Fondo de congelador (I)


Esta entrada la voy a dedicar a un tema que muchos de nosotros ya conocemos, y practicamos de manera habitual. Sin embargo, puede haber personas que están empezando en esto de la cocina, o que nunca se hayan planteado lo de "cocinar con anticipación", y a ellas quizá les resulte muy útil lo que os cuento aquí.

Normalmente, todas las mujeres tenemos eso que se llama "un fondo de armario". Se compone de ciertas prendas "básicas", que nunca pasan de moda, y que nos sacan de un montón de apuros.
Bueno, pues, al igual que existe un fondo de armario, es conveniente tener un "fondo de congelador". Nuestro tiempo es limitado, y no siempre podemos cocinar cuando queremos, así que nos sirve de gran ayuda tener congeladas ciertas cosas (tanto platos completos como guarniciones, sofritos, salsas...) de las que se pueda "echar mano" en caso de necesidad.
Además, podemos aprovechar las épocas en que algunos productos están en su mejor momento, o resultan más baratos. Por ejemplo, ahora hay fresas casi todo el año, pero fuera de temporada son carísimas y, en muchos casos, muy insípidas o ácidas.
Así que como me gusta recopilar (como algunos ya sabéis, jejeje), iré publicando, de vez en cuando, mis ideas para el "fondo de congelador". Aquí tenéis la primera entrega.

SOFRITO:


¿Cuántas veces hemos dejado de preparar algún plato porque nos daba pereza hacer un sofrito, o porque no nos daba tiempo a hacerlo?.
Pues ese problema podemos solucionarlo perfectamente, si, cuando tengamos tiempo o haya que preparar algún sofrito, lo hacemos en una buena cantidad, y congelamos lo que no vayamos a utilizar en pequeños "tuppers"
Después, bastará con dejarlo descongelar un rato a temperatura ambiente (o, si nos corre mucha prisa, lo descongelaremos en el microondas), y utilizarlo en la receta que vayamos a cocinar.
Normalmente, yo hago un sofrito básico: cebolla picada en juliana fina, tomate picadito o rallado, pimiento rojo o verde en cuadritos muy pequeños y (según para lo que lo vaya a utilizar) ajo bien picadito. Pongo aceite de oliva a calentar, y primero se pochan a fuego medio-suave la cebolla y el ajo, a media cocción se añade el pimiento, y después el tomate, dejándolo cocinar un rato. A veces, también le añado zanahoria picadita o tomate seco en trocitos pequeños (en los dos casos, los agrego casi al principio).

SOFRITO PARA ARROCES, RELLENOS Y OTRAS PREPARACIONES.


También podemos preparar un sofrito "con tropezones". Es decir: a este sofrito básico le añadiríamos, casi al final del rehogado, jamón (serrano, de York o de pavo) en daditos, o setas, otras verduras (éstas se añadirán antes o después, a lo largo del rehogado, según su dureza), o gambas picaditas, huevo duro (en este caso, cuando ya lo retiremos del fuego), atún desmigado y escurrido, o la combinación de ingredientes que queramos.
Este sofrito lo almacenamos de la misma manera en el congelador, y nos servirá para cocinar arroces en Thermomix o sin ella (para el arroz,  en el caso de las gambas, recomiendo añadirlas al final de la cocción), o para hacer unos fideos guisados, o para rellenar unas empanadillas, unas patatas, para hacer un pastel de hojaldre, para añadir a salsas, o a rellenos...

CEBOLLA CARAMELIZADA:


Una guarnición deliciosa, que congela estupendamente. La guardaremos en tuppers pequeños, y la sacaremos si necesitamos acompañar una carne, un paté....
Yo la hago así. Pero hay muchas recetas, con y sin Thermomix, con vino o con azúcar.
SALSA DE TOMATE:


Otro "básico", que combina bien con millones de cosas. También podemos descongelarla en el micro si tenemos prisa. Y podemos almacenarla en tuppers, o congelarla en una cubitera si nos gusta añadir unas cucharadas de salsa de tomate a nuestros platos: entonces, sólo tendríamos que sacar los "cubitos" correspondientes.
(Mi receta es ésta)

CALDO:


Sea de carne, pescado, pollo o verduras, un buen caldo es fundamental en muchos platos. Por eso, no cuesta nada hacer una buena cantidad de caldo y almacenarla en nuestro congelador (en este caso, también nos viene muy bien el truco de los cubitos).

SOFRITO DE CARNE TIPO BOLOÑESA:


Muy útil para muchos platos: pasta, calabacines o berenjenas rellenas, pastelón de hojaldre, canelones de calabacín...
Muchos tendréis ya vuestras recetas. Yo os dejo aquí algunas (advierto: ninguna es la receta exacta de la salsa boloñesa):
-En Thermomix, con calabacín (siempre sobra una barbaridad cuando preparo los calabacines a la boloñesa)
-Esta carne que se rehoga para el pastítsio (sólo la parte de la receta que se refiere a la mezcla de carne).
-El relleno de esta moussaka.
-El relleno de esta lasaña vegetal.

FRUTAS EN TROCITOS (o enteras, según tamaño).


Estas frutas las vamos a congelar para utilizarlas en distintas preparaciones. Una vez descongeladas, no podemos comerlas como si fueran frescas, puesto que, aunque mantienen sus vitaminas y propiedades, perderían la textura, y quedarían blandas.
Sin embargo, podemos usarlas, sin descongelar, para hacer sorbetes, batidos, granizados...
o helados...

o espumas o mousses rápidas...

En estos casos, añadimos directamente la fruta congelada a la preparación.
Y, descongeladas, para cremas, mermeladas, bizcochos...
Yo aprovecho la "temporada alta" de las fresas y fresones, y también la de otras frutas como frambuesas, melón,sandía, moras...
Los melones y sandías los troceamos, los limpiamos de pepitas, y los almacenamos en bolsas de congelación. Las fresas, frambuesas y moras las lavaremos bien, les quitaremos rabitos y hojitas, y las guardaremos de la misma manera.

HOJALDRE:


Casero o comprado... pero tened siempre a mano unas cuantas láminas de hojaldre: os sacarán de más de un apuro.

LECHE EVAPORADA EN CUBITOS.


Vaciad una lata de leche evaporada en una cubitera, y conservadla en el congelador. Es de lo más útil para hacer helados rápidos, como éste de limón y naranja...

MASA CASERA DE PIZZA.
Podemos congelarla boleada, envuelta en papel film y envasada en un tupper...

....o formar las bases de la pizza y guardarlas ya formadas en el congelador.

*ENSALADA DE PIMIENTOS ASADOS:


No os imagináis el juego que dan estos pimientitos. Pueden tomarse solos, pero también sirven como guarnición de carnes o pescados (caso de la foto), como base de una ensalada más consistente (con patata, huevo y atún), o para un revuelto, o una tortilla...
Yo siempre tengo algunos tuppers pequeños en el congelador.
La receta la tenéis AQUÍ
(Continuará....Espero que os sea útil).

Y, para terminar, una nota de humor...
Sabéis que odio la dichosa canción "Ai si eu te pego"... Pues mirad, mirad este paso de Semana Santa...
¡Madre del amor hermoso...!.
Buen fin de semana para todos.

41 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tomarte el tiempo y la molestia de dejar tu comentario. ¡Me encanta saber que estáis ahí!
Así que ya sabéis: si tenéis algo que decir, hablad ahora... o callad para siempre, (¡que noooo, que es broma, hablad cuando os dé la gana, jejeje!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...