Mousse de pepino y salmón


Hoy os traigo algo riquísimo, ligerito y fresco. Porque, aunque las temperaturas se han suavizado un pelín, seguimos teniendo pocas ganas de comidas contundentes y pesadas, por lo menos yo no tengo ninguna...
Hay que ver lo pronto que se olvidan las noticias. Qué verdad es aquella frase que decía, más o menos, que el periódico de hoy, mañana no servirá más que para envolver el pescado...  Lo que era un bombazo, "trending topic" en Twitter, y portada de todos los diarios hace dos semanas, hoy no es más que un recuerdo...
Me refiero a toda la polémica que se montó a cuenta del pepino español, con las acusaciones de los alemanes,  los desmentidos posteriores, y las campañas de apoyo. Hoy, sin que hayamos escuchado disculpa alguna de los alemanes, ya nadie habla del pepino español... pero los agricultores siguen igual de fastidiados, o más. Pero, claro, ya no son noticia...
Por mi parte, seguiré animando a consumir la mayor cantidad de pepinos que se pueda, y de vez en cuando iré poniendo recetas nuevas. Que, con estos calores, nos vienen estupendamente.
Y después de este rollo macabeo, vayamos a la cocina, como corresponde, jejeje...

La idea de esta mousse la encontré en una receta del blog de Erika. Que decidí tunear, cosa rara en mí.
Y el resultado del tuneo ha sido una receta muy fina y suave. Muy recomendable para cenitas o buffets veraniegos. El pepino es uno de esos alimentos que no deja indiferente: o te encanta, o lo odias... pero, si sois de los primeros, creo que este plato os va a gustar.
Aquí la tenéis.

INGREDIENTES:
1 pepino mediano-grande
1 yogur griego (125 gramos)
1 bote de Crema Ligera Puleva (175 gramos)
100 gramos de leche (1 cubilete de la Thermomix, más o menos
Un sobre de gelatina sin sabor
100 gramos de salmón ahumado
Sal y pimienta.
Para adornar: surimi picado, aceitunas, huevo duro rallado....

PREPARACIÓN:
Pelamos el pepino (yo siempre le dejo un poquitín de piel). Lo troceamos, y lo ponemos en el vaso de la Thermomix, junto con el salmón troceado, el yogur, la crema y la leche. Trituramos todo en velocidad progresiva 5-10, durante 1 minuto.
Salpimentamos, y agregamos el sobre de gelatina. Y programamos 8 minutos y medio, 90º, velocidad 3.
Vertemos en el molde elegido, dejamos enfriar un poco, y después metemos en la nevera al menos durante 4 horas.
A la hora de servirlo, desmoldamos y decoramos a nuestro gusto.

¡Espero que os guste!.

Garbanzos "aliñados" fríos


Y después de un platito caliente, regresamos a lo fresquito.
Y volvemos a lo fresco casi por necesidad: hemos estado en Murcia y... ¡madre del amor hermoso!.
Me diréis que cómo es posible que una madrileña  que ha vivido 17 años en Extremadura se queje de una temperatura de 32-33º. La respuesta es sencilla: la HUMEDAD.
A mí me pones 45º de calor seco, y no os digo que me vaya a poner a hacer 3.000 abdominales a pleno sol a las 4 de la tarde, pero lo llevo con dignidad. He estado en países calurosísimos, pero de clima muy seco, o en zonas muy secas (el centro de la India, Siria, Jordania...), y sin problemas. He pasado veranos atroces en Badajoz (recuerdo con especial "cariño" los de 1995 y 2003), y más o menos se puede ir soportando, con mucha agua, aire acondicionado, sombra y esas cosas. Pero la humedad es mortal.
Con la humedad, te duchas a las 12, y a las 12 y cuarto ya tienes la camisa resudada. Te intentas maquillar, y la brocha del colorete te deja una raya roja pintada en plena mejilla, imposible de extender. Se te hinchan los pies y las piernas (y una, que no es de pierna fina precisamente, lo pasa fatal, jajaja, sobre todo si me pongo falda).  Todo son ventajas,jajaja.
En estas fechas, si ves por la calle en Murcia a alguien con corbata, no hay más que 3 opciones:
a)Es un empleado del Corte Inglés o de algún banco (en el primero de los casos, no me extraña, ¡menuda rasca hace en el Corte Inglés, sobre todo en la sección de yogures y platos fríos del supermercado, jajaja!).
b)Es un misionero mormón (eso sí, llevan corbata, pero manga corta, ¡qué remedio!).
c)Va a una boda, entierro o comunión.


Cómo será lo de Murcia, que he vuelto a Alicante y me parece que no hace ni humedad ni calor (Cero grados: ni frío ni calor, que decía el del chiste).

Al grano. Con estos calores, muchas veces no nos apetece sentarnos a comer y "zamparnos" dos platos. Con un plato único, estamos servidos. Pero, claro, ese plato tiene que ser completito y equilibrado, saciante pero no demasiado pesado. Y para todo eso las legumbres nos vienen estupendamente.
Si nos gusta más caldoso, con más salsa, tendrá la apariencia y consistencia de una ensalada. Si lo dejamos más sequito, como en las fotos... pues eso: tendremos unos garbanzos aliñados.
En cualquier caso, un plato riquísimo y sano. Es de estas recetas que me da vergüenza hasta poner, porque son fáciles y creo que conocidas de todos... pero, por si alguien no los ha probado, aquí están:


INGREDIENTES:
200 gramos de garbanzos cocidos
2 latitas de atún en aceite de oliva
1 pimiento verde italiano grandecito o 2 medianos
2 tomates (que sean sabrosos, y que estén firmes)
2 huevos duros
Hierbas provenzales (opcional)
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra, y vinagre.

PREPARACIÓN:
Podemos comprar los garbanzos ya cocidos, o cocerlos en casa (ya sabéis: dejarlos a remojo la noche anterior, y prepararlos como tengáis por costumbre. En la olla rápida son 11 minutos con las 2 rayitas fuera, con un cacito de caldo).
Y la preparación es tan simple como colocar todos los ingredientes en un bol (los garbanzos, los huevos picados en cuadritos, las verduras bien limpias y secas y cortadas también en cuadritos, y el atún escurrido y troceado), y salpimentar. Hacemos aparte la vinagreta, con la proporción de 1 parte de vinagre por 3 de aceite, y las hierbas provenzales, batiendo todo hasta que esté bien ligada la salsa. La agregamos al bol, removemos bien, y dejamos reposar en la nevera unas horitas.
Servimos fresquitos (no fríos de la nevera, que no saben a nada; los sacamos un poquillo antes).
Que los disfrutéis. Están buenos, buenos de verdad.

Pez espada al curry con gambas y salsa de cebolla



Lo prometido es deuda, y, como os dije ayer, ya vengo con "comida". Esta vez con otra recetilla fácil y sabrosa (bueno, casi todas las mías son facilísimas, ya lo sabéis, jejeje...).
Aquí hay un pez espada con una calidad fantástica. Y, aunque soy partidaria de que al buen pescado, cuantas menos historias le echemos, mejor... pues también se aburre una de tomarlo siempre a la plancha, jajaja. Así que decidí buscar recetas para introducir un poco de "variedad".
Tenía una apuntada desde hace miles de años, que sonaba muy bien. ¿Problema?. Lleva azafrán, y a mí se me había terminado.
¿Solución?. Pues, como siempre, "Tuning Morguix" se puso en marcha... y decidí que por qué no sustituir el azafrán por curry. Y dicho y hecho.
Para los que no seáis amantes de los sabores "exóticos", pues ya sabéis... sustituid el curry por unas hebras de azafrán, y tendréis la receta tradicional.
Al grano, que voy a ver si me doy un bañito en la piscina (esto va por una que yo me sé), que hace mucho calor hoy, jejeje..
 Por cierto, hablando de calores: se puede congelar.



INGREDIENTES (Para 4 personas)
4 filetes de pez espada
100-120 gramos de gambas peladas
2 cebollas medianas
1 cucharada de curry amarillo
1 vasito de Jerez
1 cucharada de maizena
2 vasos de caldo de pescado
Aceite de oliva
Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Salpimentamos el pescado, y cortamos los filetes en 2-3 trozos.
En una cazuela, calentamos el aceite de oliva (un chorrito, no hace falta ponerle excesiva cantidad) y salteamos el pescado. Sólo vuelta y vuelta, para sellarlo y que coja un pelín de color.  No conviene pasarse, es un tipo de pescado que se reseca con facilidad. Y lo reservamos.
Picamos las cebollas en cuadritos pequeños, y rehogamos en la misma cazuela (quizá necesitemos añadir algo de aceite) a fuego medio.
Cuando estén pochadas (transparentes, y blanditas), agregamos el curry, y rehogamos unos minutos. Añadimos la maizena, removemos bien, y seguimos rehogando otros 4-5 minutos.
Ahora echamos el vino, mezclamos bien, y dejamos que se evapore el alcohol 1 minuto. Agregamos el caldo, removemos todo bien para integrar todos los ingredientes, y dejamos cocer unos 10-15 minutos.
Cuando falten 2-3 minutos, añadimos las gambas y el pescado.
Y a comer. Podemos servirlo solo, o acompañado de arroz basmati cocido o al vapor.



Espero que os guste.



Y felices Hogueras de San Juan, o fiestas de San Juan si me leéis desde Badajoz, por ejemplo. Yo quemaría unas cuantas cositas en la hoguera... seguro que vosotros también.
Un besote.

P.D. Por cierto: Blogger me recuerda que no proteste tanto, porque es....


Jejeje...

Lo dicho: felices fiestas a quienes las tengáis (los madrileños, feliz pedazo de puente).

SAL "El Hilo Rojo": objetivo de junio... y algo más.


Esta semana no os traigo palabritas de Blogger, porque, de momento, no me ha dicho nada "raro", jajaja.
Sí os quería comentar una cosa: ¿os habéis dado cuenta de cómo nos lee Gmail los correos?. Sí, sí...
Por ejemplo: Mandas un mensaje a una amiga, comentándole que estás pensando en ponerte a dieta porque te sobran unos kilillos. Y, automáticamente, en el margen derecho, superior e inferior de tu pantalla, aparecerán mensajes publicitarios como los siguientes:
"DIETA DUKAN. DESCÁRGATE EL LIBRO POR UN 20% MENOS".
"CLÍNICA DEL DR.MAGRO. ADELGAZAMIENTO".
"CREMA ANTICELULÍTICA Y ADELGAZANTE X".
"¿KILOS DE MÁS? TENEMOS LA SOLUCIÓN?".

"Bah, será una casualidad"-piensas-. Y mandas otro mensaje a tu madre explicándole que vas a arreglar el jardín. Con el rabillo del ojo, miras al margen derecho de la pantalla y.... ¡oh, milagro!, lees:
"VIVEROS GARCÍA. PLANTAS DE EXTERIOR E INTERIOR  "
"INFOJARDÍN. TODO SOBRE PLANTAS Y JARDINERÍA  "
"CÉSPED NATURAL Y ARTIFICIAL.  "
"ABONOS PACO. LOS MEJORES PRECIOS "

Comprobadlo, comprobadlo, ya veréis...Me río, pero me da un poco de miedo, qué queréis que os diga...
A lo que iba, que ya me he desviado del tema, para variar.
Bueno, pues, casi sin darnos cuenta, hemos llegado al "ecuador" (qué cursi me ha parecido siempre eso del "ecuador", jajaja) de este proyecto....
Vamos, que estamos en la mitad del  "SAL DEL HILO ROJO". Son 12 cuadritos, más la cenefa y la frase (pero cada mes bordamos la parte de cenefa y frase que corresponde a cada cuadro). Y estamos en junio, por lo tanto llevamos 6. Quedan otros 6, hasta el mes de diciembre.

Me voy a callar, que con lo de los cuadritos y los meses esto empieza a parecerse a un programa de "Barrio Sésamo", y sólo me falta ponerme a explicar la diferencia entre "cerca" y "lejos",  jajaja....
Debe de ser el calor, que hoy es tremendo, y seca las escasas neuronas que me quedan...
El esquema correspondiente a este mes me ha parecido graciosísimo, con su fondo de "mapa de carreteras"... la verdad es que este diseño, cuando lo miras en el papel, parece demasiado ingenuo, de éstos que no dice nada, pero en cuanto empiezas a bordarlo, te das cuenta de que tiene muchísimo encanto.

Aquí podéis ver cómo va quedando todo el conjunto hasta ahora. Ya me es imposible hacerle foto desde más cerca si quiero que salga entero...


En esta foto, se ven los cuadritos de abril (parcialmente), mayo y junio....


Y así es como voy llevando el "Marquoir de Gwenn". Va despacito, pero bien, creo yo...

Como veis, las dos labores, al más puro estilo de los bordados en lino de Morguix, siguen fielmente el viejo lema publicitario de Adolfo Domínguez: "LA ARRUGA ES BELLA", jajaja.  No sé cómo lo hago, pero mis trabajos están siempre hechos una pasa; después, me pongo a ver blogs de bordadoras, y todas enseñan unas labores perfectísimas, sin arrugas, ¡soy un desastre!.  (Tampoco me sorprende, porque tiendo a arrugar toda tela que caiga en mis manos, da igual que sea un pañuelo, una chaqueta, un vestido, o cualquier cosa...)
Pero, bueno, nada que no arregle una buena plancha cuando se termina el trabajo.

Por lo demás, el "Ackworth" lo tengo un poco abandonado, porque no sé muy bien qué hacer con él al final. Quedaría bien como funda de almohadón, pero con lo mal que coso, no sé yo...
Y el "bordado misterioso" progresa adecuadamente, pero como podría verlo su futura destinataria, no saldrá en el blog hasta que no se lo envíe.

Bueno, por hoy ya está bien de rollo... Os dejo tranquilos, y mañana tocará cocina.
Un beso a todos.

Ensalada de arroz, calabacín, espárragos, queso y jamón



Ya tenemos instalado el verano aquí... así que vamos a empezar con las habituales comidas fresquitas, rápidas, sabrosas y fáciles de preparar. No hace falta que estemos de vacaciones para que ya nos apetezcan, sobre todo, platos frescos y no muy pesados.
Esta ensalada es muy completa y nutritiva, se puede tomar incluso como plato único, y está rica tanto templada como fría. Un consejo: si no queréis que el queso se funda y se "apelotone" con el arroz, esperad un poquito antes de mezclarlo con los restantes ingredientes. Si os gusta que se funda, no os olvidéis entonces de removerlo bien en cuanto lo añadáis, así se mezclará por igual y no formará "pegotes" con el arroz.
Otra vez he vuelto a recurrir a la vinagreta de miel para aliñarla... le da un toque especial.

INGREDIENTES:
100 gramos de arroz basmati
8-10 espárragos verdes frescos
1 calabacín mediano-grande
80 gramos de queso en daditos (utilicé Cheddar y Emmental)
75 gramos de pechuga de pavo braseada en taquitos
3 lonchas de jamón de York braseado.
Sal y pimienta.
Para la vinagreta: 1 cucharada de vinagre de fresa, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita colmada de miel, todo bien batido.


PREPARACIÓN:
Cocemos el calabacín y, cuando esté templado, lo cortamos en daditos (con la piel).
Salteamos los espárragos en la plancha, o los troceamos y cocinamos en el microondas con un chorrín de aceite, 1 minuto o 1 minuto y medio a 800 W.
Cocemos el arroz.
Ponemos en un bol los espárragos troceados, los calabacines en daditos, el arroz escurrido, los taquitos de pavo y el jamón cortado en tiritas, salpimentamos todo, y removemos.
Aliñamos con la vinagreta, mezclamos todo, y cuando esté templado añadimos el queso.
Servimos templada o fría.


Y, para terminar, un poco de humor, ¿os acordáis de la entrada del otro día, sobre la verificación de palabras?. Se ve que al "espíritu" de Blogger no le ha gustado mucho, porque ésta es la primera palabra que me ha salido después de publicar esa entrada...


Sí, sí, me llama "bruja", más o menos, jajaja... aunque parezca que lo dice en "inglés antiguo"...
Enigmas de Blogger, jejejeje....
Un beso, y feliz comienzo de semana.

Empanadillas de berenjena al horno


Aquí me tenéis, copiando de nuevo a Belén... Yo sigo intentándolo, jajaja.... aunque el resultado, claro está, se aleje mucho del original.

Pero una es Tauro, y cabezota, así que, nada, como "Don Erre que Erre".
Bueno, esta vez no han quedado como las de Belén, pero sí están más o menos presentables en sociedad... ¡y riquísimas!.

Se me complicó un pelín el asunto porque, como en esta santa casa intentamos reducir un poquito el consumo de grasas (¡qué remedio!), pues decidí, en vez de freírlas, hacerlas al horno.
Es indudable que quedan más bonitas fritas, pero os aseguro que al horno están deliciosas. Y no quedan tan mal. Yo debí dejarlas un poquito más para que se doraran mejor, o poner la bandeja en la parte alta del horno; la próxima vez lo haré así.
El relleno admite muchísimas variantes. Yo las rellené de un sofrito de carne de pollo picada y setas. Belén las rellena de carne picada, y también de bacalao y pasas... A vuestro gusto y a vuestra imaginación queda.


INGREDIENTES:
Berenjenas (2 medianas o grandes)
Carne picada de pollo (unos 400 gramos)
1 cebolla pequeña
1 pimiento verde pequeño
1 tomate mediano (madurito)
Aceite de oliva
Huevo batido

Pan rallado
Sal y pimienta
(Opcional: Queso rallado)

PREPARACIÓN
Cortamos las berenjenas en rodajas de 1/2 centímetro de grosor aproximadamente. Más delgadas podrían romperse, y más gruesas son difíciles de manejar.
Si las cortamos algo gruesas por error, podemos aplanarlas con un mazo de madera después de cocinadas, pero teniendo cuidado de no romperlas.
Las pasamos por la plancha un momentín (vuelta y vuelta), o las cocinamos al microondas durante 2-3 minutos a 800 w.
Mientras tanto, vamos preparando el relleno. Picamos finitos la cebolla y el pimiento, y los rehogamos a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva.

Cuando la verdura esté blandita, agregamos la carne y el tomate picadito o rallado

Salpimentamos, y dejamos que se vaya haciendo la carne un ratito.


Ahora vamos a rellenar las berenjenas, como si fueran obleas de empanadilla.
Y las rebozamos en huevo batido y pan rallado.


Si no nos fiamos de si se nos van a abrir o no, podemos sujetarlas con unos palillos mientras terminamos de rellenar y rebozar todas. Así van "cogiendo la forma", pero os aseguro que después no se abren.
Aquí las tenéis, esperando el rebozado...


Las ponemos en una fuente de horno, espolvoreamos si queremos con un poco de queso rallado, y horneamos a 220º hasta que se doren.

Yo las saqué un pelín pronto (el personal estaba hambriento, jajajaja...)

Pero, de verdad, merecen la pena, ¡una delicia!.

Espero que os gusten...  Y espero que salga el mensaje: ¡toda la tarde luchando con la conexión a internet!.
Creo que, con esta receta, voy a darle vacaciones al horno una temporadita: ya llegó el calor, y la cocina parece el mismísimo infierno, jajaja...
Un beso.

Tomates rellenos fáciles y fresquitos



Estos tomates están deliciosos.
La foto que había publicado inicialmente era de horror, pero, afortunadamente, con la nueva cámara he podido arreglar estos problemas (en mayo de 2011, jejeje).

Es uno de esos platos que apetece ahora, en veranito, para una cena ligera o un primer plato. Muy rápido y cómodo de preparar, y con un resultado estupendo.

Ingredientes
:

6 tomates medianos (si pueden ser raff o de huerta, mucho mejor)
1 huevo cocido
8 palitos de cangrejo
50 gramos de gambas congeladas peladas
1 lata de atún en aceite
Mayonesa
Sal
Ajo en polvo (opcional) 

Para decorar: aceitunas en rodajitas, gambitas cocidas... al gusto.


Instrucciones:
Lavamos los tomates, les quitamos la parte superior, y los vaciamos con un cuchillo de punta redonda o una cucharita. Cortamos un trocito de la base para que se puedan quedar "de pie".
Picamos la pulpa, eliminamos las semillas, añadimos la sal, y escurrimos bien en un colador. Es importante este paso, para que no nos quede "acuático" el relleno.
Ponemos a escurrir en un papel de cocina los tomates vacíos.

Mientras, ponemos en el plato del microondas las gambas, con un poquito de sal y ajo en polvo, y programamos 30 segundos (a 800 w). Comprobamos si están cocidas, y si hace falta las hacemos unos segundos más.

Picamos en la Thermomix a vel. 3 y 1/2 durante 15 segundos la pulpa de los tomates, las gambas, el huevo, los palitos de cangrejos, y el atún bien escurrido del aceite. Comprobamos si está todo picadito (si no lo está, programamos unos segundos más), añadimos 2-3 cucharadas de mayonesa y mezclamos unos segundos a vel. 2 hasta que esté todo homogéneo (unos 10 segundos).

Con esta mezcla rellenamos los tomates, los decoramos a nuestro gusto, y los metemos en la nevera hasta el momento de servir.

Si no se tiene Thermomix, picar todo manualmente o con picadora, y mezclar la mayonesa a mano.


NOTA: Para un "picoteo" podemos utilizar, en lugar de los tomates medianos, tomatitos cherry.

Pollo "a la cazuela"


¿No os pasa a vosotros que, a veces, os olvidáis de subir una receta al blog?.
A mí me ha ocurrido con este pollo. Llevo haciéndolo, con mis "tuneos" de rigor, desde que lo descubrí el año pasado en el blog de Alanda. Pero, unas veces por otras: que si algún concurso, que si "acumulación " de recetas... el caso es que, a estas alturas del partido, estaba sin publicar.
Y es una pena, porque, aparte de estar riquísimo, resulta bastante sencillo de preparar y congela estupendamente.
Ya es hora de solucionar esa omisión. Por lo tanto... aquí tenéis la receta.


INGREDIENTES:

1 pechuga de pollo grandecita, troceada o fileteada
100 gramos de jamón ibérico en daditos
2 zanahorias
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
1/2 pastilla de caldo de verduras o pollo
Tomillo
1 hoja de laurel
Pimienta molida (negra o "5 pimientas")
Sal
100 cl de vino blanco
1 cucharadita de pimentón de la Vera (dulce o semidulce)
Agua

PREPARACIÓN:
Ponemos el aceite a calentar en la cazuela de barro (o en una olla). Cuando esté caliente, doramos las pechugas a fuego medio.
Picamos finita la cebolla y cortamos los ajos y la zanahoria en rodajitas. Cuando el pollo haya tomado color, añadimos las verduras a la cazuela y rehogamos a fuego medio. 
Añadimos el jamón, y le damos unas vueltecitas.
Salpimentamos, agregamos el vino blanco y dejamos reducir un poco. Después, añadimos el laurel, el pimentón y el tomillo; echamos la media pastilla de caldo desmenuzada sobre las pechugas, y agregamos agua hasta que las cubra. Dejamos cocer a fuego medio-suave durante unos 25 minutos.
Podemos acompañarlo con patatas fritas o al vapor, con arroz cocido, o con una ensalada.

La salsita es riquísima...

(Se me olvidó retirarle la hoja de laurel, jajaja...)

Y antes de despedirme, quería comentaros una cosa que no tiene nada que ver, pero que me sigue dando bastante rabia, porque es de lo más cansino... aunque a todo hay que buscarle su punto divertido.
¿Os acordáis de cuando hicimos la campaña a favor de la supresión de la verificación de palabras en los blogs?. Fue en este post.
Ya entonces discutimos las ventajas (pocas) e inconvenientes (muchos) de activar la verificación de palabras, y cómo quitarla si se quería, por lo que no os voy a cansar repitiendo los argumentos de entonces.
Pero, aunque mucha gente ya la ha suprimido, otros blogueros la mantienen. Y, de vez en cuando, surgen palabras curiosas:
A veces, nos incitan al consumo...

Otras veces, Blogger se pone a rezar... eso sí, con faltas de ortografía:

A veces, nos da la razón...

Otras, nos insulta:
(No sólo "cani", ¡encima "recani", jajaja...)

Y otras, ya enloquece del todo...
(Aquí no sé si Blogger le llama alguna cosa rara a ZP, o es que ya se le ha ido la pinza, jajaja).

También aprendemos idiomas...

O gritamos en euskera (más o menos)


Yo, sinceramente, sigo abogando por la supresión de la dichosa palabreja en todos los blogs. Y me desespero los días en que la conexión me va mal y, después de tirarme 3/4 de hora para dejar un comentario, me aparece el recuadrito consabido...  Pero, mientras haya gente que mantenga la verificación de palabra... por lo menos me reiré un poco, esperando a ver qué "me dice" Blogger ese día,jejeje.

En fin, fuera ya de cachondeo, pensad en ello, que todos vamos pilladillos de tiempo, y esto de la palabreja es algo que entorpece mucho el funcionamiento de los blogs...

Un besote, y feliz lunes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...