Ensalada de pasta a la vinagreta de curry (y algunas cositas más)




No, no os penséis que me voy a pasar todo el verano publicando ensaladas, jajaja... 
Lo que pasa es que quería compartir con vosotros el estado de mis trabajos de punto de cruz y ganchillo, y también una iniciativa solidaria crochetil... y, entonces, necesitaba una receta que no fuera muy compleja ni llevara un paso a paso largo, para no aburriros con tantas fotos.
Eso sí, os puedo asegurar que es una ensalada completa y riquísima, que podemos dejar preparada con antelación, y que los espárragos le dan un toque muy fresquito y agradable.
Así que vamos con la receta (que también es "hiper-mega-super" simple, jajaja), y después os cuento lo demás.

INGREDIENTES:
Una lata de espárragos.
Pasta de espirales de colores (normales o integrales)
1-2 latas de atún en aceite, bien escurrido (podemos usar el aceite, si es de oliva virgen extra, para la vinagreta)
Tomatitos cherry.
Sal
1 cucharadita de curry amarillo
Para la vinagreta: la proporción es de 3 cucharadas de aceite por 1 de vinagre.



PREPARACIÓN:
Cocemos la pasta según las indicaciones del paquete, la escurrimos, y la reservamos en una ensaladera o bol.
Agregamos los tomatitos cherry partidos en 2-3 trozos, los espárragos troceados Y MUY BIEN ESCURRIDOS, y el atún escurrido y troceado. Salamos.
Preparamos la vinagreta, mezclando el curry con el aceite y vinagre, en la proporción indicada, y batiendo bien hasta que todos los ingredientes estén bien emulsionados. Aliñamos la ensalada, y refrigeramos.
La tomaremos fría, pero es conveniente sacarla de la nevera 10 minutitos antes de consumirla.
¡Espero que os guste!.

Y, después de comer, vamos con las labores varias:

1)Cupcakes a punto de cruz (y un babero):
Ya sabéis que yo no soy muy de cupcakes... pero éstos me encantan, jejeje.

Voy más lenta que el caballo del malo, pero es que me meto en todos los berenjenales. Como, por ejemplo, este babero, un encarguito para una niña que está a punto de nacer:

2)Labores de ganchillo diversas:

-Aquí está la manta "megagranny", que, por razones obvias (cada vez que me la pongo en el regazo para tejer, me da algo), queda aparcada hasta otoño.  Y eso que este año, con el tiempo raro, he podido tejerla durante más tiempo del previsto:

-Y aquí, la manta de "grannys" pequeños, que continúo tejiendo porque estos cuadraditos no dan calor, y son muy entretenidos para los viajes:

Los cuadraditos sólo están unidos en un sentido, de ahí el aspecto "desordenado" de la manta. Hasta que no estén terminados todos los cuadritos, no podré unirlos en el otro sentido, y tejer el remate, pero todavía queda mucho para eso, jajaja.

3) Un proyecto solidario:

Mis primeros 7 cuadraditos salen mañana rumbo a Valencia.

 ¿Sabéis hacer punto o ganchillo?. Pues animaos a participar. AQUÍ tenéis toda la información.
¡Feliz semana a todos, y felices vacaciones a los que las toméis en julio!.

Ensalada de aguacate y pollo


Soplan aires de verano por la blogosfera (por la del hemisferio norte, al menos).
Y muchos cerráis vuestros blogs por vacaciones.
Yo no.
El ritmo de publicación será, quizá, algo más lento que el resto del año, pero mi blog seguirá funcionando.
Y es que a mí el blog me sirve para relajarme. Mi blog es una de mis aficiones, y con él desconecto de mi trabajo, de los problemas laborales, personales y familiares que todos, en mayor o menor grado, tenemos, y que son los que me estresan. El blog no me estresa, me divierte y me entretiene. Por eso, no necesito descansar del blog: a veces publico más seguido, y a veces espacio más las publicaciones, pero ni mi blog, ni visitar vuestros blogs, me cansa.
Con el blog comparto, aprendo, e intento mejorar cada día. En invierno y en verano, jejeje.
Además, solemos tomarnos las vacaciones en fechas "raras", y este año no será una excepción: hasta mitad de septiembre, nada de nada. Así que en septiembre sí que me perderéis de vista unos cuantos diítas, pero, hasta entonces, aquí estaré.
Esta semana, leo tantas despedidas en los blogs, que no sé si me pasaré los meses de julio y agosto hablando sola, jajaja... Pero, bueno, confío en que alguno os quedéis, y podamos compartir recetas y alguna que otra "charleta"...
Y, después de este "testamento", vamos con la receta, que es mucho más breve, jajaja. Es tiempo de verano, y por lo tanto, de ensaladas. A todos nos gusta ir variando nuestras ensaladas habituales, así que, posiblemente, en estos meses veáis por aquí unas cuantas, por si os sirven de "inspiración".
Ésta me ha gustado mucho. Y, sobre todo, porque aquí "el contrario" no es muy de aguacate, y, sin embargo, esta ensalada le encantó, así que es un punto más a su favor, jejeje.
La receta, como suele pasar en estos casos, no es casi ni receta, pero ahí va:


INGREDIENTES 
(Para 4 personas)
1 aguacate maduro
150 gramos de pollo (podemos aprovechar restos de pollo asado, o cocer una pechuga y cortarla en tiras, o utilizar las tiras de pollo asado que suelen vender en la sección de fiambres de muchos supermercados) asado)
Dos huevos duros, cortados en rodajitas.
Para el aliño: zumo de limón, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.


PREPARACIÓN:
Vaciamos los aguacates, los troceamos, y los ponemos en un bol.
Los mezclamos con las tiras de pollo asado, y aliñamos con la sal, la pimienta, el zumo de medio limón, y aceite de oliva al gusto (por este orden). Mezclamos bien, colocamos en un aro de emplatar, y cubrimos con las rodajitas de huevo duro.
Servimos fría.
¡Que tengáis un feliz verano los que os vais, y, los que no, nos seguiremos viendo por estos mundos cibernéticos, jejeje!.

Rollo de puré de patata relleno de ensalada de pollo y piña


Otra receta que le copio a Belén (y van.....)
Bueno, más que la receta (porque el brazo de gitano de puré de patatas siempre se ha hecho en mi casa, con distintos rellenos), lo que he copiado descaradamente es el "modus operandi".
Yo siempre lo hacía dibujando un rectángulo de puré sobre un paño húmedo, colocando encima el relleno y, después, ayudándome con el paño, formaba el brazo de gitano. Ya tengo cierta práctica, pero reconozco que tiene su "aquél", jejeje: se te puede caer al pasarlo a la fuente, o se te queda parte del paño dentro al formar el rollo, y después, al sacarlo, se te medio desmorona todo...
Y entonces, Belén publicó esta receta... y vi el cielo abierto (además, tengo el mismo molde, que a mí me regalaron, pero que creo que puede conseguirse alguno parecido en "El Corte Chino" con cierta facilidad, jajaja...). Ya no hay problemas de "desmoronamientos", de caídas accidentales al trasladarlo al plato de servir, ni complicaciones adicionales. Eso sí, el puré tiene que seguir siendo más bien durito... y, atención: tanto Belén como yo hemos utilizado PURÉ DE PATATAS DE BOLSA (ya podéis empezar a tirarnos tomates, jajajaja).
Belén le puso un relleno más "invernal", pero, como yo lo tuneo todo, y además, parece que POR FIN hace calor, introduje una serie de modificaciones. La piña le da un toquecito muy refrescante.
Pero la ventaja de esta receta es que admite cualquier relleno que nos guste, e incluso puede servir para "reciclaje".
Os la traigo con mi versión de relleno, y con un pequeño paso a paso. La decoración, obviamente, es más bonita en el de Belén, pero es lo que hay: Dios no me llamó por el camino del arte y el diseño, jejejeje. Y mira que me esfuerzo, pero nada...

INGREDIENTES:
Pechuga de pollo (cocida o asada) Utilizaremos aproximadamente unos 100 gramos, y podemos usar las tiras de pechuga asada que ya venden preparadas, o algún resto de pollo asado.
70 gramos de jamón de york en taquitos
3-4 rodajas de piña
10-12 aceitunas
1 huevo duro.
Un paquete de puré de patatas (más leche, agua, mantequilla, sal y pimienta para prepararlo).
Mayonesa

PREPARACIÓN:
En primer lugar, prepararemos el puré, así se irá enfriando mientras continuamos con el relleno. Debe quedar espeso, así que lo haremos con menos líquido (aproximadamente, medio litro o 550 gramos entre agua y leche, no 750 gramos, que es lo que suele utilizarse por paquete), más una cucharada rasa de mantequilla, más sal y pimienta al gusto.
Mientras se enfría, vamos picando el pollo y el huevo duro, y cortando en rodajitas las aceitunas, reservando algunas para adornar (el jamón ya viene cortado en taquitos; si no tenemos taquitos, picaremos también el jamón).
Escurriremos MUY BIEN la piña, colocando las rodajas sobre papel absorbente de cocina, y la picaremos también, dejando que escurra un poco después de picada (porque suelta más zumo).

Forraremos un molde de brazo de gitano o de cake con papel film.

Para que se pegue bien, podemos pincelar previamente el molde con un poquito de aceite o mantequilla.
Y vamos rellenándolo con una capa de puré, cubriendo también los laterales.

Lo extendemos bien, de forma que cubra todos los laterales.
Ponemos dentro el relleno (podemos mezclarlo con un poquito de mayonesa para que quede más jugoso).

Colocamos otra capa de puré encima, cubriendo todo bien, y extendiéndolo con una espátula (no lo hagáis muy rápido, que os llevaréis el relleno.
Cubrimos con el plástico, y metemos a la nevera varias horas (o de un día para otro).

Al desmoldar: destapamos el pastel, dejamos los plásticos hacia fuera, y volcamos, con cuidado,  en una fuente de servir.
Decoramos al gusto. Queda mejor si ponemos la mayonesa en una manga pastelera, pero el día que lo hice andaba horriblemente mal de tiempo...
Servimos acompañado de un cuenco o salserita con mayonesa, por si queremos tomarlo con un poquito más de salsa.
¡A comer!.

Besos, y feliz semana a todos.

Pollo guisado en Thermomix



Os confieso que, la primera vez que oí la noticia ésa de que este año el verano iba a ser fresquísimo (vamos, que casi no habría verano), pensé: "Qué chorrada, ¿cómo narices pueden hacer una predicción meteorológica fiable a más de dos meses vista?".
Y, oye, acertar no sé si acertarán... lo que sí sé es que estamos teniendo un verano rarísimo. Apenas hemos puesto el aire acondicionado. Estamos todos más bien blancos (cuando, por estas fechas, solemos estar negros zaínos, jajaja), porque, aunque han subido las temperaturas,  los días salen medio nublados. Y, hasta hace dos semanas, las temperaturas eran más propias de abril que de junio. De repente, se oscurece el cielo y se pone a llover...
Claro que tampoco nos podemos quejar, que, al menos, vamos vestidos de verano y nos podemos bañar en la playa o piscina. En el Norte, todavía siguen con calcetines y chaqueta, y no se ha cumplido el viejo refrán de "Hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo", porque estamos a 50 de mayo, y siguen con sayo y con manta, jajaja...
Así que, a pesar de las fechas, no nos va a venir mal un platito caliente... además, hecho en Thermomix, que ensuciamos menos, gastamos poca luz, y no encendemos el horno (aunque, en gran parte de España, se agradece el calorcito que nos da...).
Podemos prepararlo con antelación, y calentarlo después.
Y, nada, vamos con la recetilla, que espero que pronto tenga que poneros sólo ensaladas y cosas fresquitas, será señal de que ya tenemos un verano "normal".
Ahora mismo, de fondo, estoy escuchando truenos, así que publico esto ya mismo, no sea que me quede sin luz, jajaja...


INGREDIENTES:
1 cebolla mediana-grande
1 diente de ajo
40 gramos de aceite de oliva virgen extra.
125 gramos de jamón ibérico en taquitos o tiritas.
2 pimientos verdes italianos de tamaño mediano.
1 tomate rallado
500-600 gramos de pollo troceado (podemos usar sólo pechuga troceada, o también otras partes, siempre en trozos no muy grandes).
Una cucharadita de pimentón dulce
150 gramos de jerez
Sal, pimienta, romero, y 1/4 de pastilla de caldo de verduras.

PREPARACIÓN:
Ponemos en el vaso de la Thermomix la cebolla y el ajo, y programamos 5 segundos a velocidad 5.
Agregamos el aceite, y programamos 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2.
Añadimos el jamón, y programamos 4 min, velocidad cuchara con giro a la izquierda, temperatura Varoma.

Cortamos los pimientos en aros, los echamos al vaso, y programamos 5 minutos, velocidad cuchara con giro a la izquierda, temperatura Varoma.

Añadimos el tomate rallado, y rehogamos durante 5 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda.

Queda así:

Salpimentamos el pollo, lo ponemos en el vaso, agregamos el romero, el pimentón, la pastillita de caldo...

... y el jerez, y programamos 10 minutos, temperatura Varoma, velocidad cuchara con giro a la izquierda (si tenéis una Thermomix 21, se haría igual, pero a partir de que agreguemos el jamón habrá que poner la mariposa en las cuchillas).

Al terminar el tiempo, comprobaremos si está hecho el pollo; si no fuera así, programaríamos uno o dos minutos más, pero no conviene cocerlo demasiado, porque se resecaría.

Servimos solo, o acompañado de arroz blanco.
¡Espero que os guste!.

Pastel de surimi, gambas y gulas ("La Segunda Oportunidad")


Bueno, pues aquí tenéis otra entrega de la serie "La Segunda Oportunidad". 
En esta ocasión, le ha tocado el turno a este pastel, cuya receta originaria está AQUÍ
Y vaya tela lo que me he reído al ver el "pedazo" de foto que la encabeza, jajaja, ¡si está toda borrosa!. Parece esas camisetas que llevan un letrero que dice "Demasiado sexo nubla la vista" o "Si puedes leer esto, es que no has bebido suficiente cerveza", jajaja. Pero lo más gordo es que seguro que, cuando la publiqué, la veía estupenda...
Por eso me gusta conservar las fotos y entradas originales: porque da mucha alegría comprobar que progresamos, aunque parezca que no...
Esta receta, en su día, mereció 4 comentarios, 4; dos de los cuales, además, eran de propaganda de las angulas de Aguinaga, jajajaja. El tercero es de SandeeA, y el cuarto de Fely, de la que hace más de un año que no sé nada, aunque de vez en cuando dejo comentarios en su blog, por si vuelve. Espero que esté bien, y su ausencia se deba, simplemente a que decidió abandonar el blog...
Bueno, el caso es que se trata de un pastelito riquísimo, muy cómodo de preparar, y que en casa gusta bastante, por eso he querido rescatarlo del "baúl de los recuerdos" y traerlo a la actualidad. Y hacerle unas fotos dignas, claro está, ¡que el pobre se lo merece!.
He modificado algunas cantidades, pero he cambiado sólo un ingrediente: sustituí la nata líquida por leche evaporada (también podéis usar crema ligera Puleva). Todo sea por la operación bikini, aunque quienes me conocéis sabéis que lo mío es más bien el burkini, jajaja.
Bueno, al grano. Vamos con la recetilla... si me dejan los puñeteros petarditos (ya estamos en fiestas, y aquí ya se sabe que eso es sinónimo de pólvora, ¡qué cruz!):

INGREDIENTES:
4 huevos
200 gramos de leche evaporada
100 gramos de gambas
100 gramos de gulas
9 palitos de surimi
Sal, pimienta y ajo en polvo.
Un chorrito de aceite para el molde.
Para decorar: mayonesa, ketchup o salsa rosa
PREPARACIÓN:

Untamos con un poquito de aceite un molde apto para microondas. A ser posible, en forma de corona, puesto que la cocción será más uniforme que si usamos uno de cake o redondo. Y escurrimos el exceso de aceite (aquí estaba todavía sin escurrir)

Batimos bien los 4 huevos (En Thermomix, los ponemos en el vaso y programamos 15 segundos a velocidad 3 y 1/2).

Picamos las gambas, el surimi y las gulas, en trozos no demasiado pequeños, porque queremos que se noten dentro del pastel, y las mezclamos con los huevos (En Thermomix, agregamos gambas, gulas y surimi al vaso, programamos 5 segundos a velocidad 4, y comprobamos si necesitamos algún segundo más para que se pique todo).

Quedará así:

Agregamos la leche evaporada, y mezclamos bien (En Thermomix, programamos 5 segundos a velocidad 3).

Añadimos sal, pimienta y ajo en polvo (cuidadito de no pasarnos con este último), mezclamos, y volcamos en el molde.

Cubrimos el molde con una tapa, o con papel film, que pincharemos con un palillo para que no se infle en el micro, y sujetaremos con otros palillos para que no se pegue demasiado a la mezcla.
Metemos al micro (si, como en este caso, el molde es de silicona, llevadlo sobre una bandeja o plato para que no se nos caiga lo de dentro por el camino), y programamos, inicialmente, 7 minutos a temperatura máxima (800 w en mi caso).
Esperamos unos segundos, pinchamos con un palillo para ver si está hecho, y, si no está aún cuajado, programamos 2 minutos más, y comprobamos. Es posible que necesite más tiempo, por eso iremos programando de minuto en minuto, y comprobando el cuajado con el palillo; es preferible hacerlo así, porque de este modo no se nos resecará ni se pasará de cocción.
Esperamos a que se enfríe un poco,  y lo metemos a la nevera unas horas.
Desmoldamos, y servimos acompañado y decorado con mayonesa, ketchup o (como en mi caso) salsa rosa.

¡A disfrutar!, que éste es muy práctico para el verano.

Pimientos italianos rellenos de carne


El año pasado, mi amiga Alicia (del blog "Olor a Hierbabuena"), me regaló por mi cumpleaños... ¡unos pimientos rellenos!, jejeje.
Unos pimientos rellenos deliciosos, dicho sea de paso, cuya receta es de su madre
Pero, como ya sabéis que yo soy la loca de los pimientos, intento moderarme y no prepararlos con tanta frecuencia como me gustaría, más que nada para que en mi casa descansen un poquito, jajaja.
Por eso, no había podido cocinarlos hasta ahora. Como habíamos decidido unas cuantas amigas (Belén, Alicia, Ángeles, Hilda y Alejandra) hacer una CADENA DE RECETAS, consistente en que cada una de nosotras prepararíamos alguna receta de una de las demás, encontré la ocasión perfecta para hacerlos.
Y debo deciros que están DELICIOSOS. Como en casa son más de pimiento rojo que de verde, no las tenía yo todas conmigo, pero les han encantado.
Sólo he hecho un "tuneo": sustituí el colorante por una cucharadita de Ras-El-Hanout, que da tono amarillito y, además, un sabor delicioso.
Así que, sin más, paso a copiaros la receta, junto con un pequeño paso a paso que he hecho, no sin antes agradecer de todo corazón a Alicia Y A SU MADRE por esta estupendísima receta, que os recomiendo que probéis.

INGREDIENTES:
- 2 pimientos verdes por persona (A ser posible, que sean igualitos, y que no estén demasiado retorcidos, que después cuesta un mundo rellenarlos, y se pueden romper)
- Para rellenar los pimientos:
- 1 kilo de carne picada. La que yo utilizo es de ternera, pasada dos veces por la picadora. Pero Alicia mezcla ternera y cerdo.
- 4 dientes de ajo (le puse 3) picados muy finitos
- 3 huevos
- 2 rebanadas de pan de molde mojadas en leche
- 2 cucharadas rasas de arroz
- perejil picado finito
- sal, pimienta y colorante, o una cucharadita de Ras-El-Hanout
- Para la salsa:
- 1 cabeza de ajo
- 1 pimiento colorao (o choricero)
- 2 hojas de laurel
- agua y vino blanco 
- aceite de oliva

PREPARACIÓN:

- Ponemos en un bol todos los ingredientes del relleno, los amasamos bien y dejamos reposar al menos unas horas, mejor de un día para otro.

- Pasado el tiempo del reposo, rellenaremos con cuidado los pimientos. 

- En una cacerola ancha y baja ponemos un fondo de aceite, que la cubra, pero sin excedernos (dependiendo del tamaño habrá que poner más o menos cantidad), y sobre el aceite vamos colocando los pimientos rellenos, al terminar cortamos la cabeza de ajos a la mitad y colocamos cada mitad a un lado, el pimiento choricero a la mitad también troceado y colocado, ponemos también las hojas de laurel...

... y vertemos el vino, que cubra los pimientos sólo hasta la mitad.

Agregamos el agua hasta cubrir y ponemos la cacerola al fuego fuerte, dejamos hervir y evaporar el alcohol.

Tapamos la cacerola, dejando la tapa a medio cerrar (podemos poner una cuchara para que no cierre) y bajamos el fuego a la mitad para que se haga despacio (vienen a tardar unos 40-50 minutos)
- Dejar hasta que la salsa espese un poco. Y, en el caso de que no quede espesa a nuestro gusto, podemos añadir una cucharadita de Maizena-Espesante Instantáneo, remover bien, y dejar hervir unos minutitos.
Retiramos los trocitos de pimiento choricero, el laurel y la cabeza de ajo, y servimos.
¡Deliciosos!.
Feliz fin de semana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...