho últimamente, ¿a vosotros os va bien?
Sin más, os dejo con la recetilla, y continúo con mis toses, que se me quitan hasta las ganas de hablar (aunque sea virtualmente) con tanta tos.

INGREDIENTES:
Un lomo de ternera de entre 1 kg y 1 kg y 1/2
1/2 litro de vino (yo usé Rioja)
1/2 litro de caldo de carne o de verduras
2 cebolletas
1 diente de ajo
150 gramos de champiñones Portobello
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
(Para que el lomo mantenga mejor la forma, es mejor atarlo. Yo no lo hice, y se deformó un poquillo por los extremos)
Salpimentar el lomo, colocarlo en una fuente de horno y rociar con un chorro de aceite de oliva.
Añadimos el vino y el caldo...

...y horneamos durante una hora aproximadamente (según el peso del lomo, y según nos guste la carne más o menos hecha).
A mitad de cocción, lo daremos la vuelta para que se dore por igual, y, de vez en cuando, lo iremos rociando con el líquido para que no se reseque.

(En esta foto podéis ver con claridad cómo se me deformaron los extremos, por no atarlo).
Mientras se asa el lomo, prepararemos la salsa.
Picamos muy finito un diente de ajo, calentamos un chorro de aceite de oliva en una cazuela o sartén honda, y lo doramos.

Cuando esté dorado, añadimos las cebolletas picadas, y rehogamos todo a fuego medio-fuerte, que vaya tomando algo de color.

En esta foto veréis cómo ya va estando la verdura más doradita.

Entonces, agregamos los champiñones limpios y troceados...

... tapamos la cazuela o sartén...

... y dejamos que se vayan cocinando a un fuego un poco más bajo.
Cuando estén ya cocinadas las verduras, las reservamos.

Y, cuando ya se haya asado la carne, la sacamos de la fuente, y mezclamos el líquido que haya quedado (el vino y el caldo reducidos) con las verduras...

... y trituramos todo con una batidora, Thermomix, o pasando la mezcla por un chino.
Ya tenemos la salsa, y, si no nos parece que ha quedado suficientemente espesa, podemos calentarla durante unos minutos, hasta que se reduzca un poco.
Para cortar la carne, esperaremos a que se enfríe.
Podemos tomarla fría, con la salsa caliente, o calentarla antes de servirla.

Espero que os guste.

Pastel de pimientos, huevo y atún


Una receta que NO OS PODÉIS PERDER...
Hace tiempo que tenía en mente preparar el pastel de pisto del libro "A todo vapor" de Thermomix. Pero, el día en que me puse a la faena... ¡me faltaban ingredientes!. No tenía ni calabacines ni berenjenas.
Pero a grandes males, grandes remedios. Tenía pimientos rojos y verdes de sobra, así que se me ocurrió elaborar una versión más "pimientera" de la receta, y añadirle atún.
Había escuchado grandes alabanzas de este pastel, pero, como mi marido no es muy partidario de los pasteles que llevan pan, no las tenía todas conmigo...
Bueno, pues no solamente le pareció una auténtica delicia, sino que, además, NI SE ENTERÓ DE QUE LLEVABA PAN, jajajaja (espero que no lea esta entrada del blog).
Por lo tanto, es una receta altamente recomendable. Yo la he hecho, como os digo, en Thermomix, siguiendo más o menos las pautas del libro (con mis tuneos ya indicados); pero os explicaré también cómo hacerla sin el aparatejo. Espero que os guste, merece la pena que lo probéis.

INGREDIENTES:
Pan de molde sin corteza (entre 7 y 9 rebanadas, dependiendo del tamaño del molde). Podéis usarlo normal o integral (yo utilicé este último).
150 gramos de champiñones laminados
3 huevos L o 4 M
3 pimientos verdes italianos
2 pimientos rojos de asar, grandecitos.
1 cebolla grande
250 gramos de tomate rallado
2 latas pequeñas de atún en aceite
50 gramos de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta
Para la salsa bechamel (Además de parte de los champiñones):
40 gramos de aceite de oliva virgen extra
40 gramos de harina
60 gramos de queso rallado
400 gramos de leche semidesnatada
Sal, pimienta y nuez moscada.

PREPARACIÓN:
(Con Thermomix)
Colocamos los huevos y los champiñones laminados en el recipiente Varoma, y reservamos.

Ponemos en el vaso la cebolla cortada en cuartos, los pimientos limpios y cortados en trozos grandes, y trituramos durante 4 segundos a velocidad 4. Añadimos el aceite, y programamos 10 minutos, Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Agregamos el tomate, la sal y la pimienta...

... y programamos 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.

Colocamos el recipiente Varoma encima del vaso,  y programamos 20 minutos, Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.
Retiramos el recipiente Varoma, separamos la mitad de los champiñones para reservarlos para la salsa (la otra mitad será para el relleno)...

... pasamos los huevos por agua fría y los pelamos y cortamos en rodajitas.
Para montar el pastel, forramos un molde alargado de bizcocho con papel film, y colocamos en la base 3 rebanadas de pan (puede que no nos quepan 3 completas, en tal caso cortaremos el trocito sobrante y, si es posible, lo usaremos en la capa siguiente).
Cubrimos el pan con la mezcla de pimientos y tomate, ponemos sobre esta capa otra de atún bien escurrido y desmigado...

... y champiñones, y cubrimos con una capa de rodajas de huevo duro.

Repetimos las capas: pan+verduras+atún y champiñones+huevo duro, y finalizamos con pan.
Tapamos el pastel con papel film, y presionamos colocando un peso encima durante un buen rato (lo podemos meter en la nevera con el peso encima).

Refrigeramos al menos durante dos horas, y después lo desmoldaremos en un recipiente que pueda ir al horno, quitándole el papel film.

Para hacer la salsa: ponemos en el vaso el aceite y los champiñones reservados, y salteamos durante 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.

Agregamos la harina, y programamos 1 minuto, temperatura 100º, velocidad 1.

Añadiremos la leche, la mitad del queso, la sal, pimienta y nuez moscada, y programamos 5 minutos, 100º, velocidad 2.
Vertemos la salsa sobre el pastel, espolvoreamos con el resto del queso rallado y horneamos a 200-220º durante 5-10 minutos, hasta que se gratine por arriba.

¡Y a disfrutar! (aunque no pasa nada porque esperéis un pelín a que se temple, jejeje).

(Sin Thermomix):
Cocemos los huevos, los pelamos y los cortamos en rodajitas. Salteamos los champiñones con una gotita de aceite, dividimos en dos partes, y reservamos una para la salsa.
Haremos un sofrito, calentando el aceite de oliva, rehogando primero la cebolla picadita, añadiendo después los pimientos también picaditos, y cocinando hasta que estén blanditos. Añadiríamos después el tomate, la sal y la pimienta, y dejaríamos reducir a fuego suave durante unos 15 minutos.
Y la salsa bechamel la haríamos como tengamos por costumbre (podemos hacerla calentando la leche con el aceite, reservando una taza de leche para disolver en ella la harina, y añadiéndola después al cazo cuando ya empiece a estar caliente, sin dejar de remover hasta que espese, y agregando al final los champiñones).
El resto de la preparación ya sería igual que con Thermomix.
Un beso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...